Una ONG deja al descubierto la terrible realidad que las autoridades mexicanas intentan ocultar


La corrupción es uno de los principales males que enfrentan los mexicanos, pero en este caso las autoridades parece que han traspasado todos los límites.
Una investigación realizada por la organización México Evalúa reveló que al menos en 12 de los 32 estados de la República se habrían manipulado las cifras sobre el conteo de víctimas de homicidio en cualquiera de sus formas.

El caso reviste de gran gravedad. 

La organización lo compara con una epidemia de violencia que no puede ser atacada de manera correcta pues los datos con los que se cuenta no están completos.

 Los funcionarios encargados de hacer el compilado no hicieron su trabajo ya sea por omisión, por negligencia o de manera deliberada. 

La terrible consecuencia: en vez de reducirse, la epidemia se extendió. 

En Quintana Roo, Tlaxcala, Tabasco, estado de México, Michoacán, Jalisco, San Luis Potosí, Veracruz, Puebla, Durango, Nayarit y Colima se detectaron anomalías que hacen sospechar de que los delitos se registraron de otra manera o simplemente no se registraron. 

"Los resultados indican que, probablemente, 23 de 136 gobiernos estatales dejaron algún rastro de manipulación, puesto que la frecuencia acumulada del último dígito de sus respectivos homicidios no concuerda con los criterios de uniformidad y aleatoriedad. 

En tales entidades, generalmente las terminaciones 1, 2 y 3 de sus respectivos homicidios fueron las más frecuentes", indica el documento de la ONG presidida por Edna Jaime.



México no puede ni debe caer en la oscuridad de la posverdad; no podemos permitir manipulación de cifras de ningún tipo: @EdnaJaime

Necesidad de auditorías independientes

El delito de homicidio ha sido clasificado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito como uno de los índices más eficaces para medir la violencia. 

En México debería funcionar como tal porque es uno de los delitos que se persiguen de oficio, por lo que la cifra negra es muy baja. 

Además, se pueden cotejar con otras fuentes, como los certificados de defunción y las estadísticas que maneja el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

A pesar de todas las fuentes disponibles, de acuerdo con la investigación, el resultado no ha resultado fidedigno, por lo que México Evalúa sugiere que se cree un organismo independiente que fiscalice esta cifra. 

La ONG, ya en conferencia de prensa, aseveró que no cuestionan las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), las cuales se presentan mensualmente, un ejercicio único en el mundo.

Sin embargo, evidenció que el sistema que utilizan no ha sido efectivo, pues parece que no hay una responsabilidad en la recepción de información.

 Tan es así que la información discrepa con la que tiene el INEGI, indicó por su parte Joel Salas, comisionado del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).



El 45.5% de mexicanos tiene mucha desconfianza en información gubernamental sobre #seguridad: @joelsas

¿Qué hay detrás?

La manipulación o maquillaje de las cifras de homicidios son más comunes durante las campañas para elegir gobernador, una historia que se repite en otros rubros de la vida político-social del país.

"En este sentido, se asumió que los gobernadores salientes podrían tener incentivos para falsear su desempeño, para fortalecer la imagen de su partido o como plataforma para impulsar su carrea política, al reivindicar ante la opinión pública su papel en la reducción de la violencia en sus respectivas demarcaciones", denuncia el estudio.

Esta polémica supone un motivo más por el que se urge a trabajar sociedad y Gobierno en mecanismos que identifiquen las anomalías y se construyan instituciones que garanticen su confiabilidad.






Nuestro sistema de #justicia no opera con apego a la verdad, fabrica culpables a través de manipulación: @magalonik

Según informes del Secretariado Ejecutivo de México sobre delitos registrados en el país, 1.938 personas fueron asesinadas en enero de 2017 frente a las 1.442 del mismo mes de 2016, lo que representa un aumento del número de homicidios de un 34 por ciento. 

La quinta parte de los crímenes ocurrió en Estados norteños como Baja California, Sinaloa y Chihuahua, donde está presente el cártel de Sinaloa. 

Mónica Villanueva