18 de enero de 2013

Leonel Rugama, ‘sin más alternativa que la lucha, muy cerca de la muerte, pero no del final’


Leonel Rugama, ‘sin más alternativa que la lucha, muy cerca de la muerte, pero no del final’

El 19digital Kennet chavez

Foto CCC Jairo Cajina

A 43 años de la caída en combate del poeta-guerrillero Leonel Rugama, su legado se levanta incólume entre un pueblo que lo recuerda como el hombre vivo de convicciones, maestro de vocación, seminarista, gran aficionado al ajedrez y a las matemáticas, pero sobre todo sensible ante la peor condición humana, cuya pandemia misma estaba en el seno de la dictadura somocista que imperaba en su tiempo.

En el centro de la Avenida Bolívar de Estelí, todavía se conserva su humilde morada. Una casa de alto perfil, visitada por los pájaros matinales y la mística del pueblo. Dentro está el testimonio de Leonel, una familia que con orgullo evoca al joven de fuerte complexión, callado e inmerso en sus lecturas por las noches, pero gran conversador de día.

Fotos, acetatos y viejos periódicos de la época

Manuel Gámez, Primo Hermano de Leonel Rugama, ha mostrado una vieja edición del Semanario Cultural Sandinista ‘El Tayacán’, fechado el 21 de enero de 1990. En cada página van apareciendo fotografías del hombre serio y de lentes gruesos que era Leonel; además una compilación de su obra, donde vislumbran sus poemas trascendentales: ‘La Tierra es un satélite de la Luna’, ‘Como los Santos’, ‘Juegos’, ‘Biografía’ y otros.

“Aquí aparece la vida de Leonel resumida en cierta forma, encontramos algunos elementos de su vida religiosa, porque estuvo en el Seminario Nacional de Managua, está reflejada su vida social y política, vinculada indiscutiblemente con el Frente Sandinista, está toda su poesía caracterizada por ser la voz de los más pobres, y está citada también cómo fue su terrible e injusta muerte a manos de la Guardia Nacional”, detalló el familiar.

El pintor y antropólogo, Bayardo Gámez Montenegro, también primo de Leonel, guarda en su biblioteca personal impresionantes documentos, muchos de ellos manuscritos del poeta-guerrillero. Un manojo de libros vetustos que han difundido la poesía de Leonel en toda América Latina, y además dos bellos y todavía funcionales discos de acetato titulados ‘Poesía-Canto’, cuyo contenido es el mismo pensamiento poético e ideológico de Leonel Rugama a viva voz.

“Su poesía es un testimonio que ha logrado perdurar en el tiempo; su valor estético es renovador, fresco, un estilo literario que ya viene cargado de sus preocupaciones, que es la misma pobreza en que estaba sumergida Nicaragua en esa época. Yo lo recordaré siempre como el hombre serio y a la vez bromista, le gustaba mucho escribir de forma exteriorista, le gustaban las matemáticas y los juegos de palabras, además era aficionado al fútbol, incluso cuando estuvo en el seminario”, dijo Gámez.

Frente a la mística revolucionaria de Leonel

El religioso Mario Miranda Sandoval, explicó que por fortuna del destino llegó a ser amigo y compañero seminarista de Leonel Rugama, de quien asegura aprendió los dones de ‘la disciplina y la rectitud’. Asimismo, señaló que desde que el poeta se integró como miembro del Frente Sandinista de Liberación Nacional (1967), comenzó a desarrollar un papel preponderante como parte de su mística revolucionaria.

Miranda precisó que dos días antes de que Leonel cayera en combate contra la Guardia Nacional, logró sostener una breve conversación. Se encontraron en la Escuela Santa Faz, y entre otros asuntos, platicaron de los estudios de física y matemáticas que el poeta estaba recibiendo en el departamento de León. Luego se supo de la muerte de Leonel, lo cual lo conmocionó de manera irreparable.

“La Guardia Somocista los rodeó en la casa frente al Mercado Periférico. Había incluso tanquetas y hasta avionetas sobrevolaron disparando a la casa, pero nada pudo detener a aquel hombre comprometido con lo patria; Leonel siguió disparando, pese a que los esbirros somocistas habían perforado toda la vivienda, y es por eso que es conocido aquel llamamiento de la guardia que les decía que se rindieran, pero Leonel soltó aquel grito, que ya es una consigna, ¡Que se rinda tu madre!, les dijo y siguió disparando aún después de herido” rememoró Miranda.

Absoluta entrega a la literatura y compromiso social

La escritora y crítica literaria de origen ruso, Helena Ramos, afirmó que la vida y poesía de Leonel Rugama están estrechamente vinculadas, puesto que no solamente le interesaba escribir bien, sino soportar lo dicho con sus acciones. Además explicó que pese a que el poeta-guerrillero vivió tan sólo veinte años, este tiempo fue más que suficiente para lograr consolidarse dentro de la literatura a finales de la Generación del 60’s.

Ramos advierte que la literatura de Leonel se dio en el marco de una entrega absoluta, al igual que su compromiso político del cual fue muy consecuente. Asimismo, indicó que para el poeta la transformación social a través de la lucha armada era una urgencia total, puesto que la dictadura somocista seguía oprimiendo cada vez más al pueblo: “estaba tan decidido de esto Leonel, que murió a los veinte años”, expresó.

La crítica literaria también detalló que Leonel Rugama profesaba la ideología marxista desde el punto de vista de la lucha de clases, siendo a la vez una persona muy cercana a la religiosidad y al compromiso con su pueblo, Nicaragua. De ahí aquellos versos: Leonel Rugama gozó de la tierra prometida,/ en el mes más crudo de la siembra,/ sin más alternativa que la lucha, muy cerca de la muerte,/ pero no del final (El libro de la historia del Che).

Leonel venía del pueblo, su mamá era maestra empírica y su papá un carpintero de profesión, y su poesía está vinculada con una esperanza, con un anhelo, un presentimiento, y conocía toda una genealogía de las luchas libertarias de América Latina, comenzando desde los indígenas que se resistían a los conquistadores, hasta el Che Guevara y el Frente Sandinista”, manifestó Ramos.

Juventud Sandinista retoma legado de Rugama

Desde el seno del Movimiento Cultural Leonel Rugama (MCLR), la Juventud Sandinista 19 de Julio (JS-19J), ha retomado el legado de valores y principios en la práctica del poeta-guerrillero. El trabajo que realizan es constante, logrando trascender hasta el campo de las ideas.

“El trabajo de este movimiento está inspirado en Leonel Rugama y va dirigido a la promoción cultural y actualmente estamos enfocándonos en la producción literaria, y en la producción poética, así como retomar ese legado que nos dejó como poeta que trasciende más allá de los hechos, y trabaja en el campo de las ideas”, destacó Ivonne Miranda, miembro del MCLR.

“Ver el compromiso político-ideológico de un joven comprometido con una causa es lo que hace que hoy lo retomemos, es nuestro máximo ejemplo de lucha. Por lo que me inspira confianza; Leonel es un líder, una persona que se comprometió con el quehacer revolucionario, y para nosotros es un legado de suma importancia”, valoró Adán Bermúdez, de la JS-19J.

Así, el autor de ‘La Tierra es un satélite de la Luna’, será recordado por las generaciones presentes y venideras como aquel humilde joven poeta que usaba camiseta blanca, pantalón de mezclilla y lentes gruesos. Ajedrecista asiduo y bebedor de café, amante a los números y a las muchachas, pero sobre todo un forjador de la más alta libertad de la que ahora goza Nicaragua

--

Jairo Cajina Rojas
Reportero Grafico
Consejo de Comunicacion y Ciudadania

celular ....88645892-88557705