Ana Belén Montes

header ads

FRANCIA. ¿Qué pasaría si esto estuviese sucediendo en Nicaragua, Cuba o Venezuela? Los detenidos ascienden ya a 5.339 personas


Según datos del Ministerio de Justicia, en menos de dos meses, desde el inicio de la movilización el 17 de noviembre, las manifestaciones de los “chalecos amarillos” han generado 5.339 detenciones policiales en Francia.

Esta cifra incluye las llevadas a cabo durante las manifestaciones del sábado 5 de enero, y muestra que las respuestas difieren significativamente entre París y provincias.
De las personas detenidas, 815 fueron juzgadas en comparecencia inmediata y 152 fueron también objeto de una orden de detención.

Las respuestas judiciales que han seguido a las detenciones revelan una diferencia de trato significativa entre París y provincias. Si la proporción de detenidos que se han juzgado en la comparecencia inmediata es relativamente similar entre la capital (15%) y el resto de Francia (15,3%), la proporción de casos no resueltos varía ampliamente.

Si nos referimos a París, los 1.628 detenidos al margen del movimiento de los “chalecos amarillos” desde finales de noviembre han dado lugar a 798 archivos sin ninguna otra acción, lo que representa el 49 por ciento de los asuntos. En provincias esta proporción es aproximadamente cuatro veces menor: hay 436 casos de archivo y 3.711 casos de detención policial, lo que representa el 11,7 por ciento del total.

Desde el inicio del movimiento, en París se han dictado un total de sesenta penas de prisión firmes. Sin embargo, estas sanciones no conducen sistemáticamente a la reclusión. De las 152 órdenes de detención emitidas en todo el país, 123 se dictaron en las regiones y casi una treintena en la capital.

Si bien las detenciones alcanzaron su punto máximo durante el fin de semana del 8 de diciembre —con 1.082 en París y unas 2.000 en toda Francia—, posteriormente disminuyeron, al igual que las custodias. En la capital, el número de afectados aumentó de 904 el sábado 8 de diciembre a 33 el 29 de diciembre de 2018.

A escala nacional, las cifras recopiladas por la Fiscalía ponen de relieve la gran diversidad de respuestas del sistema penal. En un caso se prefirieron medidas alternativas al enjuiciamiento de seis en las provincias (17,6 por ciento). Estas medidas incluyen, entre otras, recordatorios a la ley, orientación de los manifestantes hacia una estructura sanitaria, social o profesional, o la reparación del daño.

No cabe duda de que las protestas del movimiento de los chalecos amarillos son de proporciones mayúsculas en todo el país, prueba de ello es que el Gobierno francés y sus aparatos represivos no se andan con pequeñeces para combatirlos. Las cifras que ellos mismos reconocen no dan lugar a otras lecturas.

Ante la magnitud de los sucesos en Francia, cabe preguntarse: ¿Por qué la llamada comunidad internacional permanece tan callada? ¿Por qué mete tanto ruido cuando de Cuba y Venezuela se trata?

En el caso de la hermana Venezuela sabemos de sobra quién y cómo llegó a provocar los altercados del pasado año. En el caso de Cuba, en 60 años de Revolución socialista, jamás se ha visto la imagen de ni un solo policía golpeando a una persona. Sencillamente porque esto nunca ha sucedido y, por tanto, esas imágenes no existen.

Pueden estar seguros y seguras de que, tan locos como están de mostrar algo negativo de Cuba, si existiesen la prensa reaccionaria internacional ya las habría difundido hasta la saciedad.

https://insurgente.org/francia-que-pasaria-si-esto-estuviese-sucediendo-en-cuba-o-venezuela-los-detenidos-asciende-ya-a-5-339-personas/?fbclid=IwAR3dWGD2OguJeJLGOUWWX9YzQZo0rjPal60Tf8HV4O8NH4WQmYUtmvtvwUo

Publicar un comentario

0 Comentarios