10 de marzo de 2017

La contundente respuesta de un ministro peruano a la iglesia sobre los homosexuales


"Vale la pena que reflexionemos y pensemos si tal vez no somos injustos, si juzgamos a personas tan peruanas como nosotros, seguramente tan católicas como nosotros, a las que hoy ponemos esa cruz. 

No voy a entrar en un debate, solo comparto esa inquietud".

Una respuesta elegante, sí, pero rotunda, la que le brindó el Ministro de Cultura peruano Salvador del Solar al arzobispo local Javier del Río, que antes había pedido que quedase "prohibido" lo que él considera "ideología de género" en los colegios de Perú, según informa BBC Mundo.

"Yo quería pedirle, señor ministro, que transmita al señor presidente y a la señora ministra (de Educación) que esta confusión que se ha creado termine con dos renglones .

 Bastaría que el Ministerio de Educación completara este currículo con una disposición final:

 'Queda prohibido en todos los colegios de Perú introducir la ideología de género'", dijo el arzobispo Del Río.

La queja se enmarca en la aprobación de un nuevo plan de estudios en Perú en noviembre del pasado año. La Iglesia Católica y algunas organizaciones de padres protestaron.

 "Se ha vulnerado el derecho de los padres de familia a decidir qué tipo de educación quieren para sus hijos", dijo la Confederación Episcopal en enero.

La ministra de Educación Marilú Martens fue también tajante en su respuesta en una entrevista al diario El Comercio: 

"No existe ideología de género. Lo que existen son siete enfoques transversales, uno de los cuales es la igualdad de género, que está vigente desde el currículo de 2004. 

Es un enfoque de igualdad de derechos, deberes y oportunidades. 

No hay ninguna ideología. Eso son mitos, creencias de grupos religiosos o de otra índole".

Del Solar, ministro de Cultura, abordó el conflicto también desde una reflexión sobre el cristianismo: 

"Lo que veo humildemente, y con todo el respeto, es un Cristo que carga con una cruz y me pregunto quién le puso esa cruz.

Se la pusimos nosotros juzgándolo y llevándolo al calvario".

Claramente, no quiere que los gays y las mujeres tengan que cargar con lo mismo para ser de una vez respetados.