24/2/13

La excusa “cariño, llegaré tarde porque me ha caído encima un meteorito” pierde fuerza en Rusia


El Gobierno ruso ya no considera oficial la excusa que se refiere a la caída de un objeto incandescente, proveniente del espacio exterior, y lo equipara ya con la posibilidad de signos de decencia en el Vaticano o con el amago de dimisión de un político español.

Dejar de asistir a una comida con una suegra y tres cuñadas porque te ha caído encima un meteorito en llamas ya es prácticamente imposible en toda la zona de los Urales.

Ante la angustia y las constantes manifestaciones de los ciudadanos exigiendo la caída de más objetos estelares sobre sus cabezas, aunque no sean incandescentes, las autoridades rusas han recomendado que se vuelva a utilizar el clásico atasco de toda la vida, aconsejando incluso que se alargue la cola de coches hasta los treinta y cinco kilómetros y se le añada niebla, nieve y otros fenómenos atmosféricos a elegir libremente.

Mientras tanto, Moscú, a través de su embajada en Madrid, ha pedido la ayuda de Carlos Floriano, vicesecretario general del Partido Popular de España, para que asesore al Kremlin en la búsqueda de una nueva excusa oficial, “que si bien no podrá estar a la altura de la del meteorito en llamas, al menos será divertida”, ha dicho Viktor Zubkov, vicepresidente primero del Gobierno ruso.

Rusia posee la mayor superficie forestal del mundo

Rusia posee la mayor superficie forestal del mundo y sigue ampliando sus áreas selváticas todos los años. 
 
Los analistas de La Voz de Rusia insisten en que ha llegado el momento de mejorar la calidad de la vegetación y recuperar variedades raras de plantas silvestres.

El 20 % de todos los bosques del planeta está localizado en Rusia. Brasil ocupa el segundo lugar con el 5 % de la totalidad de la masa selvática global. Según datos del Ministerio ruso de la Naturaleza, las áreas de bosques en Rusia se están ampliando desde 1961. 
 
Las nuevas plantaciones surgen en los terrenos antes utilizados para cultivos agrícolas, explica el doctor Vladímir Petrov, catedrático de política, economía y administración forestal en la Universidad Estatal de Ingeniería Forestal de San Petersburgo:

—Tenemos muchos bosques. 
 
Y debemos preocuparnos no solo de aumentar su cantidad, sino también de mejorar la calidad de los mismos. 
 
Últimamente somos testigos de un cambio indeseable de especies. 
 
Las coníferas que tienen el máximo valor económico son sustituidas por árboles de hoja caduca.

Los bosques relictos que son de valor especial están desapareciendo por todo el mundo debido a los cambios climáticos y una tala irracional.
 
 En su lugar aparecen nuevas especies que se adaptan más fácilmente a las condiciones ecológicas actuales, dice el ecologista Alexéi Bóbrinski:

—Consideramos valiosos los árboles de larga vida que crean una cobertura forestal estable por mucho tiempo. La proporción de estos bosques está disminuyendo. 
 
Las muestras más claras de este proceso se observan en la zona europea del país. 
 
En Yakutia la situación no es tan drástica. 
Allí, el alerce cubre enormes espacios, porque el transporte es muy costoso.

Según expertos, los bosques valiosos en Rusia pueden recuperarse en cientos de años. 
 
Para lograrlo, hace falta un apoyo estatal mediante subvenciones y financiación y una intensa lucha contra los incendios forestales y la tala ilegal.

nv/as/sn

Autor: Alexandra Zajárova

¿Cómo se les ocurre convocar un 23F sin la bloguera Yoani Sánchez?



La historia se repite, las escenas son dantescas, indignantes, inaceptables. 
Son una afrenta a la dignidad humana. Madrid –ayer- exhibió sus mejores galas, sus “mejores trajes”. 
Las fotos constituyen la prueba de esta aseveración. 
Todas ellas son el nítido documento de una verdad multiplicada. 
Rememoran los tiempos grises de la España franquista. 
Las Unidades de Intervención Policial y de los diversos cuerpos de seguridad de esta ciudad sitiada, arremetieron –una vez más- contra un pueblo que hizo suya una manifestación largamente convocada.

Calles cortadas, accesos limitados. Vallas que frenan el empuje de los múltiples colores de un pueblo que se ha convocado, para protestar contra una política de ajuste reaccionaria y fascista. 
Una política que es un claro atentado a los más elementales principios de los derechos humanos.
 Un plan de ajuste que se ceba contra los más pobres en un país que ostenta el doloroso récord de paro de la Unión Europea.

Muchas de las imágenes que ya circulan por las redes sociales son encuadres repetidos de anteriores convocatorias. Rostros ensangrentados, policías vestidos de paisano que buscan deslegitimar a los manifestantes, profesionales de los medios de comunicación agredidos, detenciones arbitrarias.

En esta jornada hay una foto “inédita” de esta España monárquica. 
Una España de políticos y empresarios corruptos. Un país donde la impunidad de los gobernantes y sus compinches se extiende por toda la geografía sin que se trunque la inmoralidad de los que han de dar el ejemplo.

La foto recuerda los tiempos de la Operación Cóndor. Es un retornar al pasado de dictadores de la talla de Jorge Rafael Videla de Argentina, Augusto Pinochet de Chile o Alfredo Stroessner de Paraguay. 
Hablo de detenciones colectivas. De jóvenes apostados contra la pared que las fuerzas del orden encaran en claro desafío.

Este digno pueblo exige que la educación y la salud sean públicas y gratuitas para todos.

Este digno pueblo exige un sistema de seguridad social que responda a las necesidades de los ciudadanos.

Este digno pueblo exige una República ajena a todo viso de Monarquía.

Este digno pueblo exige el estricto cumplimiento del pleno empleo como parte fundamental del desarrollo humano.

Este digno pueblo exige que se pare –de una vez y por todas-, los inhumanos desahucios cuyas víctimas son los más pobres.

Este digno pueblo exige viviendas dignas para todos, ante la paradoja de tener –en toda la geografía del Estado Español- más de tres millones sin habitar.

La lista de reclamos sería interminable.

La suma de todas y muchas más harían inabarcables estas líneas.

La jornada de ayer fue el retrato de un pueblo que sale a la calle para exigir los más elementales derechos de la humanidad.

Son la prueba de un sistema que no tiene en cuenta la opinión de los ciudadanos.

No basta con hacer ejercicio del voto cuando corresponda en cada legislatura. 
No es democrática una nación si el pueblo no puede participar de manera activa y plena, en los asuntos que son vitales para la ruta de una nación.

¿Cuál o cuáles son los escenarios de que dispone el pueblo para interactuar con sus gobernantes, parlamentarios o senadores?



 ¿Cómo se articula la voz de todos en la política que aplican los diferentes poderes del Estado Español?

La respuesta es clara.

Por ahora los ciudadanos –ante sus demandas- tienen aseguradas la brutalidad policial, la declarada prepotencia, la impunidad como signo de estos tiempos, la criminalización de las protestas sociales.

Ante este cúmulo de verdades, los medios masivos de comunicación también hacen política.

 La política que traza el patrocinador.

La del contenido editorial ajeno a la realidad de una España enardecida.

¿Esta es la democracia que quiere la bloguera mercenaria Yoani Sánchez para Cuba?

¿Este es el retrato que nos quiere llevar a los cubanos en nombre de la cacareada libertad de expresión que impera en el mundo?

Editor del blog. Las fotos fueron tomadas de las redes sociales.
http://cinereverso.org/?p=6538


Correa advierte de que si “siguen molestando” se presentará a reelección

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha advertido este sábado a los medios de comunicación y la oposición de que si “siguen molestando”, se presentará a la reelección en 2017 “para que sufran los sufridores”.

En la primera edición de su tradicional programa de radio y televisión de los sábados tras su victoria electoral, Correa no ha desestimado un cuarto mandato, en desafío a los medios ecuatorianos críticos con su gestión y al líder opositor y excandidato presidencial, Guillermo Lasso.

“Después de cuatro años me retiro de la Presidencia y de la vida pública. 
 
Pero si siguen molestando estos mediocres de la partidocracia y de los medios de comunicación, me lanzo a la reelección, para que sufran los sufridores”, ha avisado Correa.

El presidente de Ecuador ha reprendido a Lasso por esgrimir una “oposición ideológica” y no una “buena oposición democrática”, según ha informado el diario ecuatoriano ‘La Hora’, aunque sí ha elogiado que aceptara su derrota, a diferencia, ha dicho, de los anteriores comicios.

EP

Un papa que abandona? : Desmontando panegíricos

Si un papa anciano y enfermo –el anterior– aguanta hasta el final en medio de una dura agonía, se le trata de mártir heroico. 
 
Si otro papa anciano y enfermo –el actual– renuncia invocando falta de fortaleza física, se le llama valiente y honrado. 
 
¿Qué tiene esa institución para salir siempre bien parada? 
 
¿Por qué abandona Benito 16?
 
 ¿Y qué nos espera a partir de ahora?

«Porque vino Juan que no comía ni bebía, y dicen: 
 
“Tiene un demonio." Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: 
 
"Mirad, un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores." Pero la sabiduría se justifica por sus hechos» (Jesús de Nazaret).

¿Que un papa renuncia al puesto? 
 
Qué raro... No se ajusta a la tradición histórica. 
 
Los precedentes apenas existen y en su mayoría se asemejan bastante a destituciones de facto. 
 
Solo Celestino V, el ermitaño que accedió al solio por llenar un vacío que ya duraba dos años, renunció al parecer libremente a los cinco meses de ocupar el cargo (ver p. ej. el Diccionario de los papas de César Vidal). 
 
No se trataba, por supuesto, de alguien previamente poderoso ni con influencia en la Curia.

El máximo jerarca vaticano alcanza ese grado tras la invocación cardenalicia al Espíritu Santo
 
A partir de ahí, su potestad es internamente reconocida como suprema. 
 
Pero la influencia y el poder externos también son conocidos, aunque no siempre bien valorados.
 
 Un bocado demasiado apetitoso para que almas ambiciosas renuncien a él.


Una renuncia preparada con tiempo

Nuestro mayor respeto hacia Joseph Ratzinger en cuanto persona. Hermano nuestro, a fin de cuentas, por nuestra común condición humana. 
 
Aquejado, sin duda, por problemas de salud en buena parte asociados a su ancianidad. 
 
Los cuales harían más fácil entender que cualquiera dejase un cargo como el suyo... Salvo si recordamos que el suyo es el de papa. 
 
Y que los papas suelen morir con la tiara puesta.

Parece que llevaba tiempo preparando el terreno. En un libro suyo de 2010 advertía que «si el Papa se da cuenta claramente de que ya no es física, psicológica y espiritualmente capaz de manejar los deberes de su cargo, entonces tiene el derecho, y bajo ciertas circunstancias la obligación, de renunciar». 
 
Palabras similares a las que usó para expresar su renuncia hace una semana, cuando aludió a su «incapacidad para cumplir adecuadamente el ministerio» debido al deterioro de su «fortaleza», en particular «la del cuerpo».

Hay, sin embargo, otro hecho que llama la atención. Hace ahora treinta años que fue reformado el Código de Derecho Canónico (promulgado el 25 de enero de 1983).
 
 Reinaba entonces Juan Pablo II. Para entonces Ratzinger llevaba más de un año como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (la moderna “Santa Inquisición”). 
 
Mencionamos esto porque el nuevo Código, por primera vez, recoge la posibilidad de que un papa abandone el puesto:
 
 «Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie.» 
 
No sería el entonces papa, Wojtyla, quien pusiese en práctica esa opción (sabemos que la suya fue la opuesta). 
 
En aquel tiempo, no habría muchos que sospecharan que lo haría su sucesor, segundo de Juan Pablo II durante buena parte del reinado de este.

Especulaciones engañosas sobre los motivos del abandono

Los anteriores son datos interesantes. 
 
Por otra parte, pese a las especulaciones de los últimos días (o a otras que se remontan más atrás), no parece que estemos ante un papa políticamente débil, ni en el ámbito interno ni en el externo al Vaticano. 
 
Se habla mucho de los obstáculos que habría venido encontrando B16 en su supuesta lucha por la transparencia en los asuntos económicos vaticanos (ver p. ej.). Como «un pastor rodeado de lobos feroces», lo describe algún medio.
 
 El periodista Eric Frattini publicó el año pasado un libro, Los cuervos del Vaticano, que ofrecía la típica imagen de un papa rehén de las luchas intestinas de la Curia. 
 
Además se recuerda, una y otra vez, que B16 se habría empeñado en resolver al fin los escándalos de pederastia en el seno de la ICR. 
 
Con tal misión, llegó a afirmar que «las víctimas son nuestra prioridad»
 
Afrontar ese problema le habría ocasionado cuando menos un importante desgaste personal.

Se nos pinta así a un Ratzinger que encarnaría a una especie de solitario luchador ante el peligro; incluso a un “Robin Hood de los papas”, defensor de la justicia y de los oprimidos. «Ha sido un Papa revolucionario y limpiador», afirma Frattini a raíz de la renuncia papal. 
 
No parece un aserto muy serio, viniendo de alguien que parece haber estudiado de cerca el presente y el pasado del Vaticano (véase su interesante libro La Santa Alianza, cinco siglos de espionaje vaticano).
 
 La imagen cuadra poco con la trayectoria conocida del personaje. 
 
Da a entender que, en sus siete años de reinado, B16 ha procurado arreglar cosas que otros antes no enfrentaron. 
 
El problema es que Ratzinger era uno de esos otros.

Recordemos que el todavía papa es desde hace no pocas décadas un hombre destacado de la ICR. 
 
Ya tuvo un papel activo en el Concilio Vaticano II (años sesenta). En 1977 fue nombrado cardenal por Pablo VI. 
 
En 1981, como hemos indicado, Juan Pablo II le designó “Gran Inquisidor” (cargo que ocuparía hasta 2005, cuando ascendió a “Romano Pontífice”). 
 
Luego le encargó la elaboración del Nuevo Catecismo, misión que cumplió entre 1986 y 1992. 
 
Suya es también la extensa declaración Dominus Iesus (2000), en la que con lenguaje estudiadamente “ecuménico” (?) se reafirma la tradicional doctrina romanista de que la ICR es la “única Iglesia de Cristo” en sentido estricto y se condena el relativismo tal como lo entiende esa entidad político-religiosa.

No hablamos de tareas triviales. Durante casi 24 años, Ratzinger fue percibido como el número dos del Vaticano. 
 
No es inusual que se afirme que él y Wojtyla eran «almas gemelas» (ver 1 y 2), e incluso ver al primero como “cerebro” del reinado del segundo (1, 2 y 3). Alguien así es difícilmente asimilable a esta afirmación que encontramos en una sinopsis del citado libro de Frattini
 
«No sabía entonces [al ser elegido papa] que, al igual que sus predecesores, iba a encontrarse con un hueso duro de roer: el IOR (Instituto para las Obras de Religión) o Banco Vaticano.» 
 
Se trataba más bien de un estrecho conocedor de los entresijos de la Curia Romana, en la que su Congregación para la Doctrina de la Fe ocupa un lugar prominente.
 
 Era un personaje que controlaba el aparato.
 
 Eso incluye, sin duda (es inconcebible lo contrario), estar al tanto de las enormes irregularidades asociadas a las finanzas vaticanas.
 
 Recordemos que además estas vienen de lejos y que, como documentó David Yallop en su libro En el nombre de Dios, le costaron la vida a Juan Pablo I, tras lo cual nunca se ha procedido a una limpieza a fondo dentro del Vaticano. Todo lo cual es imposible que no lo tuviera en cuenta B16 desde el comienzo de su reinado (desde mucho antes, en realidad).

Pero es que además quienes presentan a Ratzinger como ese “Robin Hood” no aducen nada concreto que haya hecho y que sea realmente revolucionario.
 
 Todo lo más, mencionan cuestiones menores como algún cambio de nombres al frente de la Banca Vaticana (¿poner a un directivo opusdeísta procedente del Banco Santander al frente del IOR, como hizo B16 en 2009, puede tranquilizar a quien espera que se acabe con el blanqueo de dinero?). 
 
Nada rompedor de verdad, como hubiera sido sacar todos los trapos sucios e investigar hasta el final todos los chanchullos ya denunciados de antiguo por Yallop y muchos otros. 
 
No ha habido nada ni remotamente comparable a eso. 
 
Más que de valentía, como han hablado tantos, ¿no se podría hablar como mínimo de cobardía? 
 
Máxime si al renunciar ni siquiera es capaz de proclamar que lo hace porque no le dejan otra opción.

Daniel Estulin, todo un “crítico” del Sistema (incluso del Vaticano), tampoco se ha quedado atrás a la hora de encomiar el gesto de renuncia papal.
 
 Atribuye esta a una «lucha a muerte entre la masonería y la fe católica» y añade que el Vaticano es «uno de los principales enemigos de algunas de las sociedades secretas más poderosas del mundo». 
 
Abona así la vieja idea victimista de que los masones odian a muerte a la ICR, tesis cultivada a menudo por los propios portavoces de esta (ver aquí un análisis basado en ejemplos aún recientes). 
 
Por supuesto, Estulin no ofrece la más mínima prueba de sus afirmaciones.

Al margen de ello, es conocido que la masonería vaticana constituye una de las corrientes de la Curia desde hace muchos años (otra, poderosa sobre todo desde Juan Pablo II, es el Opus Dei). 
 
El hecho está bien documentado en los libros de los “Discípulos de la Verdad” (etiqueta usada por autores que sin duda conocen esos ambientes por dentro) Mentiras y crímenes en el Vaticano y A la sombra del papa enfermo. 
 
Pero no sería tanto una corriente infiltrada como una tendencia perfectamente asimilada (o sea, que sus miembros serían tan vaticanos con todas las de la ley como los ajenos a la misma) y tenida en cuenta a la hora de llegar a consensos decisorios y electivos. 
 
De hecho, hay en tiempos cercanos antecedentes de dirigentes masones de la Curia vinculados al papa. 
 
Tal fue seguramente el caso del arzobispo y delincuente Marcinkus (ver 1, 2 y 3), por quien veló nada menos que el propio Wojtyla, el mismo que había nombrado al Opus “prelatura personal” suya.

No más creíble es la leyenda de B16 como “limpiador” de los escándalos de pederastia.
 
 Está sobradamente probado, pese a los esfuerzos censores de la ICR (reflejados p. ej. en la Wikipedia), que el propio Ratzinger, junto con JPII, se dedicó a encubrir tales casos, cumpliendo así el derecho canónico de la ICR. 
 
Especial interés tiene el artículo del filósofo y periodista italiano Paolo Flores d'Arcais, publicado hace escasos años, en el que resumía la responsabilidad de Wojtyla y Ratzinger en dicho encubrimiento, y además lo hacía citando (involuntarios) reconocimientos vaticanos (ver también). 
 
Una responsabilidad que requirió que Obama, el emperador, garantizase la inmunidad de B16 para que este no fuese llamado a declarar, al menos como testigo, por un tribunal estadounidense.

Primeras conclusiones

Con semejante currículum, B16 solo habría sido realmente “revolucionario y limpiador”, como lo pinta Frattini, si hubiera empezado por confesar sus propias culpas. 
 
Pero no lo hizo –¡aunque todavía está a tiempo!–, y tal omisión constituye la auténtica medida de su sinceridad en este asunto, así como una señal de hasta dónde está dispuesto a llegar el Vaticano en las reparaciones correspondientes (lo que no obsta para que se hayan pagado cuantiosas indemnizaciones, forzadas por la enorme magnitud adquirida por los escándalos).
 
 ¿De veras se ha priorizado a las víctimas?

Nuestras reflexiones previas delatan la superficialidad de muchos “análisis periodísticos” a la hora de enjuiciar a B16 en el ocaso de su reinado, así como al indagar en las claves de su renuncia al puesto. 
 
Esos textos parecen motivados más por una reverencia mal entendida que por el respeto a la verdad y la justicia. Aún hemos de ver, sin embargo, cuál puede ser la verdadera razón de la renuncia de Ratzinger. 
 
Lo haremos, Dios mediante, en la segunda y última parte de este artículo (donde habrá que hablar de la importancia de B16 en la política internacional de nuestros días; un factor sorprendentemente relegado –en el mejor de los casos– por los “análisis” susodichos).

Quizá en la renuncia papal (casi) nada es lo que parece... 
 
Tal vez solo sea el primer movimiento visible de una estrategia más compleja hacia el Gobierno Mundial de la Era Neorreligiosa...
 
Acaso Joseph Ratzinger, aunque deje de ser papa, no se vaya del todo realmente...

Sugeríamos hace escasos días que el abandono papal ya estaba preparado. 
 
El mediático acontecimiento, aunque no necesariamente su protagonista, había sido previsto (legislado) treinta años atrás.
 
 El propio Benito 16 había expresado esa posibilidad en 2010. 
 
Añadíamos que la renuncia llegó seguida de “análisis” periodísticos sobre la supuesta debilidad política del papa, pero sin la menor prueba solvente de esta. 
 
Tampoco faltaron, ni faltarán, los panegíricos por su afán “limpiador” y regenerador de la Iglesia Católica Romana (véase este del creyente “crítico”, pero majete, José Manuel Vidal, que en su emotiva despedida a B16 llega a extremos como el de llamar a B16 «un Papa crucificado» que «acepta con gallardía la cruz del chivo expiatorio de la pederastia clerical sobre sus hombros ancianos»). 
 
Aunque en algún medio a Ratzinger se le quiera enfrentar, «por el control del dinero», con su secretario de Estado, Tarcisio Bertone, resulta que otro texto del mismo diario reconoce y documenta cómo el propio papa mantuvo a su número dos a toda costa.

Insistimos, pues, en que no existe evidencia alguna de que el viejo Panzerkardinal haya perdido jamás el control del aparato. 
 
Sus dotes como teólogo, su tan traída y llevada timidez, en absoluto están reñidas –lleva décadas demostrándolo– con su habilidad para guiar férreamente la nave administrativa vaticana en aspectos esenciales. 
 
Ni, por supuesto, con su capacidad de cálculo.

Joseph Ratzinger es un tipo muy listo.
 
 Como buen papa y buen curial de toda la vida. 
 
Nada más conocerse públicamente su renuncia a la “Santa” Silla, disciplinados obispos y religiosos de todas partes corrieron a saludar su “valiente” decisión. 
 
Así la calificó el obispo de Bilbao
 
Y el arzobispo de Tlalnepantla (México). Y el obispo de Talca (Chile).
 
 Y el arzobispo de Sevilla. Y los obispos de Míchigan
 
Y el boliviano de Oruro
 
Y el cardenal, también mexicano, Norberto Rivera
 
Y el ex portavoz vaticano Joaquín Navarro-Valls
 
Y el obispo de Orlando (Florida). 
 
Y al menos varios de Texas
 
Y los costarricenses
 
Y el cardenal Cañizares. Y... Y... Y... 
 
En muchos de esos casos, hablando también de la “humildad” y la “falta de egoísmo” implicadas en tal decisión.

De haber habido una consigna, quizá la coincidencia no habría sido mayor... Pero, ¿por qué “valiente”?
 
 Cuando hace falta valor es porque se enfrenta un peligro o una amenaza u oposición serias. 
 
Ya hemos visto que no existen elementos de juicio para pensar así respecto al entorno del papa.
 
 ¿Se subraya solo la valentía de haber renunciado a un puesto tan destacado y habitualmente vitalicio? 
 
Tal referencia implica dejar mal a los papas anteriores, en particular a Wojtyla (que, mucho peor de salud, resistió dramáticamente hasta el final). Incluso quizá al propio Ratzinger, pues podría entenderse que tuvo que luchar contra su propio afán de poder y de perpetuarse...

Tanta afirmación de “valentía” y virtudes morales, suscrita también por muchos cronistas y comentaristas (católicos o no), y avalada por “críticos” como Estulin y Frattini, tiene por efecto subliminal presentar a Ratzinger como una víctima de las intrigas de la Curia y de otros poderes relacionados con el Vaticano. 
 
¿Se trata de un efecto buscado también por la supuesta víctima?

Él subrayó que se iba libremente, cumpliendo así el requisito canónico.
 
 Pero en una comparecencia posterior advirtió sobre la necesidad de que se abandone el “egoísmo” en la ICR. 
 
Los cronistas contaron que llamaba a la “renovación” y que volvía a «arremeter duramente contra el poder» (?), lo que sería una «clara referencia a las luchas de poder que se libran en la cúpula de la jerarquía católica».
 
 Desde luego, el complemento interpretativo de los grandes medios le viene de perlas al Vaticano.

Si nos atenemos a las propias palabras del papa –que es probable previesen de antemano dicha ayuda periodística–, la traducción que parece imponerse es: 
 
“Yo puedo hablar contra el egoísmo y el afán de poder porque con mi retirada estoy dando ejemplo.
 
” Es decir, algo ideal para contribuir a represtigiar ante propios y extraños a una institución, y a un personaje (el propio B16), que arrastran tanto lastre (in)moral. 
 
Quizá en vista de ello resulte menos sorprendente encontrar, incluso en el campo alternativo, verdaderas apologías del papa, como esa de Rebelión titulada “Los teólogos no tienen vocación de poder”.

Por si todo ello no bastara, la humildad papal quedó reforzada cuando poco después se supo, a través de su biógrafo, que Ratzinger ha declarado: 
 
«Ya no se puede esperar mucho más de mí. 
 
Soy un hombre anciano. Las fuerzas me abandonan.
 
 Creo que basta con lo que hice hasta ahora.» 
 
Parecen las palabras de alguien que anuncia, incluso pide, retirarse tranquilamente para, acaso, afrontar la muerte en breve plazo.
 
 Pero esa apariencia, en alguien tan calculador, quizá no debiera dejarnos satisfechos.

La importancia política de Joseph Ratzinger

Al observador atento debiera llamarle la atención un dato de estos días posteriores a la renuncia papal: las reacciones a la misma han ignorado la dimensión política del personaje (algo que le encantará a este).
 
 Se le ha reducido a poco más que un administrador de la Curia, y encima bastante malo (su presunto idealismo haría de él alguien poco “práctico”); o, en el mejor de los casos, a un impulsor de cambios dentro de la ICR (en línea neotridentina a la vez que hacia unas mayores cotas de moralidad y transparencia). 
 
En todo esto late una concepción errónea, fundada en una vasta ignorancia, acerca de la naturaleza de la propia Iglesia Romana. 
 
No se acaba de comprender que estamos ante una entidad de carácter religioso pero, sobre todo, político. 
 
Y que, por supuesto, políticos son sus dirigentes; con mayor razón, el supremo.
 
 Pero, además, los tentáculos mediáticos del Vaticano, que van mucho más allá de los medios más obviamente afines, consiguen que la atención se fije en el presente y se olvide el pasado, incluso el todavía muy reciente. 
 
O que el énfasis en el primero permita una reinterpretación del segundo (ejemplo de ello es el ya mencionado panegírico de Vidal).

La propia naturaleza de esa entidad abona la confusión (por no decir que esta es su esencia). 
 
Experta en mezclar sistemáticamente lo religioso y lo político, lo público y lo privado, lo “temporal” y lo “espiritual”..., lo más noble y lo más inmoral, la ICR suscita un grado de desconcierto seguramente sin parangón, máxime por ser tan longeva (pero en absoluto trasnochada).
 
 Camaleónica, sinuosa, subrepticia, adicta al principio de sí contradicción, ha hecho del disfraz su rasgo más característico junto con el sagrado fin al que sirve aquel: el de acaparar Poder. 
 
El Gran Tapado es el mejor disfrazado, el que mejor tapa su Poder.
 
 Así, hasta críticos sinceros llegan a creerle débil. 
 
En este modesto blog hemos aludido no pocas veces a él, destapándolo en mayor o menor medida. 
 
Y hemos anticipado (ver p. ej. 1 y 2) que en los tiempos actuales tiende él mismo a destaparse cada vez más. 
 
Conviene tener esto muy en cuenta cuando se analizan los presentes acontecimientos vaticanos. 
 
Aún más si aceptamos que nos hemos adentrado en la Era Neorreligiosa, para la cual la ICR se encuentra muy bien preparada.

El descuido de esa dimensión política es tanto más grave en países como el nuestro, que han padecido la reiterada intrusión de Benedicto y sus huestes en los últimos años (fieles a una ancestral tradición, por lo demás). 
 
Siempre, claro, con su estilo confuso y solapado para evitar desenmascararse. 
 
Ahí queda el recuerdo de las teleapariciones del papa en la Plaza de Colón, o de sus amables visitas a nuestro país (con auténticos hitos en la siembra de cizaña y en la exhibición de papolatría). 
 
Toda una presión de alto nivel sumada a la de sus representantes patrios. 
 
Dejando seriamente condicionada la política española y reforzados los privilegios de la ICR.

En la esfera internacional y global, aunque no tan viajero como su predecesor, el papel de B16 no ha sido menos relevante.
 
 Recordemos que este gran político fue aupado al frente del Vaticano, cuyos hilos él mismo ya movía, a los pocos días de la adoración tripresidencial que tributó el Imperio al cadáver de Wojtyla.
 
 «Ese gesto –advertíamos– no implicaba sólo gratitud hacia el papa muerto, sino también compromiso con su sucesor.» 
 
Aunque usando el cuentagotas, las intervenciones visibles del todavía papa actual supieron estar por su parte a la altura de ese compromiso: de ahí su nada pacífica conferencia en Ratisbona alimentando la islamofobia; sus oportunas declaraciones reflejando “preocupación” por la «amenaza nuclear» en momentos en que el Imperio la señalaba en relación con Irán; sus excelentes relaciones con egregios genocidas que parecen sentirse magnetizados por él; o, lo más relevante, su “patita” mostrada para invocar la necesidad de un gobierno mundial –no ajeno a la propia autoridad papal– con la excusa de la crisis económica (ver también 1).

Su identidad con el Occidente atlantista en las grandes líneas de la política internacional parece absoluta. 
 
De ahí su actitud habitualmente acrítica respecto a las guerras “humanitarias” y a la “crisis” económica programada por la Elite Global del Sistema-Imperio. 
 
Una complicidad y un silencio que naturalmente no son gratis. 
 
El papado está bien situado ante los retos globales que, caos mediante, él mismo viene contribuyendo a crear.

¿Qué cabe esperar a partir de ahora?

Todo está mucho más medido y calculado de lo que nos dan a entender.
 
 Es la manera de actuar de Ratzinger y tiene sobrada experiencia.
 
 Él mismo dirigió todo el proceso del cónclave que, tras la muerte de Juan Pablo II, le acabó eligiendo como papa. Tampoco tendría nada de raro que ya estuviera designado el sucesor.

Durante el reinado de B16 se ha asistido a todo un récord en la “creación” de cardenales (90 en menos de ocho años; proporcionalmente, quizá como ningún otro papa).
 
 De los 117 cardenales que elegirán al nuevo jefe supremo, 67 han sido nombrados por él (los 50 restantes, por su compañero Juan Pablo II).

Sobre estas bases, no parece descartable que la renuncia de Ratzinger solo sea parte de una jugada maestra de mayor alcance. 
 
Toda ella al servicio, no tanto suyo (aunque seguramente él disfrute jugándola), como de su querida ICR. 
 
En esa institución se subordina todo, empezando por las personas (jerarcas también), al sacrosanto afán de poder. Si es necesario, con sacrificio personal incluido. 
 
Esto llega en ella a un grado desconocido en cualquier otra entidad de poder. 
 
De ahí su éxito diferencial.

El pronto ex papa es un anciano achacoso, pero, si nos atenemos a los datos disponibles, no sufre problemas perentorios de salud. Se le ha visto bien en sus últimas apariciones públicas
 
Parece conservar en lo básico sus facultades mentales. 
 
Cuesta mucho creer que en el convento de monjas del Vaticano donde vivirá la última etapa de su vida, se vaya a limitar a rezar. 
 
El próximo papa no será un muñeco de Joseph Ratzinger mientras dure este, pero sus comienzos y estrategias seguramente vendrán marcados por su antecesor en el cargo. 
 
También su perfil, puede que hasta su nombre y apellidos.

En algún momento, quizá incluso antes de liderar la ICR, Ratzinger se dio cuenta de que él no sería un papa definitivo. 
 
La edad ya le desbordaba y carecía del carisma suficiente.
 
 No quiso, por supuesto, perderse la gloria de asumir el papado, pero tampoco renunció con ello a un legado de mayor enjundia todavía.
 
Sería un papa de transición sí, pero no una transición cualquiera.
 
 ¿Por qué iba a limitarse a ser cerebro en dos reinados pudiendo serlo en tres? Máxime si el tercero se le aparecía con tantas expectativas...

Estas semanas, los medios nos venden una imagen mítica de un papa que renuncia tras llegar a sentirse asfixiado por un ambiente demasiado hostil (y/o demasiado procaz, según las variantes más sensacionalistas). 
 
El cuadro de un hombre de fuertes convicciones y humildad genuina que prefiere la paz de un convento de clausura a la atmósfera enrarecida de la Curia, las altas finanzas y la alta política. 
 
Para mayor aderezo de la novela heroico-victimista, nos hablan de intrigas, masones y puñaladas traperas contra el “revolucionario limpiador”. 
 
Pero no dicen la verdad, pues, aparte de especular y exagerar sin apenas fundamento, omiten mencionar responsabilidades –incluso propias– que B16 nunca ha depurado.

¿Cómo será el nuevo papa? Habrá de estar adaptado a lo que Ratzinger llamó ya hace años la “era neopagana” (amor al dinero, placer, poder... pero también sed de Dios). 
 
Y, más específicamente, al momento actual de la historia que los Poderes Terrenales (con el propio papado, sobre todo entre bastidores) han venido modelando. 
 
Un momento caracterizado por el Caos creciente y programado. 
 
En el cual la neorreligiosidad será cada vez más determinante.

Lo de menos es que el nuevo líder sea italiano, negro o latinoamericano. 
 
Si se le prevé definitivo, habrá de ser alguien muy dinámico, incluso juvenil, que despierte ilusión en un mundo angustiado por la “crisis” y las guerras. 
 
Para lo cual convendrá que, además, irradie pureza –que no tenga la cara de malo de B16– después de tantos años salpicados por desórdenes financieros y escándalos de pederastia en el ámbito de la ICR; y fuera de este, por una confabulación para destruir la economía mundial a la par que en todas partes medran los corruptos y oportunistas.

Señaladamente, en España, laboratorio “privilegiado”, país en vanguardia de lo que viene. 
 
Ahí tenemos a sus dos principales diarios, mano a mano, erosionando lo poco que queda de “Régimen”: hoy Bárcenas, mañana Urdangarín, pasado otra vez Bárcenas, al día siguiente Corinna... Se impone un reajuste de la realidad nacional de acuerdo con el Sistema-Imperio. 
 
El campo de pruebas español seguro que aporta datos interesantes para posteriores experiencias, cada vez más globales.

Conclusiones

La renuncia de B16 es síntoma de que hay serios “movimientos telúricos” por detrás del escenario.
 
 De que se avecinan horas decisivas y el Vaticano quiere estar en primera línea para afrontarlas (léase, subordinarlas a sus intereses). 
 
Ahora seguramente los acontecimientos se precipiten, y no solo porque pronto habrá un nuevo papa. Inevitablemente, parte de ellos se nos escapan. 
 
Llaman la atención las prisas del propio Benedicto por celebrar el cónclave, adelantándolo si es preciso. La excusa aducida, un tanto pobre, sería evitar las “quinielas” sobre los candidatos a sucederle.

Mientras, y pese a todo, llevamos un tiempo de calma chicha.
 
 La prima de riesgo, bastante templada. 
 
La guerra contra Siria, igual de sanguinaria pero metida en un impasse porque las potencias díscolas siguen sin ceder y el Imperio aguarda al momento más propicio para dar el zarpazo decisivo.

Por supuesto, los gerifaltes políticos todavía fingen (también habrá algunos sinceros) que desean superar la “crisis”. Pero el plan de los de Arriba, cuyos mas visibles representantes son los del FMI, sigue siendo destrozarlo todo.

Es probable que Raztinger aún pueda contemplar todo esto, o buena parte de ello. Pero no lo es tanto que se limite a ser espectador. 
 
En el fondo, más que un paso atrás, con su renuncia estaría dando un paso al frente. Sea como fuere, su Vaticano ya está aggiornato otra vez para lo que se (nos) viene encima: el Nuevo Orden Mundial que será impuesto con la excusa del Caos que llevan tiempo sembrando.

http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2013/2/17/-un-papa-abandona-i-ii-desmontando-panegiricos

El escándalo sacude a la "Ciudad Santa"


Un prestigioso diario italiano abunda en detalles cuando asegura que un informe de la Santa Sede daba perfectamente cuenta de una “red transversal dentro del Vaticano unida por la orientación sexual”, es decir, la homosexualidad.

Así matan los mercenarios del ejército de Obama


Video censurado, original del portal de Julián Assange, sobre masacre en Irak y la visión de los integrantes de Wikileaks, sobre el mismo.

El dinero no da poder, la información da poder y hay que difundir videos como este.



La palabra de las mujeres en el centro de la búsqueda de justicia

Al iniciar este artículo para la revista Pueblos hago memoria de varios años de acompañamiento a mujeres sobrevivientes de violencia sexual durante el conflicto armado interno en Guatemala.
 
El trabajo que resumo en estas páginas se ha realizado en alianza con personas y organizaciones nacionales y con el apoyo solidario de algunas organizaciones que, como ACSUR - Las Segovias, han sido consecuentes en asumir la causa de la justicia para las mujeres.

Arrancar este acompañamiento fue complejo e implicó el ejercicio de una ética que sin la fuente nutricia del paradigma feminista hubiese sido imposible.
 
 Asimismo, implicó la comprensión de significados y significantes provenientes de la cosmovisión de las mujeres indígenas mayas, que comenzaron a romper siglos de silencio.
 
En 2004, Feministas en lo Individual, el Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP) y la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG) iniciamos la labor de identificar sobrevivientes de violencia sexual con el objetivo de abordar la violencia específica contra las mujeres en la guerra. 
 
Fue así como se conformaron grupos de mujeres provenientes de municipios de tres departamentos de Guatemala: Chimaltenango, Huehuetenango e Izabal.

Alrededor de 73 mujeres cakchiqueles, mames, chujes y queqchíes permanecieron en los grupos y hoy mantienen vivos sus procesos de resignificación de lo vivido.
 
 Como parte de la metodología, los equipos de acompañamiento hemos debido realizar junto a ellas nuestros propios procesos de comprensión de nuestras experiencias individuales y colectivas. 
 
Como explicó Andrea Díez[1], no podíamos pedirles a las mujeres que hablasen de su sexualidad y guardar la nuestra en el bolsillo.
 
 Esta premisa, base para desarrollar un abordaje integral del trabajo, implicó el acompañamiento psicosocial, la sanación-organización, la sensibilización social, la construcción de memoria histórica y la búsqueda de justicia.

A pesar de las dificultades, la convicción de que el compromiso con las mujeres requería esa mirada integral nos permitió profundizar en este trabajo tan necesario como ausente de las agendas de los distintos movimientos sociales y de las instituciones del Estado.

En búsqueda de justicia

La impunidad en Guatemala es un sistema sostenido por cuerpos paralelos en las instituciones de justicia, integrados por militares, especialistas en inteligencia nacionales y extranjeros, narcotraficantes y crimen organizado. 
 
Estos estamentos de poder real mantienen el control no sólo de las instituciones sino también de la población y activan dispositivos que inmediatamente remiten a las experiencias de terror vividas durante la guerra.

Todo ello va unido al colonialismo, el militarismo, la imposición de un sistema económico que genera injusticias de todo tipo. 
 
La estrategia de las clases dominantes y los sectores de poder es invisibilizarlas, naturalizarlas, justificarlas y normalizarlas.
 
 En la actualidad, incluso se produce la negación o relativización de hechos tan graves como el genocidio maya.Tribunal de Conciencia

Hacia el año 2009 y ante las dificultades para acceder a la justicia, UNAMG, ECAP, y una organización de abogadas feministas que se acababa de crear, Mujeres Transformando el Mundo (MTM), iniciamos la organización de un Tribunal de Conciencia contra la Violencia Sexual hacia las Mujeres durante el Conflicto Armado en Guatemala. 
 
A este esfuerzo se sumaron luego la Coordinadora de Viudas de Guatemala (CONAVIGUA) y la asociación feminista La Cuerda.

Las experiencias previas de tribunales internacionales y nacionales alimentaron la expectativa de realizar un acto de justicia simbólica para las mujeres y de pedagogía jurídica para el Estado. 
 
La preparación implicó un año de consulta continua a las mujeres sobre sus decisiones, así como de peritajes elaborados por especialistas de distintas disciplinas. 
 
La mirada plural sobre este crimen coadyuvó a ilustrar a la sociedad y las autoridades encargadas de impartir justicia sobre las posibilidades de conocer, juzgar y condenar la violencia sexual.

En marzo 2010 se realizó esta acción política con la presencia del movimiento de mujeres, social y de derechos humanos de Guatemala y otras partes del mundo. 
 
El tribunal estuvo integrado por mujeres victimas de violencia en Perú, Uganda y Guatemala, así como por una de las organizadoras del Tribunal de Tokio. 
 
Actuaron como fiscales la abogada vasca Juana Balmaceda y la abogada guatemalteca María Eugenia Solís. 
 
La secretaria del tribunal fue Lucía Morán, directora de MTM. 
 
El primer día se conocieron ocho testimonios de mujeres indígenas y mestizas sobrevivientes de violencia sexual durante el conflicto armado.

El segundo día se escuchó la exposición de los peritajes. 
 
El Tribunal finalizó con la exposición y firma, por parte de testigos de honor, de una resolución que responsabilizó al Estado por su acción planificada durante la guerra y su posterior omisión en la persecución de este crimen. 
 
La realización de este tribunal simbólico abrió el camino para la posibilidad de la justicia.

Con su verdad de frente

A raíz del trabajo realizado para el Tribunal de Conciencia fue abriéndose paso la posibilidad de presentar un caso colectivo ante el sistema de justicia.

La investigación Tejidos que lleva el alma[2], realizada por ECAP, UNAMG y feministas independientes en el marco del Consorcio Actoras de Cambio, señala que la violencia sexual no fue un efecto colateral de la guerra sino una acción planificada para dañar a las mujeres en tanto actoras sociales y políticas, así como para romper el tejido social comunitario.

La violencia sexual en la guerra, aunque cumplió el objetivo de aterrorizar en todas las comunidades donde fue ejecutada por el ejército, tuvo diferentes modalidades y formas. 
 
En el área quekchí fue la esclavitud sexual. 
 
Las mujeres de la aldea Sepur Zarco, Puerto Barrios, sufrieron la detención y desaparición de sus esposos y la muerte de sus hijas e hijos por hambre.
 
 Luego fueron obligadas a acudir planificadamente al destacamento militar construido en su comunidad para el “descanso” de la tropa, y ahí lavar, dar de comer a los soldados y ser violadas por estos de manera continua a lo largo de entre dos y seis años.

Recientemente, del 24 al 28 de septiembre 2012, por primera vez en el mundo un tribunal nacional, en este caso el Juzgado B de mayor riesgo, ha conocido, en anticipo de prueba, los testimonios de quince mujeres quekchís de la aldea Segur Zarco.

Las sobrevivientes demandan una justicia que ha demorado siglos. Debido al estigma, su palabra no había sido escuchada más que por el fuego que a diario encienden en sus humildes viviendas para preparar los alimentos de ellas y sus familias.

La palabra de las mujeres está en el centro de este proceso que abre camino para la justicia no sólo de casos del pasado sino también del presente. 
 
A pesar del riesgo que estas luchas implican, una de las sobrevivientes señaló:
 
 “No me importa morir. 
 
Tenía que decir esto para que no se repita”. 
 
He aquí su sentir y el sentido transformador de la justicia.

Maya Varinia Alvarado Chávez es directora ejecutiva de la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG).

Este artículo ha sido publicado en el nº 55 de Pueblos – Revista de Información y Debate – Primer trimestre de 2013.

NOTAS:
Feminista argentina, licenciada en comunicación social, que vivió cinco años en Guatemala. Entre otras publicaciones es autora del libro Eso no se escucha, investigación sobre violencia sexual realizada por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales (ICCPG).
Fulchiron, Amandine; Paz, Olga Alicia; López, Angélica (2009): Tejidos que lleva el alma: Memoria de mujeres mayas sobrevivientes de violencia sexual en Guatemala, ECAP-UNAMG, F&G Editores, Guatemala.

Página Negra Walt Disney: El brujo negro de la fantasía

Fundó una gigantesca factoría de sueños y promovió la imagen de un tío canoso y bueno, pero, en realidad, era un misógino, racista, explotador y codicioso como Rico McPato.
 
Hay hombres que tienen alma de ratón. 
 
Y aprendices de brujo que, en lugar de corazón poseen un caldero donde hierve la envidia, el egoísmo, el miedo y cuecen brebajes de sombras aderezadas de ilusiones.

Nadie opacaba su fulgor ni siquiera su hermano Roy, que lo protegió de las palizas paternas; tampoco los artistas que crearon los dibujos animados que lo hicieron archimillonario y, menos aún, los cientos de operarios que construyeron su castillo encantado.

Walter Elías Disney vivió abrumado por la duda de ser un hijo expósito e ignorar el paradero de sus verdaderos padres, como sus personajes insignia: Blancanieves, Pinocho, Peter Pan, Cenicienta o los perritos de 101 Dálmatas.

De pregonero en las calles y en los trenes, pasando por dibujante y empresario fracasado, subió por la escalinata del “hombre autosuficiente” y fundó un imperio de fantasía que factura anualmente $30 mil millones, ganó decenas de premios Óscar y centenares de reconocimientos, construyó 18 parques de atracciones, montó estudios de cine, canales de televisión y emplea a más de 100.000 personas.

Su vida fue un sueño y, para otros, una pesadilla. Amado y temido sin medias tintas por sus biógrafos, recién estrenaron en España la ópera El americano perfecto, con partitura de Philip Glass y Christopher Purves en el papel del Disney.

La obra está basada en la novela de Peter Stephan Jungk, El americano perfecto: tras la pista de Walt Disney. El libro destapa el lado oscuro del más grande mito norteamericano del entretenimiento. 
 
Lo muestra como alguien con el extraordinario don de apropiarse de las ideas de los otros, explotarlos hasta la inanición y montar una fábrica de sueños que lo hizo nadar en dinero, como el avaricioso Rico Mc Pato.

“Walt Disney nunca dibujó ni uno solo de sus personajes. 
 
¡Ni uno! Lo hacían cientos de personas que trabajaban para él, todos hombres, por cierto; las mujeres solo coloreaban”, dijo Jungk.

Durante décadas, circuló la versión romántica de cómo el tío Walt, así le gustaba que le llamaran, había inventado y delineado a Mickey Mouse; más tarde, se comprobó que Ub Iwerks, compañero de habitación y primer socio de Disney, fue quien diseñó al inmortal roedor, pero luego se separaron porque Walt nunca quiso cederle los créditos.

Por el patrio trasero de Disney, se metió Marc Eliot, autor de Walt Disney: el príncipe negro de Hollywood, al divulgar los archivos secretos del FBI en torno al papel del empresario como soplón e inquisidor de cientos de personalidades artísticas simpatizantes del comunismo, durante los años 50 en Estados Unidos.

Eliot presenta a Disney como un pelele manipulado por J. Edgar Hoover, sempiterno director del FBI, quien lo usó como “agentes especial” a cambio de averiguar quiénes eran los verdaderos padres del dibujante.

Un viejo empleado de Disney, Arthur Babbit, aseguró que en los años 30 su jefe asistió a varias manifestaciones pronazis; otros alegan que ese testimonio es prejuiciado porque Babbit era judío y enemigo de Walt porque lo despidió.
 
Un tío raro

Bajo el Mundo Mágico de Walt Disney World, en Orlando –Florida–, serpentea una vasta red de pasillos grises de 3,5 m. de alto por 4,5 m. de ancho, que abarcan 3,5 hectáreas, y se utiliza para el tránsito del personal y el equipo que hace realidad los sueños infantiles de millones de visitantes. 
 
Desde esas entrañas, surgen animales que hablan, hadas, príncipes gallardos y doncellas aleladas, calabazas que son carruajes y enanos de corazón puro.

Ese mundo perfecto –por fuera– es controlado por fuerzas invisibles –desde adentro–; similar a la vida de su creador: oscura, impenetrable, egocéntrica, misógina, racista y llena de dobleces.
 
 En El americano perfecto, le atribuyen esta frase: “Soy un líder, soy un pionero, soy uno de los grandes hombres de mi época. Soy un mito. Mi nombre está en boca de más personas que el de Jesucristo”.

Algo sí es cierto, Disney era una máquina de fabricar billetes. 
 
El 21 de diciembre de 1937, la plebe y luminarias, como Marlene Dietrich o Charles Laughton, hicieron fila por horas, para ver en el Carthay Circle, de Los Ángeles, la premier de Blancanieves y los siete enanitos.

La película, con innovaciones técnicas nunca vistas, pasó de costar $250.000 dólares a casi $1,5 millones; pudo haber sido un soberano fracaso, de no ser porque recaudó $8 millones en su estreno.

Esa noche maravillosa, Disney recordó aquella granja en las afueras de Chicago, el 5 de diciembre de 1901, cuando Flora Call parió al cuarto de sus cinco retoños, concebidos con la ayuda de Elías Disney.
 
 Este era un hombre de muchos oficios, uno de ellos carpintero, pero con un carácter endiablado y agresivo.

El pequeño Walt creció como Tambor, el conejito bueno; inocente como Bambi, buen tipo como el pato Donald, simpático como Mickey Mouse y viéndose –como dijo una vez a un niño– “como una abejita que va de un lado a otro del estudio recogiendo polen y estimulando a todos”. 
 
Ese es el tono de las biografías edulcoradas escritas por Bob Thomas (Un americano original) o, la de Leonard Mosley (El verdadero Walt Disney).

Otros –como el periódico El Mundo – señalan que Disney pudo ser el hijo bastardo del médico Ginés Carrillo, natural de Almería (España), que en sus años mozos dejó embarazada a Isabel Zamora, lavandera. 
 
Tales mezclas interclasistas eran un estigma y la avergonzada madre emigró a Estados Unidos.

En el olvido quedaron los vericuetos afrontados por Isabel en busca del sueño americano; al parecer, dejó al bebé en casa de los Disney y si te vi, no me acuerdo. 
 
Un dato verídico es que nunca se encontró la partida oficial del bautizo, el 5 de diciembre de 1901, pero si una de junio de 1902, según el biógrafo Eliot.

Tal vez todo sean chismes de comadres, pero ese nacimiento oscuro siempre atormentó a Walt y este pactó con el director del FBI para que encontrara la verdad a cambio de ser un delator.

De Chicago, la familia se trasladó a Misuri, pero el padre cayó enfermo, por lo cual viajaron a Kansas y alquilaron una pobre vivienda. 
 
Ahí, Walt y su hermano Roy trabajaron repartiendo periódicos.
 
 Tenía que levantarse a la medianoche y en la mañana pasaba dormido sobre el pupitre escolar; soñaba despierto y llenaba el cuaderno de garabatos.

Dejó la escuela a los 15 años; vendió diarios y chucherías en el ferrocarril de Santa Fe; de ahí, derivó una gran pasión por los trenes, por eso es que en sus parques de atracciones ese el medio de transporte.

Inflamado de patriotismo falsificó el acta de nacimiento y lo mandaron a Francia en la Primera Guerra Mundial, como chofer de ambulancias, pero nunca disparó un tiro. 
 
Ahí, dibujó mucho y aprendió a beber licor y fumar tres cajetillas diarias de Lucky Strike, vicio que lo llevaría a la tumba –el 15 de diciembre de 1966 – a causa de un enfisema pulmonar.

Doble cara

De vuelta al terruño, comenzó como creativo publicitario en periódicos, revistas y cines y trabó amistad con Iwerks; ambos fundaron Iwerks-Disney Commercial Artists en 1920, germen del futuro imperio de los dibujos animados.

Aunque la empresa fracasó, siguieron trabajando juntos, al punto que Iwerks creó a Mickey Mouse en 1928, pero Walt le escatimó el mérito y más bien su hija Diana, en la La historia de Walt Disney, vendió la idea de que su padre fue el inventor del bichillo durante un viaje en tren en Misisipi.

Walt se casó en 1925 con Liliam Bounds, una de sus empleadas, pero más por necesidad que por afecto. 
 
Resultó que su hermano Roy se marchó del departamento que compartían y Walt buscó alguien que hiciera los oficios domésticos.
 
 Con Liliam, tuvo a Diana y adoptaron a Sharon.

El controversial libro de Marc Eliot asegura que la familia siempre fue el foco de las crisis emocionales de Disney. La madre murió asfixiada por una fuga en un calentador a gas; otros dicen que se suicidó. 
 
Al parecer, Walt tuvo amoríos secretos con una masajista –Hazel George – y padecía de insomnio crónico, por lo cual ingería cantidades industriales de pastillas, alcohol, fumaba más que una ramera desocupada, era un dipsómano y tenía extraños tics en el rostro.

A trancas y barrancas consolidó los Studios Disney, fundados en 1923, que según Marie Stimson Beardsley –sindicalista purgada tras una huelga en 1941 – “se ha negado a reconocer todos estos años el talento ingente que produjeron sus trabajadores en horas sin fin y a bajo precio”.

La tacañería de Walt era tan proverbial como su aversión a los sindicatos, a los hippies, a los judíos, a los extranjeros, a los negros y a las mujeres, tanto así que sus personajes reflejan esos laberintos de su personalidad, analizados por Ariel y Armand Mattelart en Para leer al Pato Donald.

Como Mickey Mouse, en El aprendiz de brujo, hurgar en los pasadizos de Walt Disney sería invocar las fuerzas inescrutables de un hombre que siempre pensó, creyó y se atrevió a realizar un sueño que empezó con un ratón.

Fuente: http://www.nacion.com/2013-02-17/Teleguia/Pagina-Negra-Walt-Disney--El-brujo-negro-de-la-fantasia.aspx

http://apocalipticus.over-blog.es/article-pagina-negra-walt-disney-el-brujo-negro-de-la-fantasia-115478474.html

Maestra en EE.UU. enseña matemáticas con cálculos sobre esclavos y latigazos

Unos cálculos matemáticos sobre latigazos y muertes de esclavos que una maestra de Nueva York mandó como deberes a niños de 9 años indigna a la comunidad escolar de la ciudad.

"En un barco esclavista había 3.799 esclavos. Un día los esclavos tomaron el control del barco y murieron 1.897.
 
 ¿Cuántos esclavos sobrevivieron?", planteaba uno de los problemas de cálculo que mandó la maestra a sus alumnos de 9 años, según una información de la cadena de televisión local NY1.

Los hechos ocurrieron esta semana en una de las escuelas públicas más prestigiosas de Manhattan, en Nueva York, a la que asisten varios de los hijos de diplomáticos de la ONU.

"Un esclavo recibía un latigazo cinco veces al día. 
 
¿Cuántas veces fue azotado en un mes de 31 días? 
 
Otro esclavo recibió nueve latigazos al día. 
 
¿Cuántos latigazos recibió en un mes? 
 
¿Cuántas veces fueron azotados los dos esclavos en un mes?", decía otro de los problemas que tanta polémica generaron entre padres y autoridades escolares.

El Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York aseguró que estudiará la adopción de medidas disciplinarias contra la maestra. 
 
Y es que de acuerdo con algunos educadores, aunque los niños de esa edad han oído hablar de la esclavitud, no saben lo que es en realidad y ese tipo de ejercicios matemáticos no les ayudan a entender este hecho histórico.

Los padres de los alumnos, también indignados, sostienen que la esclavitud es un tema mucho más complejo. 
 
Además, subrayan que este tipo de tareas escolares podrían provocar cierta insensibilidad de los niños hacia un asunto tan serio y terrible como este.

El centro escolar ya ha confirmado que tomará medidas para que este tipo de episodios no vuelvan a suceder.

http://actualidad.rt.com/sociedad/view/87364-esclavitud-matematicas-eeuu-problema-escuela

El senador Bob Menéndez volando por debajo del radar

Bob Menéndez (izq.) Salomon Melgen (der.)

WikiLeaks revela complots imperialistas de EE.UU. contra Hugo Chávez


Exigen que un cardenal de EE.UU. no asista a elección papal

Los activistas católicos de EE.UU. lanzaron una petición al cardenal Roger Mahony para que no participe en la elección del nuevo Papa, y no insulte a las víctimas de abusos sexuales cometidos por curas, cuando él era arzobispo de Los Ángeles.

Los activistas de la asociación de católicos estadounidenses, Catholics United, entregaron una petición con cerca de 10.000 firmas a la iglesia North Hollywood, donde reside el cardenal Roger Mahony, de 77 años, quien estuvo involucrado en el escándalo de pederastia en EE.UU., donde alrededor de 500 niños sufrieron abusos.

Es una bofetada en la cara a las víctimas pensar que Mahony puede echar tierra alrededor de 25 años de abuso sexual infantil y luego ir haciendo cabriolas a Roma como un príncipe de la Iglesia"

“Querido cardenal Mahony, permanezca en casa”, destaca la petición, colocada en el sitio web de la asociación. 
 
El texto subraya que la implicación de Mahony en los escándalos de pedofilia en la Iglesia y la prohibición de ejercer un ministerio público que le impuso el arzobispado de Los Ángeles, "deberían representar para usted un signo de que no debe intervenir en el próximo cónclave papal".

"Es una bofetada en la cara a las víctimas pensar que Mahony puede echar tierra alrededor de 25 años de abuso sexual infantil y luego ir haciendo cabriolas a Roma como un príncipe de la Iglesia", dijo Joelle Casteix, director de la región occidental de la Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes, SNAP por sus siglas en inglés

Roger Mahony, que era arzobispo de Los Ángeles entre 1985 y 2011, fue acusado de haber encubierto casos de pedofilia presuntamente cometidos por un centenar de religiosos y fue reemplazado por el arzobispo José Gómez.

A pesar de estar alejado de todos los cargos públicos y administrativos, Mahony ha anunciado su intención de estar entre los 117 cardenales autorizados a entrar en la Capilla Sixtina para votar por el próximo líder de 1.200 millones de católicos del mundo, y el arzobispo José Gómez se mostró a favor de dicha decisión.

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/87375-exigen-cardenal-eeuu-vote-eleccion-papal

Pinochet planeaba mantenerse en el poder por la fuerza tras el referéndum

El ex dictador chileno Augusto Pinochet planeaba emplear la violencia para no acatar el resultado del referéndum de octubre de 1988 y, de esta manera, permanecer en el poder, según revelan documentos estadounidenses que salieron a la luz esta semana.

Los documentos secretos estadounidenses, publicados esta semana por el Archivo Independiente de Seguridad Nacional de EE.UU., indican que el general "planeaba hacer lo que fuera necesario para permanecer en el poder", tan solo un día antes del plebiscito celebrado el 5 de octubre de 1988.

"Supuestamente, Pinochet les dijo a sus asesores, 'no me iré, sin importar lo que ocurra''', decía el documento de la Agencia de Inteligencia Militar, basado en información de un oficial de la Fuerza Aérea chilena.

Los archivos informan que después de los resultados de la votación el general, furioso, reunió a los miembros de la Junta Militar en el palacio presidencial en un último intento de mantenerse en el poder.

"Pinochet estaba preparado la noche del 5 de octubre para desestimar los resultados del referéndum", indicó un informante cuya declaración aparece en un reporte del Departamento de Estado.

El ex dictador tenía un documento preparado para que otros generales los firmaran y "habló de usar los poderes extraordinarios para que las Fuerzas Armadas tomaran la capital".

Sin embargo, el plan fue rechazado por sus generales e incluso por sus más cercanos colaboradores. 
 
Fue entonces, al perder el apoyo para desaprobar la consulta del 5 de octubre de 1988, cuando Pinochet aceptó su derrota.

EE.UU. apoyó la campaña contra Pinochet

Según los archivos, los funcionarios estadounidenses habrían advertido a los líderes chilenos que buscaran una forma pacífica de oponerse a los planes del dictador. 
 
Además, de dichos documentos se desprende que Washington habría apoyado la campaña contra Pinochet, a pesar de que antes procuraron socavar el Gobierno socialista de Salvador Allende y respaldaron el golpe de Estado que aupó al militar hasta el poder. 
 
Hasta ese mismo momento, EE.UU. siempre apoyó al Gobierno de Pinochet.

Según cifras oficiales, durante los 17 años que duró el régimen pinochetista (1973-1990) más de 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado (de los que unos 1.200 fueron detenidos y continúan en condición de desaparecidos), más de 28.000 fueron torturados y sufrieron prisión política y varios centenares de miles debieron exiliarse.

Pese los cargos de violaciones a los derechos humanos y enriquecimiento ilícito, el general murió en 2006 bajo arresto domiciliario, sin siquiera haber sido juzgado.

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/87366-pinochet-documento-violencia-eeuu-referendum