Nicaragua: Ana Victoria Borge Medina (Responsable de Cultura en la UNA)


Realidad Objetiva y surrealismo Virtual

Una de las razones por las que muchos compañeros y compañeras no opinan por este medio es porque esto no es una red social, es decir, por este medio, nadie calumnia, nadie acusa sin fundamentos, nadie repite sin tener certezas.
Este es un correo institucional y aunque la mayoría no escribe, al menos nadie repite discursos ni exalta los egos de nadie, por lo general mayoritariamente.

Desde que inició esta lamentable situación política, estoy segura que algunos nos involucramos, con las mejores intenciones, seguras de defender reivindicaciones que nadie discute, sentimos violentados. 

Otros en tanto, vieron la oportunidad de oro para soltar sus demonios por años escondidos entre el miedo y la ambición personal a perder cargos. 

Hoy, a 32 días de seguir aguantando, por un lado la ausencia de nuestros hijos fuera de casa, la ausencia de nuestros estudiantes fuera de sus aulas, de los ensayos de nuestros artistas, de las presentaciones artísticas, de la vida cotidiana incierta y en incertidumbre indefinida. 

 Personalmente hoy me declaro fuera de todo este plan desquiciado en el que agentes externos han envuelto a nuestros estudiantes y les culpo y les acuso directamente de cualquier efecto colateral que puedan sufrir nuestros muchachos, y me tiene sin cuidado que algunos me acusen de pro gobierno, porque ya ellos también me han acusado de ser de la derecha, eso para mí es ya irrelevante.

Hasta ahora, hasta antes de la entrada al diálogo del joven representante de la UNA (el único elegido democráticamente por sus compañeros de lucha) habíamos mantenido una relativa tranquilidad respetando las instalaciones e infraestructura de nuestra universidad. 

Para nadie es ya un secreto que los jóvenes en el diálogo llevan una sola consigna, y que cada día reciben órdenes de esos mismos agentes externos sobre las acciones a emprender. 

Sobre los sucesos del 20 de mayo, quienes nos encontrábamos en la UNA momentos antes del fatídico ataque policial, sabemos que la historia no es como se contó en redes sociales ni a medios de comunicacion. 

Ni la versión de la policía es la verdad, ni la de los muchachos es del todo como ellos la contaron. 

No soporto la mentira, no me prestaré a mentir para seguir el juego absurdo de quienes utilizan los mismos métodos del gobierno que tanto criticamos.

Ese día, el sábado 20 de mayo era el segundo día de la tregua firmada por todos los de esa mesa de dialogo, incluyendo los estudiantes; para todos los efectos desde un día antes se debían suspender los tranques, todos, sin excepción. 

Algunos maestros que vinieron ese día después del enfrentamiento omitieron en redes sociales ese pequeño pero significativo detalle. 

No olvidemos que fuera de la UNA tenemos otros casi 6 mil estudiantes pendientes de nuestras actitudes en este contexto incierto. 

Maestros, hago un ferviente llamado a actuar conmás responsabilidad y ser veraces en redes sociales, muchos de nuestros seguidores son tambien estudiantes.

No sé hasta dónde va a llegar esta situación, pero gracias a la irresponsabilidad con la que están empujando a nuestros jóvenes los que encabezan este golpe, esto no va a terminar nada bien, y no lo digo solo por las terribles consecuencias de la ola de violencia desatada en las calles, sino, por que a todas luces, dentro del mismo diálogo, la intransigencia y la irracionalidad está perfilando claramente quien será acá el gran ganador y quien el gran perdedor.

Estamos dejando ir una oportunidad histórica de cambiar el sistema político en este país, a cambio de la cabeza de un cuerpo que anda mal desde hace mucho, exactamente igual a la situación interna de la UNA, y es a ese sistema al que debemos apuntarle a cambiar.

Soy docente de comunicacion y comunicadora social y jamás he enseñado a mis estudiantes que el que más grita es quien tiene la razón, por el contrario, el que más grita es a quien faltan argumentos; sin embargo, el populismo barato aplaude a un estudiante que grita y agita redes sociales. 

Vuelvo a plantear la misma pregunta ¿Qué clase de docente es capaz de inducir a sus estudiantes a ir en contra de la razón? 

Solo en redes sociales es eso posible, porque esto es la academia nuestra realidad.

 Acá todo mundo está claro que esto nunca fue ni es una lucha de todos los estudiantes, que ellos solamente fueron un instrumento de los mismos intereses de siempre. 

Siento rabia de ver como ahora los muchachos que hasta hace pocoparecían tener un norte en esta lucha, ya empiezan a desmantelar nuestra alma mater, ya están arrancando adoquines en el lado sur ¿que sigue?

 ¿Otra UPOLI?

Publicar un comentario

0 Comentarios