12/5/13

Honduras creará nuevo cuerpo policial ante fracaso de la “depuración”

 
A seis meses de las elecciones generales en Honduras, el Congreso Nacional creó una fuerza especial de 400 agentes que estarán por encima de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional respondiendo solamente al Presidente Lobo.
 
 La fuerza es denominada como la Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial de Seguridad (Tigres) y está especializada en conflictos de baja intensidad.

Esta nueva fuerza especial es el eslabón más alto en la estrategia de militarización de la seguridad en el país.

“Necesitamos una fuerza policial con capacidades diferentes a las que actualmente tenemos y eso significa capacidades no sólo en la formación, sino también en equipamiento, una fuerza de reacción rápida con información, inteligencia inmediata y tecnología de última generación” dijo el presidente del Congreso, Juan Orlando Hernández, durante la presentación del proyecto de ley la noche del miércoles.

Hernández explicó que el nuevo cuerpo, que estará adscrito a la Secretaría de Seguridad, será integrado por agentes que “además de pasar las cuatro pruebas de confianza: polígrafo, psicométricas, toxicológicas y la comparación de los sueldos con los patrimonios” será sometido “a una quinta prueba: su desempeño y rendimiento”.

El presidente del Poder Legislativo también señaló que “otras policías del mundo tienen esas unidades y en estos momentos especiales que vivimos los hondureños en cuanto a inseguridad necesitamos una fuerza especial que ayude al país para poder lograr resolver ese problema de la inseguridad” y señaló que la idea fundamental es que esta nueva unidad esté “caracterizada por una disciplina férrea, prácticamente parecida a la militar”.

En 2012 hubo 7.173 homicidios en Honduras, un índice de 85,5 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, la más alta del planeta.

Según organismos internacionales la cifra es aún mayor. La Oficina de Naciones Unidas para el Crimen y el Delito ubica la cifra en 92 y la Organización de los Estados Americanos en 91 debido a los diferentes métodos de conteo.

La Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial de Seguridad (TIGRES) permanecerá en cuarteles en las bases militares más cercanas a la población y los candidatos a formar parte de ese cuerpo tendrán edades comprendidas entre 18 y 22 años.

Tras la aprobación del dictamen los diputados decidieron agrupar los dos debates necesarios para la creación del cuerpo en uno solo a celebrarse el jueves.

Los detractores de la nueva ley, un proyecto retirado en agosto de 2012 y vuelto a presentar en mayo de 2013, alegan que se trata de una militarización progresiva de la seguridad que puede vulnerar los derechos humanos.

Desde febrero se encuentra vigente la “Operación Libertad” que permite la presencia de militares en las calles para desempeñar tareas de seguridad ciudadana.

Unos 800 miembros del ejército patrullan en coordinación con la policía Tegucigalpa y San Pedro Sula, las ciudades más importantes del país. Wilfredo Méndez, Director del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos, dijo que “TIGRES es un brazo armado militar que se trata de vender como una policía modelo, entorpeciendo los procesos de reforma y de intervención encaminados a depurar la institución policial”.

Méndez considera que la decisión “es contraria a los compromisos asumidos por la actual administración ante la Comisión de la Verdad y Reconciliación (creada tras el golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya en 2009) y la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos al igual que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de no disponer de militares para asuntos de seguridad pública”.

El nuevo Ministro de Seguridad, Arturo Corrales, tomó posesión del cargo el primero de mayo después de una semana de comparecencias en el Congreso de todos los responsables del sector de Seguridad y Justicia que conllevó la separación de sus cargos de Pompeyo Bonilla, ex ministro de Seguridad, del responsable de la depuración policial, Eduardo Villanueva y del Fiscal General Luis Rubí.

El mismo día que tomó posesión, Corrales nombró como sus viceministros a dos coroneles retirados del ejército.

La policía de Honduras se encuentra sometida a un proceso de depuración debido a sus altos índices de colusión con el delito.

El proceso, 13 meses después de ser lanzado, no ha dado los resultados esperados registrándose sólo 33 órdenes de separación del cuerpo entre sus aproximadamente 14.000 miembros. 
 
Además, de esas 33 órdenes de separación se han aplicado sólo siete, según datos de la Secretaría de Seguridad.

HISPAN TV / LA PRENSA GRAFICA

¿Misterioso médico de Neruda: el agente CIA Michael Townley?


VERDAD AHORA – El juez Mario Carroza ordenó a la Brigada de Derechos Humanos y al Laboratorio de Criminalística de la PDI que elaboren un retrato del misterioso médico apodado “Dr. Price”, descrito por testigos como uno de los últimos facultativos que estuvo con Pablo Neruda antes de su muerte.

Según los testimonios de la investigación, el llamado ‘doctor Price’ habría tenido a esa fecha entre 27 y 30 años, medía 1 metro 80 centímetros de altura y tenía pelo rubio y ojos azules, reportó este martes Radio Bío Bío.

Para el abogado querellante del Partido Comunista, Eduardo Contreras, el misterioso doctor podría tratarse de Michael Townley, un ciudadano estadounidense, ex agente de la CIA y colaborador de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), involucrado en la muerte del ex canciller Orlando Letelier y su secretaria Ronni Moffit en Washington, y en el asesinato del ex comandante de Ejército Carlos Prats y su esposa.

El abogado Contreras explica que Sergio Draper, el médico que trató al poeta en la clínica Santa María, “había dicho a La Tercera en marzo del ’75 que quien estuvo con Neruda hasta el final fue él y nunca nombró a Price”. 
 
En nuevas declaraciones, Draper cambió su versión.

La investigación sobre la muerte de Neruda fue reabierta luego de que su ex asistente personal, Manuel Araya, denunciara la posibilidad de un envenenamiento, esto pese a que el deceso esté atribuido oficialmente a un cáncer avanzado a la próstata.

Las primeras pericias tras la exhumación del cuerpo señalan que Neruda padecía del cáncer, pero aún es prematuro descartar que haya sido asesinado por agentes de la dictadura.
 
 La eventual participación de Townley, quien ahora vive en Estados Unidos bajo un programa de protección de testigos, implicaría directamente en su muerte al régimen de la época.

Townley ya operaba en el país antes del 11 de septiembre de 1973. Hijo del gerente de la Ford Motor Company en Chile, Vernon Townley, el colaborador de la DINA integró las filas del movimiento Patria y Libertad participando en acciones subversivas contra el régimen de Allende. 
 
Entre ellas se cuenta la sustracción de un aparato electrónico que interfería las transmisiones del Canal 13 de Concepción, una acción concordada con el sacerdote Raúl Hasbún que terminó con la muerte del pintor Jorge Henríquez.

Llegada la dictadura de Pinochet, el estadounidense se instaló en una vivienda de tres pisos en Lo Curro, ubicada en la Vía Naranja 4925, en Vitacura. 
 
Desde ese entonces, Townley comenzó a participar en la fabricación del gas sarín desarrollado por el químico de la DINA Eugenio Berríos, como parte del programa de armas químicas titulado Proyecto Andrea, cerca de 1975.

En declaración ante el juez Alejandro Madrid en 2006, Townley reconoció que personalidades políticas y militares fueron asesinadas con gas sarín, haciendo aparecer sus muertes como suicidios o fallecimientos extraños.

A Berríos, cercano a Townley, también se le involucra en la producción de “cocaína negra” desde el complejo químico de Talagante. 
 
Hasta la década de los ochenta aparecen involucrados el hijo del dictador, Marco Antonio Pinochet, y el empresario de la chatarra Edgardo Bathich en una red de narcotráfico que contó con la asistencia del ex colaborador de la CIA, Ivan Baramdyka, una figura clave en el contrabando de armas para la Contra anti-sandinista.

Así murió el nieto de Malcolm X


APRO - Un pleito en el bar Palace de esta ciudad le costó la vida a Malcolm Shabazz, nieto del célebre activista político Malcolm X.

Según el testimonio del activista Miguel Suárez, quien acompañaba a la víctima, el incidente ocurrió el pasado jueves 9, en un centro nocturno cercano a Garibaldi, en el centro de la ciudad, donde acudieron en compañía de unos amigos.

El origen del conflicto, dijo, fue el pago de la cuenta porque el dueño les quería cobrar mil 200 dólares por el consumo. 
 
Al resistirse a pagar dicha cantidad, fueron golpeados.

Suárez afirmó que más tarde halló a su amigo herido afuera del antro y llamó a los servicios de emergencia.

De acuerdo con el reporte médico del nosocomio, la víctima fue ingresada en ambulancia del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), procedente del Eje Central Lázaro Cárdenas, colonia Guerrero, en inmediaciones de la Plaza Garibaldi.

La víctima presentaba diversas lesiones producidas por golpes, por lo que el Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Venustiano Carranza inició una averiguación previa.

Enterado del asunto, el titular de la Procuraduría General de Justicia del DF, Rodolfo Ríos Garza, giró instrucciones para que la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio tome conocimiento del hecho y realice las investigaciones correspondientes.

Por la noche, elementos de la PGJE catearon el bar Palace. 
 
Al lugar ubicado en Eje Central 32, casi esquina con Violeta, arribaron los agentes, sin que al momento se sepa de detenidos.

Antes de que las autoridades capitalinas confirmaran el deceso de Malcolm Shabazz, la agencia AP difundió la noticia, con base en información obtenidas de agentes estadunidenses.

Y Terrie Williams, publicista de la familia Shabazz confirmó el deceso del nieto de Malcolm X quien estaba en proceso de escribir dos libros.

Malcolm Shabazz fue hijo de Qubilah Shabazz, la segunda hija de Malcom X y Betty Shabazz.

Desde los 12 años enfrentó problemas legales. 
 
En 1997, provocó un incendio en el departamento de su abuela Betty Shabazz que le provocó graves quemaduras y, a la postre, la muerte.

Según las autoridades policiales, el niño le prendió fuego a la casa, supuestamente, porque no quería vivir con la abuela, quería volver con su madre, Qubilah Shabazz, que residía en Texas.

Malcolm se declaró culpable y fue condenado a 18 meses de detención juvenil, sin embargo, su estancia se prolongó y fue liberado cuatro años más tarde.

En 2002 regresó a la cárcel luego de declararse culpable de intento de robo y fue sentenciado a tres años y medio en prisión. Meses después de su liberación, en 2006, fue arrestado de nuevo por destruir la ventana de un establecimiento comercial.

En los últimos años, Malcolm Shabbaz dijo que estaba escribiendo sus memorias y que promovía la lucha contra la violencia juvenil. Asistía a la Universidad John Jay de Justicia Criminal en Nueva York.

Malcolm X, también conocido como El-Hajj Malik El-Shabazz, fue asesinado en Nueva York el 21 de febrero de 1965 y fue un defensor de los derechos de los afroamericanos.

Se le considera uno de los más grandes e influyentes afroamericanos en la historia por la defensa de los derechos de los estadunidenses negros y propagó el islam entre la comunidad negra de los Estados Unidos.

Curiosidades desconocidas sobre Stephen Hawking


La historia de la ciencia está marcada por personas que, gracias a sus descubrimientos, cambiaron para siempre las formas de hacer las cosas y, una de ellas es Stephen Hawking.

Este inglés nacido en 1942, es famoso no sólo por sus descubrimientos en física, que ayudaron a formular y profundizar teorías como la del Big Bang, que explica el origen del universo, sino que también por llevar la ciencia a las masas, con explicaciones sencillas de hechos interesantes.

La mayoría lo conoce por sus libros y por su enfermedad, que lo tiene confinado en una silla de ruedas y con serios problemas para comunicarse, pero existen una serie de curiosidades que hacen de Hawking una verdadera leyenda.

Cosas que no sabías sobre Stephen Hawking

Nació el 8 de enero de 1942, justamente cuando se cumplían 300 años de la muerte de Galieo Galilei.

Tiene un coeficiente intelectual de 160, el mismo que Albert Einstein.

Stephen Hawking tuvo un rendimiento escolar deficiente en la escuela primaria, pero gracias a su puntaje perfecto en los exámenes de física, logró ser admitido con una beca en la prestigiosa Universidad de Oxford.

Su padre quería que fuera médico, pero Hawking consideraba que la biología era demasiado inexacta.

Hawking formó parte del equipo de remo en la Universidad de Oxford.

Su libro Breve Historia del Tiempo, estuvo entre los más vendidos de Inglaterra por 237 semanas, superando el record anterior de sólo 184 semanas.

Stephen Hawking escribió dos libros para niños en conjunto con su hija.

Apareció en un capítulo de la serie La Teoría del Big Bang y en tres episodios de Los Simpson.

Hawking ha estado casado y divorciado dos veces y tiene tres hijos.

La BBC lo incluyó en la lista de los 100 británicos más influyentes de la historia. Ocupa el lugar 25. Darwin 
está en el cuarto lugar, Newton en el sexto puesto y Fleming en el 20.

Pese a ser uno de los científicos más importantes del siglo, nunca ganó el Premio Nobel.

Su enfermedad


Si ves a Stephen Hawking, difícilmente imaginarías que su frágil estado le permitió llegar tal alto.
 
 A los 21 años fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica (ELM), que compromete el control muscular, pero no afecta su intelecto.

Los médicos le pronosticaron dos o tres años de vida, pero los sorprendió a todos y ya lleva 50 años sobreviviendo con la enfermedad, un verdadero récord que demuestra la fuerza que tiene su mente para controlar su cuerpo.

Hawking tiene una traqueotomía que le impide hablar y, para comunicarse, utiliza un sintetizador de voz avanzado que controla mediante una computadora, que registra el movimiento de su cara y rostro, tecnología con la que también mueve su silla de ruedas. Impresionante.
 
Un hombre que seguramente seguirá vigente en los próximos siglos, en los que sus estudios servirán para ir resolviendo los misterios del universo
 
http://www.ojocientifico.com/4367/curiosidades-desconocidas-sobre-stephen-hawking

El curriculum de Francisco

Grandes esfuerzos mediáticos hoy tratan de presentar al nuevo Papa como un individuo capaz de traer aires de renovación y cambio a la ICAR, pero al igual que JPII sólo es un conservador imbuido de doctrina eclesiástica medieval, con todos los mismos defectos de sus sucesores, pero que sabe como manejar estratégicamente su imagen pública.

Victoriano Lorenzo

Victoriano Lorenzo, hijo de los aborígenes Rosa Lorenzo y María Pascuala Teolla, fue un "cholo" de la región de Penonomé en la provincia panameña de Coclé. 
 
Desempenó los cargos nominales que la Corona permitía a los señores principales de las comunidades indígenas. 
 
Fue amigo del prócer Belisario Porras, y por ese medio éste conoció a Victoriano.
 
 Experimentó en carne propia las crueldades físicas, morales y económicas que su raza sufrió: 
 
De esa experiencia sacó las energías para luchar contra la aristocracia penonomena. 
 
Su adhesión a las ideas de libertad e igualdad de Belisario Porras fue absoluta.

Como hijo de un aborigen importante de Coclé, y como persona honrada, trabajadora y talentosa, obtuvo el cargo de regidor municipal. 
 
La injusticia con los indios fue motivo de una querella en 1890 con el regidor colombiano Hoyos, arbitrario en el cobro de diezmos y primicias.
 
 Hoyos atacó a Lorenzo con ánimo de matarlo, por lo que éste, en defensa propia, acabó con la vida de su adversario. 
 
Fue detenido, enjuiciado y absuelto.

Belisario Porras fue delegado de la revolución liberal en el Istmo. 
 
En el valle de Antón, Victoriano Lorenzo se presentó a Porras, quien le asignó la responsabilidad de transportar las armas, los víveres y de servir de baqueano en la zona. 
 
Pero prestó un servicio más importante aún, que consistió en lograr el apoyo de la población indígena, para quien la guerra significaba la abolición de los diezmos y primicias, de las prestaciones personales a las autoridades civiles y religiosas, y de los impuestos y trabajos forzados.

Lorenzo no se limitó a atraer a sus hermanos de raza, sino que organizó guerrillas. 
 
El gobernador Albán vió el peligro que eso significaba y envió al general Sotomayor a capturarlo. 
 
Este se dedicó a sembrar el terror en la región, hasta que Lorenzo terminó con él.

Los montañeses del Coclé lo seguían ciegamente, y en las ciudades donde predominaba el elemento conservador se le temía. 
 
El nombre de Victoriano Lorenzo era sinónimo de valor y triunfo.
 
 Y su nombre trascendió los límites de la provincia, siendo motivo de esperanza y alegría para los cholos. 
 
Fiel siempre a Porras, envió a buscarlo y comunicarle
 
: "Las fuerzas de mi mando lo han proclamado a usted jefe civil y militar del departamento".

Tanto Porras como Lorenzo fueron hechos prisioneros por el general Herrera, colombiano, que, aunque liberal, no aceptaba el nacionalismo de los panameños.
 
 Victoriano logró escapar de la cárcel y liberar a Belisario, a quien condujo fuera de Panamá.

A Teodoro Roosevelt la triple división de liberales y conservadores en Colombia, y panameños nacionalistas, le servía para su propósito de apoderarse de la zona canalera y asegurarse la reelección. 
 
Invitó (ordenó) a los contendientes a celebrar una conferencia de paz en el buque de guerra Wisconsin. 
 
El 22 de noviembre de 1902 firmaron el pacto que irónicamente llamaron "la paz de Wisconsin", que en realidad fue la venta del Istmo.

Victoriano Lorenzo desconoció la "paz de Wisconsin". 
 
Por eso fue considerado traidor por los liberales y conservadores colombianos. 
 
El 28 de noviembre procedieron a capturarlo, estando desarmado. 
 
El gobierno colombiano, temeroso de que el guerrillero panameño fuera puesto en libertad, decidió que fuese condenado a muerte, tratando de presentarlo como un malhechor.

El 15 de mayo de 1903, en la plaza de Chiriquí, tuvo lugar su ejecución. 
 
El héroe se puso en pie para decir: "Señores, oíd una palabra pública. 
 
Ya sabéis de quién es la palabra. Victoriano Lorenzo muere... A todos los perdono... Yo muero como murió Jesucristo..."

Victoriano Lorenzo es el héroe nacional de Panamá. 
 
El día 30 de enero de 1966, la Asamblea Nacional de Panamá declara injusta la ejecución del general Victoriano Lorenzo, y lo presenta como un auténtico dirigente popular.

La niña huérfana de las Américas


Cualquier activista europeo de la solidaridad internacional con América Latina no tendría, probablemente, ninguna dificultad en identificar correctamente el país de origen de Augusto Cesar Sandino, Farabundo Martí, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Ernesto Guevara y Salvador Allende. 
 
Por el contrario, las cosas cambiarían radicalmente – como las verdaderas revoluciones populares– si mencionáramos el nombre de Victoriano Lorenzo.
 
 ¿ Qué diría usted , apreciado y culto lector ?

¡Bingo! ¡Victoriano Lorenzo era panameño!

En cierto sentido, Panamá no se liberó nunca de las cadenas del coloniaje.
 
 La presencia del poder imperial ha sido siempre una sombra en el istmo de Panamá.
 
 Al estudiar en detalle la historia de esta república en los últimos 190 años, encontraremos la explicación a esta “irregularidad” geopolítica.

Panamá pertenece desde el punto de vista geográfico a Centroamérica, pero fue siempre una provincia de la Nueva Granada, aquel Virreinato español que abarcaba los territorios de la actual Colombia, Venezuela y Ecuador. 
 
Sin embargo los que ostentaban el poder político durante la época del movimiento independentista decidieron, después de haberse liberado del yugo español en noviembre de 1821, unirse a la “Gran Colombia”. 
 
La alianza geopolítica entre Venezuela, Nueva Granada (la actual Colombia) y Ecuador sedujo políticamente a los panameños mucho más que la Federación de Repúblicas Centroamericanas. Panamá siempre buscó los lazos maternos. 
 
Debido a esta situación geográfica e historia geopolítica especial, Panamá es la niña huérfana de las Américas.

El sueño de Simón Bolívar de constituir la Gran Colombia se esfumó definitivamente en 1830, dos años más tarde después que Venezuela y Ecuador decidieron abandonar la gran alianza. 
 
Desde entonces la “gran nación latinoamericana”, verdaderamente independiente de cualquier poder imperial hegemónico, soñada por los Libertadores de América, sigue siendo una necesidad histórica.

Mientras tanto, los separatistas e integracionistas panameños continuaron su juego político de “amor y odio” con Nueva Granada hasta que se desató la guerra conocida como la de los “mil días”, que enfrentó a liberales y conservadores dejando un saldo de más de cien mil muertos entre 1989 y 1902.
 
 Las luchas entre liberales y conservadores tenían como meta principal el poder político-económico de las nacientes repúblicas y tiñeron la época con la sangre derramada de los pueblos. 
 
De esta forma se consolidaron las oligarquías criollas latinoamericanas y la casta latifundista que junto con el gran capital moderno, han impedido la verdadera independencia política y económica de América Latina.

¿Quién fue entonces Victoriano Lorenzo y qué papel jugo en la guerra de los “mil días”?

Victoriano fue un líder indígena que luchó durante la guerra civil al lado de los liberales.
 
 En 1900 asume la dirección de las diezmadas tropas liberales en calidad de General de División y se enmontaña en la provincia de Coclé en Panamá y desde allí inicia una guerra de guerrillas contra el gobierno central conservador de Nueva Granada. 
 
A pesar de enfrentar a un ejército numeroso y mejor armado, en octubre de 1901 sus tropas guerrilleras lograron ocupar la capital de la provincia, Penonomé, su ciudad natal.

El 21 de noviembre de 1902 los politiqueros de los partidos liberales y conservadores ceden a las presiones del gobierno de los Estados Unidos y firman la paz en el barco de guerra norteamericano “Wisconsin”. 
 
Con la firma del tratado de paz quedó sellada la separación definitiva de Panamá de Nueva Granada. Panamá fue parida metafóricamente, a bordo de un buque de guerra. 
 
Pero al margen de todas estas confabulaciones detrás de bastidores, Victoriano Lorenzo, quien estaba decidido a continuar la lucha por la tierra y la libertad de la población campesina, se había convertido en un factor de riesgo en los planes estratégicos de la administración Theodore Roosevelt en la construcción del canal.

El 28 de noviembre de 1902 Victoriano Lorenzo fue capturado y condenado a la pena de muerte el 13 de mayo de 1903 por un tribunal militar. Victoriano fue fusilado el 15 de mayo de 1903.

El interés por parte del gobierno de los Estados Unidos en la cuenca del caribe data desde principios del siglo 19, cuando el entonces presidente Thomas Jefferson se entusiasmó con la idea de construir una ruta marítima que uniera el océano Atlántico con el Pacifico. 
 
Pero la presencia e influencia del gobierno de los Estados Unidos en la región no solamente perseguía objetivos comerciales, sino ante todo, garantizar la hegemonía geopolítica y militar en la Gran Cuenca del Caribe.
 
 En este sentido, los diferentes gobiernos norteamericanos, ni cortos ni perezosos, comenzaron a instalar sus bases militares en el Caribe.

Desde entonces, las instalaciones de la Fuerza Armada de Los Estados Unidos de Norteamérica fueron apareciendo sucesivamente en territorio extranjero como setas venenosas: Puerto Rico en 1898, como parte del botín de guerra en el conflicto armado entre el Reino de España y Estados Unidos. 
 
En el mismo año, como colofón de la guerra contra España, el gobierno norteamericano ocupó militarmente la bahía de Guantánamo en Cuba. 
 
A partir de 1904 la zona del canal se convirtió en un territorio estratégico-militar. 
 
Años más tarde (1963) Panamá se convirtió en la sede del Comando Sur de los Estados Unidos y de la desacreditada “Escuela de las Américas”. 
 
A pesar que el cuartel general del Comando Sur fue trasladado oficialmente a Miami en 1999, el ministerio de defensa todavía cuenta con una larga lista de bases militares en América Latina.
 
 En Panamá, en Fort Buchanan in Guaynabo (Puerto Rico), en Soto Cano (Honduras), en Comalapa (El Salvador) y Guantánamo (Cuba) entre otras.

La suerte de Victoriano Lorenzo y la de muchos otros latinoamericanos que han luchado a lo largo de los años en contra de la pax americana es conocida en todos los rincones del planeta.
 
 Emiliano Zapata fue asesinado el 10 de abril de 1919, Pancho Villa el 20 de julio de 1923, Augusto Cesar Sandino el 21 de febrero de 1934, Farabundo Martí el 1 de febrero de 1932, Ernesto Guevara de La Serna el 9 de octubre de 1967 y Monseñor Oscar Arnulfo Romero el 24 de marzo de 1980.

La escasa información acerca del acontecer en Panamá favorece la política hipócrita y solapada del gobierno de los Estados Unidos. 
 
En ese país latinoamericano tienen lugar operativos militares de mayor o menor envergadura frecuentemente. 
 
Los grandes operativos militares, como la operación “Open Horinzons” que se desarrolla actualmente en dos provincias del país hermano, no pueden pasar desapercibidas. 
 
Por el contrario, aquellas que se efectúan en la sombra de la espesa selva, frontera natural con Colombia –territorio donde la guerrilla más antigua de Latinoamérica tiene una de sus retaguardias estratégicas– por lo general no son noticia en primera plana.

Blog del autor: http://robiloh.blogspot.com

Los secuestrados por el Ejército colombiano

 
No sólo el ejército asesina a jóvenes discapacitados, sin futuro y/o arrojados a la miseria total, sino que ahora se dio a la tarea de secuestrar a jóvenes robustos y con buena salud, para que viertan su sangre defendiendo al régimen genocida colombiano, que dirige una enriquecida minoría narco...

Los secuestrados por el Ejército colombiano

Sergio Camargo

No sólo el ejército asesina a jóvenes discapacitados, sin futuro y/o arrojados a la miseria total, sino que ahora se dio a la tarea de secuestrar a jóvenes robustos y con buena salud, para que viertan su sangre defendiendo al régimen genocida colombiano, que dirige una enriquecida minoría narco-lumpenizada.

Madres desconsoladas y llorando todas las lágrimas de su ser y hombres angustiados e impotentes, son las dantescas imágenes que se observan en varias regiones del país y enfrente de puestos militares, pertenecientes a las diferentes ramas de las fuerzas armadas y en donde fueron a parar sus hijos varones la mayoría estudiantes, campesinos; también hay hijos únicos o trabajadores con la obligación y responsabilidad de ayudar a mantener a sus pobres familias.

Estas dramáticas escenas son el producto del secuestro que viene efectuando el ejército colombiano a los jóvenes del país con plena impunidad y sin que las autoridades judiciales, el defensor del pueblo (entidades cada vez más desprestigiadas) y otras entidades se apersonen de tan macabra maniobra.

En efecto, el ejército del régimen genocida colombiano, se dio a la tarea de secuestrar a todos y en todo lugar y/o establecimiento a los jóvenes con edad de prestar el servicio militar obligatorio (¿?), para así seguir teniendo carne de cañón, soldaditos quienes después de un fuerte y sofisticado lavado de cerebro, se hacen matar convencidos –equivocados- que están defendiendo la democracia colombiana, y no en realidad un régimen genocida que ha sumido a todo su pueblo en la miseria, la incultura y la indignidad y al país en el mayor de los desordenes, caos y atraso.

El secuestro de los jóvenes par parte del ejercito, va dirigido desde luego a las clases mas pobres del país y en especial a los habitantes del campo y medianas y pequeñas ciudades, en donde la ley del miserable es mas fuerte y la falta de información es notoria.

Los jóvenes secuestrados por el ejército son encerrados en antros militares y en un abrir y cerrar de ojos se les hace todo el papeleo de rigor para que pasen a ser soldados de la patria (y/o criminales en uniforme), luego en camiones son llevados a parajes desconocidos de sus familiares, para después ser enviados a guarniciones militares, siempre en contra de su voluntad. Igualmente son separados de sus padres y/o familiares cuando estos están presentes, y quienes no los vuelven a ver y a quienes se les oculta posteriormente sus paraderos o lugares de retención ilegal.

Cuando uno de los padres es informado del secuestro de su hijo, acude apresuradamente al puesto militar para hacer las gestiones necesarias y entregar la información o los datos con los cuales el joven queda exento de su enrolamiento en la milicia. 
 
Pero nada de esto vale, pues en la mayoría de los casos los soberbios y groseros comandantes responden que la decisión esta tomada y “lárguese de aquí, váyase para su casa a llorar”, es la respuesta mas calida que reciben estos ciudadanos colombianos.

Sobra decirlo, sobra afirmarlo. La inmensa mayoría de estos jóvenes que son raptados, no desean ni están de acuerdo con devenir soldados, ni mucho menos en ir a una guerra que no les pertenece, una guerra que ellos mismos aborrecen y con la cual no están de acuerdo.

LLAMADO URGENTE

Ante tanta injusticia, ante tal ignominia y ante tanta violación del derecho humano, hago un llamado a los padres de familia y en general a todos los familiares de jóvenes en Colombia, para que por todos los medios habidos y por haber eviten el enrolamiento de sus hijos, nietos, primos y/o amigos en esa maquinaria de muerte llamado ejército, ya que como se sabe, el futuro de un soldado es un hospital, la muerte o una cárcel.

Y a los jóvenes que se encuentran ya en la milicia se les ayude a DESERTAR. Se les de las facilidades para escapar de semejante infierno (una gran mayoría de militares sufren de problemas de alcoholismo y drogadicción), pues es una obligación de la sociedad proteger a sus hijos de los bárbaros, de los criminales y de los grandes peligros que les acechan dentro de esta institución de muerte.

Es una obligación de la familia y de la sociedad colombiana en su conjunto, el cuidar y prevenir a sus niños y jóvenes para que no caigan en las redes maléficas de la drogadicción, la delincuencia o el servicio militar, cada vez mas nocivo y peligroso este ultimo para la salud y bienestar del país.

Que la DESERCION no sea una mera palabra frente al reclutamiento forzoso de nuestra juventud, que sea un acto de dignidad por la VIDA.


(*) Sergio Camargo es periodista y escritor, autor entre otros libros, de: Democracia Real Universal y El Narcotraficante N° 82 Álvaro Uribe Vélez. Ha sido director de la revista Universo Latino y autor de numerosos artículos sobre la realidad latinoamericana y mundial.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=167355

“Por Dios, no lo maten, no lo maten”

Con este título me quiero referir al artículo escrito por José Antonio Gutiérrez D, sobre el asesinato de Giovanni Díaz, guerrillero campesino colombiano, que ha sido publicado en Kaos en la red.

Cuando lo leí tuve la impresión de estar frente a un documento histórico, o mejor, frente a un documento para reconstruir esa historia que está escribiendo con sangre nuestro pueblo en los escenarios de la vida rural de Colombia. 
 
No es la historia falseada y manipulada que trasmiten los medios de comunicación masiva y que se sintonizan con discursos rebuscados de “gente acomodada en las ONGs financiadas por la cooperación europea” y similares.

Su versión, a diferencia de la de la falsimedia, cuyas fuentes de información son el estamento militar y/o los personajes del poder hegemónico y sus aliados, se apoya y remite, a los testimonios directos y esclarecedores, de quienes vivieron y fueron testigos de los hechos.

“Por Dios, no lo maten, no lo maten”. 
 
Esta suplica estremecedora que emitiera Eder Portillo, el campesino panelero abalanzado hacia los sicarios con los brazos en alto, me remitió al cuento de Juan Rulfo “Diles que no me maten”. 
 
Dolorosamente el campesino panelero, padre de cuatro pequeños hijos, que “ni siquiera conocía al guerrillero”, también fue abaleado.

Pero a diferencia del cuento que relata una especie de “ajuste de cuentas” sobre un personaje que solitariamente huye de la muerte, en nuestra convulsionada Colombia, miles de hombres y mujeres campesinos –en particular- se alzaron en rebelión contra las ignominiosas condiciones de existencia y para defenderse de la agresión que desde las elites en el poder se ha venido ejerciendo y se ejerce sobre sus vidas, las de su familia y su comunidad.

No es nuevo, lo sabemos, más de 500 años sojuzgados, e igualmente durante estos siglos, levantamientos, rebeliones, paros, marchas, huelgas, protestas, manifestaciones, y disimiles formas y expresiones de lucha para enfrentar la ignominia. 
 
Todo se ha ensayado, y aquí estamos, y aquí seguimos, a la verraca, con formas más crueles de explotación, opresión y miseria. 
 
El hecho es que las cosas no andan nada bien en estas tierras, ¿o sí? Alguien nos puede mostrar las bondades del neoliberalismo y del capitalismo salvaje en nuestra Colombia herida?

Pero volvamos al documento. 
 
Por campos de monte y caminos de tierra, transitó Giovanni Díaz aquel 2 de febrero para celebrar su 31 cumpleaños. 
 
Le imagino silbando, alegre y sonriente dada la descripción que de él hacen quienes le conocieron, “era un muchacho alegre, un joven comprometido con sus ideas, con un profundo sentido justiciero, amiguero, que despertaba simpatía entre la gente que lo rodeaba”.
 
 “Un muchacho de bastantes amigos y dicen que siempre que podía, bajaba a La Marina o a las veredas cercanas a compartir un trago y un baile, y a ver a su familia, a su compañera y a sus hijos”
 
 Y también era un campesino del Tolima de una humilde familia de cafeteros. Si, también era un guerrillero.

Necesario detenerse en esto último, ¡un guerrillero! Dios santo, otro más. 
 
Terroristas, delincuentes, criminales, bandidos, causa y fin de todos los horrores, esos monstruos salidos de quien sabe dónde, es lo mínimo que nos dice la falsimedia respondiendo a los intereses de sus dueños. 
 
Y es lo mismo que dicen sus aliados de ONs y similares, desde las argucias retoricas del intelecto, con la mesa servida con panes y quesos por la gracia de ese decir y desdecir, con “supremos análisis” sobre este mundo y el otro.

No les resultará como mínimo curioso que al funeral de Giovanni Díaz asistiera el pueblo llano, el pueblo campesino de ese sector de Tolima con muestras de dolor, para remitirme a este caso del que pudimos saber, por alguien (muchas gracias) que se tomo el trabajo de indagar desde las entrañas la verdad. 
 
De no ser así, la versión de la falsimedia se impone, como se ha impuesto en millares de colombianos, creaciones demenciales que derriban la realidad, ocultándola, tergiversándola y manipulándola, es ello hoy el opio para cegar conciencias.

El resultado de este opio es el estigma, la letra escarlata clavada sobre estos hombres y mujeres para que los quemen vivos en las calles de esta infame inquisición.
 
 No pudieron, e inventaron sus ejércitos paramilitares, que sumados al ejército institucional y con los miles de dólares del imperio y toneladas de bombas y aviones drones y no sé qué cosas más, los persiguen, asesinan y atormentan. 
 
No importa que sean guerrilleros o no, son campesinos, negros e indígenas y sobre la población rural se asesta con más saña la barbarie de la oligarquía y el imperio. Bombardeos, fumigaciones, masacres, deplazamiento, asesinatos.
 
 No importa si están armados o desarmados, lo que les importa es expandirse y aumentar sus ganancias. 
 
Lo que importa es que en la Colombia rural se encuentran los recursos naturales codiciados para concentrar el poder y la riqueza en sus manos y servir a los intereses del gran capital transnacional.

Pero el comunicado militar dice que dos guerrilleros de las FARC-EP murieron en combate. Qué forma tan vil de encubrir sus asesinatos, cambiar sicariato por muertes en combate y además se ufanan de sus actos. 
 
“La permanente ofensiva que las tropas del Batallón N17 José Domingo Caicedo, adscrito a la Sexta Brigada, adelantan contra el Frente 21 de las Farc continúa arrojando resultados positivos para la comunidad”. 
 
El presidente Santos con su doble faz que habla de paz y exhorta la cruenta guerra está muy orgulloso de los triunfos logrados.

El triunfo cobarde, el triunfo ruin es revelado en la desgarradora y última fotografía tomada a Giovanni. 
 
Él allí sentado, arreglado con sus mejores ropas, sus largos brazos caen a sus costados y su cabeza tirada contra el espaldar chorrea sangre sobre un piso liso y gris. 
 
Esa es la historia que está escribiendo con sangre nuestro pueblo.

Giovanni Díaz y Eder Portillo, se han convertido en sol, agua y tierra, que nutrirán los sueños de justicia, pan, dignidad y libertad, la noche oscura ha de pasar para encontrar la luz de un nuevo amanecer.

Ríos Montt, el primer exgobernante latinoamericano condenado por genocidio

El general, que el jueves había rechazado ser responsable de genocidio, fue condenado a 50 años de prisión. "Los juzgadores estamos totalmente convencidos de la intención de producir la destrucción de la etnia ixil", pronunció la jueza Yassmín Barrios, un minuto antes de las 5 de la tarde.
 
 Ríos Montt también fue condenado a 30 años por delitos contra la humanidad, mientras que su ex jefe de Inteligencia fue absuelto.

Ciudad de Guatemala, GUATEMALA. A las 4:58 p.m., la voz de la jueza Yassmín Barrios, presidenta del tribunal que enjuició al hombre de 86 años que gobernó Guatemala hace 30, se diluyó progresivamente al leer la parte final de la sentencia:
 
 "El acusado, José Efraín Ríos Montt, es responsable como autor del delito de genocidio...", pronunció, y de inmediato la sala de audiencias estalló en una atronadora mezcla de aplausos, gritos y llantos. "Por tal delito, se le condena a 50 años de prisión inconmutables", agregó.

De esta manera Latinoamérica llenó una nueva página en su historia, porque este 10 de mayo la región conoció al primer exdictador latinoamericano condenado por genocidio, después de un accidentado juicio en el que la tenacidad y valentía de los jueces y de la fiscal Claudia Paz y Paz lograron vencer las presiones dirigidas a evitar una sentencia o incluso a anular el proceso.

Ríos Montt encabezó un corto pero duro régimen entre 1982 y 1983, durante el cual se perpetraron las peores masacres de indígenas, en la época más violenta de los 36 años de guerra civil guatemalteca.

Después de la lectura de la sentencia, que duró una hora, la sala cayó en un caos que llevó a temer a Barrios la huida de Ríos Montt.
 
 "Ordeno a los agentes de la Policía que custodien las tres salidas de la sala", dijo en un momento, después de haber advertido, reiteradas veces, que el condenado no podía retirarse del lugar, pues tenía que esperar a que llegara el equipo encargado de llevarlo directamente a prisión, tal como dictó la sentencia. 
 
"Señores abogados, si ustedes quieren retirarse, pueden hacerlo, pero el señor Ríos Montt tiene que permanecer acá", dijo.

El general retirado fue condenado a 50 años de cárcel por el delito de genocidio contra la etnia maya ixil, y a 30 años más por delitos contra la humanidad. 
 
El otro militar en retiro que fue juzgado paralelamente, José Mauricio Rodríguez Sánchez, ex jefe de Inteligencia del ejército en aquellos días, fue absuelto.

"Los juzgadores estamos totalmente convencidos de la intención de producir la destrucción física del grupo ixil", pronunció Barrios a las 4:45 p.m., después de hacer alusión a los planes militares Victoria 82, Firmeza 83 y Gloria. 
 
En ellos, según dijo, quedaba clara la pretensión de exterminar a los indígenas. Transcurridos unos 10 minutos, la jueza describía una escena que quizás nunca pudieron concebir los guatemaltecos: "Se ordena la inmediata detención del acusado, José Efraín Ríos Montt, ordenando su ingreso directamente a prisión".

En ese momento la sala estalló en aplausos por primera vez, y la jueza tuvo que aclarar que aún no terminaba su intervención. Más tarde, las imágenes de un Ríos Montt esposado daban la vuelta al mundo.

30 años después de haber gobernado con mano de hierro, el anciano general empezó a ser juzgado el 19 de marzo y este viernes fue sentenciado a 80 años de prisión -50 por genocidio y 30 por otros crímenes de lesa humanidad- por un tribunal que lo responsabilizó de la matanza de 1,771 indígenas mayas ixiles en el departamento de Quiché (norte) durante su gobierno de facto (1982-1983).

Un tanto robusto, de estatura baja (menos de 1.70 metros), Ríos Montt siempre se presentó a las audiencias con impecable traje formal oscuro, su bigote bien recortado y gel en su cabello cano. Usa anteojos y durante todo el juicio unos audífonos para escuchar mejor, pero pese a su edad no tiene mayores problemas de salud.

"No soy genocida (...) Nunca autoricé, nunca firmé, nunca ordené que se atentara contra una raza, una etnia o una religión. ¡Nunca lo hice!", dijo el jueves Ríos Montt, en el banquillo de los acusados, con su voz áspera y firme, al declarar inocencia en víspera de que se emitiera la sentencia.

En el marco de las operaciones contrainsurgentes, su régimen ejecutó la política de "tierra arrasada" sobre poblaciones indígenas del norte y noroeste del país, a las que acusaba de apoyar a la guerrilla.

Un informe de la ONU de 1999, presentado por la Fiscalía en el proceso contra Ríos Montt, documentó 626 masacres -500 en aldeas arrasadas- consignó que hubo "genocidio" y precisó que entre 1978 y 1984 ocurrió el 91% de las violaciones de derechos humanos de la guerra (1960-1996), que dejó 200,000 muertos y desaparecidos.

Con la biblia y la metralleta

Nacido el 16 de junio de 1926 en Huehuetenango, departamento fronterizo con México, Ríos Montt ingresó a los 18 años al ejército como policía militar, y a los 20 a la Escuela Politécnica para iniciar su carrera de oficial, hasta llegar a general.

Incursionó en política en 1973 como candidato presidencial de una coalición de centro-izquierda que luego giró radicalmente a la derecha. Según las crónicas de la época ganó esos comicios, pero un fraude dio el triunfo al general Kjell Eugenio Laugerud.

En premio de consuelo fue enviado a España como agregado militar de 1974 a 1977. De familia fervientemente católica -su hermano Mario Ríos Montt es obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Guatemala- renunció al catolicismo al regresar al país y hasta fue pastor de una iglesia protestante.

Fanático evangélico, siempre mencionaba a Dios en sus discursos y mensajes televisivos dominicales vistiendo un traje militar verde, marcadamente moralistas, mientras en el país imperaba la sistemática violación de derechos humanos.

En una ocasión afirmó que el "buen cristiano" era quien se desenvolvía "con la Biblia y la metralleta".

Llegó al poder el 23 de marzo de 1982 al dar un golpe de Estado contra el general -ya fallecido- Romeo Lucas García (1978-1982) antes de que éste entregara la presidencia al general Ángel Aníbal Guevara.

Pero su ministro de Defensa, Óscar Mejía Víctores, le dio a su vez un golpe de Estado el 8 de agosto de 1983 y convocó elecciones en 1985.

En 1989, Ríos Montt fundó el derechista Frente Republicano Guatemalteco (FRG), que llegó a la presidencia diez años después con Alfonso Portillo (2000-2004), hoy preso por corrupción y pedido en extradición por Estados Unidos por lavado de dinero.

Con el FRG, Ríos Montt fue diputado en tres legislaturas de 1994 a 2003, pero su mayor anhelo era volver a gobernar.

Aunque le está prohibido a los golpistas aspirar a la presidencia guatemalteca, fue candidato en 2003, pero quedó en tercer lugar.

En 2008 volvió a la política y ocupó una banca en el Congreso hasta el periodo que concluyó el 14 de enero de 2012. Doce días después, ya sin inmunidad parlamentaria, fue puesto bajo arresto domiciliario acusado de genocidio.

Los tribunales le rechazaron a Ríos Montt peticiones de amnistía por tratarse de genocidio, y dieron vía al juicio.

Sobre Ríos Montt también hay otra demanda por genocidio interpuesta en 2011 por la masacre de 201 campesinos de la aldea Dos Erres (norte).

Es padre de dos hijos, Enrique, un general retirado y ex subjefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, y Zury, ex diputada y esposa del senador estadounidense republicano por el estado de Illinois, Jerry Weller.

Varios espías israelíes en Gaza se entregan a HAMAS

 
Varios espías israelíes que operaban en la Franja de Gaza se entregaron al Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS).

Islam Shahwan, portavoz del ministerio del Interior del Gobierno electo palestino, ha anunciado este domingo que las fuerzas de HAMAS lograron hacer rendir a los espías que intentaban recoger informaciones sobre este movimiento palestino.

Por su parte, el portavoz de HAMAS, Sami Abu Zuhri, ha denunciado que el régimen de Tel Aviv había instalado cámaras y equipos de espionaje en las fronteras de la Franja de Gaza.

No se trata de la primera vez que HAMAS informa de actividades de espionaje en Gaza.

Shahwan anunció el mes pasado que “los agentes de espionaje israelí se ponen en contacto, de distintas formas, con palestinos de diferentes estratos sociales para sacarles información clave sobre aspectos vitales de Gaza”.

Por otro lado, el jefe del Servicio de Seguridad Interior de HAMAS, Mohamad Lafi, adujo que "Gaza es un hormiguero de los servicios secretos occidentales, como estadounidenses, franceses, británicos y alemanes".

Desde 2007, el régimen de Tel Aviv mantiene un férreo bloqueo contra Gaza, impidiendo a los ciudadanos de esta región ejercer sus principales derechos, entre ellos el derecho al trabajo, la salud, la educación y la libertad de circulación.

ka/nl/msf

Colombia: Farc-EP confirman muerte del comandante guerrillero Carlos Patiño


Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) confirmaron este domingo la muerte de Carlos Patiño (Caliche), comandante de la Columna Móvil Jacobo Arenas.

La “radicalización” terrorista de los hermanos Tsarnaev: Ojo por ojo



¿Dónde, cómo, cuándo, por qué y por quién se “radicalizaron” los hermanos Tsarnaev? 
 
Estas son las preguntas que el periodismo de los principales medios plantea y se esfuerza en contestar. Pero uno de los antónimos de “radical” –“superficial”- describe bien este enfoque.

Dejemos a un lado el hecho de que la “radicalización” es un concepto vago e inútil sin ningún contenido definido moral o político, y que muchos de nosotros nos hemos radicalizado respecto a diversas cuestiones de forma apropiada y positiva. 
 
En la década de 1960, hubo una especie de “radicalización” que estaba en función de la conciencia política y de la decencia.
 
 (Lo que era “radical” entonces –la oposición a la Guerra de Vietnam, el apoyo al Poder Negro, la liberación de la mujer, los derechos de los homosexuales-, está prácticamente hoy fuera de toda discusión.) 
 
El uso que se hace del lenguaje (izquierdista, marxista, antiimperialista) es un insulto para radicales como yo mismo y presupone implícitamente una “moderación” colaboracionista como norma deseada. 
 
Pero el principal problema de este enfoque es que confunde la verdadera cuestión:
 
 ¿Cómo fue que los hermanos Tsarnaev llegaron a creer que estaba bien matar civiles al azar?

No deberías matar, pero…

Para la mayoría de la gente resulta difícil de entender. ¿Hay algo más fundamental para el contrato social subyacente en la sociedad humana que la norma de “No matarás”? El principio está consagrado en todos los códigos de leyes y tradiciones religiosas. Sin embargo, esas mismas tradiciones permiten excepciones, incluso las ordenan en ocasiones.

Las mismas Leyes de Moisés que afirman “No matarás” exigen la ejecución de adúlteros (Deuteronomio 22:22) y de cualquier hombre “que yazga” con otros hombres (Levítico 20:13). O peor aún, el mismo Dios que establece la ley ordena a su Pueblo Elegido que aniquile a pueblos enteros. Obliga al líder hebreo Josué a ejecutar la “maldición de la destrucción” contra la ciudad de Jericó: “Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, incluso los bueyes, las ovejas y los asnos, matarlos a todos” (Josué 6:21). 
 
El Dios del Universo ordena al Rey Saúl que castigue a los amalecitas por los hechos de sus antecesores: “Ahora, ve y aplasta a Amalec: ponle bajo la maldición de la destrucción con todo lo que posee. No le evites nada, mata a hombres y mujeres, a niños y lactantes, a bueyes y ovejas, camellos y asnos” (Samuel 15:3).

Uno podría seguir adelante con citas de ese tipo, pero no quiero referirme únicamente a la tradición judeo-cristiana (o a la tradición judeo-cristiana-islámica, ya que estas tres fés abrahamicas recurren todas a los mitos y valores del Antiguo Testamento).
 
 Los códigos morales de los paganos prohibían de forma similar matar pero con diversas excepciones. 
 
Los vikingos tenían duras leyes contra el homicidio dentro de sus propias comunidades. 
 
Pero cuando salían a atacar las costas de Bretaña, Irlanda o Francia, no tenían reparo alguno en matar al azar. Hacer el vikingo era tomarse un respiro de la moral normal practicada alrededor de los fiordos.

La moralidad interna habitual contrastaba con la moralidad que se aplicaba a los de fuera. Esto quedó muy bien ilustrado en 1944 cuando el 13% de la gente encuestada en EEUU declaraba que las tropas estadounidenses deberían “matar a todos los japoneses”.
 
 En sólo una noche, en marzo de 1945, las fuerzas de EEUU mataron a 100.000 hombres, mujeres y niños en Tokio mediante bombardeos convencionales. Esa era la calculada intención; el General Curtis LeMay alardeó de su deseo de “quemar, hervir y cocinar hasta la muerte” a innumerables japoneses. (LeMay llegó a convertirse en el candidato a la vicepresidencia de la lista encabezada por el gobernador segregacionista por Alabama George Wallace). Las bombas atómicas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki mataron a más 200.000 seres. Quienes ordenaron los ataques pudieron justificar en sus propias mentes que se inflingiera dolor deliberadamente. Truman no sintió escrúpulo alguno por arrojar bombas sobre los bebés. ¿Por qué no?

Porque ellos nos atacaron. Por esa razón, ¿se merecen ellos que les bombardeemos?

Seguramente que había otros factores en juego, y no era precisamente el racismo el de menor importancia, que ayudan a explicar también la muerte masiva de civiles en las guerras coreana, vietnamita, afgana e iraquí. Mi opinión es que la noción de culpa colectiva justificó, y continúa justificando, las carnicerías perpetradas al azar.

Esta disposición a confundir civiles con militares, culpables con inocentes en virtud del nacionalismo, y a matar a “hombres y mujeres, jóvenes y viejos”, es un rasgo de la mentalidad terrorista. Estamos acostumbrados a asociarla con “militantes islamistas” o “extremistas musulmanes”. Algunas personas la asocian con el Islam en general, aunque uno busque en vano en el Corán relatos de genocidios ordenados por la divinidad como los que aparecen en la Biblia. 
 
Pero, ¿cuántos civiles inocentes han muerto en los ataques terroristas de musulmanes a lo largo del pasado siglo y cuántos a causa de las bombas estadounidenses y de los escuadrones de la muerte apoyados por EEUU?

¿Por qué los Tsarnaev llegaron a pensar que matar era justo?

Dzhokhar Tsarnaev ha declarado ante sus interrogadores que él y su hermano se sintieron impulsados a colocar las bombas en el Maratón de Boston como consecuencia de las guerras de EEUU en Iraq y Afganistán. 
 
No es sorprendente que ese fuera el catalizador. 
 
Un estudio de 2003 encargado por las Naciones Unidas halló que la “Guerra contra el Terror” había servido en realidad para aumentar el terrorismo. Gareth Evans, ex ministro de exteriores de Australia y director del International Crisis Group, señalaba lo mismo en 2004:
 
 “La amarga verdad es que el resultado neto de la guerra contra el terror, al menos hasta ahora, ha sido más guerra y más terrorismo”. Una Estimación de la Inteligencia Nacional, en 2006, en representación del consenso de todas las dieciséis agencias de inteligencia estadounidenses, afirmaba que la guerra de Iraq “había empeorado el problema global del terrorismo”.

Algunos se convirtieron en “terroristas” (o, en algunos casos, decidieron tomar las armas contra los ocupantes e invasores estadounidenses, a quienes Washington y el Pentágono podían considerar como terroristas –o “combatientes ilegales”-, aunque deberíamos sentirnos libres de cuestionar esas designaciones) porque un ser querido pereció en un ataque de los aviones no tripulados o fue torturado durante los interrogatorios. Se sienten motivados por el honor y la venganza personal.
 
 Otros se consideran correligionarios de los musulmanes masacrados en cualquier lugar y están dispuestos a escuchar la llamada a la yihad en algún país lejano. Otros optan por dar rienda suelta a su furia haciendo estallar a gente al azar en lo que consideran el vientre de la bestia.

Imaginemos que los hermanos Tsarnaev estaban en efecto indignados por los hechos que suelen ofender a mucha gente normal. Imaginemos que ambos llegaron a considerar la guerra en Iraq, que se propagó a partir de 2003 (cuando los chicos tenían 9 y 16 años) hasta 2011 (cuando tenían 16 y 24), por lo que realmente fue: una guerra basada en mentiras que asesinó a más de 100.000 civiles. Una horrenda guerra criminal de espeluznantes y duraderas consecuencias por las que nadie ha sido juzgado ni rendido cuentas.

Sin duda que vieron las repugnantes fotos de las humillaciones y torturas de los prisioneros musulmanes en la prisión de Abu Ghraib en Bagdad hechas públicas en 2004.
 
 Esas fotos pudieron hacer fuerte mella en unos chicos de nueve y dieciséis años. 
 
Quizá aprendieron que ese trato dado a los prisioneros musulmanes, la mayoría de ellos sin acusación alguna y completamente inocentes, era la típica conducta seguida también en Bagram, en Afganistán y en Guantánamo.
 
 Uno puede imaginar sentimientos variados de indignación.

Quizá vieron el video del tiroteo efectuado desde la cabina del piloto del helicóptero Apache en uno de los ataques sobre las calles de Bagdad en 2007, dado a conocer por WikiLeaks en 2010, que mostraba a los pilotos y a la tripulación de tropas de tierra discutir despreciativamente la matanza de una docena de hombres iraquíes inocentes, entre ellos dos empleados de Reuters .
 
 “¡Vamos a disparar!”, grita alguien pidiendo permiso para disparar en el momento en que una furgoneta se detiene. El tiroteo prosigue, hiriendo a dos niños a los que se llevaba al colegio. “Bien, la culpa es de ellos por meter a los niños en una batalla”, dice un piloto.

Tal vez se sintieron indignados, como cualquier persona decente normal, ante la sed de sangre de los pistoleros (quizá reafirmados en la falsa creencia de que estaban vengando a las víctimas del 11-S). Esa misma indignación habría sido completamente apropiada, ¿no creen?

¿Quién es un civil inocente?

Por supuesto, deberíamos distinguir entre los responsables de todos esos crímenes y la gente de este país, como Vd. y como yo. Esa es en efecto nuestra premisa al preguntar: ¿qué pasó para que esos jóvenes empezaran a pensar de forma diferente?

Pero la distinción entre el régimen culpable y la “gente inocente” de EEUU se enturbia bastante cuando lees encuestas que muestran, por ejemplo, que el 42% de la gente en EEUU pensaba el pasado mes de marzo que la Guerra de Iraq “no fue un error”, mientras (sólo) el 53% pensaba de otra manera. 
 
Y el 42% de la población adulta estadounidense son aproximadamente cien millones de personas. 
 
Sus opiniones no deberían condenarles; están en cualquier caso y en gran medida moldeadas por los medios de comunicación de masas, los púlpitos de expresión y su propia ignorancia.
 
 Pero el hecho de que haya tanto apoyo popular en un momento determinado ante las atrocidades de EEUU entre la gente de este país (¡y en algunos momentos ese apoyo es abrumador!) debe hacer que en el mundo mucha gente se cuestione la presunción de nuestra inocencia colectiva.

¿Por qué los estadounidenses, se preguntan seguramente, que disfrutan de la “libertad” de participar en elecciones, eligen siempre gente que se dedica a atacarnos, a invadirnos y a bombardearnos? ¿Por qué no les quitan del poder cuando hacen todo eso?
 
 ¿Por qué en cambio les vuelven a elegir y no procesan nunca a ningún dirigente por esos crímenes de guerra? Si su gobierno es realmente el “de ellos” –libremente elegido y apoyado-, ¿no son ellos tan enemigos nuestros como sus dirigentes?

(Por cierto, ¿no es también escandaloso que esas encuestas realizadas tras las guerras, incluidas las de Vietnam e Iraq, den siempre al encuestado las dos opciones “error” o “no error”? Se asume así que los responsables de las guerras tenían buenas intenciones. No hay forma de responder: “Creo que fue un crimen calculado”. Esto le dice bastante al mundo acerca de la capacidad de EEUU para la autocrítica.)

La distinción entre régimen y pueblo también se difumina cuando lees que el 65% de los habitantes de EEUU encuestados apoyan los ataques con aviones no tripulados que están provocando más terrorismo en Pakistán, Afganistán, Yemen y Somalia.
 
 Incluso cuando vas al Parque Fenway en Boston y sólo quieres disfrutar del beisbol, te ves obligado a escuchar los requeridos homenajes a “nuestros héroes”, que supuestamente “defienden nuestras libertades”, y observar la entusiastica respuesta de la muchedumbre ante cualquier mención de “nuestros hombres y mujeres de uniforme”. ¿No puede parecer que a muchos les gusta aplaudir la matanza de inocentes?

¿Y no debe la vista de las multitudes agitadoras de banderas gritando ¡USA! ¡USA! ¡USA!, afirmando de forma agresiva su orgullo por “su” país (uniéndose así implícitamente al 1% que controla de hecho este país) causar escalofríos en la espina dorsal de cualquier persona consciente? Esto , después de todo, suena muy parecido a esto .

Uno podría pensar de forma compasiva: “Bueno, esta gente es ignorante, le han lavado el cerebro”. O uno podría pensar también: “Esta gente es malvada”. Si eres musulmán y formas parte de una comunidad bajo constante vigilancia y sospecha, podrías ver en cada matanza estadounidense de musulmanes, en la que no ha mediado provocación, un ataque contra ti mismo. 
 
¿No es acaso el patriotismo descerebrado estadounidense y el apoyo irreflexivo a cada nueva guerra una amenaza también para uno mismo? ¿Cómo responder entonces?

EEUU respondió al ataque de algunos musulmanes hace doce años atacando a un sinfín de musulmanes que no tenían vinculación alguna con el ataque.
 
 La carnicería en marcha en Afganistán no tiene nada que ver con al-Qaida y el 11-S, sino que es más bien un esfuerzo para contener el resurgimiento de los talibanes (que no son y nunca fueron lo mismo que al-Qaida) y las fuerzas alineadas con ellos que luchan para derrocar al muy corrupto e impopular régimen de Karzai impuesto por EEUU. 
 
En este esfuerzo, al igual que en Iraq, las fuerzas estadounidenses están asesinando civiles con total impunidad.

La cuestión moral se plantea así: Si George W. Bush pudo asesinar a civiles iraquíes en nombre de combatir el extremismo musulmán, y si Barack Obama puede bombardear inocentes en varios países musulmanes prácticamente a voluntad, ¿por qué no pueden los musulmanes matar a civiles estadounidenses para contraatacar?
 
 ¿No es acaso una cuestión “ojo por ojo y diente por diente”, como se dice en la Biblia (Éxodo 21:24; véase también el Corán 2:178)? En algún momento, el mayor de los hermanos debió llegar precisamente a esa conclusión.

Uno debería mencionar que hay realmente una diferencia entre la mentalidad tribal del “nosotros frente a ellos” y el principio del “ojo por ojo”. Este último al parecer intentaba poner freno a la práctica de la venganza indiscriminada y desproporcionada.
 
 En vez de matar a alguien en el pueblo de al lado por la muerte de uno de los tuyos a manos de uno de los suyos, matas a cualquiera y ya estamos en paz. 
 
(No quiero hacer una digresión acerca de la ironía subyacente en el hecho de que los dirigentes israelíes contemporáneos, rechazando en efecto el Éxodo 21:24, se jacten de sus deliberadamente “respuestas desproporcionadas” ante cualquier ataque contra ellos. Se esfuerzan en aterrorizar a todos sus enemigos.)

En la historia de la religión, uno ve otra evolución de ese principio del “ojo por ojo” al principio (podría decirse superior) de la misericordia. Así encontramos en el Dhammapada del budismo:

“¿Cómo va a dejar de odiar un hombre si siempre piensa:

‘me maltrató, me hirió, me derrotó, me robó’?

¿Voy a odiarle siempre si él si no es consciente de

‘que me maltrató, me hirió, me derrotó, me robó’?

Sólo hay una ley eterna:

El odio nunca acaba con el odio: sólo el amor lo hace.”

Y, desde luego, se supone que Jesús dijo (Mateo 5:38):

“Has escuchado decir: Ojo por ojo y diente por diente. Pero yo te digo esto: no ofrezcas resistencia ante los malvados. Al contrario, si alguien te golpea la mejilla derecha, ofrécele también la otra…
 
” En la teología de San Pablo, la “Nueva Ley” de la misericordia cristiana sustituye a la “Vieja Ley” de la venganza de la ley mosaica.

Pero esos refinados pensamientos raramente han impactado en la conducta de los estados modernos. En efecto, la norma ha sido:
 
 “¿Acaso no es correcto hacer les sentir nuestro dolor matando a sus niños, tan llenos de esperanzas y promesas, destrozando la paz de sus mentes porque viven sus vidas apoyando activa o tácitamente al gobierno que nos ha provocado?”
 
 Seguramente que esos eran los sentimientos del General Curtis LeMay cuando emprendió su guerra sin piedad. Pienso que es también así cómo llegaron a sentir los Tsarnaev.

Algunas comparaciones

Las bombas que los hermanos hicieron estallar el 15 de abril mataron a dos mujeres jóvenes y a un niño, ocasionando un desbordamiento nacional de pena e innumerables homenajes a la supuesta valentía de nosotros, los bostonianos, y al heroísmo de la policía local.

Ese mismo día, en Bagdad, según Iraq Body Count, treinta civiles murieron asesinados por coches-bomba y artefactos explosivos improvisados (AEIs) por razones directamente vinculadas con la invasión y la ocupación estadounidenses. 
 
En todo Iraq murieron 62 personas por bombas o disparos por las mismas razones, conformando otro típico día en ese asolado país.

El mismo día, nueve civiles afganos fueron asesinados en la guerra civil en marcha provocada por la invasión y la ocupación. Una bomba colocada junto a la carretera mató a siete personas. Cuatro murieron al día siguiente a causa de un AEI.
 
 Una semana antes, los ataques aéreos estadounidenses habían matado a 17 civiles, incluidos 12 niños, en la provincia de Kunar; el clamor público obligó a Presidente Karzai a ordenar a las fuerzas especiales de EEUU que salieran de la provincia.

Según la OTAN, de enero a marzo de este año, 475 civiles han muerto en el conflicto afgano. En Iraq, sólo durante el mes de abril han muerto a causa de las bombas o los disparos 561 civiles.
 
 Tal es la magnitud del sufrimiento inflingido por el imperialismo estadounidense en sólo esos dos países del mundo musulmán. Mientras, tanto Libia va de mal en peor tras haber sido “liberada” por los bombardeos de la OTAN; Mali está sufriendo las secuelas de la intervención en Libia; Siria e Irán siguen en el punto de mira de EEUU; y en Yemen arde el resentimiento por los ataques con aviones no tripulados (54 ataques sólo en el mes de abril).

Algunos clérigos musulmanes –uno debe hacer hincapié en que son sólo una pequeña minoría- miran todo este panorama y dicen: “EEUU está atacando al Islam. 
 
Es nuestra obligación religiosa defender a nuestros hermanos y hermanas. 
 
Ya que no podemos derrotar a nuestros enemigos por las vías convencionales, debemos utilizar el terrorismo para hacer que comprendan que su propio terror tiene un precio”.
 
 Es precisamente ese el sentimiento trasmitido por un poeta hebreo hace dos mil quinientos años, al desahogar su rabia contra los babilonios que habían conquistado y dispersado a su pueblo:

Hija de Babel, condenada a la destrucción

Bendición de nadie

Aquel que te trate como tú nos has tratado,

¡bendito sea quien se apodere de tus bebés

y les estrelle contra una roca!

¿Les dan escalofríos en la espina dorsal? Sin embargo son Escrituras Sagradas, para judíos y cristianos: el final del Salmo 137:8-9. 
 
Y encontrarán un sinfín de clérigos-blogueros judíos y cristianos que saltan en su defensa. “Uno de los himnos bíblicos sin igual de todos los tiempos”, dice uno. 
 
“En ningún sitio dice que Dios apruebe esa petición del salmista”, escribe otro, “ni que le satisfaga. Sólo porque se haya recogido que el salmista escribió la imprecación, no significa que Dios la aprobara”. Otro escribe: 
 
“Ahora el salmista dice que pronto alguien destruirá Babilonia.
 
 ¡Tenía razón!” Otros escriben que el poeta está simplemente expresando satisfacción de que la profecía se cumpla.

Ojo por ojo, incluyendo a tu bebé

En realidad, no hay duda de que esto justifica el asesinato masivo, o al menos lo justificó para alguna gente durante un período de tiempo. 
 
Es más que “ojo por ojo y diente por diente”. 
 
Es “el ojo o el diente de cualquiera de tu pueblo , incluyendo a los niños inocentes” o más bien una expresión de la idea de que no hay “inocentes” en este gran conflicto entre el Pueblo de Dios y sus enemigos.
 
 No hay un gran salto entre esta mentalidad (enferma) y la de del ocasional imán islámico que describe que cualquiera en este país es un objetivo adecuado.

¿Pero necesitaron los Tsarnaev algún tipo de mentor religioso-político (el misterioso Misha, William Plotnikov, Mansur Nidal, Awlaki) para dar el salto de la mera indignación a estrellar bebés contra la roca? 
 
¿O fue el modelo moral que tenían ya a mano en las guerras basadas en mentiras, en las fotos de Abu Ghraib, en los asesinatos de Blackwater en Bagdad de septiembre de 2007, en el video del asesinato gratuito en Bagdad y en tantos y tantos espantos más?

“Es culpa suya por traer a sus niños”, dijo el piloto en el video filtrado, orgulloso de haber liquidado a ocho iraquíes. Tamerlan Tsarnaev, orgulloso de haber matado a tres bostonianos, podría decir precisamente con idéntico grado de legitimidad moral: “¡Es culpa suya por atacar a niños musulmanes!”.

No entender esto es invitar a un intercambio inacabable de ojos por ojos y dientes por dientes. Uno siente que esto era lo que Obama bin Laden quería cuando planeó o aprobó los ataques del 11-S.
 
 Pensó que EEUU iba a lanzar una cruzada general, incluyendo ataques contra objetivos que no tenían nada que ver con al-Qaida (como Iraq), uniendo por tanto en las hostilidades a más musulmanes.
 
 Si provocas más terrorismo, éste responderá del mismo modo, engendrando más en respuesta, etc., polarizando el mundo, trazando una línea cada vez más firme entre Occidente y un Islam reavivado con visiones de un nuevo Califato global. 
 
¿Podría haber él imaginado que dos chicos no creyentes ávaro-chechenos de Kirguisia, que habían crecido en EEUU, se subirían alguna vez a bordo del carro yihadista-terrorista?

Probablemente no le habría sorprendido, suponiendo que el curso de los mismos acontecimientos “radicalizara” a los hasta entonces apáticos muchachos. 
 
Una publicación en la red de al-Qaida insta, al parecer, a sus seguidores en los países occidentales a quedarse en casa y actuar en sus propios países. 
 
Probablemente, los dirigentes actuales piensan que proezas como la del Maratón agudizarán el sentimiento de “nosotros frente a ellos”, producirán reacciones violentas contra los musulmanes, provocando más violencia dentro de líneas de batalla cada vez más claras, allanando el camino a la victoria final. 
 
La visión, aunque demencial e imposible, adquiere más resonancia con cada nueva información sobre la muerte de un civil musulmán a manos estadounidenses.

¿Radicalizados aquí o allá? ¿Cuál es la diferencia?

Se supone que Gandhi dijo: “Ojo por ojo hace que todo el mundo acabe ciego”. Incluso la más primitiva mentalidad del “nosotros frente a ellos” ha cegado desde siempre a la mayoría de la clase política y a los medios de comunicación dominantes.

Frente a la tragedia de Boston, todo lo que pueden preguntar es: 
 
“¿En qué lugar del extranjero se radicalizaron los chicos? ¿O sucedió aquí?”.
 
 Expresado de otro modo: 
 
¿Fue su decisión de expresar su indignación ante las guerras de Iraq y Afganistán a través del terrorismo un acto implantado en sus mentes por musulmanes con los que se reunieron en el extranjero, en peligrosas mezquitas en Daguestán o Chechenia?
 
 ¿O proviene de su propio fracasa para adaptarse a la sociedad estadounidense y del odio hacia este país enraizado en su propia religión hereditaria? 
 
De cualquier forma, la cuestión se convierte simplemente en nosotros frente al “Islam radical”, dejando a un lado las guerras mencionadas, como si sólo hubieran jugado un papel marginal en la “radicalización” de los chicos”.

Los ciegos están guiando a los ciegos. El instinto de George W. Bush el día 11-S fue el de ¡atacar a Iraq! 
 
Y declarar una “Guerra indefinida contra el Terror” contra cualquiera que pudiera ser difamado con la acusación de apoyar “terroristas” o perseguir programas de armas de destrucción masiva.
 
 No importa que estos fenómenos sean muy diferentes de por sí, o que EEUU apoye a terroristas en ocasiones y mantenga también la mitad del arsenal nuclear mundial. Mientras insistía públicamente en que EEUU no estaba contra el Islam (¡Cielos! 
 
¿Cómo alguien puede pensar eso?), Bush solía ignorar los sentimientos antimusulmanes para reunir apoyos para su guerra contra Iraq, describiendo esa guerra como la respuesta al 11-S.

“O estás con nosotros o contra nosotros”, vociferaba, obvia y desvergonzadamente invocando la afirmación de Jesús:
 
 “Quien no esté conmigo está contra mí” (Mateo 12:30), para dividir el mundo en dos. Obama no ha dado un solo paso atrás desde ese crudo maniqueísmo. 
 
Criticó la guerra de Iraq por ser un “error estratégico”, pero no ha cuestionado nunca la moralidad de utilizar la mentalidad del “nosotros frente a ellos” para conseguir apoyos para esa acción criminal. 
 
En cambio, alabó a los veteranos de la Guerra de Iraq como “héroes” y se negó explícitamente a ordenar al Departamento de Justicia que persiguiera las acusaciones contra los responsables de una guerra criminal.

Ha apoyado siempre la invasión de Afganistán, intensificándola de forma aguda mientras aterrorizaba al pueblo del vecino Pakistán, haciéndoles colectivamente responsables de ayudar a los talibanes que ahora florecen en ambos países. 
 
Está pensando en atacar objetivos en Siria, Irán, quizá Mali, que no suponen más amenaza para Vd. o para mí que las imaginadas armas de destrucción masiva.

Gran parte de la humanidad está viendo todo esto. 
 
No está ciega. Se mira con inquietud, cuando no con horror, la escala e impunidad de la violencia estadounidense.
 
 Si se radicalizan (de una forma positiva de afirmación de la vida), no es a causa de la religión ni de la pasión por la guerra santa, sino por la natural repulsión del ser humano ante las payasadas macabras de un Cíclope herido, el monstruo de un solo ojo que es el imperialismo estadounidense del siglo XXI.

Gary Leupp es profesor de Historia en la Universidad Tufts y profesor adjunto de Religión Comparativa. Es autor de “ Servants, Shophands and Laborers in the Cities of Tokugawa Japan ”; “ Male Colors: The Construction of Homosexuality in Tokugawa Japan ”; e “ Interracial Intimacy in Japan: Western Men and Japanese Women, 1543-1900 ”. Ha colaborado también en el libro “Hopeless: Barack Obama and the Politics of Illusion” (AK Press). Puede contactarse con él en: gleupp@granite.tufts.edu

Fuente: http://www.counterpunch.org/2013/05/07/the-terrorist-radicalization-of-the-tsarnaev-brothers/

El Ejército realiza captura masiva de dirigentes campesinos en El Tolima


El 9 de mayo el Ejército llevó a cabo allanamientos y procedió a la captura masiva de ocho líderes campesinos en diferentes veredas del departamento del Tolima.
 
 Entre los capturados se encuentra Guillermo Cano, Coordinador de Derechos Humanos de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Tolima (ASTRACATOL) y miembro del Ejecutivo de FENSUAGRO. Además, han sido capturados Ramiro Bazurdo Gonzalez, Floricel Buitrago Cangrejo, Norberto García García, Gonzalo Ernesto Pastor Mora, Constantino Mayorga García, José Guillermo Pacheco Cruz y Edilberto Mayorga García. La Fundación Lazos de Dignidad exige al Estado colombiano su libertad inmediata, así como garantías para el ejercicio de la oposición política y la defensa de los derechos humanos de los miembros del movimiento político y social Marcha Patriótica.

La Fundación Lazos de Dignidad, ONG dedicada a la defensa de los derechos humanos y de los presos políticos en Colombia, denunció que este jueves 9 de mayo el Ejército llevó a cabo allanamientos y procedió a la captura masiva de ocho líderes campesinos en diferentes veredas del departamento del Tolima, quienes fueron trasladados en helicóptero a la Base Militar Móvil 21, ubicada en La Chica, Municipio de Prado, y posteriormente por carretera a Purificación, cuyo Juzgado los había requerido.

Entre los capturados se encuentra Guillermo Cano, Coordinador de Derechos Humanos de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Tolima (ASTRACATOL) y miembro del Ejecutivo de FENSUAGRO, quien durante los días 28, 29 y 30 asistió al “Foro sobre Participación Política” organizado por el PNUD y la Universidad Nacional, donde en su calidad de defensor de derechos humanos exigió al Estado colombiano garantías democráticas y de seguridad para el ejercicio de su liderazgo.

Astracatol es una organización sindical, filial de FENSUAGRO-CUT, que agrupa a campesinos e indígenas del departamento del Tolima. Sus dirigentes han sido víctimas de señalamientos, hostigamientos y violaciones a los derechos humanos por parte de las tropas del Ejército, así como de grupos paramilitares que actúan con cobertura estatal para favorecer los intereses de las multinacionales en el territorio. De acuerdo con la información elaborada por Camilo Raigozo en Notimundo, "las nuevas víctimas del terrorismo de Estado son: Ramiro Bazurdo Gonzalez, Guillermo Antonio Cano Borja, Floricel Buitrago Cangrejo, Norberto García García, Gonzalo Ernesto Pastor Mora, Constantino Mayorga García, José Guillermo Pacheco Cruz y Edilberto Mayorga García. Los labriegos son acusados por el Ejército, la Fiscalía y los medios de comunicación de la oligarquía, como El Espectador, de pertenecer al Frente 25 de las FARC EP.

Guillermo Cano Borja, es un líder campesino que ha sido presidente de la junta de acción comunal de la vereda Vegas del Café y actualmente es miembro de varias organizaciones sociales y políticas, entre ellas el movimiento político Marcha Patriótica. El dirigente campesino es señalado por el Ejército y la dictadura mediática de ser el “cabecilla de la red de apoyo al servicio del frente 25 de las FARC EP”.

Igualmente ocurre con el dirigente agrario Ramiro Bazurdo González, quien ha sido varias veces presidente de la junta de acción comunal de la vereda Montoso, ha liderado varias organizaciones sociales y es miembro del movimiento político Marcha Patriótica. El régimen terrorista lo señala como el “segundo cabecilla de la estructura terrorista y lo sindica de hospedar a militantes, al igual que cuidar personas secuestradas por el frente 25”.

El dirigente Floricel Buitrago Cangrejo ha sido varias veces presidente de la junta de acción comunal de su vereda y presidente del Concejo del municipio de Dolores. En el falso positivo judicial contra Buitrago se le acusa de manejar las masas y de haber encabezado varias protestas contra los crímenes y abusos del Ejército, lo cual no es ilegal".

Este 10 de mayo, los líderes campesinos capturados fueron sometidos a audiencias preliminares concentradas de legalización de allanamiento, captura, imputación y medida de aseguramiento, donde la Fundación Lazos de Dignidad representó jurídicamente al defensor de derechos humanos y líder campesino Guillermo Cano.

Estas capturas y judicializaciones han sido promovidas por la Fiscalía 29 de Purificación (Tolima), que ha señalado a los campesinos de ser responsables del delito de Rebelión basándose en declaraciones de presuntos reinsertados. Falsos testigos a sueldo para criminalizar oposición a megaproyectos


Cabe subrayar que quienes acusan en este caso son los mismos testigos mercenarios y falsos desmovilizados del caso de los presos por montaje judicial de La Marina, por lo que las víctimas de estos falsos positivos judiciales han denunciado la existencia de un cartel de testigos falsos en Ibagué.

Otros ocho dirigentes campesinos de la vereda La Marina, municipio Chaparral, llevan un año y medio presos en la prisión La Picaleña de Ibagué, acusados de “auxiliadores de la subversión” y de rebelión. Como ha relatado José Antonio Gutiérrez D. en una serie de artículos y trabajos de investigación publicados en Rebelión [1]:

"Edwin Lugo Caballero, José Norbey Lugo Caballero, Arcesio Díaz, Aycardo Morales Guzmán, Saan Maceto Marín, Fredynel Chávez Marín, Alexander Guerrero Castañeda y Armando Montilla Rey fueron acusados por falsos desmovilizados, testigos a sueldo de la red de cooperantes, como parte de la persecución que se vive en las zonas de consolidación militar contra toda forma de organización del pueblo. Su juicio se basa en el testimonio de una persona sin identificar. Se les persigue, en realidad, por su oposición al proyecto hidroeléctrico de ISAGEN en el Ambeima y por su defensa de los intereses de los campesinos en la Junta de Acción Comunal y en el sindicato agrario ASTRACATOL [1].

En Noviembre de 2011, bajo los cargos de “rebelión y financiación a grupos terroristas”, arrestan a los hermanos Edwin Lugo Caballero y José Norbey Lugo Caballero, junto a Arcesio Díaz, Aycardo Morales Guzmán, Saan Maceto Marín y Fredynel Chávez Marín (este último originario de Las Hermosas). Todos ellos eran miembros de ASTRACATOL y personas que se habían destacado en su defensa de los derechos campesinos y en la defensa del territorio. También arrestan a Alexander Guerrero Castañeda, presidente de la Junta de Acción Comunal de La Marina, y a Armando Montilla Rey, miembro de la Junta de Acción Comunal de La Esperanza, Río Blanco.

Según la abogada Karen Tapias, de la Fundación Lazos de Dignidad que defiende a los prisioneros de ASTRACATOL, este es un caso extraordinariamente débil y lleno de irregularidades : “primero que nada, los 30 testigos de la parte acusadora, son supuestos reinsertados. Sin embargo, guerrilleros con más de diez ó veinte años en el Frente 21 de las FARC-EP, que se encuentran en la cárcel, dicen que no los conocen, que están utilizando civiles para obtener beneficios económicos. Nos consta que estos supuestos desmovilizados han recibido beneficios económicos, de educación y vivienda ”. Pompilio Díaz, padre de Arcesio Díaz, uno de los detenidos, dijo que a su hijo se lo habían “vendido por cinco millones de pesos”.

Dice la abogada que “el escrito de acusación se basa sobre un supuesto testimonio de una persona que no se identificó… no tenemos certeza si el testimonio existió o fue invento de la policía judicial, no hay constancia de que una persona perteneciente a la insurgencia o de la población civil, llegara a hacer la denuncia… José William Devia Moreno, el gerente de la investigación, dijo que él recibió el testimonio pero que nunca vio la fuente humana ”.

Según Tapias, estos juicios son de una naturaleza eminentemente política. “ Esto es algo que se viene dando desde hace tiempo, pero ahora se ha incrementado porque hay una necesidad particular, que es la construcción de esta represa y las personas que están acusando de pertenecer al Frente 21 son todos campesinos que se han pronunciado contra este proyecto. 
 
Además, ASTRACATOL está asociada a la Marcha Patriótica y todos sabemos los señalamientos contra este movimiento, estos no son hechos aislados ”. 
 
Esto mismo lo reconoce el padre de uno de los prisioneros quien dice “que los soldados saben que mi hijo no debe nada, pero que dicen que la culpa es de la familia por andar metida en cosas, porque somos de la Marcha Patriótica”.

La Fundación Lazos de Dignidad exige al Estado colombiano la libertad inmediata para el defensor de derechos humanos y líder campesino Guillermo Cano y los demás dirigentes campesinos capturados el 9 de mayo, así como garantías para el ejercicio de la oposición política y la defensa de los derechos humanos de los miembros del movimiento político y social Marcha Patriótica.

Tolima: un departamento atractivo para las multinacionales 
 


Fuente: ASTRACATOL

El departamento del Tolima se encuentra en la zona central Andina, su territorio hace parte del Parque Natural Nacional los Nevados, el Parque Natural Las Hermosas y el Parque Nevado del Huila.
 
 El rio Magdalena atraviesa el departamento de sur a norte y se nutre de una amplia red de ríos, entre los cuales destacan el Saldaña, Coello, Totáre y Prado. Además, posee la Reserva Forestal Central en Cajamarca y otros escenarios de belleza paisajística.

Una buena porción de estos territorios son estratégicos para las empresas extranjeras, ya que buscan apropiarse de los recursos naturales para explotarlos a y comercializarlos en aras de acrecentar su riqueza mediante la construcción de hidroeléctricas, distritos de riego y explotaciones mineras entre otras… sin tener en cuenta los daños irreversibles ocasionados al medio ambiente, en tanto reducen la flora y fauna, disminuyen la cantidad y la calidad de agua en los ríos, hacen evidente la contaminación y deterioran las condiciones de vida de los campesinos e indígenas, por cuanto, los extraen de sus labores cotidianas y los involucran en trabajos mal remunerados, puesto que las multinacionales traen personal capacitado.

El Estado a través de la formulación y aprobación de políticas que obedecen a la influencia del capital extranjero y con el apoyo de las fuerzas militares, brindan las garantías para el saqueo de nuestros recursos naturales. Inicialmente las empresas dicen ofrecer ciertos beneficios económicos a las comunidades donde se desarrollan este tipo de proyectos o prometen algunos programas sociales para mitigar el impacto ambiental y social generado.

En el caso de las hidroeléctricas el acceso al agua se limita y se asegura el cobro del servicio. Bajo el pretexto de que “la agricultura no es rentable” se inicia la compra y legalización de tierras, y así las empresas extranjeras avanzan en el proceso de usurpación, expansión y privatización de los recursos.