30 julio 2011

Los propios rebeldes libios mataron a su jefe militar, Abdel Fatah Yunis

Abdel Fatah Yunis, jefe del Estado Mayor de los rebeldes libios, apareció muerto el jueves. 

En un primer momento, los opositores apuntaron hacia los leales a Muamar Gadafi. 

Sin embargo, el ministro de Petróleo opositor, Ali Tarhouni, reconoció ayer que los autores de la muerte fueron milicianos que habían sido enviados para trasladarlo del frente a Bengasi, mostrando indicios de división en las filas insurgentes.

Los propios milicianos enviados por el Consejo Nacional de Transición para trasladar desde el frente a Bengasi a Abdel Fatah Yunis, jefe del Estado mayor de los rebeldes libios, fueron los autores de su muerte.

El ministro de Petróleo opositor, Ali Tarhouni explicó, en una comparecencia ante la prensa, que el líder miliciano encargado del traslado de Yunis desde el frente fue detenido, pero negó cualquier responsabilidad y confesó ante las autoridades que fueron sus subordinados quienes perpetraron el crimen. 

Posteriormente habrían arrojado el cuerpo en las inmediaciones de Bengasi.

«No fue él. 

Sus subalternos lo hicieron», indicó Tarhouni a este respecto.

Las declaraciones del ministro contradijeron las efectuadas por el el líder del Consejo Nacional de Transición (CNT) libio, Mustafá Abdel Jalil, quien reconoció el jueves la muerte en extrañas circunstancias del jefe del Estado Mayor rebelde. 

«Con gran tristeza y dolor, anunciamos la muerte del general y de sus acompañantes, el coronel Mohamed Khamis y el comandante Nasser Madhour», anunció el presidente de los opositores.

Según su versión, Yunis había sido dado por desaparecido el miércoles, cuando varios hombres armados lo retuvieron en el frente de Brega (160 kilómetros al oeste de Bengasi) y pretendían trasladarlo a la capital rebelde para ser sometido a un interrogatorio «por cuestiones militares».

Lo que Abdel Jalil no confirmó fue quién era el responsable del fallecimiento del militar. 

En un primer momento acusó a fuerzas pro-régimen de acabar con él en una «emboscada». 

Pero, posteriormente, se repitieron las informaciones que apuntaban a que Yunis estaría trabajando en secreto para Gadafi o que su muerte podría estar relacionada con enfrentamientos internos dentro del propio bando rebelde.

La irrupción de varios hombres armados en las inmediaciones del hotel Tibesti, el lugar donde Abdel Jalil dio la rueda de prensa, ya ofreció las primeras sospechas de que fueron los propios rebeldes quienes acabaron con la vida del general, así como los primeros indicios de divisiones internas.

Los militares, subordinados de Yunis, trataron de acceder al interior del edificio disparando al aire pero fueron interceptados por las fuerzas de seguridad. 

Según indicó la agencia «France Press», los uniformados gritaban «vosotros le habéis matado», acusando directamente a los miembros del CNT de la muerte del militar.

El presidente de los rebeldes, Mustafá Abdeljalil, rechazó estas acusaciones solicitando a la prensa (que tuvo que ser evacuada del hotel) que «no preste atención a los rumores que las fuerzas de Gadafi intentan propagar entre nuestros rangos».

Con Gadafi desde 1969

La muerte del jefe del Estado Mayor y las extrañas circunstancias que le rodean han supuesto un duro golpe para el Consejo de Transición.

Fue retenido por la brigada 17 de Febrero, dirigida por Fawzi Bu Katef.

El cuartel de dicha brigada estaba ayer completamente vacío, como pudo constatar la agencia «Efe», y uno de sus soldados aseguró que les habían ordenado evacuar las instalaciones hasta próximo aviso.

Abdel Fatah Yunis fue uno de los militares que acompañaron a Muamar Gadafi desde que el coronel dio un golpe de Estado en 1969. 

Hasta el 22 febrero de este año ejercía como ministro de Interior del régimen y principal encargado de la represión. Sorprendentemente, ese día anunció que cesaba en sus cargos y se pasaba a la insurgencia

Hombres armados


Un grupo de hombres armados, realizando disparos al aire, trató de acceder al hotel donde el líder del CNT ofreció su rueda de prensa y responsabilizaron a los dirigentes rebeldes de la muerte de su jefe del Estado Mayor.

Funeral
 
Más de un millar de personas despidieron a Abdel Fatah Yunis en un funeral celebrado en Bengasi.

La familia del fallecido insistió en que se mantendrá fiel a los insurgentes y no avivó las dudas sobre las causas del fallecimiento

Fallecidos en Siria y nuevas protestas en Egipto y Jordania


Al menos cuatro personas murieron ayer y varias resultaron heridas por disparos de las fuerzas de seguridad durante multitudinarias manifestaciones en distintos puntos de Siria.

Un manifestante perdió la vida tiroteado por agentes de los servicios de seguridad en la ciudad de Deir el Zor, en el este del país, reveló la red opositora Sham en Facebook. 

La misma organización denunció que helicópteros militares dispararon contra los manifestantes en Deir el Zor, donde unas 200.000 personas participaban en un mitin en el centro.

También en Egipto siguen las protestas, miles de personas se congregaron ayer en la plaza Tahrir de El Cairo para demostrar que están unidos por el cambio, aunque sigue habiendo divisiones respecto a si hay que presionar al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que gobierna el país, para que acelere y profundice las reformas políticas. 

Asimismo, unos dos mil jordanos salieron a las calles de Ammán, tras el rezo del viernes para pedir reformas profundas en la Constitución. 

Los participantes en la protesta cantaron lemas y portaron pancartas que decían «la gente quiere la reforma del régimen» y «el pueblo quiere justicia social». GARA

Pos data: 

Enlace a  video censurado en youtube.

http://www.kaosenlared.net/noticia/video-soldados-libios-capturados-ejecutados-rebeldes-tiro-cabeza
http://www.gara.net/paperezkoa/20110730/282069/es/los-propios-rebeldes-libios-mataron-su-jefe-militar-abdel-fatah-yunis

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio