15 sept. 2020

Nicaragua: Ambiciones de Conservadores y Liberales por el poder


La guerra por el poder entre conservadores y liberales, como las disputas que hoy libran diferentes facciones de la oposición, se remontan antes de la independencia de 1821 cuando se vivieron tiempos de anarquía, guerras intestinas y luchas a muerte generalmente inducidas y organizadas por quienes se creían iluminados para tener el poder por apellidos y riquezas, mientras el pobre era más pobre… ¿Qué produjo acrecentar esa guerra entre liberales y conservadores? 

La construcción de un posible canal interoceánico, la fiebre del oro en California en 1848 que puso a Nicaragua en un nuevo entorno sociopolítico con motivo de la afluencia de miles de personas que a través del río San Juan de Nicaragua, el gran lago y el istmo de Rivas hacían la travesía del océano atlántico al pacifico, y viceversa.

LLEVARON AL PAIS AL DERRAMAMIENTO DE SANGRE. 

En vez de aprovechar las ventajas que ese comercio y tránsito pudo traerle a Nicaragua, los políticos de esa época se centraron en un período de más derramamiento de sangre, más venganzas atroces y eventos llenos de ilegalidades e ilegitimidades hasta traer a un extranjero para derrotar al otro bando y entregarle el país. 

El conservador Frutos Chamorro fue designado Supremo Director del Estado en 1853 para dos años y entonces llamó a una Constituyente para redactar una nueva Constitución en medio de viejos resentimientos entre liberales y conservadores, sobre todo de quienes se sentían alejados del poder. 

Ese mismo año, Chamorro denunció un golpe de Estado y expulsó a varios de sus opositores del país, entre ellos a Máximo Jerez, Francisco Castellón, José Guerrero y otros que huyeron hacia Honduras.

GUERRA DE OLIGARCAS

 Chamorro logró, sin oposición, una nueva Constitución en 1854 que le alargaba el período de gobierno a 4 años y declaraba a Chamorro como Presidente Provisorio y lo eligen para terminar hasta 1859, lo que empujó a Castellón y a Jerez unirse contra Chamorro y declararle la guerra. 

Varios gobiernos centroamericanos estaban inquietos por la inestabilidad en Nicaragua y porque Chamorro estaba terminando con el espíritu integracionista regional y se decidieron por financiar a los liberales. Fue así que Jerez y otros entran por El Realejo en Chinandega y luego se toman León y se asientan ahí, mientras que Chamorro se refugia en Granada quien se pone al frente de un ejército conservador y deposita la presidencia en José María Estrada el 1º de junio de 1854.

DOS PRESIDENTES, UNO ROJO Y OTRO VERDE

Al comienzo los liberales (leoneses, democráticos) obtuvieron control de Chinandega, León, Managua, Masaya y Rivas y para junio ya dominaban casi todo el pacífico del país, excepto Granada que, a pesar de tenerla sitiada, Chamorro sostenía con tenacidad su gobierno y mantenía varios puntos libres de acceso a la ciudad. 

Este sitio duró ocho meses, desde el 25 de mayo (1854) hasta el 10 de febrero (1855), cuando el general Jerez se restableció de heridas de guerra en Granada levantó el sitio y se marchó con su ejército de regreso a León, sin poder someter a Granada.

 El 4 de junio de 1854 los jefes y oficiales del ejército liberal nombran a Francisco Castellón como supremo director provisorio con sede en la ciudad de León.

UNO EN GRANADA, OTRO EN LEON

Una semana después, el 11 de junio 1854, Castellón tomó posesión en el Cabildo de León como “supremo director del Estado del gobierno provisorio de León”, al tenor de la Constitución de 1838.

En tanto Chamorro era el otro presidente en Granada, pero con un sustituto temporal, José María Estrada. Los conservadores organizaron un ejército fuerte para tomarse León, pero al estallar el cólera en Managua y otras ciudades del pacífico se replegaron a Granada. 

Entonces quedaron dos gobiernos en disputa demandando legitimidad, el de Castellón en León y el de José María Estrada en Granada. 

Había dos constituciones (la de 1838 y la de 1854) y dos ejércitos frente a frente para demostrar por medio de las armas quien tenía la razón. Como la guerra era a muerte y sin cuartel, esa situación alarmó a los gobiernos centroamericanos e instaron a los contendientes a buscar arreglos de paz.

POSICIONES INFLEXIBLES

Los liberales, sintiéndose casi vencedores, el 8 de agosto de1854 enviaron a don Hermenegildo Zepeda como comisionado para negociar con los conservadores, pero las condiciones propuestas fueron muy duras e inflexibles y las animosidades aún seguían agitadas por el torbellino de los largos 33 años de enemistades entre liberales y conservadores, o sea entre León y Granada.

 Los liberales querían que Chamorro, Estrada, Ponciano Corral y otros abandonaran Nicaragua, pero mientras mantenían sus posiciones fallece Frutos Chamorro el 12 de marzo de 1855 y asume como presidente pleno José María Estrada. Hubo mediación de El Salvador para un armisticio y una amnistía, pero nadie cedió.

LOS LIBERALES TRAEN A WILLIAM WALKER

El 28 de diciembre de 1854, mientras Granada estaba sitiada, Francisco Castellón firmó con Byron Cole, el encargo que le consiguiera mercenarios de Estados Unidos que vinieran a luchar en el bando liberal contra los conservadores. Byron Cole, de regreso a California, presentó esta oferta mercenaria a William Walker quien no la aceptó alegando que esto violaba la ley de neutralidad de Estados Unidos, pero contrapropuso modificarla convirtiéndola en concesión de colonización, presumiblemente porque además de no violar la ley de neutralidad, esto le facilitaría realizar su sueño de implantar un imperio sureño esclavista en el caribe.

 El 3 de mayo de 1855 Walker zarpó de San Francisco acompañado de cincuenta y siete aventureros que iban a Nicaragua en pos de gloria y fortuna.

LIBERALES DIERON NACIONALIDAD A WALKER

Por los reveses militares sufridos, Castellón destituyó al general Máximo Jerez como jefe militar y nombró en su lugar al general Trinidad Muñoz. 

El 16 de junio de 1855 arribó Walker al puerto El Realejo acompañado de miembros de su falange, 58 en total, incluyendo a Walker, quienes se integraron a las fuerzas beligerantes de Castellón. Walker recibió el grado de coronel con autorización de formar un cuerpo independiente (la Falange Americana) con permiso de enrolar 300 mercenarios a razón de 100 dólares mensuales y 500 acres (200 hectáreas) de tierras al terminar la guerra. Además, fueron los liberales quienes le dieron la nacionalidad nicaragüense a Walker.

WALKER TOMA GRANADA CON APOYO CONSERVADOR 

Después de luchas en Rivas y San Juan del Sur, Walker se toma la terminal de la Compañía del Tránsito de Conerlius Vanderbilt y tomó un vapor en el que la madrugada del sábado 13 de octubre de 1855, sigilosamente desembarcó en Granada sin ninguna resistencia. 

El presidente conservador Estrada abandonó su residencia en Granada y se trasladó clandestinamente a Masaya donde se juntó con el resto del alto mando conservador, con el general Ponciano Corral. En este tiempo fallece Francisco Castellón y con el general Jerez apartado del ejército, Walker es declarado General.

WALKER PRESIDENTE APOYADO POR OLIGARCAS

Luego de varias negociaciones obliga a los conservadores a capitular firmando un acuerdo de paz entre Walker y Ponciano Corral, pero éste después acusa a Walker de no cumplir el acuerdo, busca ayuda en gobiernos centroamericanos, Walker se da cuenta y lo fusila en plaza pública en Granada. 

El filibustero norteamericano fue nombrado presidente de Nicaragua en julio de 1856 con un poco más de 8 mil votos, la mayoría de gente pudiente y hacendados, que eran los que votaban entonces. 

Y fue reconocido como presidente y gobierno de Nicaragua por Estados Unidos a gusto porque Walker planeaba unificar las repúblicas de América Central bajo su gobierno.


Previous Post
Next Post