domingo, 15 de diciembre de 2013

Jefe de la OTAN sale en defensa de la oposición ucraniana


El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Anders Fogh Rasmussen se ha posicionado a favor de la oposición ucraniana que se manifiesta estos días contra el Gobierno del presidente Víktor Yanukovich.

De acuerdo con una entrevista concedida al diario alemán ‘Die Welt’ publicada este sábado, Rasmussen exigió al mandatario ucraniano reanudar un “diálogo constructivo” con la oposición y respetar los derechos fundamentales de los manifestantes que reclaman la firma del acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE).

“Esperamos que el Gobierno en Kiev emprenda un diálogo constructivo con la oposición que conduzca al objetivo de hallar una solución pacífica (…) 

Pido al Gobierno de Ucrania que respete los derechos democráticos elementales, como la libertad de expresión y la libertad de reunión (…)

 Esperamos que todas las partes rehúyan la violencia”, sostuvo Rasmussen al expresar la profunda preocupación de la OTAN por el brote de la violencia en Ucrania.

Las protestas en Ucrania estallaron el pasado 21 de noviembre, después de que Yanukovich anunciara su decisión de no firmar la adhesión de su país al bloque europeo.

Durante las últimas semanas, en Ucrania, han surgido fuertes choques entre la Policía y los manifestantes pro-UE, quienes acusan al presidente de intentar llevar a la nación a la época de la antigua Unión Soviética.

Hispan TV

Rebeldes sirios ejecutan a más de 90 civiles cerca de Damasco


Rebeldes sirios ejecutaron a más de 90 civiles en la localidad de Adra, a unos 20 kilómetros al noreste de Damasco. Entre las víctimas se encuentran mujeres y niños.

La matanza de civiles se perpetró este miércoles, cuando más de 1.000 extremistas armados del Frente al Nusra atacaron la localidad de Adra, pero la información sobre el número de las posibles víctimas de la masacre no se ha conocido hasta hoy. 


El jueves pasado, el Ejército sirio anunció el lanzamiento de una amplia ofensiva en Adra, en respuesta a la masacre de civiles en las afueras de Damasco que se cobró la vida de familias enteras. 

Fuentes militares indicaron a RT que los rebeldes también secuestraron a algunas familias con el fin de usarlas como 'escudos humanos' en algunas áreas en las que entró el Ejército sirio para liberar a los civiles. Algunas de las familias secuestradas fueron trasladadas a otras localidades ubicadas al sur de Adra. 

El número de víctimas fue confirmado a RT por el personal de los servicios sanitarios del Ejército. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos indicó que entre las víctimas mortales hay al menos dos menores de edad y cuatro mujeres. 

El número de civiles muertos podría resultar más elevado, dado que las fuerzas gubernamentales todavía no han entrado en las zonas controladas por los grupos armados. 

Los enfrentamientos entre las fuerzas de Bashar al Assad y los milicianos del Frente al Nusra en la zona todavía continúan. 

Esta mañana, los combates se concentraron en la cercana localidad de Dumair.

Michelle Bachelet obtiene amplio triunfo en Chile



SANTIAGO, Chile.- La candidata presidencial opositora chilena Michelle Bachelet obtuvo este domingo un amplio triunfo sobre la abanderada oficialista Evelyn Matthei, en la segunda vuelta electoral celebrada este domingo.

Escrutado 69.89 por ciento de los sufragios válidos, Bachelet, quien gobernó a Chile entre 2006 y 2010, logró dos millones 343 mil 599 de votos, lo que representa 72.54 por ciento.

En una jornada marcada por la alta abstención, Matthei logró un millón 403 mil 570 de votos, equivalentes a 37.45 por ciento de los votos válidos, reporta la agencia Notimex.

Michelle Bachelet, una médica pediatra socialista de 62 años de edad, se convirtió en la primera mujer en ser reelecta presidenta de Chile.

La abanderada presidencial de la opositora Nueva Mayoría reafirmó este domingo el amplio favoritismo que le concedían los sondeos previos sobre intención de voto, y aseguró su retorno al presidencial Palacio de La Moneda para el periodo 2014-2018.

Baja afluencia de votantes

En una jornada que en esta capital alcanzó los 32 grados Celsius, y fue marcada por una baja afluencia de votantes, Bachelet logró un amplio triunfo sobre la candidata oficialista, y se apresta a regresar al presidencial Palacio de La Moneda en marzo próximo.

Matthei, una economista que fue senadora, ministra del Trabajo de Sebastián Piñera y milita en el partido derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), representó en estos comicios a la gobernante Alianza por Chile, que reconoció tempranamente su derrota.

Bachelet ya había entrado a la historia chilena el 11 de marzo de 2006, cuando se convirtió en la primera mujer en la Presidencia, respaldada por la entonces Concertación de Partidos por la Democracia, que gobernó a Chile entre 1990 y 2010.

Su triunfo de este domingo corona una vida política intensa marcada por el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y por la muerte a consecuencia de torturas de su padre, el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, en marzo de 1974.

Vida en el exilio

Tanto ella como su madre sufrieron apremios y pasaron por los campos de concentración de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y fueron expulsadas del país en 1975, por lo que debieron vivir su exilio en Australia y en la entonces República Democrática Alemana.

En 1979 Bachelet regresó a Chile, donde obtuvo el título de médico cirujano en la Universidad de Chile, y gracias a sus calificaciones y trabajos científicos recibió la beca Colegio Médico de Chile para especializarse en Pediatría y Salud Pública.

Después, la candidata presidencial opositora ingresó a la organización no gubernamental Pidee, la cual centró su ayuda en los niños afectados por la violencia represiva a sus familiares.

En 1990 ingresó al servicio público en el sector salud y en marzo de 2000 fue designada ministra de Salud por el presidente Ricardo Lagos (2000-2006); dos años más tarde asumió la cartera de Defensa, y fue la primera mujer en América Latina en ocupar ese cargo.

La primera presidenta de Chile

El 11 de marzo de 2006 asumió como primera presidenta de Chile en la historia de este país sudamericano, cargo que terminó con un apoyo popular cercano al 80 por ciento.

Tras dejar el poder en manos del presidente Sebastián Piñera, el 11 de marzo de 2010, Bachelet fue designada en septiembre de ese año como directora de la entonces recién creada ONU Mujeres, por el secretario general del organismo internacional, Ban Ki-Moon.

Luego de tres años de una labor reconocida a nivel internacional en ONU Mujeres, Bachelet dejó su cargo el 23 de marzo pasado para volver a Chile y participar en una elección primaria, donde fue designada candidata presidencial de la opositora Nueva Mayoría.

Junto con haber sido la primera mujer ministra de Defensa (2002-2004), también fue la primera mujer en ocupar la Presidencia Pro Témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El que sea agnóstica, separada y socialista no parece haber sido obstáculo para que la militante de la resistencia a la dictadura de Pinochet se haya impuesto sobre los otros ocho aspirantes en primera vuelta, y a Matthei en esta segunda ronda.

El mundo, el país y la escena política han cambiado y se vive el inicio de un nuevo ciclo, es la concepción estratégica que inspira su ideario y su accionar político, liderando la más amplia alianza de centroizquierda en la historia del país, la Nueva Mayoría.

La coalición triunfante aglutina a demócrata cristianos, socialistas, radicales, socialdemócratas, comunistas y otras fuerzas de izquierda, así como lideres del movimiento estudiantil y de los movimientos ambientalistas.

Se realiza la primera boda entre mujeres en Guadalajara

Zaira Viridiana de La O Gómez y Martha Sandoval Blanco son la primer pareja de lesbianas en contraer matrimonio en Jalisco. (Mariana Hernández/MILENIO)

GUADALAJARA, Jalisco.- Zaira Viridiana de la O Gómez y Martha Sandoval Blanco se convirtieron en la primer pareja de lesbianas en contraer matrimonio en el estado pese a que el Código Civilde Jalisco no contempla el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Tras nueve meses de lucha para conseguir un amparo por parte del juez cuarto de Distrito en Materia Civil, estas mujeres junto con su hija Zaira y sus familiares realizaron su sueño al cumplir tres años ya de relación, publica Milenio.

“Estamos felices de este logro para la visibilidad lésbica, este hecho simboliza el sueño de muchas parejas. Somos ya un matrimonio ante la ley y este es un paso para todos y todas que quieran unirse”, señaló Zaira.

Por su parte Martha Sandoval dio a conocer que el juez que llevó a cabo el enlace las trató de manera respetuosa y utilizó un lenguaje adecuado, sin embargo dijo tuvo que modificarse el oficio que se utiliza de manera normal con las parejas heterosexuales. 

Debido a las amenazas de grupos derechistas el enlace se adelantó para evitar un posible boicot, en todo momento la pareja estuvo apoyada por Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem).

Angélica Soto manifestó “les dimos el apoyo jurídico necesario para llevar a cabo este matrimonio. Le dimos un seguimiento legal para poner los amparos necesarios y que el matrimonio pudiera realizarse. Ahora ya cuentan con todos los derechos de una pareja”.

Cabe destacar que el pasado primero de noviembre el Congreso del Estado de Jalisco aprobó las uniones entre personas del mismo sexo a las que llamó de "libre convivencia".

Estados como Oaxaca, Coahuila, Quintana Roo y Yucatán han celebrado matrimonios lésbico-gays mediante amparos.

Los alarmantes síntomas de una explosión social en Italia


[Desde hace dos días, diferentes medios no italianos han percibido un corte sociopolítico en Italia bastante más importante que el nombramiento de Mateo Renzi, alcalde de Florencia, a la cabeza del Partido Demócrata.

El valor es contagioso: Carta abierta a los empleados de los servicios de inteligencia


Por lo menos desde las secuelas de septiembre de 2001, gobiernos y agencias de inteligencia occidentales han estado trabajando con ahínco para expandir el alcance de su propio poder mientras erosionan la privacidad, las libertades civiles y el control público de la política.

 Lo que solía verse como paranoico, orwelliano, fantasías irreales, resultó ser después de Snowden, ni de tan lejos toda la historia.

Lo que es realmente notable es que se nos ha advertido durante años de que estas cosas estaban ocurriendo: vigilancia generalizada de poblaciones enteras, militarización de Internet, el fin de la privacidad. 

Todo se hace en nombre de la “seguridad nacional”, que se ha convertido más o menos en un cántico para separar con una cerca el debate y asegurar que los gobiernos no tengan que rendir cuentas –que no tengan que rendir cuentas– porque todo es hecho en la sombra. 

Leyes secretas, interpretaciones secretas de leyes secretas por tribunales secretos y absolutamente ninguna supervisión parlamentaria efectiva.

En general, los medios han prestado poca atención a esto, incluso a medida que cada vez aparecían más valerosos informantes basados en principios. 

La persecución sin precedentes de los que dicen la verdad, iniciada por el gobierno de Bush y fuertemente acelerada por el de Obama, ha sido generalmente ignorada, mientras una cantidad récord de gente de buena voluntad es acusada de delitos graves simplemente por hacer saber a los demás ciudadanos lo que está ocurriendo.

Una de las amargas ironías de nuestros tiempos es que mientras John Kiriakou (ex de la CIA) está en prisión por informar sobre la tortura estadounidense, los torturadores y los que la posibilitan permanecen en libertad.

De la misma manera la fuente de WikiLeaks Chelsea (nacido Bradley) Manning fue acusada de –entre otros crímenes graves– ayudar al enemigo (léase: al público). Manning fue sentenciada a 35 años en la cárcel mientras los que planificaron la guerra ilegal y desastrosa contra Iraq en 2003 siguen siendo tratados como dignatarios.

Numerosos ex funcionarios de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) se hicieron presentes en la última década, revelando masivos fraudes, vasta ilegalidad y abusos del poder en la agencia mencionada, incluyendo a Thomas Drake, William Binney y Kirk Wiebe. 

La reacción fue 100% persecución y 0% de responsabilización de la NSA y del resto del gobierno. 

Denunciar a facciones poderosos no es algo divertido, pero a pesar del pobre historial de los medios occidentales, la denuncia sigue siendo el último camino para la verdad, el debate equilibrado y la defensa de la democracia – esa frágil construcción que según la cita que se atribuye a Winston Churchill "La democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando."

Desde el verano de 2013, el público ha presenciado un giro en el debate sobre estos temas. 

El motivo es esa persona valerosa: Edward Snowden. 

No solo denunció la letanía de abusos gubernamentales sino se aseguró de suministrar a unos pocos periodistas dignos de confianza una avalancha de documentos que corroboran esas afirmaciones.

 Los ecos de sus acciones todavía se oyen en todo el mundo – y todavía se esperan muchas otras revelaciones.

Por cada Daniel Ellsberg, Drake, Binney, Katharine Gun, Manning o Snowden, hay miles de funcionarios que realizan su tarea diaria de espiar a todos y de transmitir información amañada o incluso inventada al público y al parlamento, destruyendo todo lo que, como sociedad, pretendemos que nos interesa.

Algunos de ellos podrán sentirse favorables hacia lo que hacen, pero muchos de ellos pueden oír sus voces interiores por sobre las de sus dirigentes y políticos corruptos – y las de la gente cuyas comunicaciones íntimas están grabando.

Ocultas en oficinas de diversos departamentos del gobierno, de las agencias de inteligencia, las fuerzas policiales y las fuerzas armadas se encuentran docenas y docenas de personas que están muy molestas por aquello en lo que se convierten nuestras sociedades: por lo menos en tiranías listas para ser puestas en funcionamiento.

Una de ellas eres tú.

Estás pensando.

- ¿Tu contrato no especifica claramente que se debilite la democracia y se limiten las libertades civiles?

- ¿Creciste en una sociedad democrática y quieres que lo siga siendo?

- Te enseñaron a respetar el derecho a vivir en una vida en privacidad de la gente de a pie.

- No quieres realmente un sistema de vigilancia estratégica institucionalizada que haría palidecer de envidia a la Stasi, ¿verdad?

A pesar de todo, ¿para qué molestarse? ¿Qué puede hacer una sola persona? Bueno, Edward Snowden acaba de mostrarte lo que puede hacer una sola persona. 

Se destaca como informante por la gravedad de los crímenes y felonías que divulga al público – y la cantidad de evidencia que nos ha presentado hasta ahora – y más vendrá. Pero Snowden no debiera encontrarse solo, y sus revelaciones no debieran ser las únicas.

Puedes formar parte de la solución; suministrar a periodistas de confianza –sea de los medios antiguos (como esta publicación) o a los medios nuevos (como ser WikiLeaks) documentos que prueben qué actividades ilegales, inmorales, derrochadoras, ocurren en tu sitio de trabajo.

La cantidad ES la fuerza. No serás el primero –ni el último– en escuchar a tu conciencia y hacernos saber lo que se hace en nuestros nombres. 

La verdad se impone – no puede ser detenida. Los políticos corruptos serán responsabilizados. Está en tus manos que estés del lado correcto de la historia y aceleres el proceso.

El valor es contagioso.

Firmado por:

Peter Kofod, ex-Escudo Humano en Iraq (Dinamarca)

Thomas Drake, informante, ex alto ejecutivo de la NSA (EE.UU.)

Daniel Ellsberg, informante, exanalista militar de (EE.UU.)

Katharine Gun, informante, ex del GCHQ (Reino Unido)

Jesselyn Radack, informante del Departamento de Justicia (EE.UU.)

Ray McGovern, exanalista sénior de la CIA (EE.UU.)

Coleen Rowley, informante, exagente del FBI (EE.UU.)

El fortalecimiento de los partidos comunistas y la lucha por la unidad política del proletariado

Assen Vassilev - «G. Dimitrov con los mineros de rally Pernik en la capital - 24 de mayo de 1911»

Como Georgi Dimitrov indica, el frente único de la clase obrera debe de ser dirigido por el partido comunista si quiere ser garantía de éxito, el interés del triunfo de este frente que va dirigido contra el capital como comenta «no representa un interés cerrado del partido, sino un interés de toda la clase obrera». 

Como ha venido haciendo durante todo el informe, Dimitrov da un golpe frente al izquierdismo que ve las cosas de forma esquemática, unilateral, de modo metafísico, sabiendo el búlgaro que estos defectos no leves, son la razón de que los partidos comunistas no hayan podido establecer el frente único con éxito, que los partidos comunistas se vean como partidos insignificantes frente a las masas seducidas por el resto de partidos reformistas y revisionistas, y la razón obvia, de que no hayan podido ponerle freno al ascenso del fascismo. 

Hay que resaltar algo tan sencillo que cita de Lenin como es no dar por supuesto que las masas están al mismo nivel ideológico que el comunista, precisamente como dice Stalin, el partido recoge «a todos los mejores elementos», los cuales deben «estar pertrechados con una teoría revolucionaria» y deben en base a ello «elevar a las masas hasta la comprensión de los intereses de clase del proletariado».

Es cuanto menos profético que Dimitrov advierta que la rectificación en algunos puntos respecto a la actitud de la Internacional Comunista de años atrás, y lo vea como la oportunidad de ciertas figuras para distorsionar su justa rectificación hacia posiciones derechistas. 

No estaba equivocado por desgracia, y este informe; que es un programa base antifascista para los comunistas sin que rechace la revolución proletaria ni la dictadura del proletariado como meta final, sufriría, al igual que los escritos de Lenin sobre la NEP, que estuvieran en manos revisionistas años después para justificar políticas oportunistas de justificar las políticas de alianzas a cualquier precio con quién sea –distorsionando a Dimitrov– o perpetuando la propiedad privada –distorsionando a Lenin–.

 Al igual que se hace con Lenin, no sólo se ignora el resto de obras donde se centran más en la lucha contra el oportunismos de derechas, sino que se ignoran las propias frases de los escritos de la NEP o en este caso de este informe, donde queda claro para el oportunista la estupidez de intentar pasar gato por liebre. 

Es por ello que el lector debe tomar en cuenta de este autor como de todos los demás, tanto las lecciones de bolchevismo que da al izquierdismo, como las que da al derechismo, que si uno ha leído el informe hasta este capítulo, no son pocas.

También Georgi Dimitrov, pareciendo a lo que se podía temer tras la caída de un régimen fascista donde hubiera triunfado el frente único, estipula unas exigencias claras para una posible unión entre socialdemócratas y comunistas bajo un mismo partido, siendo estas exigencias, la base de lo que pasaría en muchas de las democracias populares como vimos en los años 40, y pese a no adelantarlo esta vez el autor, volviendo a aparecer las tendencias derechistas que abogaban por la unión sin una liquidación de la ideología socialdemócrata, como pretendía que fuera Gomulka, y como Bierut bien denunció

De igual modo, estamos de acuerdo en la evaluación de Enver Hoxha, en que posiblemente bajo esta fusión, o mejor dicho; bajo no llevar bien la fusión bajo los puntos aquí enunciados por Dimitrov, muchas de las democracias populares y sus partidos se infectaron –sobre todo de parte de los dirigentes socialdemócratas incorporados que aceptaron el marxismo-leninismo– de un espíritu liberal, que si bien no ganó al partido entre el periodo 1944-1953, si serviría de auxiliar para la llegada del jruschovismo.

En los próximos días traeremos el informe adicional de Georgi Dimitrov al VIIº Congreso de la Internacional Comunista de 1935, que pronunció el 13 de agosto de ese mismo año.

El documento:

El fortalecimiento de los partidos comunistas y la lucha por la unidad política del proletariado

El fortalecimiento de los partidos comunistas y la lucha por la unidad política del proletariado

¡Camaradas! En la lucha por establecer el frente único aumenta de un modo extraordinario el papel dirigente de los partidos comunistas. Sólo el partido comunista es en realidad el iniciador, el organizador, la fuerza motriz del frente único de la clase obrera.

Los partidos comunistas sólo pueden asegurar la movilización de las amplias masas trabajadoras para luchar unidas contra el fascismo y la ofensiva del capital, si fortalecen sus propias filas en todos los aspectos, si despliegan si iniciativa, si llevan a cabo una política marxista-leninista y una táctica justa y flexible, que tenga en cuenta la situación concreta y la distribución de las fuerzas de clase.

El fortalecimiento de los partidos comunistas

En el período entre el VIº congreso de la Internacional Comunista de 1928 y de este VIIº congreso presente de 1935, nuestros partidos de los países capitalistas han crecido sin duda alguna y se han templado considerablemente. Pero sería un error sumamente peligroso darse por satisfecho con esto. Cuanto más se extienda el frente único de la clase obrera, más tareas nuevas y complicadas se nos plantearán, más tendremos que trabajar por el fortalecimiento político y orgánico de nuestros partidos. El frente único del proletariado hace brotar un ejército de obreros, que sólo puede cumplir su misión, si tiene a su cabeza un guía que le señale sus objetivos y sus caminos. Sólo un fuerte partido revolucionario puede ser este guía.

Cuando nosotros, los comunistas, hacemos todos los esfuerzos por establecer el frente único, no lo hacemos desde el punto de vista mezquino de reclutamiento de nuevos afiliados para los partidos comunistas. Pero precisamente porque queremos fortalecer seriamente el frente único, debemos fortalecer también en todos los aspectos los partidos comunistas y aumentar sus efectivos. El fortalecimiento de los partidos comunistas no representa un interés cerrado del partido, sino un interés de toda la clase obrera.

La unidad, la cohesión revolucionaria y la presteza combativa de los partidos comunistas son el más precioso capital, que no nos pertenece solamente a nosotros, sino a toda la clase obrera. Hemos asociado y seguiremos asociando la disposiciones para lanzarnos a la lucha contra el fascismo a los partidos y organizaciones socialdemócratas, sin que eso supongo evitar la lucha irreconciliable contra el socialdemocratismo como ideología y como práctica de la conciliación con la burguesía, y también, por consiguiente, sin levantar el veto contra toda penetración de esta ideología en nuestras propias filas.

En la realización decidida y audaz de la política del frente único, encontramos en nuestras propias filas obstáculos, que tenemos que vencer, cueste lo que cueste, en el menor espacio posible de tiempo.

Después del VIº Congreso de la Internacional Comunista de 1928 se llevó a cabo, en todos los partidos comunistas de los países capitalistas, una lucha victoriosa contra la tendencia a la adaptación oportunista a las condiciones de la estabilización capitalista y contra el contagio con las ilusiones reformistas y legalistas. Nuestros partidos limpiaron sus filas de toda clase de oportunistas de derecha y con ello afianzaron su unidad bolchevique y su capacidad combativa.

 Con menos éxito se libró y, a veces, no se libró de ningún modo la lucha contra el sectarismo. 

El sectarismo no se manifestaba ya en formas primitivas y descaradas, como en los primeros años de existencia de la Internacional Comunista, sino que, disfrazándose con el reconocimiento formal de las tesis bolcheviques, frenaba el despliegue de la política bolchevique de masas. 

En nuestros tiempos, ya no es con frecuencia una «enfermedad infantil», como lo calificó Lenin, sino un vicio muy arraigado, y sin curarnos de él, no podremos resolver el problema de crear un frente único proletario y llevar a las masas de las posiciones reformistas hacia la revolución.

En la situación actual, el sectarismo, ese sectarismo engreído, como lo calificamos en nuestro proyecto de resolución, entorpece ante todo nuestra lucha por la realización del frente único, ese sectarismo, satisfecho de su estrechez doctrinaria y de su alejamiento de la vida real de las masas, satisfecho de sus métodos simplistas, para resolver los problemas más complicados del movimiento obrero sobre la base de esquemas cortados por un patrón; ese sectarismo, que pretende saberlo todo y no cree necesario aprender de las masas, de las enseñanzas del movimiento obrero, en una palabra, el sectarismo, para el cual todo es una pequeñez.

Este sectarismo engreído no quiere, ni puede comprender que situar a la clase obrera bajo la dirección del partido comunista no se consigue espontáneamente. 

El papel dirigente del partido comunista en las luchas de la clase obrera hay que conquistarlo. 

Para esto, no hace falta declamar acerca del papel dirigente de los comunistas, sino que hay que merecer, ganar, conquistar la confianza de las masas obreras con una labor cotidiana de masas y una política justa. 

Esto sólo se logrará si nosotros, los comunistas, en nuestra labor política tenemos seriamente en cuenta el verdadero nivel de conciencia de clase de las masas, su grado de revolucionización, si apreciamos seriamente la situación concreta, no a través de nuestros de deseos, sino a través de la realidad. Tenemos que facilitar a las extensas masas, pacientemente, paso a paso, el tránsito a las posiciones del comunismo.

 No debemos olvidar jamás las palabras de Lenin, quien nos advirtió con toda energía que:

«Se trata precisamente de no creer que lo que ha caducado para nosotros haya caducado para la clase, para la masas». (8) (Lenin, La enfermedad infantil del «izquierdismo» en el comunismo, 1920)

¿Acaso ahora, camaradas, hay todavía en nuestras filas pocos doctrinarios que en la política del frente único sólo perciben, siempre y en todas partes, los peligros? Para esos camaradas, todo el frente único constituye un peligro rotundo. Pero esta «firmeza de principios» sectaria no es otra cosa que el desamparo político ante las dificultades de la dirección inmediata de la lucha de masas.

El sectarismo se manifiesta especialmente en la apreciación exagerada de la revolucionización de las masas, en la apreciación exagerada del ritmo, con que se apartan de las posiciones del reformismo, en el intento de saltar las etapas difíciles y los problemas complicados del movimiento.

 Los métodos de dirección de las masas se sustituían frecuentemente en la práctica por los métodos de dirección de un grupo cerrado de partido. A consencuencia de esto no se apreciaba debidamente la fuerza de los lazos tradicionales entre las masas y sus organizaciones y direcciones y, cuando las masas no rompían estos lazos de golpe y porrazo, se adoptaba frente a ellas una actitud tan brusca, como frente a sus dirigentes reaccionarios. 

La táctica y las consignas se convertían en un «patrón», válido para todos los países, y no se tenían en cuenta las particularidades de la situación concreta en cada país dado. Se pasaba por alto la necesidad de desplegar, en el seno de las propias masas, una lucha tenaz para ganar su confianza, se descuidaba la lucha por las reivindicaciones parciales de los obreros y la labor dentro de los sindicatos reformistas y de las organizaciones fascistas de masas. 

La política del frente único se suplantaba frecuentemente por meros llamamientos y por la propaganda abstracta.

Las actitudes sectarias entorpecían en no menor grado la selección acertada de los hombres, la educación y formación de cuadros relacionados con las masas, que gocen de la confianza de éstas, de cuadros con consecuencia revolucionaria y probados en las luchas de clases, que sepan asociar a la experiencia práctica del trabajo de masas la firmeza de principios del bolchevique.

De este modo, el sectarismo retrasó considerablemente el crecimiento de los partidos comunistas, dificultó la aplicación de una auténtica política de masas, entorpeció la explotación de las dificultades del enemigo de clase que debía fortificar las posiciones del movimiento revolucionario, impidió la conquista de las extensas masas proletarias para los partidos comunistas.

Luchando del modo más resuelto por extirpar y superar los últimos resabios del sectarismo engreído, tenemos que fortalecer por todos los medios nuestra atención vigilante y nuestra lucha contra el oportunismo de derecha y contra todas sus manifestaciones concretas, teniendo en cuenta que el peligro de este oportunismo crecerá, a medida que se vaya desplegando un amplio frente único. Ya existen tendencias a rebajar el papel del partido comunista en las filas del frente único y a reconciliarse con la ideología socialdemócrata. 

No se debe perder de vista que la táctica del frente único es un método para persuadir palpablemente a los obreros socialdemócratas de la justeza de la política comunista y de la falsedad de la política reformista, y no una reconciliación con la ideología y la práctica socialdemócratas.

 La lucha eficaz por establecer el frente único exige de nosotros ineludiblemente una lucha constante, dentro de nuestras propias filas, contra la tendencia a rebajar el papel del partido, contra las ilusiones legalistas, contra la orientación hacia la espontaneidad y el automatismo, tanto en lo que respecta a la liquidación del fascismo como en lo que se refiere a la consecución del frente único, no hay que dejar duda y cortar las más mínimas vacilaciones, llegado el momento de la actuación decisiva.

La unidad política de la clase obrera

¡Camaradas! El desarrollo del frente único de lucha conjunta de los obreros comunistas y socialdemócratas contra el fascismo y la ofensiva del capital plantea también el problema de la unidad política, del partido político único de masas de la clase obrera. Los obreros socialdemócratas se van convenciendo cada vez más, por experiencia, de que la lucha contra el enemigo de clase exige una dirección política única, pues la dualidad de dirección dificulta el seguir desarrollando y fortaleciendo la lucha en común de la clase obrera.

Los intereses de la lucha de clase del proletariado y el éxito de la revolución proletaria imponen la necesidad de que exista en cada país un partido único del proletariado.

 El conseguirlo no es naturalmente tan fácil y sencillo. Exige una labor y una lucha tenaces y será necesariamente un proceso más o menos largo. Los partidos comunistas, apoyándose en la creciente gravitación de los obreros hacia la unificación de los partidos socialdemócratas a de algunas de sus organizaciones con los partidos comunistas, deben tomar en sus manos con seguridad y firmeza la iniciativa de esta unificación.

 La causa de la unificación de las fuerzas de la clase obrera en un partido proletario revolucionario único, en estos momentos, en que el movimiento obrero internacional entra en el período de liquidar la escisión, es nuestra causa, es la causa de la Internacional Comunista.

Pero, si para establecer el frente único de los partidos comunista y partidos socialdemócratas basta con llegar a un acuerdo sobre la lucha contra el fascismo, contra la ofensiva del capital y contra la guerra, la creación de la unidad política sólo es posible sobre la base de una serie de condiciones concretas que tienen un carácter de principio.

Esta unificación sólo será posible:

Primero, a condición de independizarse completamente de la burguesía y romper completamente el bloque de la socialdemocracia con la burguesía;

Segundo, a condición de que se realice previamente la unidad de acción;

Tercero, a condición de que se reconozca la necesidad del derrocamiento revolucionario de la dominación de la burguesía y de la instauración de la dictadura del proletariado en forma de soviets;

Cuarto, a condición de que se renuncie a apoyar a la propia burguesía en una guerra imperialista;

Quinto, a condición de que se erija el partido sobre la base de centralismo democrático, que asegura la unidad de voluntad y de acción y que ha sido constatado ya por la experiencia de los bolcheviques rusos.

Tenemos que aclarar a los obreros socialdemócratas, con paciencia y camaradería, por qué la unidad política de la clase obrera es irrealizable sin estas condiciones. Con ellos debemos enjuiciar el sentido y la importancia de estas condiciones.

¿Por qué, para la realización de la unidad política del proletariado, es necesario independizarse de la burguesía y romper el bloque de la socialdemocracia con la burguesía?

Porque toda la experiencia del movimiento obrero y, en particular, la experiencia de los quince años de política de coalición en Alemania han puesto de relieve que la política de la colaboración de clases, la política de dependencia de la burguesía lleva a la derrota de la clase obrera y a la victoria del fascismo. Y la senda de la lucha irreconciliable de clases contra la burguesía, la senda de los bolcheviques es la única senda segura hacia el triunfo.

¿Por qué el establecer previamente la unidad de acción ha de ser premisa de la unidad política?

Porque como es lógico, la unidad de acción para rechazar la ofensiva del capital y del fascismo puede y debe lograrse aún antes de que la mayoría de los obreros se unifiquen sobre la plataforma política común del derrocamiento del capitalismo; para llegar a la unidad de ideas acerca de los caminos y los objetivos fundamentales de la lucha del proletariado, sin la cual no se podría unificar a los partidos, hace falta, en cambio, un plazo de tiempo más o menos largo. Y lo mejor para llegar a la unidad de ideas, es crearla ya, hoy mismo, en la lucha conjunta contra el enemigo común. 

Proponer, en vez del frente único, la inmediata unificación, equivale a colocar el carro delante de los bueyes y a creer que de este modo el carro andará. Precisamente porque el problema de la unidad política no es para nosotros una maniobra, como lo es para muchos jefes socialdemócratas, insistimos en que se realice la unidad de acción, como una de las etapas más importantes en la lucha por la unidad política bajo las condiciones comentadas anteriormente.

¿Por qué es necesario reconocer el derrocamiento revolucionario de la burguesía y la instauración de la dictadura del proletariado bajo la forma del poder soviético?

Porque la experiencia del triunfo de la gran Revolución Socialista de Octubre, de una parte, y de otra, las amargas enseñanzas de Alemania, Austria y España, durante todo el período de posguerra, han corroborado una vez más que el triunfo del proletariado sólo es posible mediante el derrocamiento revolucionario de la burguesía, y que la burguesía, antes de permitir que el proletariado instaure el socialismo por la vía pacífica, ahogará el movimiento obrero en un mar de sangre. 

La experiencia de la Revolución de Octubre ha demostrado, con toda evidencia, que el contenido básico de la revolución proletaria es el problema de la dictadura del proletariado, cuya misión es aplastar la resistencia de los explotadores derribados, armar a la revolución para la lucha contra el imperialismo y llevar a la revolución hasta el triunfo completo del socialismo. 

Para llevar a cabo la dictadura del proletariado, como dictadura de la aplastante mayoría sobre una minoría insignificante, sobre los explotadores –y únicamente así puede ser llevada a cabo– son necesarios los soviets que abarquen a todas las capas de la clase obrera, a las masas principales del campesinado y demás trabajadores, ya que sin despertarlos e incorporarlos a estos al frente de la lucha revolucionaria, será imposible afianzar el triunfo del proletariado.

¿Por qué el negarse a apoyar a la burguesía en una guerra imperialista es condición para establecer la unidad política?

Porque la burguesía hace la guerra imperialista para alcanzar sus objetivos rapaces en contra de los intereses de la mayoría aplastante de los pueblos, cualquiera que sea el disfraz, bajo el cual se haga la guerra. Porque todos los imperialistas, al mismo tiempo que se arman febrilmente para la guerra, refuerzan hasta el último límite la explotación y la opresión de los trabajadores dentro del propio país. Apoyar a la burguesía en semejante guerra, significaría traicionar los intereses del país y de la clase obrera internacional.

Finalmente, ¿por qué el erigir el partido sobre la base del centralismo democrático es condición para la unidad?

Porque solamente un partido erigido sobre la base del centralismo democrático puede asegurar la unidad de voluntad y de acción, puede llevar al proletariado al triunfo sobre la burguesía, que dispone de un arma tan potente como el aparato centralizado del Estado. La aplicación del principio del centralismo democrático ha pasado una brillante prueba histórica con al experiencia del partido bolchevique ruso, el partido de Lenin.

Sí, nosotros, camaradas, somos partidarios de un partido político único de masas de la clase obrera. De ello se deriva la necesidad, como dice el camarada Stalin:

«De un partido combativo, de un partido revolucionario, lo bastante intrépido para conducir a los proletarios a la lucha por el Poder, lo bastante experto para orientarse en las condiciones complejas de la situación revolucionaria y lo bastante flexible para sortear todos y cada uno de los escollos, que se interponen en el camino hacia sus fines». (9) (Stalin, Fundamentos del leninismo, 1924)

Pues debido a la inexistencia de un partido tal:

«No se puede ni pensar en el derrocamiento del imperialismo, en la conquista de la dictadura del proletariado». (10) (Stalin, Fundamentos del leninismo, 1924)

He aquí por qué es necesario esforzarse para conseguir la unidad política sobre la base de las condiciones apuntadas.

¡Somos partidarios de la unidad política de la clase obrera! Por eso, estamos dispuestos a colaborar del modo más estrecho con todos los socialdemócratas que sean partidarios del frente único y que apoyan sinceramente la unificación de acuerdo con los principios mencionados. Pero precisamente por eso, porque somos partidarios de la unificación, lucharemos decididamente contra todos los demagogos de «izquierda», que intenten explotar el desengaño de los obreros socialdemócratas, para crear nuevos partidos o internacionales socialistas, dirigidos contra el movimiento comunista y que ahondan por tanto la escisión de la clase obrera.

Saludamos la tendencia creciente de los obreros socialdemócratas hacia el frente único con los comunistas. Vemos en este hecho el incremento de su conciencia revolucionaria y un signo de que se comienza a superar la escisión de la clase obrera. Considerando que la unidad de acción es una necesidad urgente y también el camino más seguro hacia la creación de la unidad política del proletariado, declaramos que la III Internacional y sus secciones están dispuestas a entrar en negociaciones con la II Internacional y sus secciones respectivas para la creación de la unidad de la clase obrera en la lucha contra la ofensiva del capital, contra el fascismo y contra la amenaza de una guerra imperialista. (Aplausos)

Conclusión

¡Camaradas!

Voy a terminar mi informe. Como veis, teniendo en cuenta los cambios operados en la situación desde el VIº Congreso de 1928 y las enseñanzas de nuestra lucha y basándonos en el nivel ya alcanzado de consolidación de nuestros partidos, planteamos ahora, de un modo nuevo, una serie de problemas, ante todo, del frente único y del acercamiento a la socialdemocracia a los sindicatos reformistas y a las demás organizaciones de masas.

Hay sabihondos, a quienes todo esto se les antoja un retroceso de nuestras posiciones de principio, un viraje de la línea del bolchevismo hacia la derecha. ¡Bueno! La gallina hambrienta, decimos en Bulgaria, sueña siempre con mijo. (Risas y aplausos impetuosos)

¡Que piensen así estas gallinas políticas!

A nosotros, esto nos interesa poco. Lo importante para nosotros es que nuestros propios partidos y las extensas masas de todo el mundo comprendan acertadamente por qué luchamos.

No seríamos marxistas-leninistas, dignos discípulos de Marx, Engels y Lenin, si no cambiásemos de un modo congruente nuestra política y nuestra táctica, de acuerdo con los cambios operados en la situación y en el movimiento obrero mundial.

No seríamos verdaderos revolucionarios, si no aprendiésemos de nuestra propia experiencia y de la experiencia de las masas.

Queremos que nuestros partidos de los países capitalistas actúen y procedan como verdaderos partidos políticos de la clase obrera, que desempeñen en la realidad el papel de un factor político en la vida de su país, que lleven a cabo en todo momento una activa política bolchevique de masas y no se limiten sólo a la propaganda y la crítica, a lanzar meros llamamientos a la lucha por la dictadura proletaria.

Somos enemigos de todo esquematismo. Queremos que se tenga en cuenta la situación concreta de cada momento y de cada sitio dados y que no se obre siempre y en todas partes con arreglo a un patrón determinado, no queremos olvidar que la posición de los comunistas no puede ser igual en todas las condiciones.

Queremos tener en cuenta seriamente todas las etapas del desarrollo de la lucha de clases y del incremento de la conciencia de clase de las masas, saber encontrar y resolver en cada etapa las tareas concretas del movimiento revolucionario que corresponden a ella.

Queremos encontrar un lenguaje común con las más extensas masas, para luchar contra el enemigo de clase, encontrar los caminos, por los cuales la vanguardia revolucionaria se sobreponga definitivamente a su aislamiento de las masas del proletariado y de todos los trabajadores y para que la propia clase obrera se sobreponga al fatal aislamiento de sus aliados naturales en la lucha contra la burguesía, contra el fascismo.

Queremos incorporar a las masas cada vez más extensas a la lucha revolucionaria de clases y atraerlas a la revolución proletaria, partiendo de sus intereses y necesidades candentes y sobre la base de su propia experiencia revolucionaria.

Queremos, sobre el ejemplo de nuestros gloriosos bolcheviques rusos, sobre el ejemplo del partido guía de la Internacional Comunista, del Partido Comunista de la Unión Soviética, asociarnos al heroísmo revolucionario de los comunistas alemanes, españoles, austríacos y de otros países, al autentico realismo revolucionario, y acabar con los últimos restos de devaneos escolásticos en torno a problemas políticos serios.

Queremos pertrechar a nuestros partidos en todos los aspectos, para que puedan resolver los problemas políticos más complicados que se les planteen. Para esto, hay que elevar cada vez más su nivel teórico, educarlos en el espíritu del marxismo-leninismo vivo y no de un doctrinarismo muerto.

Queremos extirpar de nuestras filas el sectarismo satisfecho de sí mismo, que cierra, ante todo, el camino hacia las masas e impide la realización de una verdadera política bolchevique de masas. Queremos reforzar, por todos los medios, la lucha contra todas las manifestaciones concretas del oportunismo de derecha, teniendo presente que el peligro, que apunta de este lado, crecerá precisamente al llevar a la práctica nuestra política y nuestra lucha de masas.

Queremos que los comunistas de cada país saquen y aprovechen todas las enseñanzas de su propia experiencia, como vanguardia revolucionaria del proletariado. Queremos que aprendan lo antes posible a nadar en las aguas tempestuosas de la lucha de clases y que no se queden en la orilla como observadores y registradores de las olas que se acercan, esperando el buen tiempo. (Aplausos)

¡He ahí lo que nosotros queremos!

Y queremos todo esto, porque por este camino la clase obrera, a la cabeza de todos los trabajadores, estrechando sus filas en un ejército revolucionario de millones de hombres, dirigido por la Internacional Comunista, podrá cumplir con toda certeza su misión histórica: barrer al fascismo y, también junto con él, al capitalismo de la faz de la tierra.

(Todos de pie ovacionan con entusiasmo al camarada Dimitrov. Por todas partes y en distintos idiomas, los delegados gritan: «¡Hurra! ¡Viva el camarada Dimitrov!». Entonan con vigor la «Internacional» en todos los idiomas. Nueva tempestad de aplausos. Las delegaciones entonan diferentes canciones revolucionarias: la italiana - «Bandera Rossa», la polaca - «¡A las barricadas!», la francesa - «La Carmagnole», la alemana - «El rojo Wedding», la china - «El himno del Ejército Rojo Chino»)

Georgi Dimitrov 

Los saudíes financian asesinatos masivos en Medio Oriente


ICH/The Independent

Los donantes de Arabia Saudita han jugado un papel crucial tristemente célebre en la creación y el mantenimiento de grupos yihadistas suníes durante los últimos 30 años.

 Pero, a pesar de toda la supuesta determinación de EE.UU. y sus aliados desde el 11-S de librar “la guerra contra el terror”, estos han mostrado sorprendente restricción cuando se trata de presionar a Arabia Saudita y a las monarquías del Golfo para que dejen de apoyar económicamente las actividades de los yihadistas.

Comparemos dos pronunciamientos estadounidenses que subrayan la importancia de esas donaciones y que basan sus conclusiones en la mejor inteligencia disponible al gobierno de EE.UU. 

El primero se encuentra en el Informe de la Comisión del 11-S que estableció que Osama bin Laden no financió al Qaida porque desde 1994 tuvo poco dinero propio sino se basó en sus vínculos con acaudalados individuos saudíes establecidos durante la guerra afgana en los años ochenta. 

Citando, entre otras fuentes, un informe analítico de la CIA de fecha 14 de noviembre de 2002, la comisión concluyó que “al Qaida parece haberse basado en un grupo principal de facilitadores financieros que juntaron dinero de diferentes donantes y recolectores de fondos primordialmente en los países del Golfo y particularmente en Arabia Saudita”.

Siete años pasaron desde que se escribió el informe de la CIA durante los cuales EE.UU. invadió Iraq combatiendo, entre otros, a la recién instalada franquicia iraquí de al Qaida, y se involucró en una guerra sangrienta en Afganistán con los renacientes talibanes. 

Drones estadounidenses son disparados a supuestos objetivos vinculados con al Qaida ubicados por doquier desde Waziristán en el noroeste de Pakistán a aldeas en las colinas de Yemen.

 Pero durante este tiempo Washington no logra emitir más que unas pocas suaves amonestaciones a Arabia Saudita por su promoción de la militancia fanática y sectaria suní fuera de sus propias fronteras.

Una evidencia de esto es un fascinante telegrama sobre “finanzas terroristas” de la secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton a embajadas estadounidenses, fechado 30 de diciembre de 2009 y publicado por WikiLeaks el año siguiente. 

Dice firmemente que “donantes en Arabia Saudita constituyen la fuente más significativa de financiamiento de grupos terroristas suníes a escala mundial”. 

Ocho años después del 11-S, cuando 15 de los 19 secuestradores eran saudíes, la señora Clinton reitera en el mismo mensaje que “Arabia Saudita sigue siendo el apoyo financiero crítico para al Qaida, los talibanes LeT [Lashkar-e-Taiba en Pakistán] y otros grupos terroristas”. 

Arabia Saudita era la más importante en el apoyo de esos grupos, pero no estaba totalmente sola ya que “al Qaida y otros grupos siguen explotando Kuwait como una fuente de fondos y un punto clave de tránsito”.

¿Por qué trataron con tanto comedimiento a Arabia Saudita EE.UU. y sus aliados europeos cuando el reino era tan esencial para al Qaida y otras organizaciones suníes yihadistas aún más sectarias?

 Una explicación obvia es que EE.UU., Gran Bretaña y otros no querían ofender a un cercano aliado y que la familia real saudí había utilizado juiciosamente su dinero para comprarse amigos en la clase gobernante internacional. 

Se hicieron intentos poco convincentes para vincular Irán e Iraq con al Qaida cuando los verdaderos culpables estaban a plena vista.

Pero existe otra razón concluyente por la cual las potencias occidentales han sido tan lentas en la denuncia de Arabia Saudita y los gobernantes suníes del Golfo por propagar el fanatismo y el odio religioso. 

Los miembros de al Qaida o grupos influenciados por al Qaida siempre han tenido dos puntos de vista muy diferentes sobre quién es su principal oponente. 

Para Osama bin Laden el principal enemigo eran los estadounidenses, pero para la gran mayoría de los yihadistas suníes, incluyendo las franquicias de al Qaida en Iraq y Siria, el objetivo son los chiíes. 

Son los chiíes los que han estado muriendo de por miles en Iraq, Siria, Pakistán e incluso en países donde hay pocos que matar, como en Egipto.

Los periódicos paquistaníes ya no prestan mucha atención a los cientos de chiíes masacrados de Quetta a Lahore. 

En Iraq, la mayoría de los 7.000 o más asesinados este año son civiles chiíes muertos por las bombas de al Qaida en Iraq, parte de una organización coordinadora llamada Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIL), que también incluye Siria. 

En la predominantemente suní Libia, militantes en la ciudad oriental de Derna mataron a un profesor iraquí quien admitió en vídeo que era chií antes de ser ejecutado por sus aprehensores.

Supongamos que una centésima parte de esta despiadada matanza hubiera sido dirigida contra objetivos occidentales en lugar de musulmanes chiíes, ¿se mostrarían tan complacientes los estadounidenses y británicos hacia saudíes, kuwaitíes, y emiratíes? 

Esto presta un sentido de falsedad a bravatas de las ampliamente expandidas burocracias de la seguridad en Washington y Londres sobre su éxito en el combate contra el terror, justificando vastos presupuestos para sí mismos y libertades civiles restringidas para todos los demás. 

Todos los drones del mundo disparados contra aldeas pastunas en Pakistán o sus equivalentes en Yemen o Somalia no significarán mucha diferencia si los yihadistas suníes en Iraq y Siria llegan a decidir –como Osama bin Laden lo hizo antes que ellos– que sus principales enemigos no se encuentran entre los chiíes sino en EE.UU. y Gran Bretaña.

En lugar de los esfuerzos de aficionados de atacantes con zapatos y calzoncillos, los servicios de seguridad tendrían que enfrentan a movimientos yihadistas en Iraq, Siria y Libia que movilizarían cientos de fabricantes de bombas y atacantes suicidas.

 Vídeos desde Siria de no suníes que son decapitados por motivos sectarios solo han comenzado a estremecer la básica indiferencia de las potencias occidentales ante el yihadismo suní mientras no sea dirigido contra ellos mismos.

Durante mucho tiempo Arabia Saudita como gobierno se ubicó en segunda línea respecto a Catar en el financiamiento de rebeldes en Siria, y recién desde este verano se han hecho cargo.

 Quieren marginar las franquicias de al Qaida como ISIL y el Frente al-Nusra mientras adquieren y arman suficientes bandas suníes para derrocar al presidente Bacher al- Asad.

Los directores de la política saudí en Siria –el ministro de Exteriores Príncipe Saud al-Faisal, el jefe de la agencia de inteligencia saudí Príncipe Bandar bin Sultan y el viceministro de Defensa Príncipe Salman bin Sultan– planifican el gasto de miles de millones de dólares en la formación de un ejército militante suní de entre 40.000 y 50.000 miembros. 

Señores de la guerra locales ya se están uniendo para compartir la generosidad saudí por la cual su entusiasmo es probablemente mayor que su disposición a combatir.

La iniciativa saudí es parcialmente propulsada por la furia en Riad ante la iniciativa del presidente Obama de no ir a la guerra contra Siria después que Asad usó armas químicas el 21 de agosto. 

Solo un ataque aéreo generalizado de EE.UU., similar al de la OTAN en Libia en 2011, derrocaría a Asad, de manera que EE.UU. ha decidido esencialmente que permanezca en su puesto por el momento.

El enojo saudí también ha sido exacerbado por las exitosas negociaciones dirigidas por EE.UU. para lograr un acuerdo interino con Irán respecto a su programa nuclear.

Al salir de las sombras en Siria, los saudíes probablemente cometen un error.

 Su dinero solo tiene un alcance limitado. La unidad artificial de grupos rebeldes con sus manos abiertas al dinero saudí no va a durar.

 Serán desacreditados a los ojos de los yihadistas más fanáticos así como de los sirios en general como peones de los saudíes y de otros servicios de inteligencia.

Una oposición dividida será aún más fragmentada. Jordania se adaptará a los saudíes y a una multitud de servicios de inteligencia extranjeros, pero no querrá ser el punto de concentración de un ejército anti-Asad.

El plan saudí parece estar condenado desde el comienzo, aunque puede llevar a la muerte de muchos más sirios antes de su fracaso.

 Yazid Sayegh del Carnegie Middle East Centre destaca sucintamente los riesgos involucrados en la empresa: “Arabia Saudita podrá verse ante una réplica de su experiencia en Afganistán, donde creó grupos muyahidines dispares que carecían de un marco político unificador. 

Esas fuerzas fueron incapaces de gobernar Kabul una vez que la tomaron, allanando el camino para que los talibanes se hicieran cargo. 

Después vino al Qaida, y las repercusiones que posteriormente llegaron a Arabia Saudita.”


Patrick Cockburn es autor de Muqtada: Muqtada Al-Sadr, the Shia Revival, and the Struggle for Iraq. Cockburn acaba de obtener el Premio 2013 por Comentarista Exterior del Año de Editorial Intelligence Comment.

En todo caso, ¿qué significa "apartheid israelí"?


Quienes utilizan el término "apartheid israelí" ¿qué quieren significar?

Definitivamente, no significa el racismo biológico oficial y popular que gobernó en Sudáfrica. 

Es cierto que no faltan aquí actitudes racistas y arrogantes, con sus connotaciones religiosas biológicas concomitantes, pero si uno visita nuestros hospitales se pueden encontrar a árabes y judíos entre los médicos y los pacientes. 

En ese sentido, nuestros hospitales son el sector más sano de la sociedad.

Aquellos que dicen "apartheid israelí" se refieren a la filosofía de "desarrollo separado" que prevalecía en la antigua Sudáfrica. 

Este fue el eufemismo utilizado para el principio de la desigualdad, la segregación deliberada de las poblaciones, la prohibición de la "mezcla" y el desplazamiento de los no blancos de las tierras y los recursos para su explotación por parte de los dueños de la tierra. 

A pesar de que aquí las cosas están cubiertas por el manto de las "razones de seguridad", con referencias a Auschwitz y las propiedades decretadas por ordenes divinas, nuestra realidad se rige por la misma filosofía, respaldada por las leyes y la fuerza de las armas.

¿Qué, por ejemplo?

Hay dos sistemas jurídicos en vigor en Cisjordania, uno civil para judíos y uno militar para los palestinos. Hay dos infraestructuras separadas allí también, incluyendo carreteras, electricidad y agua.

 El preeminente y en desarrollo es para los judíos, mientras que el más precario y en reducción es para los palestinos. 

Hay huecos locales, similares a los bantustanes en Sudáfrica, en los que los palestinos se autogobiernan en forma limitada. Hay un sistema de restricciones de viaje y permisos en vigor desde 1991, justo cuando este sistema fue abolido en Sudáfrica.

¿Eso quiere decir que existe el apartheid sólo en Cisjordania?

No, en absoluto, existe en todo el país, desde el mar hasta el río Jordán.

Prevalece en éste territorio en el que viven dos pueblos, gobernado por un gobierno que es elegido por un pueblo, pero que determina el futuro y el destino de ambos.

 Las ciudades y pueblos palestinos quedan sofocados debido a una planificación restrictiva deliberada en Israel, tal como lo hacen en la Ribera Occidental.

Pero los palestinos que son ciudadanos israelíes participan en la elección del gobierno, a diferencia de en Sudáfrica

Eso es verdad. Las dos situaciones son similares, no son idénticos. 

Aquí los ciudadanos árabes votan, pero son excluidos de los procesos de toma de decisiones que tienen que ver con su destino. 

Hay otra diferencia. 

En Sudáfrica, un componente esencial del sistema era un solapamiento apretado entre la raza y la clase, con la explotación de la clase obrera negra a favor de los intereses del capital propiedad del blanco. 

El capitalismo israelí no depende de los trabajadores palestinos, aunque la mano de obra barata palestina tuvo un papel importante en el rápido enriquecimiento de los diferentes sectores de la sociedad israelí a partir de la guerra de 1967. 

Sudáfrica tenía cuatro grupos raciales (blancos, negros, mestizos e indios.)

 Cada uno ocupaba un peldaño más específico en la escala de la desigualdad, con el fin de perpetuar los privilegios de la población blanca. 

La raza blanca, ingleses y afrikaners, se definían como una sola nación, a pesar de las grandes diferencias entre ellos, mientras que los negros africanos fueron divididos en varias nacionalidades basadas en las tribus. Esto aseguraba que los blancos eran el grupo más numeroso. 

Aquí, la separación se basa supuestamente en la geografía, diseñada para mantener y ampliar los privilegios que disfrutan los judíos.

Pero, ¿los judíos también tienen subdivisiones y discriminación?

Absolutamente, según su origen (judíos europeos frente a judíos árabes), el lugar de residencia (en el centro frente a la periferia), veteranos vs recién llegados, o una discriminación basada en el servicio en las fuerzas armadas.

 Sin embargo, en comparación con los palestinos, incluso los judíos más discriminados y oprimidos tienen más derechos que los palestinos que viven entre el mar y el río.

 Por ejemplo, la Ley del Retorno se aplica a los judíos de cualquier origen, pero no a los palestinos, incluso a los mismos o cuyos padres nacieron aquí, pero que ahora viven en el exilio.

 Del mismo modo, los judíos pueden cambiar su residencia libremente. Alguien de Tel Aviv puede volver a ubicarse en la Ribera Occidental, pero alguien de Belén no puede desplazarse a las zonas costeras.

La escala de la desigualdad tiene peldaños separados para los residentes de la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este y los ciudadanos palestinos de Israel soberano. Estos grupos sufren de diferentes grados de violación de los derechos humanos y civiles. 

Hay subdivisiones en juego que están diseñadas para fragmentar aún más la otra nación que vive aquí, con diferentes enfoques con respecto del área "C" -zonas designadas-en Cisjordania-, a los ciudadanos drusos, a los beduinos, los palestinos, cristianos y musulmanes.

 Cualquier burocracia que crea esas subdivisiones y clasificaciones minuciosas se guía por un principio de desigualdad que beneficia a un grupo hegemónico.

¿Hay otros ejemplos?

Uno puede mencionar brevemente las leyes Prawer al estilo Afrikaner y la zona C de Cisjordania.

 Desde la década de 1950, el gobierno liderado por afrikaner en Sudáfrica desarraigó a los residentes negros, de color e indios de sus tierras y casas para hacer sitio a los colonos blancos.

 Todo se hizo de acuerdo con las leyes blancas predominantes y la lógica jurídica. 

Esas fueron las bases coloniales del régimen del apartheid, que se estableció más tarde. 

Aquí, también, el componente colonial de desarraigar a los indígenas de sus tierras está procediendo a la par con las políticas de "desarrollo separado".

¿Hay alguna esperanza?

El apartheid clasista en Sudáfrica no fue derrotado. 

Los críticos de izquierda echan la culpa a Nelson Mandela y otros líderes por haber llegado a un entendimiento con el régimen anterior según el cual los negros recibirían el derecho al voto, pero los blancos se quedarían con el dinero. 

Mientras que la pobreza sigue siendo "negra" en Sudáfrica, hay un grupo de coartada de los negros africanos que llegaron a ser muy ricos.

 Sin embargo, no hay que descartar la transición a la democracia y los cambios sociales que han tenido lugar en África del Sur, así como los métodos de lucha demostrada por Mandela y sus compañeros.

 Es por eso que la semana pasada los manifestantes israelíes y palestinos llevaron a sus fotos en las manifestaciones que las Fuerzas de Defensa de Israel reprimieron por la fuerza.

Pero Shimon Peres elogió calurosamente a Mandela

Mandela fue un gran perdonador.

 Peres jugó un papel importante en la seguridad y las relaciones económicas que Israel estableció con el régimen racista de Sudáfrica y sus fundadores pro-nazis. 

Como uno de los padres fundadores de la empresa de los asentamientos en Cisjordania y el instigador de la "solución funcional", lleva una gran responsabilidad de las políticas de "desarrollo separado" que prevalecen aquí.

Libros-Revista-Descargas



Hallan 11 cadáveres en México, 10 de ellos incinerados


Los cadáveres de once personas, 10 de ellos carbonizados, entre los que se encuentran tres niños, fueron encontrados el sábado en el estado de Oaxaca, en el sur de México, según las fuentes policiales. 

El hallazgo de diez cuerpos ocurrió en el interior de una camioneta hallada en el paraje Tres Cruces del municipio de San Juan Mixtepec, una zona indígena del empobrecido estado de Oaxaca, informó a la prensa el fiscal estatal, Joaquín Carrillo. 

Otro cadáver fue hallado con un disparo en la cabeza cerca de la camioneta, precisó Carrillo, quien afirmó que todavía no se ha determinado el móvil del crimen. 

Sin embargo, la prensa local atribuyó el asesinato múltiple a un conflicto agrario. 

Desde hace al menos medio siglo, San Juan Mixtepec y la comunidad de Santo Domingo Yosoñama, con la que colinda, han mantenido conflictos agrarios por la propiedad de 1 740 hectáreas. 

McCain en Ucrania para respaldar las manifestaciones pro-UE


Fiel a las políticas del Gobierno de EE.UU. de intervenir en los asuntos internos de los países del mundo, el legislador republicano John McCain se reunió con el Ejecutivo y la oposición ucranianos en la capitalina ciudad de Kiev. 

McCain se entrevistó el sábado con el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Leonid Kozhara.

 En la cita insistió en la postura de Washington proclive a que Ucrania firme un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE). 

Por otro lado, el jefe de la Diplomacia ucraniana expresó que la prioridad de su Gobierno es buscar una convergencia con el bloque europeo. 

Tras la cita, McCain acompañado del presidente de la subcomisión para Europa del Senado, Chris Murphy, mantuvo negociaciones con los dirigentes opositores ucranianos Vitali Klitchko, Arseni Yatsenyuk y Oleh Tiahnibog. 

En la reunión elogió la lucha de los manifestantes antigubernamentales por la democracia. 

Desde el pasado 21 de noviembre, Ucrania fue testigo de multitudinarias manifestaciones pro-UE. 

Los indignados acusan al presidente Viktor Yanukovich de intentar retrotraer a la nación a la época de la antigua Unión Soviética, al no firmar un acuerdo de asociación con la UE y así acercándose más a Rusia. 

No se trata del primer caso en el que McCain realiza un polémico viaje para injerir en las políticas de alguna nación, pues el pasado mes de mayo se dirigió a Siria, donde se reunió con los terroristas del país, que buscan desde mediados del 2011 el derrocamiento del presidente Bashar al-Asad. 

http://www.youtube.com/watch?v=V6fyBXnbiMA


El supervolcán que puede destruir EE.UU. es mayor de lo esperado


El supervolcán –un enorme lago de magma subterráneo– ubicado en el norte de Estados Unidos supera las expectativas de los científicos.

Un equipo de geólogos de la Universidad de Utah declaró en un encuentro de la Unión Geofísica Estadounidense que la cámara de magma del supervolcán del parque nacional de Yellowstone es 2,5 veces mayor de las estimaciones previas. 

Su caldera se extiende a lo largo de 90 kilómetros y contiene unos 25.000 kilómetros cúbicos de roca derretida, según el análisis de las olas sísmicas realizado por los investigadores. 

"Llevamos mucho tiempo trabajando allí y siempre hemos creído que es mayor, pero este hallazgo es impactante", dijo el profesor Bob Smith, citado por BBC

Es uno de los más peligrosos supervolcanes, dado que se registra en él un crecimiento de presión acelerado desde 2004. 

Según el estudio geológico el supervolcán entra en erupción cada 700.000 años y se registraron ya tres erupciones. 

El último desastre natural que provocó el supervolcán de Yellowstone fue hace unos 640.000 años, por lo que los científicos admiten que queda poco tiempo para una nueva erupción. 


Si entra en erupción este volcán tres veces mayor del área de Nueva York, dejaría dos tercios del territorio de EE. UU. cubiertos de cenizas y tendría un gran impacto en el resto del mundo. 

Las muestras del suelo indican que durante la última erupción, las cenizas cubrieron por completo América del Norte y las corrientes de lava alcanzaron centenares de kilómetros de largo y de ancho.

El humo y las cenizas afectaron al clima mundial durante varios siglos en adelante.