22/6/13

Droga, petróleo y guerra


Peter Dale Scott prosigue su análisis sobre el sistema estadounidense de dominación. 
 
En una conferencia organizada en Moscú, este ex diplomático canadiense resumió el resultado de sus investigaciones sobre el financiamiento de ese sistema con fondos provenientes del tráfico de droga y del comercio de hidrocarburos. 
 
Son cosas que ya se saben, pero que siguen siendo difíciles de admitir.

El siguiente discurso lo pronuncié en una conferencia sobre la OTAN que se organizó en Moscú el año pasado. Fui el único orador estadounidense en aquel encuentro. 
 
Me habían invitado a raíz de la publicación en lengua rusa de mi libro La Route vers le nouveau désordre mondial [En español “El camino hacia el nuevo desorden mundial”] y por mi último libro, La Machine de guerre américaine [En español, “La máquina de guerra de Estados Unidos”] [1]. 
 
Como ex diplomático preocupado por la paz, yo estaba feliz de participar.
 
 Me parece, en efecto, que el diálogo entre los intelectuales estadounidenses y rusos es hoy menos serio de lo que fue en pleno paroxismo de la guerra fría, aunque es evidente que no ha desaparecido el peligro de una guerra que implique a las dos principales potencias nucleares.

En respuesta al problema de las crisis interconectadas, como la producción de droga en Afganistán y el yihadismo salafista financiado por el tráfico de droga, mi discurso exhortaba a los rusos a cooperar en un marco multilateral con los estadounidenses que compartiesen esa voluntad –a pesar de las actividades agresivas de la CIA, de la OTAN y del SOCOM (Siglas del US Special Operations Command) en Asia central, posición que no coincidía con la de los demás oradores.

A partir de aquella conferencia comencé a reflexionar profundamente sobre el nivel de degradación de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y sobre mis esperanzas ligeramente utópicas de restaurarlas. 
 
A pesar de los diferentes puntos de vista de los conferencistas, estos tenían tendencia a compartir una gran inquietud sobre las intenciones estadounidenses hacia Rusia y [hacia] los Estados de la antigua URSS. 
 
Aquella ansiedad común se basaba en lo que sabían sobre acciones anteriores de Estados Unidos y sus compromisos no respetados. 
 
En efecto, contrariamente a la mayoría de los ciudadanos estadounidenses, ellos estaban bien informados sobre esos temas.

La garantía de que la OTAN no se aprovecharía de la distención para extenderse por Europa del Este es un importante ejemplo de promesa no respetada. 
 
Evidentemente, Polonia y otros ex miembros del Pacto de Varsovia hoy forman parte de la alianza atlántica, al igual que las ex repúblicas socialistas soviéticas del Báltico.
 
 Por otra parte, todavía están en pie proposiciones tendientes a la entrada de Ucrania en la OTAN ya que ese país es el verdadero corazón de la antigua Unión Soviética. 
 
Ese movimiento de expansión hacia el este estuvo acompañado de actividades y de operaciones conjuntas de las tropas de la OTAN con las fuerzas armadas y los cuerpos de seguridad de Uzbekistán –algunos organizados incluso por la OTAN. (Ambas iniciativas comenzaron en 1997, bajo la administración Clinton.)

Podemos seguir citando más compromisos rotos, como la conversión no autorizada de una fuerza de la ONU en Afganistán (aprobada por Rusia en 2001) en una coalición militar dirigida por la OTAN.
 
 Dos conferencistas criticaron la determinación de Estados Unidos en instalar en Europa del este un escudo antimisiles contra Irán, rechazando las sugerencias rusas de que lo desplieguen en Asia. 
 
Según ellos, esa intransigencia constituía «una amenaza para la paz mundial».

Los conferencistas percibían aquellas medidas como extensiones agresivas del movimiento que, desde Washington, tenía como objetivo la destrucción de la URSS en tiempos de Reagan. 
 
Algunos de los oradores con los que pude conversar consideraban que, durante los dos decenios posteriores a la Segunda Guerra Mundial, Rusia se había visto bajo la amenaza de planes operacionales de Estados Unidos y la OTAN destinados a desatar un primer golpe nuclear contra la URSS. 
 
Aquellos planes hubiesen podido ejecutarse antes de que se alcanzara la paridad nuclear, pero es evidente que nunca llegaron a aplicarse.
 
 A pesar de todo, mis interlocutores estaban convencidos de que los halcones que habían trazado aquellos planes nunca renunciaron su deseo de humillar a Rusia y de reducirla al rango de potencia de tercera categoría, inquietud que yo no puedo refutar.
 
 En efecto, mi último libro, La Machine de guerre américaine, también describe continuas presiones tendientes a establecer y mantener la supremacía de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Los discursos pronunciados en aquella conferencia no se limitaban en todo caso a criticar las políticas de Estados Unidos y de la alianza atlántica. 
 
Los oradores se oponían con cierta amargura al apoyo que Vladimir Putin había expresado el 11 de abril de 2012 a la campaña militar de la OTAN en Afganistán. Estaban particularmente indignados por el hecho que Putin había aprobado la instalación de una base de la alianza atlántica en Ulianovsk, a 900 kilómetros de Moscú. 
 
Aunque aquella base se le “vendió” a la opinión pública rusa como una forma de facilitar la retirada estadounidense de Afganistán, uno de los conferencistas nos aseguró que en los documentos de la OTAN el puesto de avanzada de Ulianovsk se presentaba como una base militar.
 
 Para terminar, los conferencistas se mostraban hostiles a las sanciones de la ONU contra Irán, inspiradas por Estados Unidos. Consideraban a Irán como un aliado natural contra los intentos estadounidenses de concretar el proyecto de dominación global de Washington.

Exceptuando el siguiente discurso, me mantuve silencioso durante la mayor parte de aquella conferencia. Pero mi mente, e incluso mi conciencia, me la recuerdan cuando pienso en las recientes revelaciones sobre Donald Rumsfeld y Dick Cheney.

Inmediatamente después del 11 de septiembre [de 2001], Rumsfeld y Cheney comenzaron a implementar un proyecto tendiente al derrocamiento de numerosos gobiernos amigos de Rusia, como Irak, Libia, Siria e Irán [2] (Diez años antes, en el Pentágono, el neoconservador Paul Wolfowitz le había dicho al general Wesley Clark que Estados Unidos tenía la oportunidad de deshacerse de aquellos clientes de Rusia, durante el periodo de reestructuración de este último país provocado por el derrumbe de la URSS [3].), proyecto que no ha finalizado aún en los casos de Siria e Irán.

Lo que hemos podido observar bajo Obama se parece mucho a la aplicación de ese plan. Pero hay que reconocer que en Libia, y actualmente en Siria, Obama se mostró más reticente que su predecesor en cuanto al envío de soldados al campo de batalla.
 
 (A pesar de ello se ha reportado que, bajo su presidencia, una pequeña cantidad de fuerzas especiales estadounidenses operó en ambos países, para alentar la lucha contra Kadhafi y posteriormente contra Assad.)

Más particularmente, me preocupa la ausencia de reacción de la ciudadanía estadounidense ante el militarismo agresivo de su país.
 
Ese belicismo permanente, que yo llamaría «dominacionismo», está previsto a largo plazo en los planes del Pentágono y de la CIA [4]. 
 
Indudablemente, muchos estadounidenses pudieran pensar que una Pax Americana global garantizaría una era de paz, como la Pax Romana lo hizo dos milenios antes. 
 
Yo estoy convencido de lo contrario. Al igual que la Pax Britannica del siglo XIX, ese dominacionismo conducirá inevitablemente a un conflicto de gran envergadura, potencialmente a una guerra nuclear.
 
 En realidad, la clave de la Pax Romana residía en el hecho que Roma, bajo el reinado de Adriano, se había retirado de Mesopotamia. 
 
Además, había aceptado estrictas limitaciones de su propio poder en las regiones donde ejercía su hegemonía. Gran Bretaña mostró una sabiduría comparable, pero lo hizo demasiado tarde. Hasta ahora, Estados Unidos nunca se ha mostrado tan razonable.

En Estados Unidos, muy poca gente parece interesarse en el proyecto de dominación global de Washington, al menos desde el fracaso de las grandes manifestaciones que trataron de impedir la guerra contra Irak. 
 
Hemos podido comprobar la abundancia de estudios críticos sobre las razones de la intervención militar de Estados Unidos en Vietnam e incluso sobre la implicación estadounidense en atrocidades como la masacre de 1965 en Indonesia. 
 
Autores como Noan Chomsky y William Blum [5] han analizado los actos criminales de Estados Unidos posteriores a la Segunda Guerra Mundial. 
 
Pero han estudiado poco la reciente aceleración del expansionismo militar estadounidense.
 
 Sólo unos pocos autores, como Chalmers Johnson y Andrew Bacevich, han analizado el progresivo fortalecimiento de la máquina de guerra de Estados Unidos que hoy domina los procesos políticos en Estados Unidos.

Es además sorprendente ver que el joven movimiento Occupy hablara tan poco sobre las guerras estadounidenses de agresión. 
 
Dudo incluso que haya llegado a denunciar la militarización de la vigilancia [interna] y del orden público así como los campos de detención, a pesar de que esas medidas son parte fundamental del dispositivo de represión interna que amenaza su propia supervivencia [6].
 
 Me refiero aquí al llamado programa de «continuidad del gobierno» (COG, siglas de «Continuity of Government»), a través del cual los planificadores militares estadounidenses han desarrollado medios para neutralizar definitivamente cualquier movimiento antibelicista en Estados Unidos [7].

Como ex diplomático canadiense, si tuviese que volver a Rusia nuevamente exhortaría a una colaboración entre Estados Unidos y ese país frente a los problemas mundiales más urgentes. Nuestro desafío consiste en ir más allá de ese compromiso rudimentario que es la distensión, esa supuesta «coexistencia pacífica» entre las superpotencias. 
 
En realidad, ese entendimiento, que ya cuenta medio siglo de existencia, permitió –e incluso alentó– las atrocidades de dictadores clientes, como Suharto en Indonesia y Mohamed Siad Barré en Somalia. 
 
Es probable que la alternativa de la distención, que sería una ruptura total de la propia distención, conduzca a enfrentamientos cada vez más peligrosos en Asia –muy probablemente en Irán.

Pero, ¿puede evitarse esa ruptura? Hoy me pregunto si no he minimizado la intransigencia hegemonista de Estados Unidos [8]. En Londres, conversé recientemente con un viejo amigo a quien conocí durante mi carrera como diplomático. 
 
Es un diplomático británico de alto rango, experto en Rusia. Pensé que él me llevaría a suavizar mi evaluación negativa sobre las intenciones de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia. Lo que hizo fue acentuarla.

Así que decidí publicar mi discurso acompañado de este prefacio, destinado tanto a la ciudadanía estadounidense como al público internacional. 
 
Pienso que hoy en día lo más urgente para preservar la paz mundial es contrarrestar el avance de Estados Unidos hacia la hegemonía total.
 
 En nombre de la coexistencia en un mundo pacificado y multilateral es por lo tanto necesario reactivar la prohibición –por parte de la ONU– de las guerras preventivas y unilaterales.

Para lograrlo, yo espero que la ciudadanía de Estados Unidos se movilice contra el dominacionismo y de su propio país y que los propios ciudadanos estadounidense llamen a que el gobierno o el Congreso [estadounidenses] emitan una declaración política. Esa Declaración:

Renunciaría explícitamente a los anteriores llamados del Pentágono que hacen de la «supremacía total» («full spectrum dominance») un objetivo militar central de la política exterior de Estados Unidos [9];

Rechazaría como inaceptable la práctica de las guerras preventivas, hoy profundamente enraizada;
Renunciaría categóricamente a todo proyecto estadounidense de utilización permanente de bases militares en Irak, Afganistán y Kirguistán;

Comprometería a Estados Unidos a realizar sus futuras operaciones militares en estricto acuerdo con los procedimientos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

Yo llamo a mis conciudadanos a que se unan a mí para exhortar el Congreso [estadounidense] a presentar una resolución con ese objetivo.

Puede ser que, en un primer momento, ese tipo de gestión no arroje resultados. Pero sí es posible que ayude a redirigir el debate político en Estados Unidos hacia un tema que es, en mi opinión, urgente y que se ha abordado muy poco: el expansionismo de Estados Unidos y la amenaza que representa para la paz global.
Discurso pronunciado en la conferencia de Invissin sobre la OTAN(Moscú, 15 de mayo de 2012)

Ante todo, agradezco a los organizadores de esta conferencia esta oportunidad de hablar del grave problema del narcotráfico en Afganistán. 
 
Se trata, hoy en día, de una amenaza tanto para Rusia como para las relaciones entre este país y Estados Unidos. Hablaré por lo tanto de política profunda, según la visión de mi libro Drugs, Oil, and War y también de mi obra más reciente (La Machine de guerre américaine) y de la anterior (La Route vers le nouveau désordre mondial). 
 
Esos libros analizan esencialmente los factores subyacentes del tráfico internacional de droga así como las intervenciones estadounidenses. 
 
Hablaré también del papel de la OTAN en la facilitación de estrategias tendientes a implantar la supremacía de Estados Unidos en el continente asiático.
 
 Pero quisiera, en primer lugar, analizar el tráfico de droga en relación con un importante factor, que en mis libros resulta determinante. 
 
Se trata del papel del petróleo en las políticas asiáticas de Estados Unidos en Asia y también de la influencia de importantes compañías petroleras alineadas con los intereses de ese país, como British Petroleum (BP).

Detrás de cada ofensiva reciente de Estados Unidos y de la OTAN, la industria petrolera ha sido una fuerza profunda determinante. Para comprobarlo basta con recordar las intervenciones en Afganistán (2001), en Irak (2003) y en Libia (2011) [10].

Estudié, por lo tanto, el papel de las compañías petroleras y de sus representantes en Washington –como los grupos de cabildeo (lobbies)– en cada una de las grandes intervenciones de Estados Unidos, desde la época de Vietnam en los años 1960 [11]. 
 
El poder de las compañías petroleras estadounidenses conllevaría toda una serie de explicaciones para un público de Rusia, donde el Estado controla la industria de los hidrocarburos.
 
 En Estados Unidos es prácticamente al revés, las compañías petroleras tienden a dominar tanto la política exterior de ese país como el Congreso [12].
 
 Eso explica por qué los sucesivos presidentes, desde Kennedy hasta Obama y pasando por Reagan, han sido incapaces de limitar las ventajas fiscales de las compañías petroleras, garantizadas por la «oil deplettion allowance», incluso en el contexto de hoy cuando la mayoría de los estadounidenses se hunden en la pobreza [13].

Las acciones de Estados Unidos en Asia central, en zonas que se hallaron tradicionalmente bajo influencia de Rusia –como Kazajstán– presentan un factor común. 
 
Desde hace unos 30 años, incluso más, las compañías petroleras y sus representantes en Washington han mostrado gran interés por el desarrollo, y sobre todo el control, de los recursos gasíferos y petrolíferos subexplotados de la cuenca del Caspio [14]. 
 
Para lograr ese objetivo [el control], Washington desarrolló políticas que dieron como resultado la instalación de bases avanzadas en Kirguistán y, durante 4 años, en Uzbekistán (de 2001 a 2005) [15]. 
 
El objetivo oficial de esas bases era servir de apoyo a las operaciones militares de Estados Unidos en Afganistán. Pero la presencia estadounidense incita a los gobiernos de las naciones vecinas a actuar más independientemente de la voluntad rusa. 
 
Ejemplo de ello son los casos de Kazajstán y Turkmenistán, dos países que son zonas de inversiones en gas y en petróleo para las compañías estadounidenses.

Washington sirve a los intereses de las compañías petroleras occidentales, no sólo por causa de la influencia corruptora que estas ejercen sobre la administración sino porque la supervivencia de la actual petroeconomía estadounidense depende de la dominación occidental sobre el comercio mundial del petróleo. 
 
En uno de mis libros analizo esta política y explico cómo ha contribuido a las recientes intervenciones de Estados Unidos y también al empobrecimiento del Tercer Mundo desde 1980. 
 
En esencia, Estados Unidos provocó que el precio del petróleo se cuadruplicara en los años 1970 al organizar el reciclaje de los petrodólares en la economía estadounidense, mediante acuerdos secretos con los sauditas. 
 
El primero de esos acuerdos garantizaba una participación especial y continua de Arabia Saudita en la salud del dólar estadounidense; el segundo garantizaba el permanente respaldo de ese país a la tarificación integral de la OPEP en dólares [16]. 
 
Esos dos acuerdos garantizaban que las alzas de los precios del petróleo que decidía la OPEP no debilitaran la economía de Estados Unidos ya que la carga más pesada recaería –por el contrario– en las economías de los países menos desarrollados [17].

El dólar estadounidense, aunque actualmente está debilitándose, aún depende en gran parte de la política de la OPEP que impone el uso de esa moneda para la compra del petróleo que venden los países de esa organización.

Para tener una idea de lo que Estados Unidos es capaz de hacer para seguir imponiendo esa política sólo hay que ver cuál ha sido el destino de los países que han tratado de oponerse a ella.

«En el año 2000, Saddam Hussein insistió en que el petróleo iraquí se vendiera en euros. 
 
Fue una maniobra política, pero aumentó los ingresos recientes de Irak gracias al alza del valor del euro en relación con el dólar» [18]. Tres años más tarde, en marzo de 2003, Estados Unidos invadía ese país. 
 
Dos meses después, en mayo de 2003, Bush decretó a través de una orden ejecutiva que las ventas de petróleo iraquí tenían que efectuarse nuevamente en dólares y no en euros [19].

Según un artículo ruso, poco antes de la intervención de la OTAN en Libia, a principios de 2011, Muammar el-Kadhafi había maniobrado para rechazar el dólar como moneda de pago a las exportaciones de petróleo libio, al igual que Saddam Hussein [20].

En febrero de 2009, Irán anunció que había «cesado completamente las transacciones petroleras en dólares estadounidenses» [21]. Todavía no se han visto las verdaderas consecuencias de esa audaz decisión iraní [22].

Insisto en el siguiente punto: cada intervención reciente de Estados Unidos y de la OTAN ha permitido sostener la debilitada supremacía de las compañías petroleras occidentales sobre el sistema petrolero global y, por lo tanto, la de los petrodólares.
 
 Pienso, sin embargo, que las propias compañías petroleras son capaces de iniciar o al menos de contribuir al inicio de las intervenciones políticas. Como ya señalé en mi libro Drugs, Oil, and Wars (p.8):

«De forma recurrente se acusa a las compañías petroleras de Estados Unidos de emprender operaciones clandestinas, ya sea directamente o a través de intermediarios. 
 
En Colombia (como veremos más adelante) una empresa estadounidense de seguridad que trabajaba para Occidental Petroleum participó en una operación militar del ejército colombiano “que mató 18 civiles por error”.»

Para citar un ejemplo más cerca de Rusia mencionaré una operación clandestina, realizada en 1991 en Azerbaiyán, que es un ejemplo clásico de política profunda. 
 
En ese país, ex colaboradores de la CIA empleados por una dudosa empresa petrolera (MEGA Oil), «emprendieron entrenamientos militares, repartieron “bolsas llenas de dinero en efectivo” a miembros del gobierno y crearon una compañía aérea […] que pronto permitió traer de Afganistán cientos de mercenarios muyahidines» [23].
 
 Al principio, aquellos mercenarios, cuyo número se estimó finalmente en unos 2 000, fueron utilizados para luchar contra las fuerzas armenias respaldadas por Rusia en la disputada región del Alto Karabaj. Pero también apoyaron a los combatientes islamistas en Chechenia y en Daguestán. 
 
Y contribuyeron también a convertir Bakú en un punto de escala de la heroína afgana hacia el mercado urbano de Rusia e igualmente hacia la mafia chechena [24].

En 1993 participaron en el derrocamiento de Abulfaz Elchibey, el primer presidente electo en Azerbaiyán, y en sustituirlo por Heydar Aliev.
 
 Este último firmó inmediatamente un importante contrato petrolero con BP que incluía lo que finalmente se convirtió en el oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan, que conecta ese país con Turquía. Hay que subrayar que los orígenes estadounidenses de los agentes de MEGAL Oil están más que comprobados.
 
 Lo que no se sabe es quién financiaba aquella empresa. 
 
Puede haber sido una o más de las grandes compañías petroleras ya que la mayoría de ellas tienen (o tuvieron) sus propios servicios clandestinos [25]. 
 
Algunas empresas petroleras importantes, como Exxon, Mobil y BP, han sido acusadas de estar «detrás del golpe de Estado» que sustituyó a Elchibey por Aliev [26].

Es evidente que Washington y las grandes compañías petroleras piensan que su supervivencia depende de la preservación de su actual supremacía en los mercados petroleros internacionales. 
 
En los años 1990, cuando las mayores reservas no comprobadas de hidrocarburos se localizaban generalmente en la cuenca del Caspio, esa región se hizo central, a la vez para las inversiones de las empresas petroleras estadounidenses y para la expansión de Estados Unidos por razones de seguridad [27].

Como secretario de Estado adjunto, Strobe Talbott, amigo cercano de Bill Clinton, trató de promover una estrategia razonable para garantizar esa expansión. En un importante discurso pronunciado el 21 de julio de 1997,

«Talbott expuso los 4 aspectos de un [potencial] apoyo de Estados Unidos a los países del Cáucaso y de Asia central:
La promoción de la democracia;
La creación de economías de mercado;
La promoción de la paz y de la cooperación en los países de la región y entre esos mismos países y
La integración [de estos países] a la más amplia comunidad internacional […]

Criticando con virulencia lo que él considera una concepción obsoleta de la competencia en el Cáucaso y en Asia central, el señor Talbott lanzó una advertencia a quien vea el “Gran Juego” como clave para la lectura de la región. Propuso, por el contrario, un entendimiento en el que cada cual saldrá ganando con la cooperación.» [28]

Pero ese enfoque multilateral se vio inmediatamente bajo el fuego de los miembros de los partidos [estadounidenses]. Sólo 3 días después, la Heritage Foundation, el círculo de reflexión derechizante del Partido Republicano, respondió que «[la] administración Clinton, deseosa de apaciguar a Moscú, ponía reparos en explotar la oportunidad estratégica de garantizar la seguridad de los intereses de Estados Unidos en el Cáucaso» [29]. 
 
En octubre de 1997, esta crítica halló eco en The Grand Chessboard, importante libro del ex consejero de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski. 
 
Este último, ciertamente el principal oponente de Rusia dentro del Partido Demócrata, admite sin embargo que «la política exterior [estadounidense debería] […] favorecer los vínculos necesarios para una verdadera cooperación mundial», pero defiende en su libro la noción de «Gran Juego» que Talbott rechazaba. 
 
Según Brzezinski, era una necesidad imperiosa impedir «[la] aparición en Eurasia de un competidor capaz de dominar ese continente y de desafiar [a Estados Unidos]» [30].

Como trasfondo de ese debate, la CIA y el Pentágono desarrollaban a través de la alianza atlántica una «estrategia de proyección» contraria a las proposiciones de Talbott. En 1997, en el marco del programa «Asociación para la Paz» de la OTAN, el Pentágono comenzó ejercicios militares con Uzbekistán, Kazajstán y Kirguistán. 
 
Aquel programa era «el embrión de una fuerza militar dirigida por la OTAN en esa región» [31]. Bautizados como CENTRAZBAT, aquellos ejercicios preparaban posibles despliegues de fuerzas estadounidenses de combate. 
 
Catherine Kelleher, asistente del secretario adjunto de Defensa, mencionó «la presencia de enormes recursos energéticos» como justificación de la implicación militar de Estados Unidos en la región [32]. Uzbekistán cuya importancia geopolítica resaltó Brzezinski, se convirtió en trampolín para los ejercicios militares estadounidenses, a pesar de tener los peores resultados en materia de respeto de los derechos humanos en la región [33].

Es evidente que la «revolución de los tulipanes» de marzo de 2005 en Kirguistán fue otra etapa de la doctrina de proyección estratégica del Pentágono y la CIA. Se desarrolló en un momento en que George W. Bush hablaba a menudo de una «estrategia de proyección de la libertad».
 
 Más tarde, mientras estaba de visita en Georgia, el propio Bush aprobó aquel cambio de régimen presentándolo como un ejemplo de «democracia y de libertad en plena expansión» [34]. 
 
(En realidad, en vez de una «revolución», aquello parecía más bien un sangriento golpe de Estado.) Sin embargo, el régimen de Bakiyev «había dirigido el país como un sindicato del crimen», según palabras de Alexander Cooley, un profesor de la Universidad de Columbia. Específicamente, numerosos observadores acusaron a Bakiyev de haberse apoderado del control del tráfico de droga local y de administrarlo como una empresa familiar [35].

La administración Obama se ha alejado, en cierta medida, de esa retorica hegemónica que el Pentágono llama la «supremacía total» (full spectrum dominance) [36]. 
 
Pero no resulta sorprendente comprobar que bajo su presidencia se han mantenido las presiones tendientes a reducir la influencia de Rusia, como en el caso de Siria.
 
 En realidad, a lo largo de medio siglo Washington ha estado dividido en 2 bandos. De un lado, una minoría que se mueve principalmente en el Departamento de Estado (como Strobe Talbott) y que había previsto un porvenir de cooperación con la Unión Soviética. 
 
Del otro lado, los halcones hegemonistas, que trabajan principalmente en la CIA y el Pentágono (como William Casey, Dick Cheney y Donald Rumsfeld). Estos últimos han presionado continuamente para implantar en Estados Unidos una estrategia unipolar de dominación global [37].
 
 Para alcanzar ese imposible objetivo no han vacilado en aliarse con traficantes de droga, sobre todo en Indochina, en Colombia y ahora en Afganistán [38].

Por otro lado, esos halcones emplearon masivamente las estrategias de erradicación de utilizadas por la DEA (Drug Enforcement Administration) [39]. Como señalé en La Machine de guerre américaine (p.43),

«El verdadero objetivo de la mayoría de esas campañas […] nunca fue el ideal de erradicar la droga. Consistió más bien en modificar la repartición del mercado, o sea apuntar a enemigos específicos para garantizar que el tráfico de la droga quede bajo el control de los traficantes aliados del aparato de seguridad del Estado en Colombia y/o de la CIA.» [40]

Esa tendencia se comprobó de manera flagrante en Afganistán, donde Estados Unidos reclutó ex traficantes de droga para que respaldaran su invasión en 2001 [41]. 
 
Washington anunció después una estrategia de lucha antidroga que se limitaba a atacar a los traficantes de droga que apoyaban a los rebeldes [42].

Quienes, como yo, se preocupan por reducir el flujo de droga proveniente de Afganistán se ven ante un dilema. Para ser eficaces, las estrategias de lucha contra el tráfico internacional de droga tienen que ser multilaterales. 
 
En Asia central esas estrategias necesitan una mayor cooperación entre Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, todos los esfuerzos de las principales fuerzas proestadounidenses presentes en la región –como la CIA, el ejército de Estados Unidos, la OTAN y la DEA– no se han concentrado hasta ahora en la cooperación sino en la hegemonía estadounidense.

A mi modo de ver, la respuesta a ese problema estará en la aplicación conjunta de la experiencia y de los recursos de ambos países, en el marco de agencias bilaterales o multilaterales en las que no predomine ninguna de las partes. 
 
Una estrategia antidrogas eficaz tendría que ser pluridimensional, como la exitosa campaña realizada en Tailandia. Además, es probable que también necesite que los dos países estudien la aplicación de estrategias capaces de favorecer a la población, algo que ninguno de los dos ha concretado [43].

Rusia y Estados Unidos tienen muchas características comunes y comparten muchos problemas. 
 
Los dos son súper Estados, aún cuando su predominio se está debilitando ante la China emergente.
 
 Como superpotencias, ambos países cedieron a la tentación de la aventura afgana, algo que hoy deploran muchas mentes despiertas. 
 
Al mismo tiempo, el devastado país en el que se ha convertido Afganistán tiene que enfrentar problemas muy urgentes, que también lo son para esas tres superpotencias. 
 
Se trata de la amenaza que la droga representa y del correspondiente peligro que constituye el terrorismo.

Es interés del mundo entero ver a Rusia y Estados Unidos enfrentar esos peligros de manera constructiva y desinteresada. Y esperamos que cada progreso en la reducción de esas amenazas comunes sea una nueva etapa en el difícil proceso de fortalecimiento de la paz.

El pasado siglo fue testigo de una guerra fría entre Estados Unidos y Rusia, dos potencias que se armaron hasta los dientes en nombre de la defensa de sus respectivos pueblos. 
 
Perdió la Unión Soviética, dando paso a una Pax Americana inestable, como la Pax Britannica del siglo XIX: una peligrosa mezcla de globalización comercial, de acentuación de las desigualdades en términos de ingresos y riqueza y de un militarismo brutalmente excesivo y expansionista. 
 
Este último está provocando cada vez más conflictos armados (Somalia, Irak, Yemen, Libia) y además acentúa el riesgo de una posible guerra mundial (Irán).

Hoy en día, tratando de preservar su peligrosa supremacía, Estados Unidos está tratando de armarse contra su propio pueblo, en vez de dedicarse a defenderlo [44]. 
 
Es interés de todos los pueblos del mundo, incluyendo el de Estados Unidos, que se debilite esa supremacía para favorecer un mundo más multipolar y menos militarista.
Peter Dale Scott


*****************

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Maxime Chaix


[1] El investigador suizo Daniele Ganser –autor del libro Les Armées Secrètes de l’OTAN: Réseaux Stay Behind, Opération Gladio et Terrorisme en Europe de l’Ouest (Éditions Demi-Lune, Plogastel-Saint-Germain, 2011 [segunda edición]) [En español, “Los ejércitos secretos de la OTAN: Redes Stay Behind, Operación Gladio y terrorismo en Europa occidental”]– y el político italiano Pino Arlacchi, ex director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (ONUDC) también estaban invitados a aquella conferencia.

[2] Inicialmente, Donald Rumsfeld quería responder al 11 de septiembre atacando no Afganistán sino Irak. Según Rumsfeld, no había «blancos convenientes en Afganistán» (Richard Clarke, Against All Enemies, p.31).

[3] Paul Wolfowitz le dijo a Wesley Clark: «Tenemos 5 o 10 años por delante para limpiar esos viejos regímenes clientes de los soviéticos –Siria, Irán, Irak– antes de que la próxima superpotencia venga a desafiarnos» (Wesley Clark, discurso pronunciado en el San Francisco Commonwealth Club, 3 de octubre de 2007). Diez años más tarde, en noviembre de 2001, Clark oyó en el Pentágono que planes de ataque contra Irak estaban «en discusión en el marco de un plan quinquenal, […] que empezaba con Irak, después Siria, Líbano, Libia, Irán, Somalia y Sudán» (Wesley Clark, Winning Modern Wars [Public Affairs, Nueva York, 2003], p.130).

[4] El término «hegemonía» puede tener un sentido ligero, que implica una relación amistosa en una confederación, o un sentido hostil. El movimiento de Estados Unidos hacia la hegemonía global, inmutable y unipolar, no tiene precedente y merece recibir su propio apelativo. «Dominacionismo» es un término espantoso, con una fuerte connotación sexual y perversa. Por eso lo escogí.

[5] Los libros más recientes de William Blum son Killing Hope: U.S. Military and CIA Interventions Since World War II (2003) y Freeing the World to Death: Essays on the American Empire (2004).

[6] Paul Joseph Watson, «Leaked U.S. Army Document Outlines Plan For Re-Education Camps In America», 3 de mayo de 2012: «El manual enuncia claramente que esas medidas se aplican igualmente “en el territorio de Estados Unidos”, bajo la dirección del [Departamento de Seguridad de la Patria (Homeland Security)] y de la FEMA. Ese documento agrega que “[las] operaciones de reinstalación pueden exigir el internamiento temporal (menos de 6 meses) o semipermanente (más de 6 meses) de importantes grupos de civiles.»

[7] Ver Peter Dale Scott, «La continuité du gouvernement étasunien: L’état d’urgence supplante-t-il la Constitution?»; Peter Dale Scott, «“Continuity of Government” Planning: War, Terror and the Supplanting of the U.S. Constitution».

[8] Hace 2 noches tuve un sueño intenso e inquietante. Estaba viendo la apertura de una conferencia donde yo mismo debía intervenir nuevamente, como en Moscú. Inmediatamente después de mi discurso, el programa de aquel encuentro llamaba a debatir sobre la posibilidad de que «Peter Dale Scott» fuese una ficción al servicio de oscuros objetivos clandestinos y que, en realidad, no existiese ningún «Peter Dale Scott».

[9] «La “supremacía total (“full-spectrum dominance”) es la capacidad de las fuerzas estadounidenses, actuando solas o con aliados, de vencer a cualquier adversario y controlar cualquier situación que entre en la categoría de operaciones militares.» (Joint Vision 2020, Departamento de Defensa, 30 de mayo de 2000; cf. «Joint Vision 2020 Emphasizes Full-spectrum Dominance», Departamento de Defensa).

[10] De manera indiscutible pero menos evidente, el petróleo –o más bien un oleoducto– fue también un factor que dio lugar a la intervención de la OTAN en Kosovo, en 1998. Ver, de Peter Dale Scott, Drugs, Oil, and War: The United States in Afghanistan, Colombia, and Indochina (Rowman & Littlefield Publishers, Lanham, MD), p.29; Peter Dale Scott, «La Bosnie, le Kosovo et à présent la Libye: les coûts humains de la collusion perpétuelle entre Washington et les terroristes», Mondialisation.ca, 17 de octubre de 2011.

[11] Scott, Drugs, Oil, and War, pp.8-9, p.11.

[12] Por ejemplo, la empresa Exxon no parece haber pagado ningún impuesto federal sobre la renta en 2009, periodo de beneficios casi record para esa compañía (Washington Post, 11 de mayo de 2011). Cf. Steve Coll, Private Empire: ExxonMobil and American Power (Penguin Press, Nueva York, 2012), pp.19-20: «En algunos países lejanos donde aún hace negocios, […] el control de Exxon sobre las políticas locales civiles y de seguridad sobrepasa el de la embajada de Estados Unidos.»

[13] Charles J. Lewis, «Obama again urges end to oil industry tax breaks», Houston Chronicle, 27 de abril de 2011; «Politics News: Obama Urges Congress to End Oil Subsidies», Newsy.com, 2 de marzo de 2012.

[14] Cf. un artículo publicado en 2001 por el Foreign Military Studies Office de Fort Leavenworth: «El Mar Caspio parece descansar sobre otro mar, un mar de hidrocarburos. […] La presencia de esas reservas de petróleo y la posibilidad de exportarlas da [sic] nacimiento a nuevas preocupaciones estratégicas para Estados Unidos y las demás potencias occidentales industrializadas. En momentos en que las compañías petroleras construyen un oleoducto del Cáucaso a Asia central para abastecer Japón y Occidente, esas preocupaciones estratégicas revisten implicaciones militares.» (Lester W. Grau, «Hydrocarbons and a New Strategic Region: The Caspian Sea and Central Asia» (Military Review [mayo-junio de 2001], p.96); citado en Peter Dale Scott, La Route vers le Nouveau Désordre Mondial (50 ans d’ambitions secrètes des États-Unis) [Éditions Demi-Lune, París, 2010], p.51).

[15] Conversación en Peter Dale Scott, «El “Proyecto Juicio Final” y los eventos profundos: el asesinato de JFK, el Watergate, el Irangate y el 11 de septiembre», Red Voltaire, 26 de enero de 2012. También hubo negociaciones diplomáticas con vistas a instalar una base estadounidense en Tayikistán: ver Joshua Kucera, «U.S.: Tajikistan Wants to Host an American Air Base», Eurasia.net, 14 de diciembre de 2010.

[16] David E. Spiro, The Hidden Hand of American Hegemony: Petrodollar Recycling and International Markets (Ithaca, Cornell UP, 1999), x: «En 1974, [el secretario del Tesoro William] Simon negoció un acuerdo secreto para que el banco central saudita pudiera comprar bonos del Tesoro estadounidense fuera del proceso de venta habitual. Unos años más tarde, el secretario del Tesoro Michael Blumenthal llegó a un acuerdo secreto con los sauditas, garantizando que la OPEP siguiera vendiendo el petróleo en dólares. Esos acuerdos eran confidenciales porque Estados Unidos había prometido a las otras democracias industrializadas no continuar ese tipo de políticas unilaterales.» Cf. pp.103-12.

[17] «El petróleo de la OPEP se vendía en dólares y esa organización los invertía en obligaciones del gobierno de Estados Unidos, que gozaba así de un doble préstamo. La primera parte de ese préstamo tenía que ver con el petróleo. El gobierno de Estados Unidos podía imprimir dólares para comprar su petróleo. A cambio la economía estadounidense no tenía que producir bienes ni servicios para su compra por la OPEP con aquellos dólares. Por supuesto, esa estrategia no hubiese podido funcionar si [el dólar] no hubiese el medio de pago [utilizado en las compras de] petróleo. La segunda parte del préstamo venía de las demás economías nacionales, que tenían que adquirir dólares para comprar el petróleo y que no podían imprimir esa moneda. Así que tenían que vender sus bienes y servicios para obtener los dólares necesarios para pagar a la OPEP.» (Spiro, Hidden Hand, p.121).

[18] Carola Hoyos y Kevin Morrison, «Iraq returns to the international oil market», Financial Times, 5 de junio de 2003. Cf. Coll, Private Empire, p.232: «Al final de su reinado, un desesperado Saddam Hussein había firmado contratos de distribución de la producción [de petróleo] con empresas rusas y chinas, pero esos acuerdos nunca se aplicaron.»

[19] Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, pp.265-66. Ver también William Clark, «The Real Reasons Why Iran is the Next Target: The Emerging Euro-denominated International Oil Marker», Global Research, 27 de octubre de 2004.

[20] Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, pp.265-66. Ver también William Clark, «The Real Reasons Why Iran is the Next Target: The Emerging Euro-denominated International Oil Marker», Global Research, 27 de octubre de 2004.

[21] «Iran Ends Oil Transactions In U.S. Dollars», CBS News, 11 de febrero de 2009.

[22] En marzo de 2011, la sociedad SWIFT, que garantiza las transacciones financieras a nivel mundial, excluyó de su sistema a los bancos iraníes en aplicación de las sanciones de la ONU y Estados Unidos (BBC News, 15 de marzo de 2012). El 28 de febrero de 2012, Business Week señaló que esa medida «puede perturbar los mercados petroleros [,] inquietos ante la posibilidad de que los compradores no puedan seguir pagando los 2,2 millones de barriles de petróleo diarios del segundo país exportador de la OPEP.»

[23] Peter Dale Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, pp.229-31; cf. Scott, Drugs, Oil, and War, p.7.

[24] Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, p.231.

[25] La OSS (Office of Strategic Services), que fue la agencia de operaciones clandestinas de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, se creó apresuradamente y reclutando esencialmente empleados de varias compañías petroleras que operaban en Asia, como la Standard Oil of New Jersey (Esso). Ver Smith, OSS, p.15, p.211.

[26] «BP oiled coup with cash, Turks claim», Sunday Times (Londres), 26 de marzo de 2000; citado en Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, pp.231-33.

[27] En 1998, Dick Cheney, en aquel entonces Presidente-Director general de la empresa de servicios del petróleo Halliburton, hizo el siguiente señalamiento: «No recuerdo haber visto una región emerger como zona de gran importancia estratégica tan bruscamente como hoy sucede con [la cuenca del] Caspio.» (George Monbiot, «America’s pipe dream», The Guardian [Londres], 23 de octubre de 2001).

[28] R. Craig Nation, «Russia, the United States, and the Caucasus», US Army War College, Strategic Studies Institute. Las palabras de Talbott merecen ser citadas detalladamente: «Desde hace muchos años está de moda proclamar, o por lo menos predecir una repetición del “Gran Juego” en el Cáucaso y en Asia central. Por supuesto, eso implica que la dinámica motriz en esa región –alimentada y estimulada por el petróleo– sería la competencia entre las grandes potencias. Eso sería desfavorable para las poblaciones locales. Nuestro objetivo es evitar esa tendencia regresiva y actuar con vistas a desestimular a sus promotores. […] El Gran Juego, tema de [las novelas] Kim de Kipling y Flashman de Fraser, terminó en empate. Lo que nosotros queremos es precisamente lo contrario. Queremos que todos los actores responsables de Asia central y del Cáucaso salgan ganando.» (M.K. Bhadrakumar, «Foul Play in the Great Game», Asia Times, 13 de julio de 2005).

[29] James MacDougall, «A New Stage in U.S.-Caspian Sea Basin Relations», Central Asia, 5 (11), 1997; citando a Ariel Cohen, «U.S. Policy in the Caucasus and Central Asia: Building A New ‘Silk Road’ to Economic Prosperity», Heritage Foundation, 24 de julio de 1997. En octobre de 1997, el senador Sam Brownback introdujo una ley, la Silk Road Strategy Act of 1997 (S. 1344), destinada a estimular a los nuevos Estados del Asia central a cooperar con Estados Unidos más que con Rusia o Irán.

[30] Zbigniew Brzezinski, Le Grand Échiquier (L’Amérique et le reste du monde), (Bayard Éditions, Paris, 1997), pp.24-25.

[31] Ariel Cohen, Eurasia In Balance: The US And The Regional Power Shift, p.107.

[32] Michael Klare, Blood and Oil (Metropolitan Books/Henry Holt, New York, 2004), pp.135-36; citando a R. Jeffrey Smith, «U.S. Leads Peacekeeping Drill in Kazakhstan», Washington Post, 15 de septiembre de 1997. Cf. Kenley Butler, «U.S. Military Cooperation with the Central Asian States», 17 de septiembre de 2001.

[33] Zbigniew Brzezinski, Le Grand Échiquier, p.172.

[34] Peter Dale Scott, «Kyrgyzstan, the U.S. and the Global Drug Problem: Deep Forces and the Syndrome of Coups, Drugs, and Terror», Asia-Pacific Journal: Japan Focus; citando al Presidente Bush, Discurso sobre el estado de la Unión, 20 de enero de 2004; «Bush: Georgia’s Example a Huge Contribution to Democracy», Civil Georgia, 10 de mayo de 2005. Zbigniew Brzezinski también fue citado en la prensa de Kirguistán cuando declaró: «Pienso que las revoluciones en Georgia, Ucrania y Kirguistán fueron la expresión sincera y espontánea de la voluntad política predominante.» (27 de marzo de 2008).

[35] Scott, «Kyrgyzstan, the U.S. and the Global Drug Problem: Deep Forces and the Syndrome of Coups, Drugs, and Terror», citando a Owen Matthews, «Despotism Doesn’t Equal Stability», Newsweek, 7 de abril de 2010 (Cooley); Peter Leonard, «Heroin trade a backdrop to Kyrgyz violence», Associated Press, 24 de junio de 2010; «Kyrgyzstan Relaxes Control Over Drug Trafficking», Jamestown Foundation, Eurasia Daily Monitor, vol. 7, issue 24, 4 de febrero de 2010, etc.

[36] Departamento de Defensa, Joint Vision 2020, 30 de mayo de 2000; conversación en Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, pp.50-51.

[37] Wesley Clark contó que Paul Wolfowitz, uno de los principales neoconservadores en el Pentágono, le anunció en 1991 que «[Estados Unidos tenía] unos 5 o 10 años por delante para limpiar esos viejos regímenes clientes de los soviéticos –Siria, Irán, Irak– antes de que la próxima superpotencia venga a desafiarnos» (Wesley Clark, discurso en el San Francisco Commonwealth Club, 3 de octubre de 2007). Diez años más tarde, en noviembre de 2001, Clark oyó en el Pentágono que varios planes para atacar Irak estaban «en discusión en el marco de un plan quinquenal, […] empezando con Irak, después Siria, Líbano, Libia, Irán, Somalia y Sudán» (Wesley Clark, Winning Modern Wars [Public Affairs, Nueva York, 2003], p.130).

[38] Ver Scott, La Machine de guerre américaine: La politique profonde, la CIA, la drogue, l’Afghanistan, …, (Éditions Demi-Lune, Plogastel-Saint-Germain, 2012).

[39] Sobre la deriva hegemonista de la «guerra contra la droga» de la DEA en Asia, ver Scott, La Machine de guerre américaine, pp.187-212.

[40] Scott, La Machine de guerre américaine, p.43.

[41] Podemos citar, por ejemplo, el caso de Haji Zaman Ghamsharik, quien se había retirado y estaba viviendo en Dijon (Francia), donde varios responsables británicos y estadounidenses fueron a verlo y lo convencieron para que regresara a Afganistán (Peter Dale Scott, La Route vers le nouveau désordre mondial, p.181; citando a Philip Smucker, Al Qaeda’s Great Escape: The Military and the Media on Terror’s Trail [Brassey’s, Washington, 2004], p.9.

[42] Scott, La Machine de guerre américaine, pp.340-41 (insurgentes); James Risen, «U.S. to Hunt Down Afghan Lords Tied to Taliban», New York Times, 10 de agosto de 2009: «Los comandantes militares de Estados Unidos declararon al Congreso que […] se actuaría únicamente contra los [traficantes de droga] que respaldaran la insurrección.»

[43] Rusia se indignó con toda razón del fracaso de Estados Unidos y la OTAN en combatir seriamente las inmensas plantaciones de opio en Afganistán al cabo de una decena de años (ver, por ejemplo: «Russia lashes out at NATO for not fighting Afghan drug production», Russia Today, 28 de febrero de 2010). Sin embargo, la solución simplista que proponía Rusia –la destrucción de los cultivos en los campos– seguramente empujaría a los campesinos a ponerse del lado de los islamistas, lo cual significaría una amenaza tanto para Estados Unidos como para Rusia. 
 
Numerosos observadores han resaltado que la erradicación de los campos de amapola deja a los pequeños agricultores endeudados con los grandes propietarios de tierra y con los traficantes porque los obliga a pagar sus deudas «en dinero efectivo, con tierras, con ganado o dándoles una hija, lo cual ocurre con frecuencia. […] La erradicación de la amapola simplemente los ha hundido aún más en la pobreza que ya los había llevado a cultivar opio.» (Joel Hafvenstein, Opium Season: A Year on the Afghan Frontier, p.214); cf. «Opium Brides», PBS Frontline).
 
 La erradicación del opio en Tailandia –que a menudo se cita como el programa más exitoso después del que se aplicó en China en los años 1950– se logró combinando la coerción militar con programa muy completos de desarrollo alternativo. Ver, de William Byrd y Christopher Ward, «Drugs and Development in Afghanistan», Banco Mundial, Conflict Prevention and Reconstruction Unit, Working paper series, vol. 18 (diciembre de 2004); ver también «Secret of Thai success in opium war», BBC News, 10 février 2009.

[44] Ver, por ejemplo, Peter Dale Scott, «La continuité du gouvernement étasunien: L’état d’urgence supplante-t-il la Constitution?», Mondialisation.ca, 6 de diciembre de 2010. 
 
http://www.voltairenet.org/article178776.html

Se cumple primer año de golpe parlamentario a Fernando Lugo


Con distintas actividades de calle, la resistencia paraguaya conmemora este sábado el primer año del polémico juicio Express perpetrado contra el presidente Fernando Lugo. El proceso sigue siendo visto como un golpe a la democracia del país suramericano.

El Estado y el pueblo de Paraguay conmemoran este sábado el primer año del golpe parlamentario perpetrado contra Fernando Lugo, concretado una semana después de que se llevara a cabo la masacre campesina en la zona de Curuguaty, en junio de 2012.

La corresponsal de teleSUR en Paraguay, Amanda Huerta, reportó este sábado a través de la red social Twitter que con motivo de la conmemoración, el Frente Guasú llevará a cabo una actividad popular en el departamento de Itapúa (sureste).

"Condenaron a un presidente y condenaron a la democracia" es una de las formas que narra la periodista de como se recuerdan los hechos.

El juicio político contra Lugo se realizó en 24 horas, violando el debido proceso y derecho a la defensa del mandatario; quien fue responsabilizado por la matanza en Curuguaty.

El gobernante fue sacado del palacio presidencial ante los ojos del mundo y la denuncia de organismos internacionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Mercado Común del Sur (Mercosur).

A un año de su partida, los paraguayos recuerdan que en su país han tenido que vivir más de tres mil despidos masivos, acuerdos con trasnacionales, endeudamiento del Estado y hasta asesinato de campesinos que conmocionaron a la resistencia ciudadana.

La Unasur y el Mercosur suspendieron a Paraguay el 29 de junio de 2012, por el golpe de Estado parlamentario adelantado contra el presidente, Fernando Lugo.

Ambos bloques integracionistas anunciaron esta semana que el 16 de julio se realizará la reunión de delegados de Unasur para analizar la propuesta de cese de la sanción.

Los resultados se elevarán al conjunto de cancilleres de los Estados integrantes del bloque, quienes finalmente decidirán el reintegro del país al organismo internacional.

Para más información, vea el especial: Paraguay, a un año del golpe.
teleSUR/ LP

Nicaragua: Impulsan burda manipulación política con el Seguro Social


Está ocurriendo una burda manipulación política con los Adultos Mayores y el Seguro Social de Nicaragua porque viene el proyecto del Gran Canal Interoceánico impulsado por el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, fue lo que expresó el analista político William Grigsby Vado, Director de Radio La Primerísima.

Daniel asiste a ceremonia de honores militares a Coronel Mario Jirón


El Estado Mayor del Ejército de Nicaragua rindió honores militares a los restos mortales del Coronel Ingeniero Alberto Jirón López, Jefe de la Base de Reparaciones Aéreas, quien falleció este jueves en un trágico accidente aéreo junto a otros 9 miembros de la Fuerza Aérea.

A estos altos honores militares, realizados en el Auditorio ‘Comandante José Manuel Carlos Agüero Echeverría’, asistió el Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Familiares y amigos han llevado ofrendas florales rindiendo este homenaje póstumo al Coronel Jirón, cuyo cuerpo es el único que se ha encontrado de los 10 mandos y miembros de la Fuerza Aérea que sufrieron el accidente tras precipitarse el helicóptero MI-17 en el sector de El Papalonal, ubicado en el occidente del país.

Durante estos honores, han asistido efectivos de las divisiones terrestres, marítimas y aéreas que conforman el Ejército de Nicaragua, y quienes participaron en la Guardia de Honor, ubicándose de pie por un minuto, junto al ataúd, que porta la bandera nacional de franjas azul y blanco, que guarda el cuerpo del Coronel Jirón.

Asimismo, la jefatura de la Policía Nacional, encabezada por la Primera Comisionada Aminta Granera; los agregados militares de embajadas acreditas en el país y representantes de instituciones gubernamentales, participaron en la ceremonia de honores militares.

Monseñor Eddy Montenegro, Prelado de Honor de Su Santidad, realizó un responso por el alma del Coronel Ingeniero Alberto Jirón López y realizó una oración por los demás compañeros que cuyos cuerpos continúan desaparecidos.


Montenegro, transmitió a los familiares del Coronel Jirón López, sus muestras de solidaridad, señalando que “estamos viviendo un acontecimiento que hiere el corazón”.

No obstante, recordó que “para los seres humanos y los que tenemos fe, siempre arde la llama de la esperanza” y transmitió hacia los familiares de las víctimas el sentimiento de Amor de todas las familias nicaragüenses.

Luego de la ceremonia, los restos mortales del Coronel Ingeniero Alberto Jirón López, fueron trasladados a la funeraria Monte de los Olivos, donde serán velados y fue anunciado que su sepultura se realizará a las 10 de la mañana del sábado en el cementerio Sierras de Paz.

Ejército de Nicaragua reciente tragedia altamente dolorosa

Una vez concluida la ceremonia, el Jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, declaró a los medios de comunicación que la tragedia es altamente dolorosa.

“Esta es una tragedia que no solamente afecta a los familiares más cercanos, nos afecta a nosotros y estoy seguro que afecta a nuestro pueblo”, expresó.

“El Compañero-Coronel Jirón… y los otros compañeros que iban en el medio aéreo accidentado, son nicaragüenses que han dedicado toda una vida al servicio de nuestro pueblo, al servicio de la patria”, manifestó.

Avilés explicó que los miembros que fallecieron regresaban de una tarea de supervisión de actividades de adiestramiento que se hacen de rutina para preparar al Ejército para defender al pueblo nicaragüense.

“En esas tareas es que se encontraban estos 10 hermanos de nuestra institución armada que se accidentaron el día de ayer”, comentó.

El General dijo que “hemos transmitido a sus familiares nuestro profundo sentimiento de solidaridad en nombre de la Comandancia, en nombre del Cuerpo de Oficiales Superiores, del Consejo Militar y de todos los que integramos nuestra institución y hemos estado informándoles a cada momento todo lo que esta institución ha estado haciendo desde los primeros minutos del día de ayer”.

“Es una situación en la que hay que tomar fortaleza, que tenemos que estar unidos”, indicó, resaltando que “ante esta situación tan dolorosa también tenemos un compromiso ante ellos de continuar trabajando como lo hicieron ellos, como ellos enseñan a las futuras generaciones con su ejemplo”.

Ellos fueron “compañeros destacados que durante los tiempos de permanencia en su carrera militar, ellos participaron socorriendo a nuestro pueblo, desde el huracán Juana en los años 80, el huracán Beta, el huracán Félix, las inundaciones, participando, corriendo riesgos, volando en condiciones extremadamente complejas, pero convencidos que había que correr riesgos en esas circunstancias para socorrer a otros nicaragüenses que en esas emergencias demandaban la participación, la firmeza y la solidaridad de los que cumplían las misiones”, señaló Avilés.

Ejercito creó comisión para investigar causas del accidente

Por otro lado, el Jefe del Ejército informó que fue creada una comisión especial para investigar las causas del accidente y otro equipo trabaja en la búsqueda de los restos de las personas desaparecidas.

En ese sentido explicó que “aunque no perdemos, junto con ellos (los familiares), la esperanza de encontrar a alguien (con vida) es poco probable por el nivel de impacto del helicóptero que encontremos (algún sobreviviente), eso es duro, pero es poco probable encontrar compañeros con vida, es difícil, es doloroso decirlo”.

Según Avilés, las actividades de investigación están siendo coordinadas por el Mayor General Balladares y el General Zepeda que presiden una comisión conformada por el Jefe de la Dirección de Inteligencia, el Jefe de la Fuerza Aérea, el Jefe de Asesoría Jurídica, el Jefe de Personal y Cuadros, la Inspectoría Aérea y el Coronel Wagner Molina, quien es especialista en accidentes aéreos.

“Ellos forman parte del equipo de trabajo que desde el día de ayer están avocados en una línea para determinar qué pasó”, aseguró el jefe del Ejército.

El otro equipo es coordinado por el Jefe del Estado Mayor General y el Jefe de la Fuerza Naval con otros componentes, que realizan de manera intensa la búsqueda de los demás compañeros.

Avilés aprovechó para agradecer las muestras de solidaridad de diferentes sectores y el acompañamiento del Presidente Daniel, durante el homenaje póstumo, y de la Compañera Rosario “quienes han estado pendiente minuto a minuto de esta situación”.

También agradeció la presencia de representantes de otras instituciones como la Policía Nacional, la Asamblea Nacional, y el abrazo solidario de algunos mandatarios latinoamericanos y miembros de la Conferencia de las Fuerzas Armadas de Centroamérica (CFAC).

“El Presidente nos transmitía también la solidaridad del Presidente Evo Morales y también del Presidente (Porfirio) Lobo, y (el Presidente Nicolás) Maduro, entre otros”, dijo Avilés, tras confirmar a los familiares que se está trabajando las 24 horas con el equipo en el terreno, lidiando con las condiciones complejas que se presentan en el lugar donde se dio el accidente.

“Reiteramos a los familiares de nuestros hermanos que venían en ese helicóptero, nuestro más profundo sentimiento como se lo dijimos ahora, de solidaridad. Y les decíamos que igual dolor nos embarga a todos, porque somos familia. Los militares somos una familia muy unida y los familiares de nosotros son nuestra familia”, afirmó Avilés.

Accidente se produjo en circunstancias complejas

Aunque las investigaciones sobre el accidente aéreo que cobró la vida de diez miembros de la institución castrense no han concluido, el General Avilés informó que ya fueron recuperadas algunas piezas de la aeronave, pero dijo que hasta el momento las investigaciones continúan a cargo de una comisión y que no se puede especular sobre los resultados finales.

Recordó que el accidente se dio en circunstancias complejas, “es agua, hay desembocadura de ríos, mucho viento, las aguas están turbias, en algunos sitios la profundidad es de 5 a 7 metros. Estamos haciendo lo humanamente posible y vamos a darle (el tiempo) a la comisión que sabemos que tiene mucha capacidad para determinar (las causas)”, de manera que se le informe a la familia los resultados de las pesquisas.

El General recordó que “siempre la solidaridad priva en nosotros, y cuando pasan situaciones de esta naturaleza nosotros en el Ejército tenemos establecidos claramente cómo proceder en estos casos”, refiriéndose al acompañamiento solidario para las familias afectadas.

Avilés también destacó la experiencia del Coronel Alfaro, quien piloteaba el helicóptero al momento del accidente, e hizo referencia a que hasta el momento no se tiene conocimiento de algún problema técnico en la aeronave.

“Nosotros tenemos helicópteros en los cuáles nos esmeramos en su mantenimiento. Este helicóptero lo piloteaba el coronel Alfaro, un hombre de vasta experiencia. No en condiciones normales, (sino) en estas condiciones complejas con que les hacía referencia, más de 3 mil horas de vuelo… y el medio aéreo, estábamos con la comisión viendo las partes técnicas y no hay ningún problema técnico que tuviera”, comentó.

Avilés, quien lamentó profundamente la pérdida de los compañeros miembros de la institución, detalló que la Fuerza Aérea está conformada por 500 efectivos.

También recordó que en años anteriores otras tragedias han cobrado la vida de otros compañeros, como la ocurrida en Bluefields en el año 1999, donde murieron 11 compañeros y más recientemente un choque entre dos helicópteros que cobró otras vidas.

El General destacó que en medio de esta tragedia hay lecciones aprendidas, aunque en este momento, señaló, “decir qué pasó sería especular”.

Cameron propone dictadura militar para Siria

 
Según el diario londinense The Times, el primer ministro británico David Cameron propuso a sus socios de la OTAN asesinar al presidente sirio Bachar al-Assad y organizar un golpe de Estado militar en Damasco [1].

Ese escenario permitiría poner en el poder un nuevo «líder» que rompería con la Resistencia antisionista, aunque mantendría esencialmente el aparato baasista.

No es la primera vez que «el bando de la democracia» planea instaurar una dictadura militar en Siria. 
 
Ese fue el objetivo abiertamente reconocido de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton y del general estadounidense David Petraeus con el gran atentado perpetrado en Damasco el 18 de julio de 2012. En aquel momento, una poderosa explosión mató a los principales responsables del Consejo de Seguridad Nacional de Siria, abriendo así el camino a un golpe de Estado mientras que 40 000 Contras atacaban simultáneamente la capital siria. Respaldado por la Guardia Nacional, el Estado sirio resistió.

Posteriormente, Francia y Turquía trataron nuevamente de asesinar al presidente Assad [2].

La proposición del primer británico Cameron hace pensar que existe al menos un cómplice dentro del entorno inmediato del presidente Assad y al menos otro entre los principales dirigentes del gobierno actualmente en el poder así como en el ejército o los servicios de seguridad.

Notas:

[1] «West tries to engineer a coup in Damascus», por Roland Watson, The Times, 19 de junio de 2013.

[2] «Presidente de Francia y primer ministro de Turquía ordenaron asesinar al presidente Assad y a su ministro de Exteriores», Red Voltaire, 3 de marzo de 2013.

Red Voltaire

ONU rechaza afirmaciones de occidente de que sirio usó armas químicas

 
Extraña situación en la que la ONU no se desarrolla a apoyar a los imperialistas cuando siempre es parte de su vanguardia. 
 
Lo cierto es que en Siria los únicos que han empleado agentes químicos a baja escala son los mercenarios-terroristas de la OTAN, elemento que fue suministrado por el gobierno turco a cuya cabeza se encuentra el fascista miembro de los “Hermanos Musulmanes” Erdogan…

La cuestión está en que el imperialismo necesita una guerra para solventar su crisis, pero ¿son consientes que ese puede ser su final?

EL documento:

El jefe de la investigación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre derechos humanos en Siria, ha rechazado las alegaciones de EE.UU., Francia y el Reino Unido de que el Gobierno sirio haya usado armas químicas contra los grupos armados.

Según Paulo Pinheiro, el presidente de la comisión de investigación, no hay prueba alguna que evidencie las acusaciones de Washington, París y Londres contra el presidente sirio Bashar al-Asad.

“No estamos en condiciones de decir quién usó agentes o armas químicas y estamos muy preocupados por la cadena de posesión, es decir el recorrido de esas armas hasta su detección”, ha afirmado este viernes el funcionario de la ONU.

Al término de una reunión informal con los embajadores del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), Pinheiro dijo a los periodistas que no haría comentarios sobre la evidencia, incluyendo varias muestras de sangre, los tejidos y el suelo, que los EE.UU., el Reino Unido y Francia han enviado a la ONU sobre el posible uso de armas químicas en Siria.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó el 14 de junio a su Gobierno proporcionar armas a los grupos armados que buscan el derrocamiento del Gobierno sirio, justo un día después de que Washington alegara que Damasco había empleado armas químicas contra los grupos armados que operan en el país árabe y de haber cruzado la “línea roja”. Damasco, por su parte, tildó tales imputaciones de “mentiras”.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE), asimismo, tras una larga conversación, acordaron el 27 de mayo levantar el embargo de armas a los grupos armados. Francia y el Reino Unido fueron los principales instigadores de esta medida.

Washington siempre ha expresado su apoyo a las bandas armadas en Siria. 
 
La iniciativa impulsada por Obama, de armar a los grupos terrorista sirios, una medida en favor del terrorismo, se produce en momentos en que las fuerzas sirias avanzan en sus operaciones de limpieza de terroristas.

Desde mediados de marzo de 2011, Siria es objeto de disturbios que son provocados por grupos terroristas, secundados por países extranjeros, cuyo objetivo es posibilitar una intervención extranjera para derrocar el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Hispan TV
Diario Octubre

Angelina Jolie cómplice de un plan corporativo billonario para patentar el gen BRCA


Las “declaraciones de Jolie” fueron publicadas pocos días antes de que la Corte Suprema de Justicia Norteamericana se expida sobre la viabilidad de patentar genes BRCA1 -

El periodista Mike Adams (Natural News) indica:
 “Angelina Jolie es parte de un astuto plan corporativo diseñado para proteger miles de millones de dólares en patentes de genes BRCA, e influir en una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos” - El anuncio de Angelina Jolie sobre su doble mastectomía (extirpación quirúrgica de ambos pechos), sin tener cáncer de mamas, no una “inocente”, “espontanea” y “heroica elección” como los medios masivos “interpretan” beneficiando a la industria del cáncer. 
Natural News descubrió oportunamente una campaña corporativa planeada durante meses y que, “casualmente”, confluye en la próxima decisión de la Corte Suprema de Justicia sobre la viabilidad de patentar genes BRCA1.

“Se trata de una investigación que los medios de comunicación omiten”, indica Adams “Aquí explico los vínculos financieros entre corporaciones, inversionistas, fusiones, patentes de genes humanos, demandas, campañas medicas de miedo y los billones de dólares que están en juego”.

Detrás de la propaganda hay mucho más que una mujer “inocente” ejerciendo “elecciones”.

El verdadero eje del plan es proteger billones de dólares en beneficios mediante la implementación de campañas corporativas de RR.PP., cuidadosamente diseñadas para manipular la opinión pública de las mujeres. 
Lo habíamos adelantado en BWN Argentina demostrando la inmoralidad de Angelina Jolie, una empleada oficial del CFR y las Naciones Unidas que “incita a la guerra sin fin”, mientras comparte membresía con gigantes de la industria del cáncer.

“Los signos de este esquema estuvieron allí desde el principio”, indica el periodista de Natural News.

La columna editorial del New York Times, altamente pulida y obviamente escrita por profesionales de marketing para ser luego atribuida a la infame Angelina Jolie, es una cuidadosa y elaborada maniobra de acción psicológica que invoca palabras clave como “elección” (algo que toca de cerca a todas las mujeres en este marco), e incorporando “frases de su marido”, Brad Pitt para describir toda la experiencia con sentencias diseñadas comercialmente del estilo: 
“Más fuerte”, “orgullo” y “familia”, palabras repetidas una y otra vez.

Al mismo tiempo Brad Pitt protagoniza la película ”World War Z” financiada por los CDC, lo cual termina de dar un pantallazo sobre esta pareja -producto y fabricación hollywoodense-.

La operación financiera quedó al descubierto cuando “espontaneo” “testimonio” de Angelina Jolie apareció como por arte de magia en la portada de la Revista People, una publicación famosa por no presentar noticias de último momento ya que es elaborada con muchas semanas de anticipación, antes de su lanzamiento a los quioscos. 
Como era de esperarse, en la tapa de People se utilizan exactamente las mismas frases y lenguaje expresados en el articulo editorial del New York Times: “Su elección valiente” y “Esto era lo correcto”, “Más fuerte”, “elección”.
 Palabras floridas y mensajes selectivos. 
Ninguna “coincidencia”.

¿Cual es el propósito de esta nueva mentira sionista de Jolie? ¿En qué intenta influir?

¿Que tal… sobre billones de dólares en ganancias para las corporaciones?

En su próxima reunión, la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. se pronunciará sobre la viabilidad de patentar el gen BRCA1

La propaganda y anuncio aberrante de Angelina Jolie tuvo cuatro impactos notables inmediatos:

1) Aterrorizó a todas las mujeres con falsas estadísticas del cáncer de mamas, incitando a la auto-mutilación anormal y paranoica.

2) Las mujeres asustadas salieron corriendo a realizarse estudios para saber si tienen el gen BRCA1, cuando tiene poco que ver con el cáncer. 
En Estados Unidos estas pruebas fueron patentadas por una corporación llamada ”Myriad Genetics”. 
Debido a esta patente, las pruebas de BRCA1 pueden costar desde $3.000 a $4.000 dólares cada una. 
Este negocio en si mismo representa un mercado de millones dólares.

3) ”El anuncio de Jolie causó una suba sin precedentes en el precio de las acciones de Myriad Genetics (MYGN) las cuales dispararon en la bolsa.
 Las acciones de Myriad cerraron en suba el martes, luego de la columna editorial del New York Times”, según informa marketwatch.com.


4) Condujo a la opinión pública a influir en la próxima decisión de Corte Suprema de Justicia para legislar a favor de la privatización de genes humanos.

Angelina Jolie engaña a todas las mujeres del mundo. 
Lo que hace es -literalmente- vender a las mujeres a la industria de cáncer con fines de lucro. 
Por eso es necesario profundizar en el asunto para entenderlo…

Myriad Genetics disfruta un pico en el precio accionario gracias a Jolie y Obamacare (el sistema de salud de Obama), canalizando miles de millones de dólares.

“La base de Salt Lake City de Myriad Genetics (MYGN) es dueña de la patente del test que determinó que, según la actriz, tenía un 87% de posibilidades de padecer cáncer de mama”, escribió MarketWatch.com.

Y esto es sólo el comienzo. 
Si la Corte Suprema es “influenciada” o tiene justificaciones suficientes ante la opinión pública, para obedecer ordenes bancarias y corporativas, puede aprobar un negocio de billones de dólares para los próximos años.
 Myriad Genetics es un brazo importante de la industria basada en la explotación poco ética del genoma humano.

“El mayor fabricante mundial de herramientas de análisis y pruebas de ADN, Life Technologies Corp., será adquirido por Thermo Fisher Scientific por una cantidad récord de $13,6 billones de dólares”, señala http://www.marketwatch.com/story/genomics-companies-ripe-for-flurry-of-mergers-2013-04-16.
 “Una carrera que comenzó hace más de 26 años está prosperando increíblemente mientras algunos gobiernos extranjeros y corporaciones se unen a los Estados Unidos en la financiación de los estudios para trazar un mapa genético humano. 
Y así como la reciente oleada de fusiones y adquisiciones en el espacio de la genómica provocaron ganancias, los inversores todavía tienen muchas oportunidades para sacar provecho de esta industria multimillonaria”.

Cuanto más alto sea el el precio de las acciones de Myriad, más rentable será una fusión para sus actuales dueños.

Así que el “truco” de Jolie acaba de generar millones de dólares adicionales en valores para las mismas personas que persiguen un monopolio sobre “los genes de cáncer de mama” residentes en los cuerpos de las mujeres.

¿Coincidencia? Difícilmente

Detalles sobre la próxima decisión de la Corte Suprema

La Fundación Pública de Patentes y la ACLU presentaron una demanda en el 2009 desafiando a la propiedad corporativa sobre genes humanos.
 Cualquier persona que crea en los Derechos de la Mujer, los Derechos Humanos, los Derechos Civiles e incluso en el derecho a comer alimentos no modificados genéticamente, debería acordar inmediatamente que las corporaciones no pueden patentar genes humanos y luego utilizar esas patentes como un rastrillo para “juntar” miles de millones de dólares, mientras realizan una peligrosa investigación científica genética para obtener resultados financieros.

Una pregunta a todas las mujeres leen este articulo: 
¿A usted le gustaría que una corporación en Utah, Estados Unidos, sea la dueña de su cuerpo?
 Si la respuesta es no, usted debe repudiar la apropiación corporativa de genes humanos. 
Esto también significa que usted debe oponerse a la campaña de propaganda de Angelina Jolie y sus operaciones de miles de millones de dólares de ganancias obtenidas directamente de la industria genética humana, con patentes sobre genes y negando a los seres humanos la propiedad de su propio código genético.

La ACLU explica los fundamentos de su demanda contra Myriad Genetics de la siguiente manera:


El 12 de mayo de 2009, la ACLU y la Fundación pública de patentes (PUBPAT) presentaron una demanda contra las intenciones de patentar dos genes humanos asociados respectivamente al cáncer de mama y ovario, BRCA1 y BRCA2, por ser inconstitucional y no válido. 
El 30 de noviembre del 2012, la Corte Suprema acordó oír el argumento sobre la patentabilidad de genes humanos.
 La ACLU discutió el caso ante la Corte Suprema de Estados Unidos el 15 de abril de 2013. Esperamos una decisión este verano.

En nombre de investigadores expertos, consejeros genéticos, pacientes mujeres, sobrevivientes de cáncer, instituciones de cáncer de mama, grupos de Salud de mujeres, y asociaciones científicas que representan a 150.000 genetistas, patólogos y profesionales de laboratorio, hemos argumentado que los genes humanos no pueden patentarse porque son producto de la naturaleza. 
La intención de patentar genes humanos viola la primera enmienda y sofoca las pruebas de diagnóstico e investigación que podrían conducir a una cura, limitando las opciones de las mujeres con respecto a su atención médica.

El objetivo del “anuncio” de Angelina Jolie, no sólo desinforma a todas las mujeres.
 Las corporaciones dirán que necesitan la patente del gen BRCA1 para curar el cáncer.
 Una mentira sobre otra mentira sobre otra mentira, que desde la prensa, involucra a la opinión pública para presionar sobre los jueces.

¿Se entiende? Si la Corte Suprema falla contra Myriad Genetics, causará un colapso de millones de dólares para la industria prueba genética del cáncer del mama, prácticamente del día a la noche. 
Esto significa una gran pérdida no sólo para Myriad, sino también para muchas otras “empresas del gen humano” que desean explotar nuestros cuerpos con fines de lucro, -a las mujeres sobre todo-. (Todas las patentes son monopolios concedidos por el gobierno). 
En otras palabras, hay billones de dólares en patentes corporativas en juego.

Patentar genes humanos es gran negocio

En la actualidad, cerca del 20 por ciento de los genes humanos están patentados por empresas y universidades. 
Como explica la ACLU, el “titular de una patente tiene derecho a impedir que alguien estudie el gen, realice pruebas sobre el mismo, o incluso vea el gen. 
Como resultado, la investigación científica y las pruebas genéticas se retrasaron, fueron limitadas e incluso bloqueadas, debido a intereses puramente financieros sobre patentes.

Cuando las corporaciones se adueñan de los genes humanos, reprimen la investigación científica y adquieren un monopolio sobre la «propiedad intelectual» codificada del ADN. ¡De tu propio ADN! (¿Que tan criminal es esto? Tu decisión…)

Si la Corte Suprema falla contra Myriad, la corporación que Angelina Jolie respalda con sus mentiras, quedaría sentado un precedente que podría desmantelar la industria de patentes sobre genes humanos, lo cual afectaría billones de dólares en futuros beneficios.

Lo más irónico: Muchas mujeres defienden a Jolie sentenciando que “son dueñas de su propio cuerpo”

El verdadero propósito del anuncio de Angelina Jolie, diseñado para invocar reacciones emocionales en otras mujeres inocentes y crear una oleada de apoyo a los genes corporativos, está garantizando que las compañías medicas ganen mucho dinero en el futuro, adueñándose de los cuerpos de las mujeres. 
Es un truco de relaciones públicas con fines de lucro basado en el engaño para que las mismas victimas, mujeres, respalden inconscientemente a un sistema inescrupuloso de patentes y monopolios corporativos que actualmente avanzan más y más sobre la libertad no sólo de la mujer sino de la humanidad en conjunto.

Mientras la mayoría de los medios de comunicación ocultan cualquier asunto relacionado con las patentes, el Detroit Free Press señaló:

“El anuncio de la estrella de Hollywood diciendo que se hizo una prueba genética para prevenir el cáncer de mama, y que luego recurrió a una mastectomía doble, llama la atención ante un caso pendiente en el Tribunal. 
Los jueces tienen apenas semanas para decidir si dos patentes de Myriad Genetics sobre genes, que podrían significar un mayor riesgo de cáncer (mama y ovario), son legales. 
Existen criticas sobre el monopolio ejercido por esta compañía siendo la única autorizada para realizar los tests de BRCA1, a $4.000 dólares cada uno”.

Abrir los ojos

Las estadísticas de riesgo de Jolie, proclamando un 87% de probabilidad de cáncer, son MENTIRA.Como lo explicamos en este articulo
Y por supuesto, los medios corporativos se niegan a informar sobre prevención real y opciones de tratamiento siempre y cuando no significan ganancias para la industria del cáncer.

BWN Argentina

Llegó la esclavitud Genética, el gobierno de los USA pretende patentar el 100% de tus genes