30.10.14

El Frente al Nusra reconoce la derrota de los extremistas en Trípoli


Los grupos terroristas no han aprendido lecciones de sus experiencias en el norte del Líbano. Una y otra vez, ellos repiten los mismos errores que terminan con el mismo resultado. ¿Qué empuja a los grupos armados a iniciar una batalla de la que saben que está perdida de antemano?

El grupo terrorista Frente al Nusra reconoce ahora, después de los recientes choques en Trípoli, que el Ejército ha sido capaz de derrotar a los grupos armados y eliminar todos los signos de su anterior presencia en la ciudad. Ha establecido puntos de control y llevado a cabo registros en áreas que le estuvieron vedadas en el pasado, incluso a costa de 12 oficiales y soldados muertos.

Lo más sorprendente es que los propios terroristas han admitido abiertamente, al ser preguntado sobre la última confrontación, que el resultado de la batalla era esperado incluso aunque alabaron su capacidad para infligir bajas al Ejército debido a la debilidad, exposición y falta de preparación de éste último para los combates urbanos.

De este modo, la derrota de los grupos armados en Trípoli ha supuesto “un duro golpe” para estos grupos en el norte del Líbano. Esta derrota no sólo se restringe a esta región, sino que también ha tenido lugar en la Bekaa, Sidón (sur del país) y los campos de refugiados palestinos, donde existen grupos extremistas.

El enfrentamiento en Trípoli se inició después del arresto de la célula liderada por Ahmed Salim Mikati, que era un terrorista en busca y captura. Un miembro del Frente al Nusra dijo al diario Al Akhbar que “el grupo de Mikati inició la batalla en los suks (mercados) en coordinación con los seguidores del Estado Islámico en el norte después de su arresto. El resto de los grupos se vieron arrastrados involuntariamente a la confrontación porque no querían ser acusados de no mostrar apoyo”.

¿Qué hay del apoyo civil? La respuesta es unánime entre los diversos líderes yihadistas: “Los grupos yihadistas en el Líbano nunca han tenido una base de apoyo social”.

En base a esta presunción, estos líderes señalan que “si los hechos sobre el terreno continúan como hasta ahora, será imposible cambiar la situación en el Líbano en favor de los yihadistas”. “Nuestros grupos son débiles e incapaces de llevar a cabo una confrontación extensa en ausencia de una base social”. De este modo, la lucha en el norte “aunque dure mucho tiempo, será una batalla perdida”.


Radwan Mortada - Al Akhbar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio