17 de marzo de 2017

Flynn cobró de RT: ¿Por qué medios de EE.UU. desgranan sus ingresos y obviaron los de Clinton?


El diario 'The Washington Post' ha publicado documentos confidenciales según los cuales el exasesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Michael Flynn, recibió en el 2015 cerca de 68.000 dólares en honorarios y gastos de parte de entidades relacionadas con Rusia.

Según la información disponible, la mayor parte de ese dinero, más de 45.000 dólares, provenía de la cadena RT por haber participado en un evento celebrado en Moscú en diciembre del 2015. 

Los documentos filtrados además demuestran que ese mismo año Flynn recibió 11.250 dólares de una filial estadounidense de la firma rusa de seguridad cibernética Kaspersky Lab. y otros 11.250 dólares de la aerolínea rusa de carga Volga-Dnepr Airlines.

Los documentos de la correspondencia de los representantes de Flynn y de RT en la agencia Leading Authorities, han sido facilitados por el senador demócrata Elijah E. Cummings, uno de los principales miembros del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno del Congreso estadounidense.

"Lo que estamos presenciando en este momento es una medida absurda a la que los principales medios de comunicación están tratando de superarse unos a otros con titulares sensacionalistas". 
Anna Bélkina, jefa del servicio de prensa de RT.



La cadena RT pagó, efectivamente, 45.000 dólares: 33.750 dólares al general por su participación en un evento como conferencista y el resto, 11.250 dólares, a la agencia Leading Authorities en concepto de comisión.

¿Por qué esto es una sensación en EE.UU.?

La noticia parece ser una nueva ola de la tendencia rusófoba que últimamente se viene observando en los medios de comunicación estadounidenses. Sin embargo, no han mencionado que es una práctica habitual que los políticos y expertos de diversos campos cobren por participar en conferencias. Como muestra, en los últimos 15 años los Clinton han recibido unos 230 millones de dólares fruto de conferencias, discursos y cuestionadas donaciones de países extranjeros.

El año pasado se reveló que la aspirante a la Casa Blanca, Hillary Clinton, recibió 675.000 dólares por tres discursos en eventos organizados por Goldman Sachs.

El también expresidente estadounidense George W. Bush ha amasado una fortuna dando conferencias, y en el 2015 incluso se vio envuelto en una polémica debido a que cobró 100.000 dólares por un discurso que dio a un grupo de veteranos que perdieron sus extremidades en las guerras que comenzaron durante su administración.

¿Por qué este caso es relevante en EE.UU. y no los Clinton?

A nadie debería sorprenderle cómo obtuvieron acceso a la correspondencia confidencial de Flynn con las entidades rusas mencionadas, aunque lo que sí llama la atención es el escándalo mediático. Más cuando en los meses previos a las últimas elecciones presidenciales de EE.UU., el portal WikiLeaks filtraba correos electrónicos del jefe de campaña del Partido Demócrata, John Podesta, en los que exponía una serie de escándalos en las que se veían involucrados las principales figuras demócratas.

"Es una práctica común en EE.UU. y alrededor del mundo. Hay muchas agencias que se especializan en el trabajo con funcionarios, exfuncionarios de todas las ramas del gobierno para conectarlas con eventos como la conferencia que nosotros organizamos, y todo es totalmente transparente".

Anna Bélkina, jefa del servicio de prensa de RT.

Entonces la prensa norteamericana evitaba hablar del contenido de los correos filtrados, como lo denunció el propio Donald Trump, y en su lugar se acusaba a Rusia de estar detrás del 'hackeo' de la correspondencia de Podesta con el fin de perjudicar la candidatura de Hillary Clinton.
La paradoja

El aspecto paradójico en esta historia es que algunos senadores demócratas acusan a Moscú de ser una "amenaza para la democracia". En una carta enviada al presidente de EE.UU., Donald Trump, al secretario de Defensa, James Mattis, y al director del FBI, James Comey, el senador Elijah Cummings asegura que Flynn "violó la Constitución al recibir decenas de miles de dólares de un agente del enemigo global, que atacó a nuestra democracia".

Con estas afirmaciones Cummings se refería a las conclusiones de las agencias de inteligencia norteamericanas, que habían señalado a Rusia de haber instigado el 'hackeo' de cuentas de funcionarios y organizaciones del Partido Demócrata en los meses previos a las elecciones presidenciales.



Una práctica común en EE.UU. y el mundo

"Lo que estamos presenciando en este momento es una medida absurda a la que los principales medios de comunicación están tratando de superarse unos a otros con titulares sensacionalistas.

El general Flynn vino a Moscú para hablar en una conferencia internacional que fue organizada por RT en diciembre del 2015.

Él mismo ya ha hablado con medios de comunicación estadounidenses de esto hace meses", explicó por su parte la jefa del servicio de prensa de RT, Anna Bélkina.

"Es una práctica común en EE.UU. y alrededor del mundo. Hay muchas agencias, en particular en Washington, Nueva York y Londres que se especializan en el trabajo con funcionarios, exfuncionarios de todas las ramas del gobierno para conectarlas con eventos como la conferencia que nosotros organizamos, y todo es totalmente transparente.

Sin embargo, los medios de comunicación ponen el grito al cielo como si se tratara de un asesinato sangriento", agregó.

"El evento –la conmemoración del X aniversario de RT- en el que participó Michael Flynn, por cierto, reunió a varios cientos de profesionales de los medios de comunicación, expertos, analistas, figuras públicas y periodistas de todo el mundo para debatir de temas mediáticos y políticas mundiales.

Y se le pidió al general Flynn que prestara su experiencia en asuntos de seguridad internacional, de la que es un experto.

 Su discurso fue público y de hecho, transmitido para que el mundo lo viera", explicó Bélkina.