sábado, 19 de enero de 2013

Siria ante Corte Penal Internacional, ¿y los terroristas?

 El ministerio de Asuntos Exteriores de Siria ha criticado este sábado la demanda de 58 países al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSONU) para remitir la crisis en Siria a la Corte Penal Internacional (CPI).

En una misiva enviada al presidente en turno del CSONU, el embajador paquistaní Masud Jan, la Cancillería siria recuerda que algunos de esos países respaldan a los grupos armados que operan en su país.

El texto censura el doble rasero de esos países respecto al conflicto sirio y a los derechos humanos.

“Lamentamos la insistencia de estos países en seguir un falso planteamiento (del problema), negándose a reconocer el deber del Estado sirio de proteger a su pueblo del terrorismo impuesto desde el extranjero", apunta la carta.

El CSONU llevó a cabo el viernes una reunión, a puerta cerrada, donde se abordó la propuesta, firmada por 58 países y respaldada por algunos miembros del mismo, de trasladar el caso de Siria a la CPI.

Siria no es signatario del Estatuto de Roma, el convenio bajo el que se rige la CPI, y solo el Consejo de Seguridad puede referir la situación en países que no son parte de ese acuerdo con el objetivo de que se investiguen crímenes de lesa humanidad.

Sin embargo, la reunión concluyó sin resultado alguno debido a las diferencias existentes entre los quince miembros del máximo órgano de decisión de la ONU sobre el tema.

Desde hace 22 meses, Siria vive fuertes disturbios y matanzas indiscriminadas planificadas desde el exterior; una situación crítica que se agudiza con el correr de los días debido a los incesantes actos de violencia de los terroristas que buscan una intervención militar extranjera.