11/5/13

El Vaticano cataloga oficialmente a la Santa Muerte como una blasfemia


El Ministro de Cultura del Vaticano visitó México y aprovechó para catalogar formalmente como blasfemia el culto a la Santa Muerte.

En años recientes el culto a la Santa Muerte ha tenido un explosivo crecimiento en México. 
 
Lo anterior coincide con que la iglesia católica ha ido perdiendo terreno en este país, históricamente una de sus mayores y más devotas trincheras. 
 
Tomando en cuenta dicho escenario, no resulta sorpresivo que el Vaticano se lance frontalmente en contra de esta práctica.

En su reciente visita a suelo mexicano, el Cardenal Gianfranco Ravasi, Ministro Cultural del Vaticano, etiquetó en forma oficial como una blasfemia el acto de venerar a la Santa Muerte:
 
 ”La mafia, el narcotráfico, el crimen organizado no son formas religiosas. 
 
Aunque se use a la Santa Muerte de una forma religiosa, no es parte de la religión.
 
 Es un elemento blasfemo. 
 
Esta es una degeneración, no una religión.” advirtió Ravasi.

Paradójicamente el supuesto motivo de la visita del Cardenal es propiciar el primer diálogo entre creyentes y no creyentes. 
 
De acuerdo con la agencia AP, Ravasi aprovechó para opinar sobre el crimen organizado, fenómeno que en México tiene como principal embajador a los grupos dedicados al tráfico de drogas:
 
”El crimen organizado no es cultura sino anticultura. Es importante combatir no solamente a base del estado, a nivel policial las formas de criminalidad. 
 
El elemento decisivo es la educación, la formación de un nuevo modelo humano”.

El culto a la Santa Muerte es frecuentemente asociado con criminales y narcotraficantes.
 
 Sin embargo, más allá de juicios morales o culturales, lo cierto es que resulta un fenómeno sociocultural notable e interesante, e incluso ha generado pasión entre diversos antropólogos, sociólogos e investigadores.

La la fábrica de juguetes sexuales más grande de Estados Unidos


El 70% de los juguetes sexuales que se venden en el mundo se producen en China, y la mitad de esa producción es consumida por el mercado de Estados Unidos.

Pero la compañía Doc Johnson ha decidido, desde hace muchos años, mantener su planta de producción en una pequeña y discreta planta al norte de Hollywood, en Los Angeles, California, donde aún hoy muchos de sus empleados afirman discretamente, cuando les preguntan a qué se dedican, que trabajan en una fábrica de plásticos. 
 


Y es las más de 500 personas que laboran son a su modo artesanos del placer. Chad Braverman, el gerente operativo de Doc Johnson, afirma que mantener el modelo de producción actual (con apenas 25% de los insumos importados de China) es lo que permite mantener además del volumen de producción, “los valores de esta nación”.

La zona de venas (en la imagen) los trabajadores aplican pintura roja y negra para hacer modelos de consoladores más realistas. 
 


Pero la planta produce todo tipo de aditamentos: anillos para pene, bombas, masturbadores, strap-ons, vibradores, látigos, anillos anales, y lubricantes de distintas variedades.

Esta fábrica del placer transforma anualmente 1.1 millones de kilos de plástico en juguetes sexuales: 5 millones al año, o bien 15 mil penes de goma cada día.

El negocio de los juguetes sexuales está al alza: lo que antes fue una turbia decoración en las tiendas de películas porno, hoy es una mina de oro de $15 mil millones de dólares anuales. 
 


Según Braverman, esto se debe en parte a la apertura sexual de la gente, al Internet y a libros como Fifty Shades of Gray, que han desmitificado el uso de juguetes sexuales y los han traído de vuelta a donde pertenecen: al cajón más cercano a la cama.

Lo que la revista “The New Yorker” no quiere corregir sobre Venezuela

Como resultado de varias docenas —probablemente cientos— de mensajes de lectores que criticaron en las últimas semanas la cobertura errónea sobre Venezuela publicada en la revista estadounidense “The New Yorker”, el reportero Jon Lee Anderson emitió una respuesta en una publicación online el pasado 23 de abril.
 
Es la primera vez que la revista ha abordado públicamente su señalamiento erróneo de que Venezuela es uno de los países más “desiguales socialmente” (señalé el error en un artículo publicado a mediados de marzo).

A pesar de que Anderson priva a sus lectores de la oportunidad de evaluar los argumentos de sus críticos (no ofreció hipervínculos a ninguno de mis dosartículos sobre el tema, tampoco a las reseñas de Corey Robin, Jim Naureckas y otros), claramente escribe en respuesta a dichas afirmaciones.

Para su crédito, Anderson admite inequívocamente dos de los tres errores que cometió: sobre los homicidios en Venezuela, reconoce que escribió falsamente que “Venezuela tiene la tasa de homicidios más alta de América Latina. 
 
En realidad, Honduras tiene la tasa más alta”. 
 
Anderson procede a explicar por qué la alta tasa de homicidios en Venezuela es, no obstante, un grave problema, posición que ninguno de sus críticos, incluyéndome, disputa.

La importancia de este error recae mejor en su revelación de una cultura mediática bajo la influencia de una consistente demonización de un país considerado un enemigo oficial de Estados Unidos. 
 
Esta cultura ciertamente jugó un rol en permitir que las obvias falsedades de Anderson se mantuviesen sin corregir durante cinco meses —cinco meses después de la primera vez que escribí sobre esto, un mes después de que confrontase directa y públicamente a Anderson por el error, e incluso entonces, días después de que escribiese otro artículo instando a los lectores a exigir una corrección.

A pesar de que la revista “The New Yorker” no ha dedicado literalmente ni un artículo al país aliado de Estados Unidos, Honduras, desde que su actual líder Porfirio Lobo llegó al poder a través de unas elecciones represivas y farsas realizadas en dictadura, a Anderson se le permitió afirmar que Venezuela —país que tiene la mitad de los homicidios per cápita de Honduras— es líder en asesinatos en América Latina. 
 
Se pudiera sospechar razonablemente que una afirmación, publicada en la página web de “The New Yorker”, de que Estados Unidos tiene una tasa de homicidios más alta que Bolivia (la tasa de Bolivia, en realidad, es dos veces más alta) habría sido retractada de manera más expedita.

La explicación de Anderson para este segundo error —en el que se afirma que Chávez llegó al poder gracias a un golpe de Estado en lugar de por medio de elecciones libres— revela aún más los efectos corrompidos del vilipendio generalizado de Chávez en los estándares periodísticos básicos de la exactitud.

Anderson escribe que, a pesar de su metida de pata, obviamente sabía que Chávez “ganó la presidencia tras haber ganado una elección en 1998”, ya que lo había “entrevistado varias veces, viajado con él y llegué a conocerlo muy bien”. 
 
Entonces, el hecho de que Anderson escribió tal afirmación errónea y que pasó por los procesos de revisión más rigurosos en la industria expone una ideología dominante bajo la cual él y sus muchos editores y correctores operan.
 
 Tal como escribió Jim Naureckas, de Fairness & Accuracy in Reporting, “es como escribir un perfil largo de Gerald Ford de EE.UU que se refiriera al momento cuando fue electo presidente”.

Finalmente, Anderson ofrece un intento desesperado por justificar su tercer error factual, al afirmar lo siguiente:

“Varias cartas que he recibido disputan, fuera de contexto, mi referencia a “la misma Venezuela de siempre: uno de los países petroleros más ricos, pero socialmente desiguales”; varios citan una estadística económica conocida como el coeficiente Gini (medida de desigualdad de ingreso).”

Nótese que Anderson nunca explica a sus lectores lo que realmente es el coeficiente Gini de Venezuela. Según las Naciones Unidas, el Gini de Venezuela, 0.397, lo hace el país menos desigual de América Latina y lo ubica seguramente en el rango medio del resto del mundo. 
 
Solo al esquivar este obstáculo empírico brutal puede Anderson intentar defender su posición. 
 
Procede a publicar nuevamente tres párrafos de su ensayo original, que de ninguna manera mitiga la falsedad de su afirmación original, para dar “contexto”. 
 
Anderson finalmente concluye ofreciendo una justificación innovadora de su error:

“En términos de los componentes de inequidad social, notablemente el ingreso y la educación, Chávez ha tenido algunos logros reales (el ingreso es lo que capta el coeficiente Gini, aunque esta estadística tiene sus propias limitaciones, algunas particulares a Venezuela).
 
 Sin embargo, en materia de vivienda y violencia, su récord fue tristemente insuficiente. 
 
Esos factores sociales están íntimamente relacionados, a sí mismos y a la cuestión de igualdad.”

Cabe presentar una recapitulación rápida antes de desempacar el argumento de Anderson. 
 
Los lectores puede que recuerden que primero respondió Anderson a la evidencia de desigualdad de ingreso al proclamar, en Twitter, su agnosticismo hacia los datos empíricos.
 
 Luego, un editor principal de la revista justificó la opinión de Anderson, argumentando que Venezuela era uno de los países más desiguales entre otros ricos en petróleo, un punto que desacredité. 
 
Ahora, Anderson ha establecido una definición de inequidad social que minimiza la alta igualdad educativa y de ingreso de Venezuela a favor de altas tasas de homicidio y vivienda desigual.

Sin embargo, sólo la aseveración que el record de Chávez “fue tristemente insuficiente” en materia de vivienda y violencia no se convierte naturalmente al hecho de que Venezuela se posicione como un líder mundial en desigualdad social. Anderson debe basarse en estadísticas internacionales comparativas para justificar su posición, pero no lo hace.

A pesar de que el índice de homicidios en Venezuela es alto en los estándares internacionales y representa una significativa enfermedad social, esto no necesariamente hace que el país sea el más desigual socialmente, en comparación con algún otro con un bajo nivel de homicidios. 
 
¿Los homicidios en Venezuela están más inclinados hacia los ciudadanos de bajos recursos que los de Costa Rica? ¿O Haití?
 
 ¿Los asesinos en Venezuela atacan más a mujeres o minorías étnicas que en México o Guatemala? 
 
Y dado a que la alta tasa de homicidios afecta directamente a mucho menos que a uno de cada mil venezolanos anualmente, ¿cómo es que esta estadística podría tener más peso que el efecto de las masivas reducciones en la desigualdad de ingresos y la pobreza?
 
 Si basa su argumento únicamente en tasas de homicidios, Anderson no tiene explicación creíble para decir por qué Venezuela es uno de los países más desiguales socialmente del mundo.

Anderson tampoco ofrece estadísticas para demostrar que la vivienda es más desigual en Venezuela que en cualquier otro lugar. 
 
La razón es porque no lo es.

De los 91 países para los cuales las Naciones Unidas tienen datos disponibles, Venezuela se ubica en el puesto 61 en términos del porcentaje de población urbana que vive en barriadas.
 
 Es decir, dos tercios de los países del mundo de los cuales hay datos disponibles tienen mayores porcentajes de ciudadanos urbanos viviendo en barriadas. 
 
En el Hemisferio Occidental, abarca Guyana, Honduras, Perú, Anguilla, Guatemala, Nicaragua, Belice, Bolivia, Jamaica y Haití.

También vale la pena mencionar que estos datos fueron tomados en 2005, cuando el porcentaje de la población urbana de Venezuela viviendo en pobreza y pobreza extrema fue de 37%. Para 2010, según Naciones Unidas, este porcentaje se había reducido un cuarto, a 28% (p. 43).
 
 Asimismo, 2005 precede un gran impulso gubernamental en 2011 para construir viviendas asequibles.
 
 A inicios de este año, la presidencia de la Comisión de Vivienda de Venezuela afirmó que “en los años 2011 y 2012 el gobierno bolivariano junto con el pueblo cumplío la meta de construir 350 mil viviendas”.

Parece, entonces, que Anderson ha descubierto una nueva definición de “inequidad social” que ha eludido a economistas y sociólogos en todo el mundo, la cual sistemáticamente reduce la igualdad educativa y de ingreso de Venezuela al enfatizar una alta frecuencia de asesinatos y una tasa de personas viviendo en barriadas que es baja de acuerdo a estándares internacionales.

A pesar de que se puede aplaudir a Jon Lee Anderson por finalmente reconocer el valor de los indicadores sociales y los datos estadísticos, ni a él ni a su revista se les puede permitir definir “inequidad social” de la manera que quieran. 
 
Ningún científico social que analice los datos disponibles podría argumentar, como Anderson, que Venezuela es uno de los países más desiguales socialmente del mundo. 
 
A pesar de que los juegos semánticos pueden ser convenientes para evitar una corrección necesaria, los lectores deberían avisarle al editor de “The New Yorker”, David Remnick (david_remnick@newyorker.com) que es necesario que se retracten por la afirmación de Anderson.

------

Actualización (4/24): Jim Naureckas, de FAIR, también presenta duras críticas de Jon Lee Anderson y sus correctores por un intento transparentemente inadecuado de justificar su error sobre la desigualdad social de Venezuela.
 
 Lea más en el artículo “Jon Lee Anderson Explains: Because I Said So”.

ONU: “Estado de las ciudades latinoamericanas y caribeñas”

Keane Bhatt es un activista en Washington, D.C. Ha trabajado en Estados Unidos y América Latina en varias campañas relacionadas a desarrollo comunitario y justicia social. Sus análisis y opiniones han sido publicados en varios medios de comunicación, incluyendo NPR,The Nation, The St. Petersburg Times, y CNN En Español. Es autor de del blog de NACLA “Manufacturing Contempt,” el cual analiza críticamente la prensa estadounidense y su manera de mostrar el hemisferio. Conéctese con su blog en Twitter: @KeaneBhatt

Artículo publicado originalmente en inglés en NACLA 
 

Crímenes inhumanos en el Cuerno de África


La ONU ha anunciado que entre los años 2010 y 2012, que incluyen el período de la sequía en el Gran Cuerno de África, al menos 250.000 somalíes murieron de hambre.

La mayoría de quienes murieron de inanición eran personas internamente desplazadas a causa, sobre todo, de la invasión militar y la ocupación del sur de Somalia por el ejército etíope con el apoyo de la ONU, ejército al que siguieron los “mantenedores de la paz” de la Unión Africana, alcanzándose en estos momentos la cifra de 25.000 efectivos.

La última vez que escribí sobre el hambre en Somalia expuse que la ONU dedicaba un presupuesto de diez centavos de dólar al día a ayuda alimentaria para dar de comer a cada refugiado somalí. 
 
Se denomina “déficit presupuestario”, algo así como “queremos ayudar pero sucede que no tenemos dinero”.

Sin embargo, durante ese período de hambruna masiva del pueblo somalí, la ONU y sus mandamases occidentales gastaron más de 1.000 millones de dólares para financiar su “misión militar para el mantenimiento de la paz” en lo que quedaba del país.

¿Mil millones de dólares para la guerra y 250.000 somalíes abandonados hasta morir de hambre?

Quizá el hecho de saber que el jefe de la mayor “ONG” de ayuda alimentaria de la ONU en Somalia, la UNICEF, es Anthony “Tony” Lake, ex Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que fue una vez propuesto para ser Director de la CIA, pueda ayudarles a entender por qué las cosas sucedieron así.

Tony Lake es uno de los que afirmaron miserablemente que “lamentaba” no hacer nada aunque conocía a la perfección los asesinatos masivos que se perpetraron en Ruanda bajo su mirada en 1994 cuando era la mano derecha de Bill Clinton. 
 
¿De la CIA a la UNICEF? 
 
¿Tendríamos que sorprendernos de encontrar una hambruna masiva bajo su mandato en Somalia?

Actualmente, mientras las maquinarias propagandísticas en los medios occidentales hablan de la “paz y democracia que llegan a Somalia por vez primera en toda una generación”, algunos olvidan cómo los mismos somalíes llevaron la paz a Mogadiscio en 2006 sólo para ver cómo el apoyo de la ONU a la invasión etíope acababa convirtiendo todo en humo.

Los canales de información de televisión pueden echar mano de unos cuantos somalíes domesticados para que suelten la retórica de que son los “somalíes quienes dirigen el cotarro” mientras detrás de las cámaras están “los mantenedores de la paz” armados hasta los dientes por la ONU con el apoyo de las dictaduras bancarias de Occidente.

El hecho es que ninguna potencia, no importa cuán fuerte sea, puede llevar la paz a Somalia desde fuera, eso es algo que sólo puede conseguir el pueblo somalí si le dejan que resuelva sus propios problemas. 
 
En 2006, los éxitos conseguidos por la Unión de Tribunales Islámicos por vez primera en quince años fueron inútiles debido a la intervención armada ordenada por Estados Unidos y sus secuaces en la ONU. 
 
Este conflicto armado, financiado y dirigido desde fuera, continúa expulsando a cientos de miles de somalíes de su tierra y hogares dejándoles morir de hambre gracias a la generosidad de los diez centavos de dólar al día de las Naciones Unidas.

Y cuantas más armas fluyan hacia Somalia desde Occidente, con la Pax Americana exigiendo que se levanten todas y cada una de las restricciones que puedan figurar en el papel, todo en nombre de la “guerra contra el terror”, una “guerra terrorífica” de verdad prosigue su curso, una guerra contra el pueblo somalí, cuya principal desgracia es la de vivir a horcajadas entre la región del Cuerno de África y la “Puerta de las Lágrimas”, Baab Al Mandeb, donde el Océano Índico se funde con el Mar Rojo, vía de la que dependen las mayores economías mundiales para enviar sus productos.

Es muy doloroso seguir teniendo que escribir acerca de los enormes e inhumanos crímenes perpetrados por las Naciones Unidas en el Cuerno de África, pero cuando la ONU envía a sus cabezas parlantes a decirle al mundo que más de un cuarto de millón de somalíes han muerto a causa de la hambruna a lo largo de estos dos útimos años, ¿qué opción le queda a uno sino levantar de nuevo su voz para protestar?
 
 Porque desviar la mirada del televisor pretendiendo no haber oído nada es algo con lo que uno no podría vivir.

Thomas C. Mountain es el único periodista occidental independiente en el Cuerno de África. 
 
Vive e informa desde Eritrea desde 2006. 
 
Puede contactarse con él en: thomascmountain@yahoo.com  
 

Es hora de poner fin a la epidemia de abusos sexuales en las fuerzas armadas


El problema de la violación ha estado en el centro del debate esta semana, tras el dramático rescate de tres mujeres que habían pasado casi diez años encerradas en una casa ubicada en una tranquila calle de Cleveland.
 
 El sospechoso, Ariel Castro, ha sido acusado de secuestro y violación. 
 
Esta terrible historia conmocionó al país, y es fundamental que se lleve a cabo una investigación exhaustiva y se condene a los culpables.

También esta semana, el Pentágono publicó un nuevo informe sobre la violación y el abuso sexual en las fuerzas armadas de Estados Unidos. 
 
Los resultados son impactantes. 
 
Según las últimas cifras disponibles, se cometen alrededor de 70 abusos sexuales al día en las fuerzas armadas de Estados Unidos, lo que equivale a 26.000 al año. 
 
El número de denuncias de casos de abuso sexual en el año fiscal 2012 fue de apenas 3.374.
 
 De esa cifra, tan solo 190 casos fueron sometidos a un consejo de guerra.

Hay una creciente epidemia de violaciones y agresiones sexuales en las fuerzas armadas de Estados Unidos, perpetradas contra mujeres y hombres, prácticamente con absoluta impunidad.

La situación estalló esta semana cuando el propio director de la Unidad de Prevención de Abusos Sexuales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos fue arrestado por abuso sexual. 
 
El Teniente Coronel Jeff Krusinksi, de 41 años, fue acusado de haber abusado sexualmente de una mujer en un estacionamiento frente a un club nudista en Arlington, Virginia. 
 
La noticia surgió después de un caso reciente en el que un alto mando militar anuló la condena por abuso sexual dictada por un consejo de guerra contra un oficial que estaba bajo su mando. 
 
El Teniente Coronel James Wilkerson fue acusado de abusar sexualmente de Kimberly Hanks en la Base Aérea de Aviano en Italia. 
 
Fue hallado culpable por un jurado militar, condenado a un año de prisión y destituido de las fuerzas armadas.
 
 El Teniente General Craig Franklin anuló su condena.
 
 Lo más indignante es que Wilkerson fue trasladado a la base de la Fuerza Aérea en Tucson, Arizona, donde viven muchos familiares de Hank. 
 
Acompañados de alrededor de 50 personas, los familiares de la víctima lo esperaron frente a la base para protestar contra la anulación de su condena y contra su traslado a esa localidad. 
 
Exigen que se restituya el fallo por el cual fue condenado y destituido de las fuerzas armadas, y que se despida a Franklin.

El Presidente Obama habló acerca de la epidemia de violaciones en una conferencia de prensa realizada esta semana: “La conclusión es que no toleraremos este tipo de comportamiento.
 
 Se lo he comunicado al Secretario de Defensa. 
 
Vamos a comunicarlo nuevamente a todos los funcionarios de toda la cadena de mando y espero que haya sanciones. 
 
No quiero que haya más discursos y programas de sensibilización o de capacitación, y que, en definitiva, los responsables miren al costado. 
 
Si descubrimos que alguien está involucrado en actos de este tipo, será responsabilizado.
 
 Será procesado, destituido del cargo, se lo someterá a un consejo de guerra, se lo despedirá o separará de las fuerzas por conducta deshonrosa. 
 
Punto. Es inaceptable”.

Anu Bhagwati es una ex capitán del Cuerpo de Marines de Estados Unidos que estuvo en actividad de 1999 a 2004. 
 
Actualmente es la directora ejecutiva y cofundadora de la Red de Acción de Mujeres de las Fuerzas Armadas (SWAN, por sus siglas en inglés).
 
 La organización lucha por erradicar la discriminación, el maltrato y los abusos de la cultura militar y por mejorar los beneficios de las veteranas de guerra que han sufrido abusos. 
 
Bhagwati declaró en una audiencia del Senado en el mes de marzo: 
 
“La violencia sexual en las fuerzas armadas es un tema que me toca muy de cerca. 
 
Durante los cinco años que fui infante de marina sufrí discriminación y acoso sexual a diario. 
 
Estuve expuesta a una cultura extremadamente sexista, en la que pululaban los chistes sobre violaciones, la pornografía y la explotación sexual de mujeres y niñas, tanto en Estados Unidos como en el extranjero”.

Cuando presentó una demanda contra otro oficial, lo que determinó el fin de la carrera militar de Bhagwati, esto es lo que cuenta que sucedió:
 
 “El oficial que estaba al mando me dio la orden de no hablar del tema y emitieron una orden de protección militar contra el oficial en cuestión. 
 
Vivía con temor de las represalias y de sufrir violencia tanto por parte de mi agresor, como de mi propia cadena de mando. 
 
Después observé horrorizada como no solo ascendieron a mi agresor, sino que además lo pusieron al mando de mi compañía”.

Anu Bhagwati me explicó que el tipo de procedimiento judicial que establecen las fuerzas armadas para estos casos conlleva un conflicto de interés que socava la posibilidad de que haya condenas: 
 
“Los oficiales que están al mando, que son denominados autoridades convocantes, controlan el juicio de principio a fin. 
 
Ellos determinan si el caso avanzará o no, si el acusado pasará por un consejo de guerra o no.
 
 Allí es donde ocurre gran parte de la intimidación. 
 
Allí es donde muchas víctimas sienten temor. No reciben apoyo ni pueden hacer un seguimiento de sus propios casos”.

Junto a SWAN y otros grupos, la campaña para poner fin al abuso sexual en las fuerzas armadas de Estados Unidos atrajo gran atención de la bancada femenina del Congreso de Estados Unidos, que actualmente es la más numerosa de la historia. La congresista demócrata de California Jackie Speier ha encabezado esta lucha en la Cámara de Representantes desde hace mucho tiempo. 
 
El Comité de Servicios Armados del Senado ahora tiene siete miembros mujeres, una cifra histórica. 
 
Esta semana, en una audiencia del comité, la senadora demócrata de Nueva York Kirsten Gillibrand interrogó en forma persistente al Secretario de la Fuerza Aérea Michael Donley y al Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el General Mark Welsh. Junto a Gillibrand estaba la senadora demócrata de Missouri Claire McCaskill, que ha logrado postergar la confirmación de la Teniente General Susan Helms como vicecomandante del Comando Espacial de la Fuerza Aérea, debido a que Helms anuló el procesamiento de un capitán de la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg por cargos de abuso sexual.

La atención pública se ha centrado, con razón, en los terribles crímenes de Cleveland. 
 
Es hora de que la epidemia de violaciones y abusos sexuales en las fuerzas armadas también obtenga la atención que merece, especialmente porque se trata de un problema institucional.
 
 Cada día se cometen 70 abusos sexuales contra mujeres y hombres en las fuerzas armadas.
 
 El Comandante en Jefe Obama debe adoptar medidas contundentes de inmediato.
 
 Un primer paso es sacar las investigaciones y los procesamientos del ámbito militar, una medida necesaria para poner fin a esta cultura de violación sistémica que preside el Pentágono.

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2013 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Fuente: http://www.democracynow.org/es/blog/2013/5/10/es_hora_de_poner_fin_a_la_epidemia_de_abusos_sexuales_en_las_fuerzas_armadas

Un grupo de milicianos palestinos en Siria forma tropas para luchar contra Israel


Un grupo de milicianos palestinos ha anunciado en la capital de Siria, Damasco, que está formando unidades de combate para tratar de volver a tomar el control de territorios ocupados por Israel, en particular los Altos del Golán.

Las declaraciones se producen después de que el presidente sirio, Bashar al Assad, y Hezbolá dijeran que apoyarían estas operaciones, informa Reuters.

El mando general del Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP-GC, según sus siglas en inglés) dijo que preparan nuevas operaciones tras casi 40 años de relativa tranquilidad en la frontera entre Israel y Siria.

El grupo, considerado terrorista por EE.UU. y otros países occidentales, se mostró muy activo en las décadas de 1970 y 1980 y mantiene influencia sobre los palestinos de Siria y El Líbano.

"Los líderes del PFLP-GC anuncian que se formarán brigadas para trabajar en la liberación de todos los territorios ocupados [por Israel], primero el Golán", se lee en un comunicado publicado este viernes.

"Los líderes del Frente Popular han abierto la puerta a todos los ciudadanos sirios para que se adhieran como voluntarios en la formación de la resistencia", agrega el documento.

En un lapso de 48 horas, aviones de guerra israelíes bombardearon Siria en dos ocasiones durante la semana pasada.
 
 Tres posiciones militares situadas en el noreste de Yamaraya, Mislon y en el aeródromo Sherai se vieron afectadas por el bombardeo, que dejó numerosos muertos y heridos civiles, así como graves daños materiales, de acuerdo con el ministerio sirio de Exteriores.

: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/94169-grupo-palestina-siria-tropas-contra-israel

La OTAN destruyó nuestro país de forma planificada y despiadada

Durante los largos años de trabajo en Belgrado trabé amistad con la estupenda familia de Zoran Mladenovic.

Tiene una admirable esposa llamada Snezhana, una hija Iovana y un hijo Vuk.
 
 Durante todo el tiempo que la OTAN bombardeaba a Serbia y Montenegro, Zoran ayudaba a los grupos de filmación de la televisión rusa. 
 
Junto con los corresponsales y camarógrafos se encontraba en los puntos neurálgicos y veía todo lo que ocurría en esos días no solo en Belgrado, sino también a lo largo y ancho del país. 
 
Él, al igual que millones de serbios, tuvo que vivir no pocos momentos trágicos y horrendos. 
 
En mi diario quedaron sus recuerdos:

—Cuando el 24 de marzo de 1999 empezaron a bombardear nuestra capital, la primera bomba cayó cerca de una casa donde permanentemente practico deportes. 
 
La gente salía del edificio corriendo y gritando: “La OTAN está bombardeando Belgrado”. 
 
Pero no nos asustamos y seguíamos haciendo deporte.
 
 La mayor cantidad de misiles y bombas fue lanzada sobre el barrio Strazhavica. 
 
Allí se encontraban las unidades de nuestro Ejército. 
 
Estaban apostadas debajo de la tierra y por eso la OTAN bombardeaba esa zona día y noche sin parar. 
 
Pero, de todos modos, no consiguieron perforar los túneles.

En aquel tiempo mi esposa estaba embarazada y yo temía mucho por ella.
 
 La llevé a la aldea, a casa de familiares. 
 
Pero la aviación de la OTAN también bombardeaba esa zona. 
 
Por eso me vi obligado a trasladar a Snezhana a Budapest. 
 
No quería irse de Belgrado, pero, de todos modos, la convencí que se fuera. 
 
Con ella también se fue mi hija de ocho años.

Regresé a Belgrado y comencé a trabajar con los reporteros de Rusia.
 
 Eran periodistas de los canales de Primer Canal, NTV, RTR. Los llevaba por todo el país. 
 
Más de una vez estuvimos en Kosovo, Montenegro, recorrimos toda Serbia. 
 
De modo que con mis propios ojos he visto lo que los efectivos de la OTAN hicieron con mi país. 
 
Una vez finalizados los bombardeos traje a mi esposa e hija a Serbia.
 
Y meses después dio a luz a mi hijo Vuk.

Hemos salvado nuestra salud y vida, pero perdimos el terreno. 
 
Lo compré en su tiempo en el litoral montenegrino del Adriático. 
 
Pero precisamente sobre esa zona, sobre el poblado Lustica, en Montenegro, lanzaban uranio empobrecido.
 
 Ahora toda la tierra y el agua están contaminadas y eso es peligroso para la salud. 
 
Además, la OTAN lo hizo varias veces y toda la zona está cubierta de ese polvo de uranio empobrecido. 
 
Es tanto que alcanza para varias generaciones.
 
 Nos asustamos por la salud de nuestros hijos y vendimos el terreno.

Sé que algunos de mis vecinos, que no lograron vender esa tierra contaminada, después de 1999 se enfermaron.
 
 Un vecino mío serbio, refugiado de Croacia, tuvo problemas aún en 1995.
 
 Él, igual que otros trescientos mil serbios, fue expulsado de Croacia y le quitaron todo. 
 
Pues a pesar de todas las desgracias, su pequeño hijo se enfermó de leucemia en el año 2000. 
 
Los médicos no pudieron salvarse la vida. 
 
Otras personas padecieron por llevar a sus casas trozos de esos misiles. 
 
Esos fragmentos contenían mucho uranio.
 
 Después se enteraron de lo que se trataba, pero ya era tarde. 
 
Se enfermaron y murieron. 
 
También se enfermaron los militares que después desactivaron ese territorio. 
 
Algunos de ellos ya no están vivos.

Cuando le pregunté por qué la aviación de la OTAN bombardeó de forma tan despiadada el litoral adriático de Montenegro y si había allí objetivos militares, que debían ser destruidos, la respuesta de Zoran fue muy simple, pero por eso no menos horrenda:

—Solo había un bosque, montañas, el mar y una playa muy limpia. Nada más. 
 
Dos aviones A-2 simplemente lanzaron su cargamento – bombas de racimo en ese lugar. 
 
Es incomprensible, quizás hayan decidido que seguir volando era peligroso, se libraron de los proyectiles y regresaron a sus portaaviones.

mj/mo

Reyes y príncipes, parásitos, millonarios, feudales y corruptos


La casa real española es una de las más afectadas por la crítica de la sociedad. 
 
Hay varias otras monarquías, con más o menos el mismo sello de parásitos.
 
 Son una rémora feudal en pleno siglo XXI.

La princesa Cristina, duquesa de Palma y séptima en la línea del trono de Juan Carlos de Borbón, tiene preocupaciones de gente común, imputada que fue de cómplice en la causa por corrupción que tiene entre las cuerdas a su esposo, Iñaki Urdangarin.

Cristina, que no es Fernández, había sido citada a declarar por el juez José Castro para el 27 de abril pero hubo una postergación para el 20 de mayo. 
 
Verla ingresar a los tribunales de Palma de Mallorca a defenderse de malversación de caudales públicos, será todo un récord para la corona.

El ex deportista olímpico Urdangarin presidió entre 2004 y 2006 la Fundación Noós, entidad sin fines de lucro para la promoción del deporte.
 
 Como representante de la casa real, le fueron entregados fondos millonarios por gobiernos regionales, como las comunidades de Baleares y valencianas. 
 
Unos 6 millones de euros terminaron en sus empresas privadas y giradas a paraísos fiscales de Belice y Suiza.

Los primeros en caer fueron el socio de Urdangarin, Diego Torres y su mujer, en tanto la familia real quedaba momentáneamente a cubierto. 
 
Pero Torres, procesado, aportó información que comprometía a su socio mayor, que fue indagado a fines de 2011.
 
 La infanta Cristina no estaba imputada, a diferencia de la mujer de Torres: pertenecer tiene esos privilegios.

Mails y otras comprobaciones aportadas al juzgado no sólo comprometían a la hija del rey sino también a éste, al tanto de los negocios turbios de su yerno.
 
 Lo favoreció con contactos empresarios en la fundación Noós y en otra que abrió posteriormente.
 
 La duquesa de Palma era sólo vocal en esa entidad, pero copropietaria de una de las empresas favorecidas, la inmobiliaria Aizoon. 
 
Y no pudo sostener su ajenidad al desfalco.

¿Por qué no dejas de robar?

Otro de los elementos de la justicia de Baleares que terminó jugando en contra de la infanta fue que en esos años de la malversación, ella y su marido compraron un palacete en Barcelona, de 2.155 metros cuadrados.

Lo adquirieron por 5,8 millones de euros, una suma que casualmente coincide con los fondos estatales desviados. 
 
Ahora, con deudas al acecho, incluyendo las fianzas judiciales, la pareja real habría vendido la propiedad en 7,5 millones de euros. 
 
Debe algunas cuotas de la hipoteca en La Caixa, pero no debe ser problema porque Cristina es directora del Área Social de la Fundación La Caixa, de la banca barcelonesa copropietaria de Repsol.

Urdangarin sobrellevó bien el hostigamiento judicial, porque Telefónica lo designó ejecutivo y lo ubicó en Estados Unidos durante los últimos tres años, cuando el escándalo hacía aconsejable moverlo unos cuantos kilómetros de la península.

El incendio fue con ellos y ya de regreso a España Juan Carlos dio la orden de que el duque no participara de las actividades oficiales por su comportamiento "no ejemplar". 
 
El perfil del procesado fue borrado de la web de la casa real, como si al apretar la techa "delette" se borrara la historia.

Juan Carlos se molestó muchísimo con Hugo Chávez por sus críticas al rol de José María Aznar en el golpe en Venezuela en abril de 2002. 
 
Y en la Cumbre Iberoamericana de Chile llegó a espetarle al bolivariano, descortés hasta la brutalidad. "¿por qué no te callas?".
 
 El agredido murió el 5 de marzo pasado y ya no podrá decirle "¿por qué tu familia no deja de robar?". 
 
Alguien podría preguntarle eso en la próxima cumbre, si es que el monarca no anda cazando elefantes por África o en alguna otra actividad tan poco acorde a la crisis.

Izquierda Unida del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira, en abril pasado, propuso declarar persona no grata al rey, por su origen no democrático, por los escándalos de corrupción y por la información del diario El Mundo. 
 
Este afirmó "que el rey Juan Carlos posee cientos de millones de las antiguas pesetas en cuentas en Suiza que heredó de su padre, sin que a día de hoy esté claro si ese dinero ha sido declarado ante la Hacienda española".

Dos mundos

El nombre completo es Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia. 
 
La última denominación tiene que ver con que su madre es de la realeza helénica. España y Grecia, separados por miles de kilómetros, son las dos expresiones más concentradas de las crisis capitalista europea.

Ese torneo del descenso viene muy parejo: España tiene 26,3 por ciento de desempleo y Grecia 26,4, según la oficina de estadística Eurostat. 
 
En la zona euro de 17 naciones, había 19 millones de personas sin empleo, de las que más de 6 millones vivían en España.
 
 En toda la Unión Europea, de 27 socios, los sin trabajo superaban los 26,5 millones.

En el desempleo juvenil, la pulseada daba casi empate, pues entre los menores de 25 años España tenía 55,7 por ciento de desocupación y Grecia el 58,4. Lideran con mucha comodidad tan avergonzante grilla.

El fascista Francisco Franco aplastó a la República española en 1939 y antes de morir, en 1975, designó su sucesor a Juan Carlos.
 
 Su reinado transcurrió 38 años sin que los crímenes del franquismo tuvieran juicios ni castigos.
 
 Esto siempre ofendió a los españoles republicanos y democráticos, pero ahora hay una contradicción más manifiesta entre monarquía y sociedad. 
 
En abril pasado, el Centro de Investigaciones Sociológicas informó "que los españoles dieron a la corona una nota de 3,68 sobre 10".
 
 La aplazaron.

Sin embargo, a pesar del repudio, los parásitos reales, imputados por corrupción y sospechados de otros delitos, ni piensan en someter a referéndum si los españoles quieren seguir viviendo con reyes como en tiempo de las carabelas...

Carlos, lacra de Gales

A los argentinos les cae muy pesada la lacra británica por la rapacidad del viejo imperio contra Buenos Aires, invadida en 1806 y 1807, y por la usurpación de Malvinas, en 1833 y 1982, que aún perdura.

El reciente funeral con honores que Londres brindó a Margaret Thatcher el 17 de abril, con desfile militar y la presencia de once jefes de gobierno y 17 ministros de relaciones exteriores, reavivó esa contradicción entre colonialismo y patriotismo. 
 
Es que la muerta dio la orden de hundir al crucero Gral Belgrano, asesinando a 323 argentinos el 2 de mayo de 1982.

El príncipe Carlos, que aguarda impaciente que su madre Isabel II, se muera o tenga a bien abdicar como lo hizo la holandesa Beatriz, sigue engordando su patrimonio. 
 
El País de Madrid informó que "Carlos, príncipe de Gales y duque de Cornualles, tiene derecho a quedarse con las herencias de personas de la zona de Cornualles que mueren sin hacer testamento".

Citando al británico The Guardian, se precisó que por aquel concepto el sucesor real recibió en 2012 "530.000 euros más los rendimientos anuales del capital acumulado (...) lo que eleva la cantidad de dinero feudal del heredero a 4 millones de euros".

Esa suma sólo se refiere al fondo de Cornualles, sin contar todo lo demás de una corona que decidió que el Estado gastase más de 10 millones de libras esterlinas en el fastuoso funeral de la "Dama de Hierro". 
 
Esa cuenta la pagaron los contribuyentes, incluso los mineros y empleados estatales que la fallecida despidió y reprimió entre 1979 y 1990.

Chupete en la baja espalda

Ese club de monarcas y reyezuelos es una rémora feudal y parasitaria en siglo XXI. Son una calamidad, pero los números cantan que se trata de una tara de una parte de la humanidad, no de la mayoría.

La festichola de la corona holandesa con motivo de la asunción de Guillermo y de la renunciante a la nacionalidad argentina, Máxima, que es Zorreguieta, con su "foto de familia", retrató a esa parte decadente del mundo.

Allí estaban Alois de Liechtenstein, Alberto de Mónaco, Guillermo de Luxemburgo, Felipe de Borbón, Carlos de Inglaterra, Felipe de Bélgica, Victoria de Suecia, Haakon de Noruega, Federico de Dinamarca, Naruhito de Japón y los príncipes de Bahrein, Brunei, Jordania, más la esposa del rey de Marruecos.

Visto el mundo en su conjunto, con 193 países de la ONU, ese club de reyes no es representativo, amén de que su menguado prestigio anda más o menos por el suelo, como en el ejemplo extremo de los zánganos del Palacio de la Zarzuela.

Esa gente tiene sangre roja como todos los mortales, pero algunos creen que la suya es azul como el color del vestido de Máxima en la coronación en Amsterdam.
 
 Ese día se vio a un pequeño empresario argentino, Franco Servidio, de Haedo, que en la plaza del Dam desplegó una bandera argentina con la inscripción "No a la Re-Re-Re elección". 
 
La enviada de "La Nación", Elisabetta Piqué, cronicó que "muchos argentinos se acercaban a Franco para felicitarlo por la brillante idea y sacarse fotos con él".

La anécdota ilustra que la estupidez humana está en la base del fenómeno de la nobleza.
 
 Hay que ser un tonto para festejar reyes ajenos y celebrar como "logro argentino" la consagración de una reina que renunció a la nacionalidad. 
 
Y es mucho más estúpido ir con un cartel referido a elecciones y reelecciones, justo a un acontecimiento donde el voto del soberano no cuenta sino la descendencia de los Orange desde 1772.

http://www.argenpress.info/2013/05/reyes-y-principes-parasitos-millonarios.html

El agua de la Luna tiene el mismo origen que la terrestre


El agua de las muestras lunares traídas en los 70 por el programa Apolo de la NASA proviene del mismo lugar que la de la Tierra. 
 
Este nuevo dato, aportado por una investigación estadounidense, cuestiona la teoría que asume que el agua no pudo sobrevivir al gran impacto que dio lugar a la Luna.

Ambos cuerpos celestes, la Tierra y la Luna, albergan reservas equivalentes de agua. / NASA

SINC | 09 mayo 2013 20:00

Hace 4.500 millones de años un objeto gigantesco chocó contra la Tierra y, de los fragmentos desprendidos, nació la Luna. El impacto provocó tal calor que todo el hidrógeno se evaporó y se perdió en el espacio, dejando tanto a la Tierra como a su satélite secos. 
 
Más tarde, el agua volvió a la Tierra en meteoritos y a la Luna en cometas.

Hasta hoy, esta era la creencia más aceptada. Pero, ahora, una investigación ha demostrado que el origen del agua encontrada de las rocas traídas por las misiones Apolo es el mismo que el del agua terrestre.

“La explicación más simple es que el hidrógeno ya estaba en la Tierra en el momento del gran impacto y que no hubo una pérdida significativa durante la formación de la Luna”, explica a SINC Alberto Saal, científico de la Universidad de Brown (EE UU) y autor del artículo que recoge hoy los resultados en Science Express.

Para determinar el origen, los investigadores analizaron la proporción de deuterio –un isótopo del hidrógeno– en la muestra. Las moléculas de agua formadas cerca del sol tienen, en general, menos deuterio que las formadas en los bordes exteriores del sistema solar.

Según los investigadores, la proporción de este isótopo en el agua lunar es la misma que en el 98 % de la terrestre. 
 
Además, ambas coinciden con la de las condritas carbonáceas, unos primitivos meteoritos formados cerca de Júpiter “que fueron el origen común de los componentes volátiles de la Tierra y la Luna –según Saal–, y probablemente de todo el sistema solar interno”.

El hidrógeno analizado se encuentra atrapado en cristales volcánicos y, gracias a esto, no se perdió en las erupciones lunares y los investigadores han podido hacerse una idea de cómo es el interior de la Luna.


Meteoritos primitivos son el origen del agua en la Tierra y la Luna

Fue en 2011 cuando otra investigación realizada por el mismo equipo observó que estas muestras tenían tanta agua encerrada como las lavas del fondo del océano terrestre.
 
 “Entonces, las implicaciones fueron que el interior de ambos cuerpos celestes albergaba reservas con cantidades equivalentes de hidrógeno”, explica el cientifico.

La Luna nunca se quedó seca

“El punto principal de nuestro nuevo artículo es que el hidrógeno de la Luna no se originó en cometas como se pensaba, sino en meteoritos primitivos como los que lo trajeron a la Tierra”, señala Saal.

Estos resultados no son necesariamente incompatibles con la idea de que la Luna se formó a partir del gran impacto de un asteroide en los inicios de la vida de la Tierra, pero plantean la incógnita de cómo es posible que el agua sobreviviera a semejante colisión. 
 
“Necesitamos volver al inicio y descubrir más sobre lo que provocan los grandes impactos” concluye el investigador.


Referencia bibliográfica:

A. E. Saal, E. H. Hauri, J. A. Van Orman, M. J. Rutherford, “Hydrogen Isotopes in Lunar Volcanic Glasses and Melt Inclusions Reveal a A Carbonaceous Chondrite Heritage” Science Express, mayo 2013. DOI: 10.1126/science.1235142

http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-agua-de-la-Luna-tiene-el-mismo-origen-que-la-terrestre

RÍOS MONTT, EX DICTADOR Y GENOCIDA GUATEMALTECO, CONDENADO A 80 AÑOS


La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad) de El Salvador calificó hoy de histórica la condena por delitos de genocidio y lesa humanidad al ex dictador de Guatemala Efraín Ríos Montt.

María Silva Guillén, directora de Fespad, afirmó en declaraciones a la estatal Radio Nacional que se trata de un ejemplo aleccionador para la región, porque demuestra que cuando se quiere se puede hacer justicia.

Destacó que es la primera vez que el genocidio es condenado por la legislación interna de un estado y exhortó a estar alerta ante eventuales reacciones en contra de los altos mandos de las fuerzas armadas del vecino país.

TODOS LOS DICTADORES LATINOAMERICANOS HAN TENIDO PADRINOS ESTADOUNIDENSES

Guillén expresó que todos los defensores de los derechos humanos de Centroamérica y el mundo se congratulan ante la aplicación de la justicia a autores de masacres de gente humilde e indefensa.

Felicitó a los fiscales y jueces de Guatemala por su valor para llevar adelante el proceso judicial contra Ríos Montt y su antiguo jefe de Inteligencia José Rodríguez, Manifestó su esperanza en que un día los autores de los delitos de genocidio y lesa humanidad durante el conflicto armado que sufrió el país, de 1980 a 1992, sean llevados también ante los tribunales.

Advirtió que los autores de esos crímenes han encontrado impunidad en la Ley de Amnistía sancionada en 1993 por el entonces presidente Alfredo Cristiani, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

RÍOS MONTT EN 2013, ESCUCHÓ LA SENTENCIA IMPERTÉRRITO

La jurista se pronunció por la derogación de esa ley, que denunció permite a los culpables de delitos de genocidio andar libres por las calles, además de bloquear el acceso a la verdad de lo ocurrido y la reparación de las víctimas.

Un despacho noticioso de Prensa Latina desde Guatemala informa que el Tribunal de Mayor Riesgo condenó hoy al ex presidente de facto Ríos Montt a 80 años de cárcel inconmutables, por genocidio y delitos de lesa humanidad.

Por lo primero fue condenado a 50 años y por lo segundo a 30, explicó el juzgado en su veredicto, mientras ordenó la inmediata detención del ex dictador, quien hasta hoy gozaba de arresto domiciliario como medida sustitutiva, añade el reporte.

Desde el pasado 19 de marzo esa judicatura llevó a cabo el debate oral y público que fue retrasado por amparos interpuestos por los abogados defensores.

Kevin Annett nominado a Premio Nobel de La Paz


Ciudad de Nueva York.

Kevin Annett ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz por un grupo de académicos estadounidenses y canadienses, se supo hoy. 
 
Annett se encuentra actualmente en un gira extendida en Holanda, Francia, Italia y otros países.

Kevin Annett ha hecho historia desde el 1996 con su exposición meticulosa del Genocidio de niños indígenas patrocinado por la iglesia y el estado en el sistema de escuelas residenciales de indígenas de Canada.
 
 Annett produjo la primera evidencia documentada de las muertes masivas en las escuelas y ayudó a forzar el reconocimiento oficial y una disculpa de parte del gobierno de Canadá en 2008.

Annett has si honrado y adoptado por las naciones aborígenes en Canadá en los últimos quince años y ha ayudado a un numero inconmensurable de sobrevivientes de las escuela residenciales a un gran costo personal, en reconocimiento a esto fue nominado para el Premio Nobel de la Paz por un grupo de estudiosos de América den Norte.

"Sin Kevin Annett no habría habido ninguna cura o justicia para ninguno de nosotros los sobrevivientes de este Genocidio. 
 
Él nos ha puesto en el mapa" declaró un anciano de la nación Ojibway Louis Daniels en octubre de 2004 cuando adoptó a Annett a su tribu y le dio el nombre Águila Voz Fuerte (Eagle Strong Voice).

El Comité Nobel de Oslo - que puedo en sí nombrar candidatos - no revela los candidatos o quienes los apoyan por un período de 50 años, ni ofrece comentario, aunque los contendientes son a veces nombrados o especulados por los medios de comunicación y otras fuentes.

Annett actualmente se desempeña como Secretario de Campo para el Tribunal Internacional de Crímenes Cometidos por la Iglesia y Estado. 
 
La entrevista completa con él se publicará en breve en www.itccs.org

Traducción para Protege a tus Hijos

Carlos Cestero Jr.

Houston Texas

Al menos 18 muertos y 22 heridos en Turquía

 
Atendamos al precedente, Turquía (miembro de la OTAN) –que a su vez tiene conflictos nacionales, especialmente en el Kurdistán- es uno de los máximos instigadores y facilitadores del terrorismo que sacude a Siria, que de hecho apuesta al fundamento religiosos para crearlo… 
 
Así, lo más probable es que esos atentados sean el resultado de los que ya se ha venido advirtiendo, una inestabilidad regional que se expandirá por todo oriente medio… 
 
Tampoco es descartable un ataque de falsa bandera –de hecho ya han insinuado que se pueda tratar de un ataque de Damasco- con el objeto de precipitar una invasión por el organismo militar imperialista…, un procedimiento que entraría en consonancia con el nazi-sionismo, muy interesado en la destrucción de Siria…

Al menos 18 personas murieron y otras 22 resultaron heridas por una serie de explosiones en la localidad Reyhanli, en la provincia turca de Hatay, cerca de la frontera con Siria, informó la televisión local.

“Continúa la investigación de lo ocurrido. 
 
De momento, no puedo decir nada concreto”, dijo el ministerio del Interior, Muammer Gulet.

Al mismo tiempo, Gulet precisó que de acuerdo a la información que las autoridades manejan ahora, las explosiones fueron provocadas por dos coches-bomba.

La televisión turca muestra imágenes de los fuertes daños causados por las explosiones, así como a gente que abandona la ciudad en pánico.

Las autoridades enviaron a la zona varias ambulancias y helicópteros para socorrer a los afectados.

Según datos preliminares, tres de los muertos son ciudadanos sirios.

RIA Novosti

Piedad Córdoba candidata a la presidencia de Colombia

 
Esperemos que no la asesinen como a tantos otros candidatos precedentes…
 
 ¿Se acuerdan de Gaitán? ¿de Galán? 
 
¿Se acuerdan de la Unión Patriótica?

Entendemos que un eventual asenso al poder de Piedad sería un punto de partida, uno que podría permitir una transformación estructural de una sociedad que presenta profundos déficit en el conjunto social…, derivado esencialmente del control que ejerce la Oligarquía-Burguesía sobre el estado… 
 
En sí, una oportunidad para el crecimiento de las fuerzas proletarias como opción política…

La exsenadora y pacifista colombiana Piedad Córdoba se reconoció este viernes como “hija de Chávez y de Bolívar” y anunció que aspirará a la Presidencia de Colombia en los próximos comicios.

“Quiero ser la Próxima Presidenta de Colombia, soy hija de Chávez y de Bolívar (…). Lo primero que haría sería (trabajar por ) la paz. Con un país en paz podemos garantizar los espacios con los países latinoamericanos y hermanos quienes verán en Colombia un país rentable y seguro”, dijo en medio de un acto por el día de la afrovenezolanidad en el estado Anzoátegui.

Señaló además que el ejército de EE UU busca “invadir” Latinoamérica con base en la insurgencia política y militar en Colombia.

“Estamos rodeados de paramilitares. Incluso en Venezuela desde hace 9 años cuando intentaron asesinar al Comandante Presidente Hugo Chávez”, sentenció.

Contra Injerencia

10/5/13

Gladio: La guerra secreta en Bélgica



El estudio de las redes «stay behind» en Bélgica resulta esclarecedor en cuanto a varios aspectos de la organización del Gladio a nivel internacional.

SIDA, un mito que se derrumba


Introducción

Poner en duda, hoy en día, que el virus VIH cause el Sida puede parecer de entrada disparatado e irresponsable, sobre todo si quien lo hace es un médico, incluso puede parecer complaciente con la epidemia y poco solidario con las víctimas. 
 
Pero por extraño que parezca, las dudas acerca de si un virus, llámesele VIH o como se quiera, causa el Sida, tienen mucho más fundamento de lo que se piensa, como veremos.

Lo que sucede es que nuestra fascinación ante los avances médicos y la biotecnología, sobre todo si es “made in USA”, es tan grande, que nos parece impensable que se hayan podido cometer errores grandes en el Sida y tampoco resulta fácil de creer que, de haberse cometido errores, no digamos si estos son graves, no hayamos tenido ninguna noticia de ello durante 20 años, sobre todo los médicos, que nos tenemos por personas bien informadas, por no hablar ya de los especialistas.

Y resulta que quien ahora habla de errores en el Sida es un simple médico, desconocido, que ni siquiera es especialista, con respecto a lo cual se debe decir que los méritos personales o el “currículum” de quien únicamente se limita a transmitir lo que toda una corriente de investigadores de prestigio intentan decirnos desde hace años, poco o nada deben importar, salvo que se quiera, como vulgarmente se dice, “matar al mensajero”.

Pero antes de nada, se debe dejar bien claro que el hecho de dudar, o más bien negar, que el virus VIH cause el Sida, no le quita validez a las recomendaciones sanitarias referentes al uso de jeringas estériles o las referentes al uso del preservativo, si bien en este último caso con matizaciones.

En el caso del uso de jeringas estériles por parte de los usuarios de drogas intravenosas, por razones obvias, de hecho, su uso ya era aconsejado diez años antes de que surgiera el VIH, por lo menos en algunos países.

Con respecto al uso del preservativo, mientras todo esto no se aclare y por mera tranquilidad de las personas, quizás su uso sea recomendable y desde luego, tal como están las cosas hoy, es aconsejable su uso por los mal llamados “portadores” para evitar… posibles demandas judiciales.

¿Ciencia-ficción?

Vista por encima, la teoría o hipótesis VIH-Sida es un punto de vista, al que se le supone base científica, que afirma que existe una epidemia mundial causada por un virus de origen desconocido, que produce la muerte por inmunodeficiencia en aquellas personas que infecta. 
 
Veamos algunas particularidades.

Para empezar, a este virus los defensores de este punto de vista le han atribuido toda una serie de propiedades raras o características muy especiales, entre las que están:

- una prodigiosa capacidad para “mutar” o cambiar, que sirve de excusa para explicar la imposibilidad, después de 20 años, para encontrar una vacuna.

- la capacidad, también fuera de lo común, de poder destruir las células de la inmunidad por medio de “mecanismos indirectos”, léase por medios ocultos o desconocidos. 
 
Se han publicado teorías de lo más curiosas acerca de cómo el virus destruiría los linfocitos T: que si el virus induciría el suicidio celular, que si el virus actuaría como el jefe de una banda de matones que ordenaría a sus secuaces…

- Y esa capacidad, sin precedente en la historia de la Biología, de poder estar “latente”, es decir, dormido y a la espera, por períodos de ¡hasta 50 años!, hasta que produce la enfermedad.

Con respecto a estas características, que más parecen propias de “algunos virólogos” que de un virus, el Dr. Beverly Griffin, Director del Departamento de Virología del Royal Postgraduate Medical School, de Londres, dice
 
: “Todas esas suposiciones carecen de pruebas y de claridad, invenciones como estas pueden ser utilizadas para acusar a cualquier microbio de cualquier enfermedad”.

Por si todo esto no fuera suficiente, resulta que la mayoría de las personas supuestamente infectadas por esta especie de “supervirus”, van a ser, ¡Qué casualidad! O drogadictos, o bien homosexuales, o negros, o personas de conducta sexual dudosa, lo que ya parece una capacidad demasiado sospechosa del virus para seleccionar.

Según la lista oficial establecida de enfermedades producidas por el virus, las personas infectadas van a verse aquejadas por problemas de lo más variado, que van desde enfermedades infecciosas, (bien sea por hongos, bacterias o virus), lo que tiene cierta lógica; cánceres, (como el de cuello de útero o el linfoma), cosa ya no tan lógica, pues implica que el supuesto virus produciría al mismo tiempo muerte y proliferación celular; o bien otras patologías que ya no sabemos qué pintan aquí, como el adelgazamiento extremo, la demencia, la diarrea.

Es más, este virus parece producir a cada grupo o persona un problema diferente, pues hay enfermedades que casi son exclusivas de unos grupos o personas y que no se dan en los otros, como es el caso del sarcoma de Kaposi, prácticamente exclusivo de “gays” y que no se ve en mujeres o niños, por ejemplo.

Al mismo tiempo, no deja de ser un contrasentido el hecho de que mientras que en el mundo occidental el virus afecta preponderantemente a hombres, (92% en EE UU y 86% en Europa), en África afecta por igual a hombres, mujeres y niños, lo que en epidemiología viene a ser como el día y la noche.

El Dr. Peter Duesberg, en su documentado trabajo “Sida adquirido por consumo de drogas y otros factores de riesgo no contagiosos” señala numerosas contradicciones como las que se acaban de exponer (1).

Y puestos a atribuir al virus extravagancias epidemiológicas y raras facultades, ya para colmo, también se admite que pueda volverse invisible, dado que los científicos ven normal el hecho de que, tras 20 años de presupuestos millonarios y un ejército de investigadores en la labor, todavía no se disponga de ninguna fotografía del virus al microscopio electrónico, tomada a partir de la sangre fresca de los enfermos o portadores. Todo ello en una época en la que incluso llegamos a tener evidencias directas de las partículas subatómicas.

Métodos ilícitos, abuso de autoridad, censura

Las incongruencias en el Sida no han pasado desapercibidas a una serie de investigadores que llevan años denunciándolas, el que los medios de comunicación no nos hayan informado de estos extremos no debería extrañar a nadie, una epidemia es como una situación de guerra al parecer y proporciona una buena excusa para la adopción de medidas irregulares, como la censura,… sobre todo si hay intereses económicos por medio.

Por la trascendencia y las consecuencias que tuvo, uno de los sucesos más graves fue el que esa situación de epidemia fuese anunciada o declarada, por las autoridades sanitarias americanas, en una multitudinaria rueda de prensa en Washington en abril de 1984, sin que hubiera sido publicado en ningún medio científico un solo estudio o trabajo que, de alguna manera, relacionara al virus presuntamente descubierto con la enfermedad.

Eso habría permitido a la comunidad científica verificar de algún modo la hipótesis. La rueda de prensa sustituyó a los trabajos científicos. Se inauguró así una nueva etapa en la Historia de la Ciencia, “la era de la ciencia a base de ruedas de prensa”, según expresión del especialista en análisis matemático Mark Craddock, quien en un artículo con ese mismo título y tras analizar algunos de los más destacados trabajos sobre el Sida, el último de ellos sobre la llamada “carga viral”, llega a decir: “(en el Sida), una cosa es lo que los científicos encuentran realmente, otra cosa es lo que cuentan en las ruedas de prensa y otra lo que los medios de comunicación cuentan al público, suponer que las tres son idénticas, incluso similares, es pura locura”.

El Sida quizás sea la primera epidemia de la historia creada y mantenida “desde los medios de comunicación”, donde las noticias en los medios van siempre por delante de los hallazgos científicos.

Por lo de pronto, los trabajos científicos que no se publicaron en las revistas científicas antes de la rueda de prensa, (siempre cabe la excusa de que la urgencia de la acción contra la epidemia hiciera pasar por alto ese “detalle”), nunca se publicaron. De haberlo sido, que era lo obligado y preceptivo, es seguro que la teoría del virus del Sida no hubiera durado un mes, tal es la cantidad de afirmaciones gratuitas, lagunas y contradicciones que contiene. De hecho, no son precisamente razones científicas las que explican su vigencia actual, sino otras.

Pero una vez proclamada oficialmente la causa viral mediante el “golpe de mano” de dicha rueda de prensa del 23 de abril de 1984, (el pánico y el alarmismo entre la población debido a la “nueva epidemia” -como luego veremos- ya habían sido creados años antes por el propio CDC de Atlanta, el Centro de Control de Enfermedades Infecciosas de los EE UU), fue bastante fácil neutralizar a los pocos científicos que mostraban dudas y objeciones al tiempo que pedían calma y reflexión.

Argumentos de este tipo fueron esgrimidos por altos oficiales del CDC para callar las voces discrepantes: “Cuando tu casa arde no te paras a reflexionar porqué arde, corres rápidamente a apagar el fuego”. Mejor ejemplo de alarmismo, imposible, (como que provenía de auténticos agitadores profesionales, como veremos).

Prueba del nulo respeto por la metodología científica es que si a cualquier persona se le ocurre investigar sobre el Sida y decide buscar las fuentes, es decir los trabajos científicos originales donde supuestamente se demuestra que el virus VIH causa el Sida, se encontrará con una enorme sorpresa, no existen siquiera las simples referencias científicas de tales trabajos en ningún lugar del mundo y ¿Por qué no existen esas referencias? Porque sencillamente no existen tales trabajos.

El Dr. Kary Mullis, Nóbel de Química de 1993 por la invención de la PCR, tras años de inútil búsqueda de esas referencias, se ha cansado de denunciarlo, “con la sensación –como él dice- de predicar en el desierto” (2).

Lo único que trascendió a la opinión pública fue el pleito entre Montagnier y Gallo por la paternidad del descubrimiento del virus, -supuesto- y los derechos comerciales derivados, lo que pareció confirmar el hecho de que: a) existía un virus y b) ese virus causaba el Sida. Hoy sabemos que ni siquiera la primera afirmación, es decir que existe el virus, se cumple, como veremos, lo que convierte la situación actual en algo especialmente patético.

Una circunstancia que llama la atención y que contribuye a aumentar la credibilidad de los científicos que denuncian estas graves irregularidades, (dejando de lado su reputación científica), es el hecho de que estén sufriendo una auténtica persecución por defender honestamente sus conclusiones, pérdida de las subvenciones para investigar incluido, cosa hoy en día bien rara por cierto, pues es sabido que buena parte de los investigadores “maquillan” los resultados de sus investigaciones, es decir mienten, para no perder las subvenciones.

Ese es el caso del Dr. Peter Duesberg, profesor de Biología Molecular de la Universidad de California-Berkeley, el primer científico que discrepó públicamente de la hipótesis VIH-Sida, cuyos trabajos y opiniones han sido boicoteados y censurados. Primero le amenazaron y después le privaron de su bolsa de investigación.

Mientras, los paladines del VIH, metidos hasta el cuello en el –llamémosle- “dinero del VIH”, reciben honores, reconocimientos y galardones, aunque alguno tenga que ir a las conferencias internacionales de Sida rodeado de guardaespaldas, como es el caso del Dr. Gallo, para protegerse sí, pero de las preguntas de los periodistas (3).

Los expertos oficiales del Sida llevan años huyendo del debate científico solicitado por los científicos críticos, alegando que estos “son una minoría” o que sus ideas “son peligrosas”, al tiempo que no dudan lo más mínimo en infundir miedo a la población con todo tipo de noticias catastrofistas sobre el Sida, sin la más mínima base objetiva, como es el caso de la pretendida “epidemia galopante de Sida en África”.

La censura, por muy nobles y elevadas que sean las razones que se aleguen, es un grave atentado contra todos nosotros, pues impide que conozcamos aquello que nos afecta, “sin conocimiento no hay libertad”.

Pero la censura acapara aún más nuestro interés, pues supone la incapacidad de los defensores de un determinado punto de vista, como es el caso de los defensores de la visión oficial del Sida, para defenderse con argumentos, con lo que implica de pérdida de credibilidad, (cosa que no parece importarles mucho, mientras puedan seguir disponiendo a su antojo de los medios de comunicación, incluida prensa científica). Kary Mullis lo dice así: “Llaman ciencia a lo que se publica en las revistas, pero lo que se publica en las revistas está escrito por ellos”.

La coacción, las amenazas y la censura constituyen, por otro lado, la única explicación lógica al hecho incomprensible de que se haya mantenido 25 años algo tan absurdo y pernicioso como es la visión VIH-Sida.

Una teoría costosa, inútil, perjudicial

¿Qué utilidad, qué beneficios ha aportado esta estrafalaria visión del virus del Sida? Veamos:

- No aclara ni explica las numerosas contradicciones de la supuesta epidemia.

- No ha sabido predecir, ni de manera aproximada, el curso de la epidemia, ni ha sabido realizar un pronóstico mínimamente acertado sobre las expectativas de vida de los supuestos infectados. Todas las predicciones han resultado ser escandalosamente erróneas, (afortunadamente).

- Ha sido incapaz de prevenir o de curar. ¿Dónde está la vacuna? ¿Dónde el tratamiento eficaz?

- Ha creado pánico innecesario en la población, al tiempo que marginación social y xenofobia.

- Supone costes desorbitados, imposibles de soportar por las economías de muchos países

- Supone un peligro para la salud de millones de ciudadanos, crea problemas en quien no los tiene y los agrava en quien los tiene, al tiempo que viola los derechos más elementales de las personas.

- Es algo que envenena, hasta extremos inverosímiles, las relaciones humanas más íntimas.

- Implica dar por válidas actuaciones ilícitas y nada éticas de investigadores, autoridades sanitarias –sobre todo americanas- industria farmacéutica, medios de comunicación, etc.

Todo ello a pesar de que la idea de que existe un virus que se transmite por vía sanguínea o sexual y provoca la muerte por inmunodeficiencia, sigue siendo, 20 años más tarde de ser anunciada en una multitudinaria rueda de prensa, un simple rumor – muy grande sí, pero…- sin confirmación científica de ningún tipo y a pesar de que, según el retrovirólogoPeter Duesberg, como base de una política sanitaria a nivel mundial, la teoría del virus“tiene la misma credibilidad científica que la idea de que vamos a ser invadidos por los marcianos de modo inminente”.

Las autoridades sanitarias de la mayoría de los países cometieron simplemente el error de fiarse sin más de las autoridades sanitarias americanas, actuaron de “buena fe”, es decir, se comportaron como auténticos creyentes en un terreno donde la fe, buena o mala, no cuenta, sólo las pruebas cuentan y, aunque tengan nuestra comprensión, lo cierto es que no solicitaron ni examinaron las pruebas pertinentes antes de embarcarse, y embarcarnos a todos, en este fiasco. Y no importa ya quién diga estas cosas, siempre que estas cosas se digan y, en la medida en que se conozcan, tenemos todos el deber moral de no colaborar con este fraude.

El Sida, un enfoque equivocado del resurgimiento de un problema antiguo

Entonces, ¿Cuál es el problema? Porque evidentemente la gente enferma y muere por algo.

Para responder a esta pregunta, debemos antes quitarnos las gafas de “horrible epidemia” que, tras 20 años de bombardeo informativo, todos llevamos puestas y atrevernos a ver, con los ojos del sentido común, tanto los orígenes del Sida como lo que la Medicina ya sabía desde antiguo sobre la inmunodeficiencia adquirida.

¿Existe el Sida? Por supuesto, es un hecho demostrado, al igual que es un hecho demostrado que siempre ha existido, es decir, existe y siempre ha existido la inmunodeficiencia adquirida como resultado de un conjunto de causas, documentadas por la Medicina desde muchos años antes de que se inventara la palabra Sida, en 1982.

Todo hace pensar que, en un momento dado -a principios de los 80- como resultado del incremento de algunas de estas causas que la producen, mayormente drogas, se produce en ciertos grupos de los EE UU un aumento de casos de inmunodeficiencia, (con aumento brusco de enfermedades que aunque conocidas, eran muy raras, como son la neumonía por pneumocystis carini y el sarcoma de Kaposi).

A pesar de las evidencias que apuntaban hacia un origen multifactorial, sobre todo factores tóxicos, dos circunstancias van a contribuir a que la investigación se encamine a la búsqueda, en exclusiva, de una causa infecciosa: por un lado la posición destacada e influyente en ese momento en la ciencia de los llamados “cazadores de virus”, los virólogos del INC, Instituto Nacional del Cáncer, cuyo exponente máximo es Robert Gallo, interesados lógicamente en una causa viral; por otro lado el papel jugado por el organismo sanitario encargado del control de las enfermedades infecciosas, el CDC de Atlanta, cuyos dirigentes, descaradamente interesados en una causa infecciosa actuaron, ya desde el principio, más como agitadores que como investigadores.

Con el empleo de todo tipo de métodos irregulares e ilícitos, que no tienen nada de científicos, como la manipulación informativa, la censura, las coacciones, más el correspondiente aporte de fondos billonarios, la visión del Sida infeccioso se acabará imponiendo, primero en los EE UU y después en el mundo entero.

La comunidad científica tarda tiempo en reaccionar y lo hará de forma independiente en países como Alemania, (Drs. Heinrich Kremer y Stefan Lanka), Colombia, (Dr. Roberto Giraldo), Australia, (Dra. Eleni Papadopulos-Eleopulos), EE UU, (Dr. Peter Duesberg), Suiza, (Dr. Alfred Hässig), Reino Unido, (Dr Gordon Stewart,epidemiólogo), etc. Paradójicamente, los argumentos relacionados con los aspectos más elementales, como la propia existencia del virus, serán los últimos en salir a la luz.

El científico más conocido por poner en duda la tesis oficial es el Dr. Peter Duesberg, considerado en aquel entonces por el propio Gallo como “la máxima autoridad mundial en retrovirus”, quien hace su denuncia pública contra la hipótesis viral en 1987. A Duesberg se le irán sumando otros científicos que llegan a constituir, en 1991, el “Grupo Internacional Para la Reevaluación de la Hipótesis VIH-Sida”, formado en la actualidad por más de dos mil investigadores de todo el mundo, destacando no tanto el número sino la cualificación de sus miembros.

Los integrantes de este grupo enviaron, nada más constituirse, un breve comunicado a las principales revistas científicas, en el que simplemente pedían que, dadas las dudas existentes, un grupo independiente de científicos examinara las evidencias a favor y en contra de la hipótesis del virus y se llevaran a cabo estudios epidemiológicos. A pesar de ir avalado por las firmas de 40 destacados investigadores, las principales revistas se negaron a publicarlo.

Durante años las ideas predominantes en el Grupo fueron las tesis de Peter Duesberg, apoyadas por numerosos datos, que plantean que el VIH, un supuesto retrovirus, no reúne las condiciones como para ser considerado la causa del Sida, siendo un pasajero oportunista más.

A mediados de los 90, a medida que empiezan a ser conocidos los trabajos de la biofísica australiana Eleni Papadopulos-Eleopulos, (alguno publicado ya en 1988), referentes al aislamiento del virus (4), sus argumentos comienzan a imponerse, siendo hoy en día los que gozan de mayor aceptación en el Grupo.

La tesis de Papadopulos se resume así: al contrario que todos los virus conocidos que causan enfermedades, el VIH nunca fue hallado, como partícula estable independiente, en la sangre fresca o tejidos sin cultivar de ningún ser humano, con o sin Sida. Por lo tanto, no podemos afirmar su existencia.

En lo que se refiere ya a las causas del Sida, el acuerdo dentro del Grupo es casi total, sus causas son predominantemente tóxicas y nutricionales, lo que coincide con lo que la Medicina ya sabía desde antiguo.

En resumen, nada nuevo, en la lista de enfermedades incluidas en la definición oficial del Sida, por otro lado, no existe ningún problema que sea nuevo, lo único nuevo aquí es la idea, nunca demostrada, de que un virus nuevo causa todos esos viejos y conocidos problemas, lo cual sí es por cierto bastante novedoso.

La inmunodeficiencia adquirida (IA) o Sida, sus causas

La IA es el debilitamiento de la capacidad de nuestro organismo para combatir las infecciones, por causas que nos van a influir después de nacer, (caso contrario la llamaríamos inmunodeficiencia congénita).

La inmunodeficiencia se va a poner de manifiesto por la presencia de infecciones.

¿Es nuevo esto? Definitivamente no, salvo que los médicos se hayan vuelto amnésicos de repente y se hayan olvidado de lo que figura en sus propios libros. La IA, al igual que la debida a causas congénitas, es algo conocido y documentado, junto con sus causas, mucho antes de que se creara el término Sida en 1982.

Pero a pesar de ser sus causas algo documentado, lo cierto es que, antes del VIH, por parte de los médicos no se les concedían demasiada importancia, pronto veremos porqué. Y después del VIH casi dejan de existir.

¿Qué causas producen IA? Hay registradas muchas causas que la provocan, pero antes de referirnos a ellas, debemos recordar algo que es de sentido común y es que una buena defensa frente a las infecciones requiere el buen estado o funcionamiento no sólo del sistema inmune, constituido básicamente por los glóbulos blancos o leucocitos, sino que precisa también del buen estado del resto de órganos y funciones.

Está comprobado que todo aquello que debilite de modo importante al organismo en general o a cualquier órgano vital en particular, va a dar como resultado una disminución de nuestra capacidad para combatir las infecciones, que será más acentuada si existe algún tipo de déficit o daño en nuestro sistema inmunológico.

Así, los médicos han visto desde antiguo que la presencia de infecciones, que es el modo de manifestarse la inmunodeficiencia, es algo frecuente en una serie de enfermedades, p. e., en personas con diabetes, con importante anemia, cirrosis hepática, otros problemas crónicos de hígado o de riñón, en problemas tiroideos, etc., así como en situaciones de estrés, agotamiento físico, etc., algo –esto último- que confirma la experiencia de cada uno.

Dentro de las numerosas causas que originan una mayor facilidad para las infecciones, vamos a fijarnos en las más importantes o aquellas que, por su coincidencia en el Sida, tienen más interés.

La desnutrición

La principal de estas causas, que es con mucho la principal causa de inmunodeficiencia a nivel mundial, la que más muertes por inmunodeficiencia causa en individuos de todas las edades actualmente en el mundo, es la desnutrición, (el hambre) o su variante, la malnutrición.

Esta causa de inmunodeficiencia figura desde antiguo en los textos médicos, siendo incomprensible lo rápidamente que nos hemos olvidado de ella, ¿Será porque la correcta nutrición -algo que se debería enseñar a la gente- brilla por su ausencia en las facultades de Medicina? “la desnutrición y la infección van invariablemente juntas

y cada una agrava a la otra” (5). Problemas como la neumonía por “pneumocystis carini”, típica enfermedad que todo el mundo asocia al VIH, han sido vistos desde antiguo en situaciones de grave desnutrición, por ejemplo, la padecieron los niños del “gueto” de Varsovia en la Segunda Guerra Mundial.

Las personas que consumen habitualmente drogas como heroína, cocaína, crack y anfetaminas, incluso los alcohólicos, sufren a menudo de importante desnutrición.

Drogas y medicamentos

Otra fuente importante de IA son drogas y medicamentos. Está muy documentado desde antiguo el papel inmunodepresor de heroína, cocaína, crack, anfetaminas y alcohol, así como el de muchos medicamentos.

Heroína

Veamos estos síntomas: “adelgazamiento, sudores nocturnos, propensión a infecciones bucales, propensión a tuberculosis, endocarditis”,… ¿Recuerdan a algo? Pues bien, estos síntomas, tomados de una publicación médica de 1909, se refieren a los efectos del consumo crónico de opiáceos.

Estudios más actuales en heroinómanos “seronegativos”, citados por Duesberg, muestran que sus niveles de glóbulos blancos, incluidos los linfocitos T4 ó CD4, popularmente las “defensas”, suelen estar más bajos de lo normal, al igual que sucede en los heroinómanos “seropositivos”, lo que demuestra que la heroína causa Sida por sí misma.

Además, la inyección de heroína a menudo no es estéril, lo que implica infecciones de todo tipo como hepatitis, septicemia o infección de la sangre, flebitis, cándidas, etc. A ello se suma el papel jugado por un sinnúmero de sustancias extrañas con las que se rebaja o “corta” la pureza de la heroína.

Hechos similares se observan en consumidores de cocaína y derivados como el “crack”, problemas como fiebre, adelgazamiento y propensión a problemas pulmonares, (bronquitis, neumonía, tuberculosis), se ven a menudo en consumidores de estas sustancias.

Anfetaminas y derivados como la metanfetamina, (“cristal”, “speed”), afectan a la nutrición y causan agotamiento físico.

En cuanto al consumo abusivo de alcohol, se debe saber que es conocido desde antiguo que los alcohólicos tienen desnutrición crónica, presentan con frecuencia infecciones y a menudo presentan “leucopenias”, es decir, disminución de todos los tipos de glóbulos blancos, incluidos los T4 ó CD4, es decir, Sida.

En el apartado de los tóxicos es obligado incluir a los niños nacidos de madres adictas a la heroína, cocaína, crack o de madres alcohólicas. ¿Qué tiene de extraño que estos bebés desarrollen deficiencias inmunes, entre otros problemas, si en el seno de la madre están expuestos a estos tóxicos que la provocan?

Una mención aparte merecen los “poppers”, nitritos inhalábles, profusamente usados como afrodisíacos por una minoría de “gays” americanos, (asiduos de las “bath houses”, tan en boga en los años 70-80). Inhalados antes de las relaciones, producen relajación de la musculatura anal, facilitando las relaciones anales y prolongando el orgasmo.

Los nitritos son agentes oxidantes muy potentes y reaccionan con muchas moléculas del organismo, incluso el agua, de ahí que sean de las sustancias más conocidas como agentes cancerígenos, además de ser inmunodepresores. Están íntimamente unidos al sarcoma de Kaposi y al nacimiento del Sida (ver nota 8).

En cuanto al papel de los medicamentos en la inmunodeficiencia, muchos son los fármacos que pueden originarla de una forma u otra, pero vamos a fijarnos solamente en algunos, como son los fármacos de quimioterapia del cáncer, el uso prolongado de cortisona y el uso prolongado o intensivo de antibióticos.

Los fármacos de quimioterapia del cáncer producen, entre otros efectos tóxicos, una disminución en la producción de células sanguíneas por la médula ósea, es decir, de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos, estos, (recordémoslo), son las células de la inmunidad, por lo que se puede decir con toda propiedad que causan Sida por sí mismos. Se usan en los enfermos de cáncer por períodos cortos precisamente debido a su alta toxicidad. ¿Qué pasaría si se usaran por tiempo indefinido? ¿Qué se supone pasaría si se usaran en embarazadas?

El AZT o Zidovudina, (el tristemente conocido Retrovir), es un fármaco que se investigó a mediados de los años 60 para ver su posible utilidad en el cáncer y se desechó inmediatamente porque era demasiado tóxico. Pues bien, 20 años más tarde era aprobado, incomprensiblemente, para ser usado en los enfermos de Sida, es decir, lo que no servía ni para ser usado siquiera por períodos cortos en los enfermos de cáncer, debido a su alta toxicidad, ¡Se aprueba 20 años más tarde para su uso indefinido en los enfermos de Sida, embarazadas incluidas!

Se puede afirmar que, tras años de uso y a las dosis que se recetaban a los “seropositivos” cuando se empleaba en “monoterapia”, (AZT sólo), prácticamente no ha dejado supervivientes. ¿Y las consecuencias de su uso en embarazadas? Mejor ya ni imaginárnoslas. Aunque estuviera demostrado que el virus VIH es la causa del Sida,

¿Hay alguna justificación para el empleo en cualquier ser humano de algo tan sumamente tóxico como lo es el AZT?

Estudios hechos en supervivientes de Sida de larga duración, es decir personas que sobrevivían 5 años o más tras el diagnóstico de Sida, publicados a principios de los 90, confirmaron que la práctica totalidad de ellos no usaba fármacos antivirales, al tiempo que habían modificado sustancialmente su “estilo de vida” en lo que se refiere sobre todo al abandono de drogas y mejora en los hábitos nutricionales (6) .

La mayoría de los fármacos que se emplean en la actualidad para tratar el Sida, formando parte de llamado “cóctel” antivírico, son fármacos -AZT incluido- de la misma familia química del AZT, (análogos nucleósidos), si bien es cierto que a dosis sensiblemente menores, lo que no elimina su letalidad a medio-largo plazo (7) .

Fármacos de quimioterapia de cáncer son usados hoy en día por la Medicina, para tratar problemas distintos del cáncer, Sida o el rechazo en los transplantes, empleándose de modo habitual en otras enfermedades, como las llamadas “autoinmunes”, (artritis reumatoide, esclerosis múltiple, lupus, etc.).

Los tratamientos prolongados con cortisona son conocidos también por provocar una disminución de la inmunidad y aumento de infecciones oportunistas, incluida la neumonía por p. carini.

El uso prolongado o intensivo de antibióticos también es conocido por aumentar la incidencia de infecciones oportunistas. Los antibióticos son drogas pensadas para uso a corto plazo, nunca se usaron por tiempo indefinido para prevenir infecciones, práctica habitual en el Sida, sino para tratarlas cuando las hay.

Las mismas infecciones, cuando son repetidas o graves, en especial las víricas, debilitan también la inmunidad.

Las transfusiones de sangre o derivados sanguíneos también figuran asociadas desde antiguo a la IA. Es un hecho documentado que las personas que reciben transfusiones desarrollan con frecuencia neumonías. En cuanto a los hemofílicos, que reciben a menudo transfusiones de determinados derivados sanguíneos, es sabido desde siempre que presentan un mayor índice de infecciones que el resto de la población así como unas expectativas de vida más cortas.

Factores físicos como las radiaciones ionizantes: neumonías por “pneumocystis carini”y “sarcomas de Kaposi”, las dos enfermedades más típicas del Sida, ya habían sido observadas hace muchos años en personas que recibían radioterapia contra el cáncer.

Se mencionan finalmente los factores psicológicos, ya que también es sabido que emociones sostenidas como la ansiedad, el miedo, la depresión y el estrés pueden influir poderosamente en nuestra salud y causar síntomas idénticos al Sida, quizás una de las razones de ello sea el aumento de cortisol, (hormona similar en sus efectos a la cortisona), que se produce en nuestro organismo en estas situaciones.

Pensemos, sin ir más lejos, en el efecto devastador que puede tener para la vida de una persona el simple hecho de que el doctor le diga a uno, “Verá, es usted seropositvo”, (y lo que después sigue, tratamientos oficiales incluidos).

La razón de que los médicos apenas concedieran demasiada importancia a estas causas tiene sencilla respuesta si tenemos en cuenta que la primera causa indiscutible de IA, es decir, de Sida, es la desnutrición y en cuanto a las restantes, como se puede observar, muchas de ellas son casualmente tratamientos médicos.

En resumen, a la vista de todas estas causas que se han mencionado, podemos afirmar:

1 – Que estas causas, solas o combinadas, bastan por sí mismas para causar inmunodeficiencia, en muchos casos grave, es decir, causan Sida por sí mismas.

2 – Que si ahora descubriéramos una nueva causa que provoca IA, por ejemplo un virus, no por ello deberíamos olvidarnos de ellas, como ha sucedido desde que entró en escena el VIH, pues estas causas siempre serían factores agravantes que es preciso corregir.

3 – Que en todas las personas que tienen inmunodeficiencia grave, es decir Sida, es prácticamente imposible no encontrar alguna de estas causas -tratamientos oficiales del Sida incluidos- solas o combinadas.

¿Tiene cura el Sida, la IA?

En contra de la idea de que la IA o Sida es un problema originado por una única causa, un virus, que no tiene cura y que es algo que se contagia, los hechos y la experiencia demuestran que la IA, es decir el Sida, obedece a múltiples causas, corrigiendo las cuales se corrige el problema y, mientras no se demuestre lo contrario, no se transmite de unas personas a otras, o sea, no es contagioso, al igual que no lo es el cáncer ni la cirrosis etílica.

¿Cómo sabemos si una persona tiene IA, es decir, Sida?

Se manifiesta por el grado o frecuencia de las infecciones, si bien la existencia de estas no implica, en la mayoría de los casos, una merma en el sistema inmunológico como tal. Una forma sencilla de comprobar esto último, que no precisa de analíticas especiales, es la cifra total de glóbulos blancos, que figura en una simple analítica general. Los linfocitos T4 ó CD4, popularmente llamados “las defensas”, son tan sólo una pequeña fracción dentro de las células del sistema inmunológico y este tan sólo es una parte, aunque importante, de nuestras defensas.

Consecuentemente, lo de T4=defensas, como si fuera el depósito de la gasolina, suena un poco a estupidez, ya que sin negar el valor de los T4, está comprobado que su nivel muy bajo sólo tiene valor cuando coincide con una cifra alarmantemente baja del resto de los leucocitos. En todo caso conocemos muy poco aún sobre su papel como para atribuirle ese valor tan determinante como se hace hoy en día en el Sida.

¿Dónde y cómo nace el Sida?

Si entendemos el Sida como lo que es, es decir, como inmunodeficiencia adquirida, debemos saber que el Sida es casi tan antiguo como el hombre o, por lo menos, su principal causa, la desnutrición o el hambre, lo es. Lo que ocurre es que como nosotros no la padecemos, a veces nos olvidamos que existe.

Pero si entendemos el Sida como IA provocada por un virus eso es pura y simplemente un rumor” –muy sospechoso- que nace a principio de los 80 en los EE UU, siendo imposible que pudiera nacer en ningún otro lugar, puesto que como veremos sólo allí se daban las especiales circunstancias que hicieron posible disparate tal.

No hay más que hacer memoria y recordar la década los 70 en los EE UU, es la época de los “hippies”, de las protestas contra la guerra de Vietnam, de la lucha por los derechos civiles de la minoría negra, de la llamada revolución sexual, el “haz el amor y no la guerra”, es también cuando irrumpe con fuerza el movimiento “gay”. En cierto modo esa época puede resumirse con la frase tópica “sexo, droga y rock and roll”.

Las estadísticas sanitarias de los EE UU reflejan muy bien que en esa década tiene lugar un aumento epidémico en el consumo de drogas y un incremento espectacular en las enfermedades de transmisión sexual, (e incremento, lógicamente de consumo de antibióticos), tanto en la población heterosexual como homosexual (8) .

¿Qué tiene de extraño que tras esa década aparezcan muchos casos de inmunodeficiencia, algunos muy graves, con la aparición de problemas que aunque no eran nuevos eran muy poco frecuentes? 
 
Este es el caso de la neumonía por “pneumocystis carini”, conocida desde 1911, y del “sarcoma de Kaposi” una especie de tumor de piel, conocido por los médicos desde 1872. 
 
Pero vayamos a los primeros casos documentados de la historia del Sida.

A fines de 1980, el inmunólogo Michael Gottlieb ve, en la Clínica Universitaria de Los Angeles, 5 casos de neumonía por “p. carini” en 5 jóvenes “gays”. 
 
En el primer informe oficial del CDC consta que “los 5 tenían un grave historial de enfermedades sexualmente transmisibles y los 5 inhalaban sustancias tóxicas” (es decir, “poppers”).

A principios de 1981 se detectan, también en “gays”, “sarcomas de Kaposi” , a pesar de que también había una clara relación entre el uso de “poppers” y este sarcoma – las correlaciones eran de hasta el 100% en los estudios iniciales del propio CDC- este, ya desde el primer momento, empieza a sugerir una causa infecciosa común (9) .

A finales de 1981 los astutos epidemiólogos del CDC realizan una gran encuesta epidemiológica, el famoso “Protocolo 577”, para determinar según ellos las causas de aquellas patologías.
 
Las conclusiones de este estudio, una auténtica majadería, fueron que lo único relevante en los enfermos de Sida era el “elevado número de relaciones sexuales que tenían”, por lo que la causa “tenía que ser forzosamente infecciosa” (10).

Para nada se hablaba del altísimo índice de enfermedades sexualmente transmisibles que tenían, que le es inseparable –de aquella no usaban condón- ni del elevado consumo de antibióticos para tratarlas, (antibióticos como las tetraciclinas eran consumidos por los “gays” en las “bath houses” incluso como preventivos).
 
 ¿Y qué hay del importantísimo consumo de “poppers”? Como que podían haberse ahorrado perfectamente la encuesta.

Es obligado aquí hacer un inciso para recordar que a estas alturas los agentes del CDC eran ya consumados expertos en intentar hacer pasar por epidemia infecciosa a todo cuanto problema echaban el guante, sin importar lo poco o nada infeccioso que este fuera, así habían hecho en los 60 con ciertos núcleos de leucemias y años más tarde con la enfermedad de Lyme. 
 
Que eran unos expertos en crear alarmismo y en manipular la información quedó demostrado con ocasión de la famosa “gripe porcina” en 1976, unos años antes del Sida.
 
 El CDC había alertado de que se avecinaba una gran epidemia de gripe, transmitida del cerdo al hombre, por lo que los americanos debían vacunarse.
 
 Ese mismo año estalló en Filadelfia un brote de neumonía que mató a 29 veteranos de la Legión Americana y el CDC anunció que la gripe porcina ya había estallado. 
 
Cuando se comprobó que la causa de las muertes de los legionarios era una vulgar bacteria, la legionella pneumofila, ya habían sido vacunados contra la gripe porcina 50 millones de americanos. 
 
La gripe nunca se presentó y cientos de personas quedaron paralizadas por las vacunas. El estado fue condenado a pagar más de 100 millones de dólares a las víctimas y el director del CDC fue despedido.

Volviendo al Sida, como consecuencia de la irresponsable labor de agitación del CDC, al sugerir una causa infecciosa sin tener prueba alguna, (aún faltaban más de dos años para que el científico Robert Gallo afirme en su famosa rueda de prensa haber descubierto el “virus del Sida”), el pánico empezó a cundir y en los hospitales, donde estos problemas ya eran conocidos como “la cólera de Dios”, (el castigo divino de los viciosos), nadie osaba acercarse y la comida se amontonaba a la entrada de las habitaciones de los enfermos, por miedo al “contagio”.

Llegó un momento en que los hospitales se negaron a aceptar a estos enfermos y hasta el obispo de Nueva York tuvo que intervenir para decir:
 
 “Aunque el pecado es condenable, no debemos abandonar al pecador”.

El CDC va a ir amasando estos problemas que aparecen en “gays” con otros problemas dispares, como los que aparecen en heroinómanos, o los de los hemofílicos o los que tenían las personas que recibían transfusiones, (incluso en los primeros momentos se metió dentro del saco del Sida a los haitianos), dando a todo este conglomerado de problemas la apariencia de una única epidemia infecciosa, causada por un único agente, “probablemente un virus”.

¿Qué tiene que ver Robert Gallo con todo esto?

Robert Gallo, investigador fracasado de los inexistentes virus del cáncer, con historial de “trepa” y corrupto, era un alto cargo en el Instituto Nacional del Cáncer, era un virólogo de los muchos que había en aquella época en ese importante centro.
 
 Durante muchos años la investigación del cáncer estuvo controlada por ellos, lo que explica su fracaso, pues no se investigó otra cosa que no fuera el papel de los virus en el cáncer.
 
 Al ser abandonada por fin esa inútil investigación de los virus en el cáncer, dejándonos como recuerdo la curiosa teoría de los “virus lentos”, Gallo siguió, empeñado en la búsqueda de virus donde fuera, viendo finalmente su oportunidad de oro con el Sida.

Por aquel entonces, hacia 1983, Lluc Montagnier, otro virólogo pero del Instituto Pasteur de París, cree haber descubierto un retrovirus en glóbulos blancos procedentes de nódulos linfáticos de un enfermo y lo publica en una revista. 
 
El CDC declara inmediatamente que ese virus “probablemente sea la causa del Sida”.

Robert Gallo entonces, viendo que se le esfuma el negocio, actúa rápido. 
 
Le pide unas muestras de su “virus” a Montagnier que este le envía, convence a la ministra de salud americana y convocan la rueda de prensa donde anuncian al mundo que el virus del Sida ha sido descubierto, (por Gallo naturalmente). 
 
Pero ojo, no sin antes registrar, cosa de horas antes, la patente americana de un supuesto test de detección del virus.

Al mes siguiente Gallo publicó en la revista “Science” unas fotos de su “virus”, que no era otro que el supuesto virus de Montagnier, con lo que el pleito entre ambos estaba servido. 
 
El mito del VIH había nacido y el CDC va a ser quien marque las pautas y directrices a seguir, a nivel mundial, en todo lo referente a la “pandemia del Sida”.

¿Existe el virus?

La única forma que tiene la ciencia de demostrar su existencia, es el aislamiento y el aislamiento quiere decir, ni más ni menos, la identificación del virus en sangre fresca o tejidos sin cultivar de enfermos o portadores.

Pues bien, esto no se ha producido hasta la fecha, es decir, no se ha visto jamás un VIH en la sangre fresca de ningún ser humano, de hecho, como llegó a admitir el Dr. David Hoen la Conferencia Internacional de Sida de Ginebra de 1998, ante las preguntas del periodista Huw Christie, y como antes se dijo, todavía hoy no disponemos de ninguna fotografía del virus al microscopio electrónico, pero tomada del único sitio que vale, que es la sangre fresca o tejidos sin cultivar de los enfermos o llamados portadores.
 
 Este simple hecho, comprensible por todo el mundo, echa por tierra sin remedio toda la teoría del VIH al completo.

Otra forma de decirlo es que las condiciones establecidas por la ciencia para el aislamiento de virus, incluidas las condiciones, más restringidas, para el aislamiento de retrovirus, no se cumplen, argumentos defendidos tanto por virólogos como el Dr. Stefan Lanka,retrovirólogos como el Dr. Fidias León Sarmiento, especialistas en microscopio electrónico como el Dr. Etien De Harven, o biofísicos como la Dra Papadopulos.

Por otro lado, el considerado como el “descubridor del virus”, el propio Lluc Montagnier, admitió en julio de 1997, en una entrevista para la televisión realizada por Djamel Tahi(11), en el Instituto Pasteur de París, que no había purificado el virus o, lo que es lo mismo, que no lo había aislado.
 
 El aislamiento de un virus implica su purificación de material extraño, de otro modo, ¿Cómo íbamos a poder asegurar que tales o cuales proteínas, material genético, etc., son del virus?

El “santo” de Lluc Montagnier, a quien el sinvergüenza de Robert Gallo robó el supuesto retrovirus, (el “robo del diamante falso”, según Duesberg), resultó ser otro sinvergüenza que no hizo bien su trabajo y presentó como un nuevo retrovirus algo que no lo era y que no cumplía ni las condiciones establecidas para el aislamiento de virus, ni las condiciones para el aislamiento de retrovirus, establecidas estas últimas en 1972 precisamente en el Instituto Pasteur de París, el mismo centro donde Montagnier trabajaba.

Y quienes crean que, frente a unos pocos que defienden que el virus no existe, está la “gran mayoría de los científicos” que dicen que sí existe, ignoran lo sucedido hace años en el famoso juicio “por la sangre contaminada” de Göttingen, Alemania (1995-97). 
 
En este juicio se pidió al tribunal que encontrara un solo científico, de los miles que acuden a los Congresos del Sida, que fuera capaz de comparecer para aportar pruebas y declarar, bajo juramento, que el VIH existía y causaba el Sida.
 
 ¡Nadie compareció! (12). La prensa, por supuesto, no dijo “ni pío”.

Así que el actual consenso mundial de los científicos acerca de que un virus, el VIH, es la causa del Sida, no es el producto de la existencia de pruebas sólidas que así lo demuestren, sino el resultado de la desinformación, la censura y el miedo a perder sus trabajos o subvenciones, que es bien distinto.
 
 Podrán decirnos que sí, que “el virus existe”, que “está aislado”, que los científicos “trabajan con él a diario”, que “conocen sus proteínas”, etc., etc., pero nosotros, que somos ignorantes, sólo sabemos que en un momento determinado el dinero hace maravillas y nos parece ya mucho pedirnos el que creamos, a la vista de todo este panorama que nadie, en su sano juicio, puede tomar en serio.

¿De dónde proceden entonces esas fotografías del “virus” que nos muestran?

Si eso no es un virus, ¿Qué es entonces? Según estos científicos críticos “excomulgados de la Ciencia”, que por todo lo que llevamos visto nos merecen bastante más credibilidad, las partículas que nos muestran las fotos no proceden de la sangre fresca de los enfermos -el único sitio válido- sino que son el resultado de un sofisticado proceso de laboratorio, que consiste más o menos en lo siguiente:

- Se toman glóbulos blancos de nódulos linfáticos de un “portador” y se cultivan en laboratorio.

- A esos cultivos se les añade, o bien células leucémicas, (que es el método empleado por Gallo), o bien células de cordón umbilical, (método empleado por Montagnier).

- A este conglomerado de células se lo estimula debidamente con sustancias de tipo oxidante.

Es entonces ¡Oh maravilla! que se van a producir los “virus VIH”: una conjunto de partículas inestables, (al contrario que los virus, los cuales son siempre partículas estables, un virus tiene que serlo para poder salir de la célula, incluso del propio organismo, para infectar otra célula) y heterogéneas, de distinto tamaño y forma, (otra característica de los virus, que aquí no se cumple, es que las especies víricas son siempre homogéneas).

Parece ser que si en vez de un “portador”, es un “no portador”, el resultado es el mismo, es decir se producen también esos “virus VIH”, (después de todo, el llamado “test de VIH” o “test del Sida”, que es lo que decide si se es o no portador, como ya debemos suponer, es algo que carece de la más mínima validez científica).

Y esto es en resumen lo que nos venden por VIH, una sopa de partículas diversas, producidas por células anormales en circunstancias anormales y, según todo parece indicar, inofensivas, (se producen por millones y los glóbulos blancos de los cultivos siguen tan campantes), el hecho de que no tengan estabilidad, (para ser fotografiadas al microscopio electrónico requieren cortes ultrafinos y fijación química, al contrario que los virus, que se pueden ver directamente), confirma su exclusivo uso celular, (una vez cumplida su función, se destruyen) .

Y, se debe repetir, estas partículas que se ven en laboratorio, nunca se han visto en ningún ser humano.

¿Qué pasa con el test de VIH?

Este test pretende detectar por métodos indirectos el virus en las personas, o sea, un test que pretende detectar en las personas algo que, como hemos visto antes, jamás hemos observado en ningún ser humano. Es como si pretendiéramos detectar con un test al “virus del cancer” o al “virus de la locura” o … al mismo demonio.

No podemos detectar, con ningún tipo de test, algo que jamás se ha visto en ningún ser humano, pues la única forma que existe de validar el test, es decir de comprobar que es fiable, (y no digamos ya si es un test indirecto cual es el caso de todos los tests relacionados con el VIH), es con la propia detección del virus en la sangre fresca.
 
 Por lo que podemos asegurar que todos los tipos de test que se emplean para la detección del VIH, sean de antígenos, anticuerpos o de “carga viral”, carecen de validez científica, por lo que su uso no está justificado.

Así que sabemos qué es lo que no detecta el test de VIH, que es precisamente el VIH, luego está mal llamarlo así, salvo que VIH signifique “Virus de la Imaginación Humana”, como bien dice el Dr. Fidias León Sarmiento.

Sabemos lo que no detecta y sabemos algo sobre lo que detecta, de entrada sabemos que detecta anticuerpos y algo más, puesto que existen más de 60 causas documentadas que tienden a dar positivos con los tests, mal llamados de VIH. Cuando se echa un vistazo por encima a esas causas: exposición a infecciones, (tuberculosis, malaria, hepatitis, herpes, gripe); vacunaciones, (gripe, tétanos), problemas autoinmunes, (artritis reumatoide, lupus, etc.), problemas crónicos de hígado, de riñón, aumentos de bilirrubina, de colesterol, etc. (14), salta a la vista algo evidente y es que en general se dan aumentos de anticuerpos de todo tipo o de muchos tipos. 
 
Pero aún hay más.

Habitualmente, para hacer el test de VIH a las personas, se procede a diluir mucho su suero sanguíneo y se pone en contacto con las proteínas del test. Ahora bien, se ha observado que cuando se utiliza el suero sin diluir, el 100% de las personas damos positivo en este test .
 
 ¿Qué significado tiene esto? Veamos.

Si el test da positivo en todo el mundo en esa circunstancia, eso significa que detecta algo que todos tenemos que, por lógica, no pueden ser anticuerpos contra el VIH, por lo que teniendo en cuenta la relación de causas anterior, debemos concluir que el “test de VIH” detecta anticuerpos de muchos tipos que todo el mundo tiene.

Ahora bien, si después de diluir el suero, sólo unas pocas personas dan positivo, ¿Qué debemos suponer? Sencillamente que esas personas, a las cuales el test da positivo, tienen lo mismo que tiene todo el mundo, es decir anticuerpos de todo tipo o de muchos tipos, pero en mayor cantidad.

Por otra parte, ¿Qué es lo que tienen en común todos los llamados “grupos de riesgo” o con “prácticas de riesgo” del Sida?
 
 ¿Qué es lo que tienen en común drogadictos intravenosos, receptores de transfusiones, hemofílicos, relaciones anales -sobre todo sexo anal receptivo- bebés de madres toxicómanas, etc.? 
 
Acaso estas situaciones, como consecuencia de estímulos tóxicos, infecciosos, incorporación de proteínas extrañas a la sangre, etc. ¿No es lógico que conlleven aumentos de anticuerpos en sangre? ¿Tiene algo de extraño entonces que el test de VIH tienda a dar más resultados positivos en estas personas de “grupos o prácticas de riesgo” del Sida?

En definitiva, el mal llamado test de VIH, o prueba del Sida, es un simple indicador de estrés inmune, algo que indica, cuando da positivo en las personas, que sus sistemas inmunes han sida estimulados o estresados por circunstancias de muy diversa índole, lo que origina aumentos en los niveles de anticuerpos, algo que ocurre con frecuencia y de modo normal a lo largo de la vida de las personas, por ejemplo tras vacunaciones, tras gripes, con la misma edad, etc. y en otras situaciones, (problemas crónicos de hígado, de riñón, problemas autoinmunes, etc.).
 
 Cabiendo esperar un mayor aumento en los niveles de anticuerpos tras una estimulación inmune más intensa (“grupos o prácticas de riesgo”). Que algunas de estas personas tengan además inmunodeficiencia no implica que vayan a tenerla necesariamente por el hecho de tener mayores niveles de anticuerpos, que causan los resultados positivos del test.

Si ahora tomáramos a 100 monjas de clausura mayores de 75 años y les hiciéramos el test de VIH, es muy probable que quedáramos bastante sorprendidos de la cantidad de resultados positivos y esta circunstancia no implicaría precisamente que hubieran incumplido su voto de castidad.
 
 El test de VIH, dada su nula validez científica y su enorme toxicidad psicológica para las personas, debe ser abolido cuanto antes. Como una medida precautoria, en tanto que un resultado positivo del test puede correlacionar con un estrés tóxico, infeccioso o con ciertos disturbios inmunológicos, podría rechazarse para las transfusiones la sangre positiva al test, pero no usar este test como diagnóstico de infección por VIH, como en su día señaló el biólogo molecular Harvey Byaly.

Otras aspectos, como la falacia de la “carga viral” o supuesta cantidad de virus que tienen las personas, el mito del Sida en Africa, o que aquellos a quienes se ha etiquetado de “seropositivos” se morirán de Sida si no toman los fármacos antivirales, etc. son algunas facetas más del mismo fiasco, cuya finalidad, nos tememos, es infundir miedo, (con seguridad el peor virus y el más contagioso), muy útil para que las personas consuman unos fármacos tóxicos que de otro modo no tomarían, muy conveniente para alimentar un negocio inmoral.

Manuel Garrido Sotelo

Médico, miembro del “Grupo Internacional Para la Reevaluación de la Hipótesis VIH-Sida

Miembro fundador de la Red Internacional de Orientación y Apoyo Mutuo Superando el Sida

http://www.superandoelsida.ning.com

e-mail: superandoelsida@gmail.com


NOTAS

(1) “Sida adquirido por consumo de drogas y otros factores de riesgo no contagiosos”, Peter Duesberg, rev. “Farmacology and Therapeutics, vol 55, 1992, pp 201-277. Según el biólogo molecular Harvey Byaly, ex director de la revista “Biotechnology”, el trabajo citado es la mejor refutación que se ha hecho hasta la fecha de la Hipótesis VIH-Sida. Disponible en castellano en la Asociación SAS.

(2) Prólogo de Kary Mullis al libro “Inventing the AIDS virus”, de Peter Duesberg, Regnery Publishing Inc, Washington 1996, disponible en la Biblioteca Central de la Universidad de Santiago de Compostela.

(3) “En la conferencia Internacional de Sida de Berlín, Gallo estaba muy tenso, iba a todas las partes acompañado de tres guardaespaldas y perdió los estribos un par de veces”… (John Lauritsen, Zenger´s Newsmagazine, 1998).

(4) “El aislamiento del VIH: ¿Se ha llevado a cabo realmente?”, Eleni Papadopulos-Eleopulos, Departamento de Física Médica del Royal Perth Hospital, (Universidad de Australia Occidental) y David Causer, Físico Decano del mismo departamento, rev. “Continuum”, Londres 1996, 4(3), suplemento 1-24. Disponible en inglés en la Asociación SAS.

(5) “Sida y agentes estresantes”, p. 33, Dr. Roberto Giraldo, Edit. Universidad de Antioquia, Colombia. Disponible en castellano As. SAS-seres Positivos.

(6) “Surviving AIDS”, Michael Callen, Harper Collins, N. York 1990.

(7) Ver las declaraciones sobre el llamado “cóctel antiviral” del Dr. Anthony Fauci, Director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los EE UU, recogidas en el diario “El país”del 6-2-2001.

(8) En 1974, 5,4 millones de americanos consumieron cocaína en algún momento de su vida y en 1985 esa cifra era de 22,2 millones, por otra parte, el uso de nitritos inhalábles o “poppers” comenzó en los años 60 y alcanzó proporciones epidémicas a mediados de los 70, unos años antes de que apareciera el Sida, (Duesberg, opus cit.).
 
 De 1971 a 1976, el nº de casos de blenorragia pasó de 624.371 a 1.011.014, (sólo los casos declarados) y de 1960 a 1980 los casos de sífilis aumentaron en un 300%. Sólo los gastos anuales, en los asilos y clínicas dedicados a tratar las complicaciones neurológicas de la sífilis, superaban los 50 millones de dólares (Dominique Lapierre, “Más grandes que el amor”, p. 56).

(9) De hecho el Sida fue bautizado inicialmente por el CDC con el nombre de G R I D, (Inmunodeficiencia Relacionada con Gays).

(10) Sacar como conclusión, a partir del elevado nº de relaciones sexuales, que algo es transmisible o contagioso, es lo mismo que atribuir los problemas de salud que tienen los deportistas que se dopan al ejercicio físico. El único requisito, imprescindible para poder hablar de problema transmisible o contagioso, es que hallemos en los enfermos un agente infeccioso común que cumpla ciertas condiciones.

(11) En esta entrevista, Montagnier dice textualmente:”¡Le repito, (al VIH) no lo hemos purificado!”. Rev. “Continuum”/ 1997/8, 5:30-34.

(12) El tribunal dictó sentencia absolutoria el 24-feb-97, tras serle imposible encontrar un solo científico que compareciera.

(13) Gallo patentó en 1984 un sistema para producir sus “virus VIH”, con fines de investigación o para los “tests del Sida”, mediante el cual millones de esas partículas son producidas en los laboratorios de todo el mundo en cultivos de linfocitos T, (los mismos a los que se supone que mata), los cuales viven indefinidamente sin ser afectados por esa ingente cantidad de supuestos virus, (Duesberg, opus cit.). El autor de la afirmación de que el VIH mata a los linfocitos T en la práctica “se está forrando” gracias al hecho de que suceda algo bien diferente.

(14) Ver causas documentadas que tienden a dar positivo en los tests, (artículo de Christine Johnson en revista “Continuum”, vol. 4, nº 3).

(15) Esta comprobación fue realizada, según el Dr. Giraldo, actual Presidente del “Grupo Para la Reevaluación de la Hipótesis VIH-Sida”, con el test ELISA, y sus resultados pueden extrapolarse perfectamente al Western Blot, dado que constan de las mismas proteínas antigénicas, con la diferencia de que en el WB están separadas en bandas y en el ELISA están todas juntas. 
 
Y aunque el WB en España se considera más fiable que el ELISA, su sensibilidad es equivalente, de hecho en el Reino Unido el WB está prohibido y sólo se usa el ELISA, aunque con un dintel más alto. 
 
Así, en el Reino Unido, con una población mucho mayor que la española, (y consecuentemente una población de riesgo mucho mayor), existen muchos menos seropositivos que en España.

Fuente: superandoelsida

http://www.feedly.com/home#subscription/feed/http://elnuevodespertar.wordpre