Alemania quiere la bomba atómica para contener a Rusia


¿Una Alemania nuclear?, pues si, eso es lo que se comenta a día de hoy en los medios alemanes.

Cuando uno oye del rearme de Alemania inmediatamente le vienen a la memoria los hechos ocurridos en la segunda guerra mundial, que no digo que los alemanes vuelvan actuar como entonces, pero la sola posibilidad resulta inquietante.

Ante la crítica situación en Europa y las políticas de Trump hacia la OTAN, Alemania ‎opta por adquirir bombas atómicas para hacer frente a la ‘amenaza rusa’.‎

Desde el final de la II Guerra Mundial en 1945, nunca han existido preocupaciones por el posible acceso de Alemania a las armas atómicas, pero eso está a punto de cambiar, según un artículo publicado el viernes por el rotativo estadounidense Foreign Policy.

El medio alude a una discusión en línea lanzada desde enero por el periódico alemán Der Tagesspiegel. Este asegura que ahora la “única manera de contrarrestar la amenaza rusa” es mantener la “independencia” del paraguas protector de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lo que requiere una disuasión nuclear alemana.

Se trata de nuestros intereses vitales. 

Las circunstancias existentes podrían significar que Berlín no tendría que llegar a un consenso con los otros 27 países miembros de la Unión Europea (UE) al respecto”, indicó el politólogo germano Maximilian Terhalle.

A este respecto, Der Tagesspiegel hace hincapié en que Donald Trump, tras acceder a la Casa Blanca, ha amenazado una y otra vez con rebajar el nivel de compromiso de Estados Unidos con la Alianza Atlántica, un bloque al que tacha de "obsoleto".

En un artículo publicado en febrero, el semanario alemán Die Zeit planteó que ante la crítica situación en Europa con Rusia, Berlín podría comprar armas nucleares e incorporarse de manera inmediata las fuerzas nucleares Frappe de Francia.

El miércoles, el vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Paul J. Selva, acusó a Rusia de desplegar en secreto un misil crucero nuclear en su frontera occidental, que, según señala, viola “el espíritu e intención” del tratado que contribuyó a terminar la Guerra Fría.

Actualmente la tensión entre Rusia y el Occidente ha alcanzado cotas inesperadas, debido, en su mayor parte, a los crecientes ejercicios militares efectuados por EE.UU. y sus aliados de la OTAN cerca de las fronteras occidentales rusas, algo que Rusia considera una amenaza a su seguridad nacional.


Publicado por Enrique Sierra Mendoza