20/4/17

La Armada contra Corea del Norte que nunca existió

Es ‘el Principio Potemkin‘, que toma su nombre de la estrategia puesta en práctica por el príncipe Gregory Potemkin en 1787 para que la zarina Catalina la Grande no se enterara de que los rusos se morían de hambre en la península de Crimea, de la que él era gobernador: crear pueblos prefabricados con actores que hacían pensar al séquito imperial que en los nuevos territorios rusos la gente vivía feliz y, sobre todo, con el estómago lleno. Cuando el barco de Catalina seguía, río Dnieper abajo, y desaparecía de la vista, se desmontaba el escenario, y se volvía a construir un poco más abajo. Como si fuera un grupo de rock de gira.



EEUU con Donald Trump no ha llegado a ese extremo, pero casi. Porque el portaviones nuclear Carl Vinson, sus 5.500 tripulantes, sus 100 aviones y helicópteros, sus 2 cruceros y quién sabe cuántos submarinos no iban rumbo a Corea del Norte a imponer el temor de Dios a Kim Jong-un, como había dicho EEUU. 

Todo lo contrario: estaban yéndose en la dirección contraria. Digamos que el Grupo de Combate del Vinson estaba avanzando, pero al revés. 

Como los italianos en Guadalajara, durante la Guerra Civil española.

Así que, mientras el mundo (incluido el autor de estas líneas) se preparaba para la guerra en la gélida Corea del Norte, el Vinson y sus escoltas navegaban plácidamente por las tropicales aguas del Estrecho de Malaca, a 5.500 kilómetros de distancia.

 No es que no se estuvieran acercándose, es que se estaban yendo. El plan de la flota es participar en unas maniobras conjuntas con Australia en el Océano Índico.

Lo más patético es que el Gobierno Trump participó al máximo en la mentira. Donald Trump empleó el término ‘Armada’, que en EEUU se usa con mayúsculas porque evoca a la Gran Armada (o Armada Invencible) de Felipe II, y que solo se emplea para anunciar la madre de todas las batallas navales. 

Pero así lo dijo el presidente: “Estamos mandando una Armada.

 Tenemos submarinos, muy poderosos, mucho más poderosos que los portaviones”, dijo el presidente a la cadena de televisión conservadora Fox News.









Powered by FeedPress



Ahora, la Armada está entre los arrecifes de Coral del Estrecho de la Sonda. Pronto se acercará a la Antártida. Si los pingüinos creían que iban a salir impunes de sus vínculos con el programa nuclear de Corea del Norte, se habían equivocado. El Vinson se lo va a demostrar.
Colaborador en Geopolitico.es